x
Mi Enfoque #451 Marzo 1, 2013

Lo que no dirán en la Semana del Apartheid Israelí
La obsesión de la cocina
"Soy árabe judío", declara el profesor
¡Hay que celebrar! ¡Ninguno de los dos documentales "israelíes" recibió el Oscar!

Una tour en los "Territorios Ocupados
La esencia del antisemitismo
________________________________

Lo que no dirán en la Semana del Apartheid Israelí
Mi Enfoque #451, Marzo 1, 2013, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il

En la primera semana de marzo (desde fines de febrero en Europa) se celebrará en los Estados Unidos y Canada la Novena Semana Anual del Apartheid Israelí, festival de conferencias y películas que se realiza en distintas universidades, en el cual los antisemitas y anti-israelíes dan rienda suelta a la expresión de su odio a los judíos y a Israel, y son premiados con entusiastas aplausos por los presentes.

Mucho de lo que se puede decir de Israel asumo que no lo dirán durante la Semana del Apartheid Israel, ya que no concuerda con la imagen de país racista que los organizadores quieren dar a Israel. Por ejemplo:

• Israel recibe miles de palestinos anualmente en los hospitales israelíes. Hace algunos días los médicos israelíes dieron tratamiento a varios sirios que fueron gravemente heridos en la guerra civil siria.
• Una bella joven de origen etiope ganó el certamen de Miss Israel. (Hace unos años lo ganó una joven árabe israelí).
• Una encuesta de la OECD, (Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo) sitúa a Israel en el segundo lugar de los 42 países del mundo más adelantados (primero es Canadá) en el porcentaje de su población que tiene educación superior.
• El Índice Bloomberg de Innovación sitúa a Israel en el primer lugar del mundo en investigación de alta tecnología.

Al igual que en años anteriores deseo contribuir a la Semana del Apartheid Israelí con un himno que compuse especialmente para ser cantado en el Festival del Odio:

Primera estrofa:
♫ Los judíos, de mal grado,
con propósito infausto
y desembozada agresión,
usando el mito del Holocausto
en su mundial conspiración,
vilmente han despojado
de su tierra a otra nación. ♫

Estribillo:
♫A los judíos, sin piedad,
los expulsaremos de la humanidad  ♫

Segunda estrofa:
♫Hablando con franqueza,
el pueblo palestino,
en verdad, no nos interesa.
Lo usamos con buen tino,
y solo como pretexto,
para que, con simpleza,
nuestro odio tenga texto.  ♫

Estribillo:
♫A los judíos, sin piedad,
los expulsaremos de la humanidad  ♫

________________________________

La obsesión de la cocina
Mi Enfoque #451, Marzo 1, 2013, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il

Cuando uno va a un matrimonio es muy fácil distinguir si la fiesta es de una familia judía o de una no judía. En el matrimonio no judío los invitados se aglomeran en el bar. En el matrimonio judío los invitados se aglomeran alrededor de la mesa del buffet.

Es increíble la profusión de programas de cocina que presentan los diversos canales de televisión israelíes. Eso explica porque la final del programa Master Chef batió todos los records de sintonía en Israel. 52% de todos los hogares de Israel (y eso tomando en cuenta que las familias ultra ortodoxas no tienen televisión en sus casas) vio el programa. El ganador recibió el título "Master Chef de Israel" endulzado con un cheque por 200,000 shekels, equivalente a $55,000 dólares.

Los finalistas fueron tres:
• Tom Franz, 31 años de edad, nacido en Cologne, Alemania, inmigró a Israel hace ocho años, se convirtió del catolicismo al judaísmo, se casó con una joven israelí con la que tiene un hijo. Es abogado pero su verdadera pasión es la cocina. Vive en Tel Aviv.
• Salma Fiyumi, 27 años edad, árabe, musulmana devota que usa el hijab. Estudió para enfermera contra la oposición de su familia que ya le habían escogido un esposo. Hoy tiene grado de master en Salud Pública y trabaja en investigación del cerebro, especialmente de la enfermedad Alzheimer. Es experta en comida árabe e italiana. Vive en Kfar Kassem, pueblo árabe israelí.
• Jackie Azoulay, de 29 años, ultra ortodoxa, usa peluca como todas las mujeres casadas ortodoxas. Vive en Elad, una población ortodoxa cercana a Petaj Tikvah.

Y el ganador fue…….¡Tom Franz!
________________________________

Una tour en los "Territorios Ocupados"
Mi Enfoque #451, Marzo 1, 2013, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il

Una amiga nuestra―dama culta, viuda de un importante diplomático israelí de quien Abba Eban escribió que "Israel le debía una gran deuda de gratitud"―vió hace algunos días un aviso* en el periódico anunciando una tour en ómnibus para ver la situación de los pueblos palestinos y de los asentamientos israelíes en el West Bank, "Ribera Occidental", (llamada en Israel por sus nombres bíblicos, Judea y Samaria).

Ella se considera a si misma políticamente de centro y decidió ir en la tour para formarse personalmente una idea de la situación. En el ómnibus iban unas cincuenta personas, entre ellos varios turistas extranjeros. La mujer que les dio la bienvenida les informó que la tour no tenía intención política sino unicamente el objetivo de ver la realidad.

La primera parada del bus fue en un vivero de plantas donde el dueño, un palestino con perfecto dominio del hebreo, les dijo que debido a las barreras de los soldados israelíes en la carretera le demoraba horas en llegar de su casa al vivero, aparte de la humillación de que le revisen el auto.

Nuestra amiga se puso de pie y comentó que lamentablemente no han sido pocos los casos en las barreras cuando se han encontrado cuchillos y explosivos en la gente que era revisada. Y respecto a la humillación de la revisión, mencionó que era una humillación similar a la revisión de carteras y bolsas que se realiza en Israel, a raíz del terrorismo, en las puertas de los súper mercados, cines, centros comerciales e instituciones públicas.

La organizadora la miró con poca simpatía pero no hizo ningún comentario.

Luego subió al ómnibus un palestino con un DVD, lo conectó a la televisión, y los pasajeros pudieron ver escenas de jóvenes palestinos huyendo perseguidos por soldados israelíes.

Nuestra amiga preguntó, "¿Tiene usted algún DVD donde se ve lo que ocurrió antes de que los soldados persiguiesen a los muchachos?"

El palestino y la organizadora no contestaron.

La siguiente parada fue para visitar un palestino que dijo que sus tierras habían quedado al otro lado de la Cerca de Seguridad, pero que el ejército había hecho una puerta en la cerca y le había dado una llave que le permitía ir y volver de sus tierras en cualquier momento. Pero se quejó de que encima de la puerta había una cámara de televisión que grababa a toda persona que entrase o saliese de esa puerta. ¡Oh, la humillación!

Al final del tour nuestra amiga se acercó a la organizadora y le preguntó su opinión sobre la masacre de la familia Foguel, padre, madre y niños, realizada por dos palestinos.

―Nadie le dijo a esa familia que viva allí, ―contestó la mujer.

*  El tour fue organizado por una organización de ultra izquierda llamada Machsomwatch, la cual, según su página web, "se opone a la ocupación israelí y defiende los derechos palestinos a moverse libremente en su propia tierra".
________________________________

¡Hay que celebrar! ¡Ninguno de los dos documentales "israelíes" recibió el Oscar!
Mi Enfoque #451, Marzo 1, 2013, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il

Entre los cinco films que compitieron por el premio Oscar al mejor documental estaban dos películas, que recibieron apoyo financiero del gobierno israelí. Una era "Los guardianes", con entrevistas a los ex–jefes del Shin Bet (Sherut haBitajón "Servicio de Seguridad") y la otra era "Cinco cámaras rotas". Ninguna de las dos ganó para alivio y felicidad de la mayor parte de la población de Israel.

Cada una de estas dos películas documentales fue presentada como "israelí" cuando lo más correcto hubiese sido presentarlas como "anti-israelí". Ambas son propaganda pro-palestina y su objetivo es demonizar la imagen de Israel. Sus directores son de ultra izquierda, incondicionales partidarios de los palestinos. Guy Davidi, director de "Cinco Cámaras" se enorgullece de no haber cumplido con su obligación de hacer servicio militar,

Hacer un documental que da la apariencia de ser imparcial pero que en verdad es pura propaganda no es difícil. Es solamente cuestión de cómo editar las escenas filmadas. Por ejemplo: la cámara filma a palestinos tirando piedras y bombas Molotov, y luego se les ve huyendo de los soldados israelíes. Si el director corta la parte donde se ve a los palestinos tirando piedras, y sólo muestra a los soldados corriendo tras ellos, el espectador que ve sólo lo que el director ha decidido enseñarle llegará inevitablemente a la conclusión de que los palestinos son víctimas de crueles y sádicos soldados que no tienen nada mejor que hacer sino perseguir a personas inocentes.

Estos dos documentales no son casos únicos. La mayoría de las películas israelíes que tratan sobre el conflicto árabe-israelí lo hacen desde un punto de vista que simpatiza con los árabes y demoniza a Israel. La explicación podría ser que gente de ultra izquierda predomina en la industria del cine israelí, o, más cínicamente, que los productores y directores saben que una película que muestra el conflicto desde un punto de vista israelí o imparcial no tendría éxito comercial afuera de Israel.

En una oportunidad conversé con el director de la Cinemateca de Tel Aviv que estaba presentando la película Jenín, Jenín dirigida por un árabe israelí que acusa al ejército de Israel de haber realizado una masacre en la ciudad palestina de Jenín, (masacre inventada por los palestinos, lo cual nunca ocurrió, excepto en la fértil imaginación de los palestinos, como lo verificó la investigación de las Naciones Unidas, organización que no se caracteriza por una desmedida simpatía al Estado Judío).

―¿Cómo puede usted presentar en la Cinemateca una película que es una calumnia, una total falsedad, un libelo infame? ―le pregunté.

― Eso a mi no me interesa. Aquí presentamos películas cuando juzgamos que es buena su calidad técnica ―me contestó.

―Entonces, con el mismo criterio, usted no tendría inconveniente en presentar la película de Goebbels, "El judío eterno", la documental antisemita más famosa en la historia del cine.

―Así es ―me contestó.

No debemos extrañarnos si la imagen de Israel en el mundo está hoy por los suelos debido a la exitosa propaganda árabe y a la entusiasta cooperación de la ultra izquierda israelí.
________________________________


"Soy árabe judío", declara el profesor
Mi Enfoque #451, Marzo 1, 2013, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il

Yehouda Shenhav, profesor de sociología en la Universidad de Tel Aviv, expresa en sus libros, artículos y declaraciones, su absoluto convencimiento de que, al igual que hay árabes palestinos, árabes sirios, árabes egipcios, etc, los judíos que han inmigrado de los países árabes e islámicos deberían ser considerados árabes judíos.

De esa premisa llega a la conclusión de que Israel debería ser un Estado binacional y aceptar el retorno de los millones de descendientes de los refugiados palestinos de 1948. Él, personalmente, se identifica con el partido árabe nacionalista Balad.

Para Shenhav los culpables de que los "árabes judíos" no hacen causa común con sus hermanos, los árabes palestinos, son los sionistas europeos, quienes los forzaron a practicar el judaísmo, los "des-arabizaron", les inculcaron la ideología sionista y los convencieron de su "nacionalidad judía".

Shenhav, nacido en Israel de padres inmigrantes de Irak, reconoce que hay muy pocos en Israel que comparten su auto identificación de "árabe judío". Por el contrario, la gran mayoría de los que sienten prejuicio contra los árabes no son los israelíes de origen europeo sino los judíos inmigrantes de los países árabes que no olvidan la discriminación que sufrían y su clasificación de dhimmies, ciudadanos de segunda clase con menos derechos.

Shenhav no toma en cuenta que en Israel gradualmente están desapareciendo entre los judíos las diferencias étnicas, debido al servicio común en el ejército, y, principalmente, a los matrimonios "mixtos" que representan un gran porcentaje de los matrimonios actuales. Para citar mi propio caso, mis padres y los padres de mi esposa provienen de Europa Central, lo cual nos clasifica a nosotros y a nuestros hijos como "ashkenasim", pero mis yernos son de familias procedentes de Libia y Yemen. Se presenta entonces la pregunta, ¿Cómo se podría clasificar a mis nietos? ¿Son ashkenasim, sefaradim, o, utilizando la nomenclatura de Shenhav, "árabes judíos"? ¿O tal vez simplemente son judíos israelíes?

Shenhav es optimista de que algún día los "árabes judíos" se darán cuenta de su verdadera identificación, y reemplazarán el Estado Judío con un Estado Binacional. Es curioso de que a él no se le haya ocurrido dar el ejemplo cambiando de regreso su apellido israel izado de "Shenhav" a "Sharabani", el apellido original "árabe judío" de sus padres.
________________________________

La esencia del antisemitismo
Mi Enfoque #451, Marzo 1, 2013, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il

"La esencia del antisemitismo es considerar que todo el mal del mundo es causado por los judíos y todo lo que hacen  los judíos es  malo"
Alan M. Dershowitz

El abogado Alan M. Dershowitz, quien se hizo mundialmente famoso al ser representado en el film "El misterioso caso Bulow", (también llamado "Mi secreto me condena", y en inglés "Reversal of Fortune", basado en un caso de la vida real), es hoy uno de los más elocuentes y eficaces defensores de Israel.

En su último artículo "Anti-semitismo rosado no es diferente del anti-semitismo marrón" ("rosado" refiriéndose a organizaciones homosexuales, y "marrón" en referencia a las camisas de las organizaciones nazis de Hitler) Dershowitz condena la lógica antisemita para la cual todo acto judío, o específicamente, todo acto del Estado de Israel, tiene motivos malévolos.

Israel es uno de los países más liberales no sólo del Medio Oriente sino de todo el mundo en lo que se refiere a los derechos y a la aceptación de los homosexuales, quienes anualmente realizan desfiles multitudinarios en Tel Aviv y en Jerusalén, pero, según un artículo publicado en el New York Times, esta aparente liberalidad es sólo para esconder "la opresión de los palestinos".

El antisemitismo puede llegar a extremos que darían risa si uno no supiese a lo que puede conducir. Cuando Israel fue uno de los primeros países en enviar equipo médico a los damnificados del terremoto de Haití, no faltó quien acusó a los médicos israelíes de robar los órganos de los haitianos para venderlos.

En un caso que raya en lo absurdo, una alumna de la Universidad Hebrea de Jerusalén, apoyada por su profesor, presentó una tesis donde atribuye el hecho de que nunca ha habido un caso de un soldado israelí que viole a una mujer palestina al "racismo israelí que hace que las mujeres palestinas no les sean atractivas".

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui