x
Mi Enfoque #379

No hay almuerzo gratis
Embajador noruego: "el terrorismo a Israel es justificado"

Demonización, idealización y realidad
Conocimiento teórico y experiencia práctica

Temas para un novelista
________________________________

No hay almuerzo gratis
Mi Enfoque #379, 4 de agosto, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

I am mad as hell and I will not take it any more ("Estoy furioso y no voy a soportarlo más").
Peter Finch, en el papel de Howard Beale, en la película "Network" (1976).

Desde que resido en Israel―ya varias décadas―siempre me llamó la atención la pasividad, indiferencia e inercia con la que el público israelí reacciona cada vez que el gobierno decreta un aumento en el costo de vida, en la gasolina o en el precio de los alimentos. Pero, esto se acabó este verano, por lo menos temporalmente.

Primero, hubo una exitosa campaña de protesta contra el precio exorbitante e irrazonable del queso cottage, que forzó a los productores a bajar su precio. Luego, a iniciativa de una joven que publicó su protesta en Facebook contra los altos alquileres en Tel Aviv, miles en todo el país han decidido, en señal de protesta, dormir en carpas, y más de cien mil han marchado en numerosas ciudades.

La mayoría de los que protestan no son del estrato social más pobre de Israel, sino de la clase media, graduados de las universidades, que ven con alarma y preocupación la creciente distancia que hay entre sus ingresos y los de una minoría de familias millonarias cuya decisiva influencia en la economía del país está fuera de toda proporción a sus números.

Los manifestantes exigen disminución en la tasa de los impuestos indirectos, (tales como el del valor agregado que afecta más a los pobres que a los ricos), educación gratis comenzando desde la más temprana edad, rebajas en los alquileres de los departamentos, y más servicios sociales.

Aunque los organizadores originales dicen que las protestas son apolíticas y que no exigen cambio de gobierno, ha habido intentos de la izquierda y de la ultra izquierda de aprovechar las protestas para impulsar su ideología. El secretario general de la Histadrut, (Organización General de Trabajadores) declaró que Israel es un país democrático y que si la intención de los manifestantes es derrocar al gobierno de Netanyahu, la Histadrut no participará. Otra organización se retiró de una manifestación cuando los organizadores se negaron a cantar Hatikvah, el himno nacional.

Gran parte de la población simpatiza con los manifestantes, pero los economistas dicen que el costo de cumplir con todas sus exigencias causaría un debacle en la economía del país, similar a lo que ha ocurrido en Grecia y otros países europeos. Lo que los manifestantes han olvidado es el principio básico de la economía, que el Premio Nobel en Economía Milton Freedman usó en el título de uno de sus libros: There is no such thing as a free lunch,  ("No hay almuerzo gratis").

Envía tu comentario a Enfoque@netvision.net.il
________________________________

Embajador noruego: "el terrorismo a Israel es justificado"
Mi Enfoque #379, 4 de agosto, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

El mes pasado Anders Behring Breivik, un extremista cristiano de la ultra derecha, mató a varias personas en Oslo con una bomba, y luego acribilló a balazos a decenas de jóvenes que estaban asistiendo a una convención política en una isla. Sus "motivos y razones" los explicó en un manifiesto de 1,500 palabras, escrito en inglés, donde acusa al gobierno noruego de no defender a su país contra la influencia islámica, se queja de la simpatía que el gobierno de Noruega siente hacia los inmigrantes musulmanes, denuncia el peligro, que los musulmanes, segun el, representan para la cultura Occidental Cristiana, y expresa simpatía a Israel.

Breivik es cristiano pero nadie tuvo la temeridad de acusar a la Iglesia Cristiana por los actos lunáticos del asesino. Respecto a Israel, eso es harina de otro costal, y los anti-sionistas y anti-semitas inmediatamente aprovecharon el caso para culpar a Israel, o, más sutilmente, insinuar su culpabilidad.

Un tal Rafael Poch, en su columna en el periódico La Vanguardia de España, no tuvo reparos en usar el titular "Anders Breivik, admirador de Israel", y mencionar en su primer párrafo, "La extrema derecha ha adoptado la loca ideología del Estado de Israel como inspiración de su propia quimera xenófoba, el conflicto de civilizaciones".

Tampoco en Israel faltó algún periodista de la izquierda, que, como lo hizo Larry Derfner en el artículo que publicó en el Jerusalem Post, "El efecto Breivik en Israel", hipócritamente "exoneró" a la derecha israelí del crimen de Breivik, (equivalente a decir "la hermana de tal y tal no es una prostituta"), pero lo utilizó para tratar de amordazar a la derecha, aconsejándole que, como consecuencia de ese crimen, "baje de tono en sus ataques a los izquierdistas, liberales, activistas de los derechos humanos, y el resto del llamado campo pro paz".

El peor y más vergonzoso comentario lo hizo Svein Sevje, embajador de Noruega en Israel, cuando declaró a un periodista israelí que "la masacre realizada por Breivik es un terrorismo sin atenuantes, pero los actos terroristas palestinos contra Israel se explican y justifican debido a la ocupación".
Envía tu comentario a Enfoque@netvision.net.il
________________________________

Demonización, idealización y realidad
Mi Enfoque #379, 4 de agosto, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Es muy común tener una imagen mental de un país en el cual nunca hemos estado, basándonos en lo que hemos leído, escuchado, o visto en la televisión, o influenciados por nuestros prejuicios favorables o negativos. Es interesante, cuando por fin lo visitamos, comparar la realidad con la imagen que nos habíamos formado, y constatar las discrepancias.

Esto ocurre con Israel mucho más de lo que ocurre con la mayoría de los otros países del mundo. La discrepancia más obvia entre la imagen y la realidad es el tamaño de Israel, que, debido al desproporcionado número de artículos y noticias que publican los periódicos, causa la impresión de que es un país con una enorme extensión territorial, cuando la realidad es que si uno maneja, a velocidad normal, de Tel Aviv al norte, en dos horas llega a la frontera con el Líbano si va al sur, en tres horas se encuentra con la frontera de Egipto si al este, en dos horas llega a la frontera con Jordania y si al noreste, bastan tres horas para llegar a la frontera con Siria.

Pero, es en otros aspectos donde la diferencia que existe entre la imagen mental de Israel que tienen ciertas personas y la realidad llega a extremos absurdos: los antisemitas irracionales demonizan, y los pro-sionistas incondicionales idealizan.

Un antisemita, auto convencido de que en Israel se practica apartheid al estilo de Sud África, en el improbable caso de que visitase Israel, se llevaría la sorpresa de su vida. Si entra a cualquier centro comercial, constatará que judíos y árabes deambulan en paz y cordialidad. Si visita cualquier universidad verá en los corredores muchachos judíos con o sin kipá, y chicas árabes con o sin pañuelo en la cabeza. Si entra a un aula de clases es posible que el profesor sea árabe y, tal vez, hasta decano de la facultad. Y, si por diversas circunstancias, tuviese necesidad de ir a un hospital, se quedaría con la boca abierta al ver que pacientes judíos y pacientes árabes comparten las mismas habitaciones, y se asombraría aún más al ver que las enfermeras judías y árabes, y los médicos judíos y árabes, atienden a todos los pacientes con igual devoción. Si es honesto consigo mismo reconocerá que el único apartheid que existe en Israel es la fantasía prejuiciada e ignorante que lleva adentro de su propia mente.

El caso de los pro-sionistas que idealizan a Israel y a su población se puede ilustrar con la siguiente anécdota: Un amigo de la infancia, cumpliendo su sueño de muchos años, vino a Israel de visita, y lo pasee por todo el país. En una de las carreteras vio un edificio con altas paredes y alambradas, y me preguntó que era. Le contesté que era una cárcel para presos comunes. "Me imagino"―comentó―"que la mayoría de los presos son árabes". "No"―le contesté―la mayoría son judíos, ya que el 80% de la población del país es judía y el número de criminales está en proporción". Gente como mi amigo creen que el israelí típico es un agente del Mosad que, en sus momentos libres, ha fundado un "start up" de alta tecnología.

La realidad es que Israel es un país normal en medio de circunstancias anormales, el único país del mundo al cual sus enemigos quieren hacer desaparecer del mapa, cuya población, compuesta en su gran mayoría de personas normales que no son demonios ni ángeles, trabaja para ganarse la vida honradamente, paga altos impuestos, trata de dar la mejor educación posible a sus hijos, disfruta de sus amistades, va a cafés, restaurantes y teatros, viaja al extranjero de vez en cuando, y sueña que algún día los países vecinos aceptarán su existencia y el país, por fin, podrá vivir en paz.

Envía tu comentario a Enfoque@netvision.net.il
________________________________

Conocimiento teórico y experiencia práctica
Mi Enfoque #379, 4 de agosto, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Una de las críticas más comunes que se hace en todo el mundo a los académicos es que tienen extensos conocimientos teóricos pero carecen de experiencia práctica. El caso del Dr. Eyal Ben Ari, profesor de Sociología y Antropología en la Universidad Hebrea de Jerusalén, experto en sociología militar, demuestra que hay excepciones a la regla.

Para poder explicar a que me refiero, debo remontarme al año 2007, cuando una estudiante de la Universidad Hebrea de Jerusalén recibió un premio por su tesis doctoral, en la cual explicaba la razón por la cual los soldados israelíes, a diferencia de los soldados de los ejércitos de otras naciones, no violan a las mujeres palestinas.

La Srta. Tal Nizán, (ese es el nombre de la estudiante), argumentó que el "anormal comportamiento de los soldados israelíes" se debe a una política deliberada de deshumanización y desprecio racial de las mujeres palestinas por parte de los soldados israelíes. Añadió que la ausencia de violaciones también se debe al hecho de que "los soldados israelíes saben que los niños productos de las violaciones serían criados por sus madres árabes, lo cual aumentaría la amenaza demográfica al Estado Judío".

Esa disertación fue escrita por sugerencia del Dr. Eyal Ben Ari, bajo su dirección y supervisión, y mereció ser premiada por los examinadores de la Facultad.

Algún tiempo después se supo que el distinguido profesor no sólo tenía interés teórico en el tema de violaciones sino también experiencia práctica. Un número de sus alumnas y ex–alumnas lo acusaron de haberlas violado. A las que se resistían les negaba becas y recomendaciones para estudiar en el extranjero. La policía lo investigó, pero, debido al Estatuto de Limitaciones, no le iniciaron juicio, y el profesor continuó enseñando en la universidad.

Hace unos días, después de 4 años de haber sido denunciado como violador en serie, se produjo un milagro: la Corte Disciplinaria de la Universidad lo expulsó de su puesto.

¿Sería mucho pedir que se produzcan más milagros, y que los profesores que solicitan al mundo académico internacional que boicotee y sancione a las universidades donde ellos, en vez de enseñar, indoctrinan a sus alumnos en el odio a Israel, sigan pronto los pasos del Dr. Ben Ari?

Envía tu comentario a Enfoque@netvision.net.il
________________________________

Temas para novelistas
Mi Enfoque #379, 4 de agosto, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Si un novelista se encontrase en algún momento sin tema para escribir, le sería suficiente tomar cualquier periódico, abrirlo al azar, e inspirarse en cualquiera de los artículos.

Los periódicos de Israel no son una excepción. En estos días, perdidos en páginas interiores, encontré artículos que podrían proveer los siguientes temas:

Farsa de humor negro
La alegría, la felicidad, los brindis y los bailes durante la celebración de un matrimonio se tornaron en una batalla campal entre los invitados del novio y los de la novia. El padre de la novia fue herido de gravedad y llevado en ambulancia al hospital, y lo mismo sucedió con dos invitados del novio.

Gángsteres al estilo Chicago de los años 20
La ciudad de Natania, uno de los balnearios más atractivos de Israel, es conocida por ser la sede de varias "familias" de gángsteres, y las guerras entre ellos, similares a la presentada en la película "El Padrino", son frecuentes y sangrientas. Hace pocos días, Francois Abutbul, jefe de la pandilla que lleva su nombre, fue acribillado a balazos por una pandilla rival. Aunque hasta el momento no se sabe quien envió a los asesinos, se sospecha de Rico Shirazi, otro gangster de Natania, con el cual Abutbul tuvo una reunión de reconciliación hace dos semanas en la casa de un rabino. La policía le había advertido que su vida corría peligro si permanecía en Natania, pero Abutbul prefirió no hacerles caso. El padre de Francois, Félix Abutbul, dueño de un casino en Checoslovaquia, fue asesinado en el año 2002 en Praga. Su tío Charlie fue herido en un atentado de asesinato en el año 2008. Su hermano Asi está cumpliendo pena de trece años de prisión por extorsión y lavado de dinero. Su primo, también llamado Francois, está preso por asesino.

Misterio y misticismo
Un famoso rabino cabalista, Elazar Abuhatzeira, nieto del venerado rabino Babi Sali, fue acuchillado a muerte por uno de sus seguidores. El asesino dice que, de acuerdo a su frecuente costumbre, fue a la casa del rabino e hizo cola para recibir su bendición. Al llegar a el, le besó la mano y lo acuchilló. La única razón que da para su acto es que fue poseído en ese momento por Satán.

Envía tu comentario a Enfoque@netvision.net.il
_______

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui