x
Mi Enfoque #372

Gambito sirio: sacrificar al peon palestino
La UNHCR, la UNRWA y la Conferencia de Potsdam
Lo que los palestinos realmente quieren

Los parlamentarios árabes-israelíes se oponen a que los jóvenes árabes hagan Servicio Nacional Cívico
Tierra de leche y miel

_________________________________

Gambito sirio: sacrificar al peón palestino
Mi Enfoque #372, 9 de junio, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Gambito =  En el juego de ajedrez, lance que consiste en sacrificar un peón para lograr una posición favorable.

Que ese sea tu sistema, ocupar esos espíritus inquietos en guerras extranjeras
(Enrique IV, segunda parte, acto 4, escena 5, por William Shakespeare).

El régimen alawita*, que gobierna Siria desde 1971, afronta, desde hace tres meses, una rebelión civil en la cual las fuerzas del gobierno han matado a más de mil personas. En los últimos días se han unido a la rebelión elementos rebeldes del ejército, quienes, en una emboscada, mataron a 120 miembros de las fuerzas de seguridad y policía del régimen.

Para distraer la atención del mundo, el presidente Bashar al-Asad organizó una caravana de buses a la frontera con Israel, y ofreció pagar mil dólares, (según lo reportó un grupo sirio de oposición), a cada persona, palestino o no palestino, dispuesto a arriesgar su vida tratando de penetrar las fronteras de Israel, y $10,000 a las familias en el caso de que la persona muriese.

Pagar sólo $230,000** para conseguir que la opinión mundial se olvide de las masacres del pueblo sirio perpetradas por su propio gobierno, y, en vez, se concentre en culpar y condenar a Israel, hubiese sido una verdadera ganga si el gambito daba resultado. Pero, lamentablemente, desde el punto de vista del régimen sirio, el gambito fue un fracaso. Por un lado, hasta los medios de comunicación más antagonistas a Israel entienden que era una provocación siria, y que Israel, como cualquier otro país, tiene el derecho de defender sus fronteras. Por otro lado, ese mismo día, los sirios mataron a varias decenas de sus ciudadanos, lo cual fue publicado en las primeras páginas de los periódicos internacionales.

Bashar al-Asad no es el primer líder árabe que usa a los palestinos como peones que solo sirven para ser sacrificados en un juego de ajedrez cuyo objeto es dar jaque mate al Estado judío. Desde 1948 los países árabes utilizan a los refugiados palestinos para mantener vivo y actual el conflicto árabe-israelí. Si los árabes hubiesen actuado como lo hicieron Turquía y Grecia, (en 1923) o India y Pakistán, (en 1947),*** asimilando a los refugiados en sus nuevos países, el Medio Oriente estaría hoy disfrutando su sétima década de paz y progreso.

*  Secta musulmana a la cual pertenece sólo el 10% de la población siria.
**  (23 muertos por $10,000 cada uno = $230,000). El gobierno sirio informó que 23 personas murieron a causa de fuego de las fuerzas israelíes. Israel dijo que esa cifra era inflada, y que la mayor parte de los que murieron fueron a causa de una mina que voló debido a una bomba molotov arrojada por los manifestantes.
*** La transferencia de poblaciones entre Turquía y Grecia fue de dos millones de personas. La de India y Pakistán fue de 14 millones.
Envía tu comentario a Enfoque@netvision.net.il

_________________________________

La UNHCR, la UNRWA y la Conferencia de Potsdam
Mi Enfoque #372, 9 de junio, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

La Segunda Guerra Mundial dejó como resultado millones de refugiados. Para resolver ese problema los aliados crearon en 1946 la Organización Internacional de Refugiados, OIR, (la memoria de las atrocidades nazis hizo que excluyesen a las personas de origen étnico alemán expulsadas de sus países natales*). La OIR cesó sus operaciones en 1952 y fue reemplazada por la UNHCR, (United Nations High Commissioner for Refugees), organización que ha ayudado a más de 50 millones de  refugiados desde su creación, y que hoy, con 6,700 empleados**, ayuda a cerca de 20 millones de personas en más de 120 países.

La UNHCR no incluye bajo su cargo a los refugiados palestinos. Para ellos las Naciones Unidas crearon, en el mes de diciembre del año 1949, un organismo especial, la UNRWA, (United Nations Relief and Works Agency for Palestine Refugees in the Near East), cuyo principal objetivo no es la absorción de los refugiados palestinos en los países donde viven sino la perpetuación de su status, que los hijos heredan de los padres, situación sui géneris que no ocurre con refugiados de ningún otro país.

Hoy la UNRWA tiene 29,000 empleados***, (más de cuatro veces el número de empleados de la UNHCR), la gran mayoría de ellos palestinos, quienes, naturalmente, están interesados en la eternización de la organización que les paga sus sueldos.

Es interesante contrastar la decisión de las Naciones Unidas respecto a los refugiados palestinos del 48, con la decisión de los aliados en la Conferencia de Potsdam de 1945 de expulsar a 3 millones de personas de ascendencia alemana del territorio checo e intercambiar las minorías entre Checoslovaquia y Hungría, sin compensación ni derecho al retorno.

A diferencia de la destruida Alemania, (que recibió y absorbió millones de refugiados), la economía de los países árabes no fue afectada por la Segunda Guerra Mundial. Los varios cientos de miles de refugiados palestinos que llegaron a esos países―consecuencia de la negativa de los palestinos y de los países árabes de aceptar el Plan de Partición de las Naciones Unidas, y del intento de los ejércitos invasores de los países árabes de exterminar al recién creado Estado Judío― pudieron haber sido asimilados sin problemas con un mínimo de buena voluntad. Pero, ninguno de esos países, con excepción de Jordania, aceptó absorberlos. Se negaron, y continúan negándose, a otorgar ciudadanía a los refugiados palestinos, y hasta hoy mantienen a sus descendientes en miserables campos.

Por su lado, Israel, que en 1948 tenía una población judía de sólo 600,000 personas, recibió 800,000 refugiados judíos que escaparon o fueron expulsados de los países árabes, y cuyas propiedades fueron confiscadas. Las Naciones Unidas no consideraron necesario crear una organización para ayudarlos. Israel los absorbió, y hoy ni uno solo de sus descendientes se considera refugiado.

*  Los aliados, en la Conferencia de Potsdam, 1945, aprobaron la expulsión de los descendientes de alemanes de varios países de Europa central. 688,000 fueron expulsados de Polonia 2,275,000 de Prusia Oriental 5,123,200 de áreas que previamente fueron alemanas y luego, después de la guerra, incorporadas a Polonia 3 millones de Checoslovaquia 170,000 de la Unión Soviética 250,000 de Hungría 213,000 de Rumania, y 300,000 de Yugoslavia. Sus propiedades fueron confiscadas. En total, cerca de 12 millones de refugiados fueron absorbidos por una Alemania que había sido destruida en la Segunda Guerra Mundial. Ninguno de los descendientes de esos doce millones se considera hoy refugiado.
**  http://www1.umn.edu/humanrts/UNHCR.html
*** http://www.unrwa.org/etemplate.php?id=232
Envía tu comentario a Enfoque@netvision.net.il
_________________________________
Lo que los palestinos realmente quieren
Mi Enfoque #372, 9 de junio, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Obama está firmemente convencido de que el problema israelí-palestino no tiene nada de complicado. El presidente más inteligente en la historia de los Estados Unidos―según sus allegados―se siente orgulloso de haber logrado entender dos puntos que ninguno de sus predecesores tuvo la capacidad de entender:
a) El problema del Medio Oriente en realidad es muy simple. Se reduce a una cuestión de fronteras.
b) La solución del conflicto depende sólo de Israel: si Israel acepta hoy las fronteras del armisticio del 49, con intercambios puramente cosméticos de áreas pequeñas, mañana todo se habrá resuelto. Obama recibirá un segundo Premio Nobel de Paz para añadir a su colección. Y los israelíes y los palestinos "vivirán felices y comerán perdices", como dicen los cuentos infantiles.

Lamentablemente, la teoría de Obama es tan irreal y fantasiosa, como lo son los cuentos infantiles.

Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, se preguntó a si mismo "¿Qué quieren las mujeres?". Obama debería hacerse a si mismo una pregunta similar, "¿Qué quieren los palestinos?", y, (a diferencia de Freud que no encontró respuesta a su pregunta), encontrará fácilmente la respuesta en infinidad de actos y declaraciones de los palestinos, tanto en árabe como en inglés. Como dijo el cantante Bob Dylan, the answer, my friend, is blowin' in the wind.

 Los palestinos no están mayormente interesados en fronteras. Lo que exigen es el retorno de los descendientes de los refugiados palestinos del 48, no a los territorios del futuro Estado Palestino, sino a los pueblos y casas en Israel, de donde huyeron sus abuelos. Si eso sucediese no tendría ninguna importancia si la frontera pasa por el centro de Nablus o por el centro de Tel Aviv, ya que, parafraseando a una propaganda radial muy escuchada en la Lima de mi juventud, "Tarde o temprano todo Israel será Palestina".

Cuando Ehud Barak y Bill Clinton, en la Conferencia de Camp David, en el mes de julio del año 2000, ofrecieron a Arafat prácticamente todos los territorios que Israel había tomado en la Guerra de los Seis Días, Arafat rechazó la propuesta, y regresó a Gaza donde fue recibido como héroe vencedor. Luego, explicó que si hubiese aceptado la oferta de territorios sin incluir el retorno de todos los descendientes de los refugiados del 48, habría muerto asesinado.

Sugerencia al Presidente Obama:
Telefonee usted a Mahmoud Abbas, el Presidente de la Autoridad Palestina, (o, si usted está muy ocupado, pídale a la Sra. Clinton que lo haga), y pregúntele sin rodeos: "¿Aceptarían ustedes las fronteras del armisticio, (también llamadas "fronteras de 1967") con la condición de que los descendientes de los refugiados se radiquen en los territorios del Estado Palestino?".

Le apuesto 1,000,000 a 1 a que Abbas le grita que ¡NO! y le cuelga el teléfono.
Envía tu comentario a Enfoque@netvision.net.il
_________________________________
Los parlamentarios árabes-israelíes se oponen a que los jóvenes árabes hagan Servicio Nacional Cívico
Mi Enfoque #372, 9 de junio, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

El programa de Servicio Nacional Cívico de Israel se creó en el año 1971 con el propósito de dar una alternativa a las mujeres jóvenes de familias ortodoxas (educadas en un marco cerrado religioso y familiar)―y a muchachos que por razones médicas o debido a convicciones pacifistas no pueden hacer el Servicio Militar―de servir a la patria y a su comunidad.
En vez de servir en el ejército, (los hombres tres años, y las mujeres dos años), los voluntarios al Servicio Nacional Cívico, (la gran mayoría de ellos mujeres) trabajan en escuelas, hospitales, Magen David Adom (Cruz Roja en Israel) y otras instituciones de servicio social, durante uno o dos años, recibiendo una suma mensual equivalente a unos $200, y haciéndose acreedores a los mismos beneficios sociales, (incluyendo rebajas en el costo de estudios universitarios, hipotecas, y otros), que reciben los que han hecho servicio militar.
Los jóvenes árabes israelíes no tienen obligación de hacer servicio militar, (en una guerra tendrían que luchar contra árabes) aunque lo pueden hacer voluntariamente, como lo hacen hoy unos 300 jóvenes árabes musulmanes y cristianos.
En el año 2007 el gobierno de Israel decidió ofrecer a los jóvenes árabes israelíes la posibilidad de hacer Servicio Nacional Cívico, en los campos de educación y salud, en sus propias comunidades, (o donde ellos prefieran), para que así puedan contribuir a la sociedad. Incluso pueden trabajar ayudando a los palestinos que están presos.
Ese primer año se registraron 300 jóvenes árabes en el programa, número que ha ido aumentando gradualmente hasta llegar a los 1,552 de hoy.
60% de los voluntarios trabajan en instituciones de educación, y 75% hacen su servicio cívico en sus propias comunidades.
Lamentablemente, hay muchos en la comunidad árabe que están en contra de que sus jóvenes hagan Servicio Nacional Cívico. Entre los que más se oponen están los miembros de la Knesset que representan a los partidos árabes israelíes. Jamal Zahalka, jefe del partido Balad, declaró en una oportunidad: "cualquier joven árabe que voluntariamente quiera hacer el Servicio Nacional Cívico será tratado como un leproso y será vomitado de la comunidad árabe".
Hace unos días se reunió el Comité de Educación para estudiar el Servicio Nacional Cívico de los árabes. Zahalka tomó parte en el debate e hizo las siguientes declaraciones:
"Los que más se oponen a los derechos de los árabes son los que más apoyan al Servicio Nacional Cívico. Son fascistas, racistas y anti-árabes. El programa está dirigido contra el público árabe. Todo país colonialista quiere que la gente ocupada se vuelva colaboracionista. El programa tiene como objetivo que los jóvenes árabes se identifiquen con el estado y debiliten su identidad nacional árabe".
Hay que reconocer que, aunque a Zahalka se le puede criticar por sus declaraciones extremistas y por sus actos que en otros países lo habrían hecho merecedor al título de traidor, este miembro de la Knesset, (a la cual juró lealtad cuando fue elegido), demuestra sinceridad cuando dice que es anti-israelí, y franqueza cuando declara que hace todo lo posible para destruir el estado del cual es ciudadano.

Envía tu comentario a Enfoque@netvision.net.il
____________________________________

Tierra de leche y miel
Mi Enfoque #372, 9 de junio, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

El Tanaj (Biblia Hebrea, llamada "Antiguo Testamento" por los cristianos) describe repetidamente (21 veces) a Israel como "tierra de leche y miel".

Los romanos, luego de conquistar Jerusalén y destruir el Templo en el siglo 1 de la era, y vencer la rebelión de Bar Cojba en el siglo 2, exilaron a la gran mayoría de los judíos de la tierra de Israel. Al mismo tiempo trataron de anular los vínculos del pueblo judío con su capital y su patria,  cambiando el nombre de Jerusalén a Aelia Capitolina y el de Israel a Palestina, (utilizando el nombre de los filisteos, un pueblo  ya no existente, de origen micénico, que había vivido siglos antes en una estrecha franja en la costa).

Durante los siguientes mil novecientos años las frecuentes conquistas de la tierra de Israel, (por los persas, bizantinos, árabes, cruzados, mamelucos, turcos e ingleses), y repetidas masacres, convirtieron a la tierra de leche y miel en un territorio de desiertos y colinas peladas, como lo atestigua Mark Twain que relató su visita en 1867 a  laTierra Santa en el libro "Inocentes en el extranjero".

Es interesante el hecho de que los judíos, prohibidos durante siglos de ser dueños de tierras, ignorantes de todo lo que tuviese que ver con agricultura y ganadería, al regresar a su tierra ancestral lograron convertir el desierto en jardín. Israel tiene el mérito de ser el único país en el mundo que, al final del siglo 20, tenía más árboles que los que tuvo al comienzo del siglo.

En ganadería sucedió algo similar. Un país que no tenía ganado tiene hoy más de 100,000 vacas lecheras, y, la vaca israelí, como dice la canción, "no es una vaca cualquiera".

Si hubiera un certamen mundial de "Miss Vaca Lechera", la vaca israelí, cuyo promedio de producción excede los 10,000 litros anuales, ganaría fácilmente el título. Sus principales competidoras, la vaca americana con 9,300 litros, la japonesa con 7,500 litros, la europea con 6,100 litros, y la australiana con 5,600 quedan muy atrás.

Respecto a miel, en Israel hay 450 productores que operan 84,000 colmenas. Al igual que la industria ganadera, la producción comercial de miel es limpia, moderna y sumamente eficiente.

Envía tu comentario a Enfoque@netvision.net.il

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui