x
4Mi Enfoque # 119 3 de diciembre, 2005

4Mi Enfoque # 119  3 de diciembre, 2005

• La honestidad es la mejor política, excepto en política
• Amor, subversión y castigo en la ficción y en la realidad
• El Tercer Partido en la historia política de Israel
• Leyes de ciudadanía en los países árabes
• La autopista privada Trans-Israel

 

La honestidad es la mejor política, excepto en política

Parafraseando la primera frase del libro Anna Karenina, "Todos los políticos son iguales cada electorado es distinto".
Comparemos, por ejemplo, al Presidente Toledo del Perú con el Primer Ministro Sharon de Israel. Ambos tienen en común que no han cumplido con todas las promesas que hicieron durante sus campañas.
En el caso de Ariel Sharon, él no solo incumplió las promesas que hizo, sino que hizo lo que prometió no hacer. En su campaña contra Mitzna, atacó a su opositor por haber propuesto la retirada unilateral de Gaza y, en parte gracias a la promesa de nunca retirarse de Gaza, fue elegido por gran mayoría. Un año después adoptó el programa de Mitzna. Luego, presentó el plan a un referéndum de su partido Likud, y prometió que respetaría la decisión del partido. Cuando Likud no aprobó el retiro unilateral, Sharon olvidó su promesa.
¿Cómo reaccionaron los votantes del Perú e Israel al desempeño de los políticos que habían elegido?
Los electores peruanos castigaron a Toledo con una enorme baja en popularidad a un nivel que fluctúa entre 10% a 15%, a pesar de que es muy probable que recibirá un fallo favorable de la historia por el desempeño de la economía del país y la preservación de la democracia durante su presidencia.
Los electores israelíes, en contraste, premiaron a Sharon con un alto índice de popularidad que bordea el 70%
La periodista Evelyn Gordon, del Jerusalem Post, citando al columnista de Haaretz, Akiva Eldar, escribe que la razón por la cual Sharon será nuevamente elegido Primer Ministro es que la gente no cree ni una palabra de lo que él dice. Por ejemplo, Sharon constantemente menciona que desea cumplir el Mapa de Ruta que especifica que hay que negociar un status final del conflicto israelí palestino. Si su público le creyese no votaría por él.
Sharon también ha prometido en frecuentes ocasiones que nunca más realizará retiros unilaterales en el futuro. Si su público le creyese no votaría por él.
El público israelí, a diferencia del público peruano, ha aprendido, y acepta, que los políticos, una vez elegidos, hacen exactamente lo opuesto de lo que prometieron durante su campaña.
Yitzhak Rabin, en su última campaña, prometió que nunca negociaría con la OLP y que nunca cedería las Alturas del Golán. Un año después de ser elegido Primer Ministro firmó los Acuerdos de Oslo con la OLP, y poco tiempo después ofreció devolver el Golán a Siria, lo cual no se llegó a realizar solo por la intransigencia del Presidente Asad. Luego, para conseguir los votos que necesitaba para aprobar los acuerdos de Oslo 2, en 1995, Rabin sobornó a tres diputados de un partido de derecha ofreciéndoles puestos en el gobierno, altos sueldos, carros, lo cual estaba prohibido por la ley que prohibía sobornos políticos, pero Rabin solucionó el problema cambiando retroactivamente la ley.
Ehud Barak, para ser elegido Primer Ministro, prometió no dividir la ciudad de Jerusalén, pero en la Conferencia de Camp David, en julio del 2000, le ofreció a Arafat la mitad de la capital de Israel, incluyendo la Ciudad Vieja, y el Monte del Templo.
Slogan que puede servir para todos los políticos en las próximas elecciones:
¡Vota por él porqué no hará lo que promete!


Amor, subversión y castigo en la ficción y en la realidad

Imaginemos una mujer árabe de Jenin que viaja en secreto a Tel Aviv. Allí se enamora de un alto jefe de las Fuerzas de Seguridad de Israel y proclama a los periódicos palestinos que, si un asesino suicida intentase matar a su amante israelí, ella le servirá de escudo viviente. Y, para completar el cuadro, esta mujer  coopera con las Fuerzas de Seguridad traduciendo del árabe al hebreo los planes de ataque a Israel de los militantes de las Brigadas de Mártires de El Aksa, la fuerza armada de la OLP. ¿Qué le ocurrirá a esta mujer si regresa a Jenin?
Cambiemos la nacionalidad de la mujer e imaginemos ahora una mujer judía israelí de Tel Aviv que va a Jenín, la ciudad palestina que ha merecido el nombre de "capital de los suicidas". Allí se enamora de un jefe principal de las Brigadas de Mártires de El Aksa, y proclama a los periódicos israelíes que si las fuerzas armadas de Israel intentaran matar o capturar a su amante palestino, ella le servirá de escudo viviente. Y para completar el cuadro, esta mujer coopera con los terroristas de El Aksa traduciendo los documentos del ejército israelí, donde están los planes para capturar a los militantes. ¿Qué le ocurrirá a esta mujer si regresa a Tel Aviv?
El primer caso es pura ficción, y la respuesta a la pregunta de que le ocurriría a la mujer árabe al regresar a Jenin es tan obvia que no es necesario que la escriba. Basta con decir que ningún agente de seguros estaría dispuesto a venderle un seguro de vida.
El segundo caso es la historia real de Tali Fahima, una mujer israelí de 29 años, nacida en Kiriat Gat, residente de Tel Aviv, activa en la ultra izquierda, que viajó a Jenin, donde hizo estrecha amistad con Zakaría Zubeidi, jefe en la zona de Jenin de las Brigadas de Mártires de El Aksa, organización responsable de la muerte de decenas de israelíes. Tali proclamó públicamente su deseo de proteger a Zakaría con su propio cuerpo si los soldados israelíes lo tratasen de matar o capturar. Fue apresada cuando regresó de Jenín, y acusada de ayudar al enemigo en tiempo de guerra dar información al enemigo, (tradujo a los terroristas documentos del ejército israelí que un soldado había perdido) estar en contacto con un agente extranjero apoyar a una organización terrorista y poseer armas sin licencia.
¿Qué le pasó a Tali? Una corte israelí le inició juicio, pero, antes de dictarse el veredicto, las partes llegaron a un acuerdo por el cual Fahima se declaró culpable de contactar a un agente extranjero, dar información al enemigo, y entrar a territorio palestino violando las disposiciones legales y militares. Recibirá tres años de prisión, de los cuales ya ha cumplido uno, y, por buena conducta, podrá salir en libertad dentro de algunos meses. Los otros cargos fueron anulados.
No hay duda de que Tali Fahima es mucho mas afortunada que la imaginaria mujer árabe.


El Tercer Partido en la historia política de Israel

En Israel siempre han habido dos principales bloques políticos en distintas encarnaciones y nombres, uno de izquierda, representado hoy por el partido Laborista, y el otro de derecha, representado por el partido Likud, ambos flanqueados por pequeños partidos mas extremistas en su ideología. De cuando en cuando surge un tercer partido en el centro que pretende atraer votantes de las alas moderadas de la izquierda y la derecha, pero generalmente su vida es efímera.
En 1965 David Ben Gurion, ex Primer Ministro, se separó de su partido Mapai y se presentó a las elecciones con un nuevo partido, Rafi (Lista de Trabajadores de Israel), recibiendo 10 mandatos. En 1968 los dirigentes del partido, con excepción de Ben Gurion, decidieron unirse a Mapai y formaron el partido Laborista. Ben Gurion formó otro partido, La Lista Gubernamental, que recibió 4 escaños en las elecciones de 1969. Un año mas tarde Ben Gurion se retiró de la vida política.
En 1976 el famoso arqueólogo Yigal Yadin, ex general en jefe del ejército israelí, formó Dash (Movimiento Democrático por el Cambio), que en las elecciones de 1977 recibió 15 mandatos. El partido se disolvió dos años después, y en 1981 Yadin se retiró de la política.
En las elecciones de 2003 el partido Shinui (Cambio), anti-clerical, recibió 15 mandatos. Se calcula que en las próximas elecciones no recibirá más de 5.
El nuevo partido de Sharon, Kadima (Adelante), si las elecciones de marzo dan los mismos números que las encuestas de hoy, (37 mandatos a Kadima, 26 a los Laboristas y solo 10 al Likud), tendría un éxito sin precedentes al triunfar como partido de centro.


Leyes de ciudadanía en los países árabes

Decenas de miles de palestinos y descendientes de palestinos viven en los diversos países árabes, que les niegan la ciudadanía "porque esto afectaría su derecho al retorno".  La Liga Árabe decidió que los hijos de los refugiados palestinos pueden residir, estudiar y trabajar en los países árabes al igual que los ciudadanos de esos países, pero que no pueden recibir la nacionalidad del país donde viven.
Desde hace un año una ley en Saudi Arabia permite a personas que hayan residido en el país por más de 10 años, y que trabajen en profesiones necesarias para el país, (médicos, ingenieros, y técnicos principalmente), solicitar la ciudadanía. Miles de palestinos han presentado la solicitud.
Egipto clasifica a los refugiados palestinos en diversas categorías. Los que llegaron en 1948 y en 1956 recibieron permiso de estadía por 5 años renovable. Los que llegaron después de 1967 recibieron un permiso válido de uno a tres años. Los estudiantes y trabajadores reciben permiso de un año. Hasta el año 1978 Egipto seguía las pautas sugeridas por la Liga Árabe, pero a raíz del asesinato de un ministro egipcio a manos de terroristas palestinos, Egipto cambió su política. Hoy, por ejemplo, un palestino que sale de Egipto por más de seis meses sin una razón valedera (estudios o trabajo) pierde su permiso de residencia. Egipto se niega a otorgar ciudadanía egipcia a los palestinos residentes en el país, "para que no pierdan su identidad palestina".
Jordania otorga ciudadanía jordana a los refugiados palestinos que llegan de Cisjordania, pero no a los que vivían en Gaza, los cuales, aún casándose con mujeres jordanas, no pueden obtener la ciudadanía.
Kuwait desde 1965 ya no otorga ciudadanía a ningún extranjero. Mujeres de Kuwait que se casan con extranjeros pierden su ciudadanía, y sus hijos tampoco la tienen.
Los Emiratos Árabes Unidos tampoco otorgan ciudadanía a extranjeros.
Bahrain tiene mayoría shita, pero la familia reinante pertenece a la secta suni, y, por consiguiente, es mucho más fácil para un inmigrante suni recibir ciudadanía en Bahrain que para un shita.


La autopista privada Trans-Israel

La autopista Trans-Israel, también llamada "Vía 6", es la única carretera privada en Israel. Su largo, que será prolongado en el futuro, es de 86 kilómetros, desde la intersección Iron en el norte hasta el cruce Sorek en el sur.
Se calcula que los 75,000 vehículos que están transitando cada día por la Vía 6 pagarán este año un total de más de 100 millones de dólares.
El arreglo entre el gobierno y el concesionario estipula que si el número de vehículos no llega a una cifra predeterminada, el gobierno reintegrará a la compañía privada el 72% de la suma no cobrada, lo cual fue el caso del año pasado cuando el gobierno compensó al concesionario con cerca de 4 millones de dólares.
El otro lado de la moneda es que si el ingreso excede la cifra prevista, la compañía le pagará al estado el 57% del excedente. Y eso es lo que parece que sucederá este año.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui