x
Mi Enfoque #418 Junio 1, 2012

El problema de los infiltrados ilegales
Las Naciones Unidas: de simpatía a demonización
Madonna en Tel Aviv
La parábola del Buen Samaritano, versión 2012
Los caricaturistas antisemitas sufren de falta de originalidad

Sugerencia para modernizar el estereotipo del judío
________________________________

El problema de los infiltrados ilegales
Mi Enfoque #418, 1 de junio, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

No maltraten ni opriman al extranjero, pues también ustedes fueron extranjeros en Egipto  (Éxodo 22:20)

La Torah repetidamente conmina a los judíos a tratar a los extranjeros con justicia y humanidad, recordándoles que también ellos tuvieron la dura experiencia de ser extranjeros en Egipto, donde, durante cuatro siglos, fueron víctimas de maltratos y cruel opresión.

Desde que los romanos, hace dos milenios, después de la guerra del Siglo 1 y de la Rebelión de Bar Cojba en el Siglo 2, expulsaron a la mayoría de los judíos de la Tierra de Israel, los judíos siempre fueron considerados extranjeros en todos los países donde se establecieron, (excepto raras excepciones generalmente por breves períodos) y tratados con discriminación y dureza.

Hoy, por primera vez en dos mil años, los judíos son mayoría en un Estado judío independiente, y el mandamiento de la Torah, respecto a los extranjeros que viven en Israel, es materia de un gran debate.

Los judíos que viven en Israel no quieren volver a tener la amarga experiencia de ser minoría. El problema demográfico es complejo:

• En el curso de los últimos años entre 60,000 a 80,000 africanos de Eritrea, Sudán y otros países han entrado ilegalmente a Israel, (y continúan entrando), cruzando la península egipcia del Sinai, la mayoría de ellos impulsados, no por razones políticas, sino por haber escuchado que en Israel pueden fácilmente ganar más de mil dólares al mes, gastar un máximo de $400 y ahorrar unos $7,000 al año.
 
• Hay 250,000 trabajadores extranjeros en Israel, el 8% de toda la fuerza laboral del país, la mitad de ellos ilegales con visas expiradas.

• Más de 120,000 palestinos han recibido ciudadanía en Israel bajo el marco de reunión familiar.

•350,000 inmigrantes de la ex Unión Soviética no son judíos.

• Más de 1,500,000 ciudadanos israelíes son árabes, (20% de la población).

La mayoría de los grupos arriba mencionados no se identifican con el pais ni con el judaismo, (exceptuando los 350,000 inmigrantes sovieticos no judios, que se han integrado con gran exito al pais, y que desearian, muchos de ellos, convertirse si los rabinos los aceptasen). La mayoria de los infiltrados son musulmanes y es factible que en un futuro podrian hacer causa comun con sus correligionarios en los paises vecinos, y volverse una quinta columna.

El mayor problema social es el que presentan los africanos infiltrados. Han convertido zonas de Tel Aviv en ghettos africanos, donde los israelíes temen entrar. Los casos de violaciones y asaltos cometidos por los infiltrados sudaneses y eritreos van constantemente en aumento, aunque posiblemente no en mayor proporción que los crímenes cometidos por otros grupos étnicos en Israel. Esto ha ocasionado una reacción violenta, con tintes de racismo, de parte de personas que viven en barrios donde hoy predominan los africanos.

Se han propuesto varias soluciones. Una de ellas es ofrecer una suma de dinero y pasaje al que voluntariamente escoja regresar a su país. Otra es enseñarles oficios que les puedan servir en sus países de origen y luego deportarlos, o, para usar un mejor término, repatriarlos. Lo que no se puede seguir aceptando es una infiltración incontrolada e ilegal que, al ritmo que va, cambiaría la demografía del país.
________________________________

Las Naciones Unidas: de simpatía a demonización
Mi Enfoque #418, 1 de junio, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

En el año 1947 las Naciones Unidas tenían 57 países miembros. El mayor bloque lo constituían los países latinoamericanos, que, con excepción de Cuba, sentían simpatía a lo que Gromyko, el representante de la Unión Soviética, llamó en esa época "el movimiento nacional de liberación judía".

Los países árabes y/o islámicos eran sólo diez y fueron los únicos, aparte de Cuba, Grecia e India, que votaron en contra del Plan de Partición que creaba dos Estados, uno judío y otro árabe, en Tierra Santa.

Las Naciones Unidas tienen hoy 193 miembros. La simpatía que sentían hacia el Estado judío ha sido reemplazada por antipatía y antagonismo. ¿A que se debe esa "evolución" de simpatía a demonización?

La principal causa de la antipatía obsesiva, automática y pavloviana que las Naciones Unidas y sus organizaciones, especialmente el Consejo de Derechos Humanos, expresan a Israel es el hecho de que hoy el bloque más grande lo constituyen los casi 50 países árabes y/o islámicos que son miembros de las Naciones Unidas, y la influencia que les da su riqueza petrolera. Así lograron convertir al conflicto local árabe-israelí en una obsesión descomunal que absorbe en forma desproporcional el tiempo y la atención de las Naciones Unidas, en detrimento de encontrar soluciones a problemas de mayor envergadura, tales como masacres de cientos de miles en África, hambrunas que han matado a millones, rebeliones que han matado a decenas de miles.

La Unión Soviética, que controlaba la votación de los países satélites comunistas, había apoyado en 1947 la creación del Estado judío, con la esperanza de que tendría un gobierno de ultra izquierda. En el curso de los siguientes años se dio cuenta de que esa ilusión fue un error, y que los gobernantes de Israel eran socialistas moderados y no comunistas fanáticos. Su apoyo inicial se convirtió en un antagonismo abierto, que hizo causa común con el odio del bloque árabe. La Unión Soviética inventó la calumnia del apartheid israelí, con lo cual consiguieron convencer a los países negros africanos a que rompan relaciones con Israel. Hoy la Unión Soviética ya no existe, pero ha dejado una herencia: la calumnia del apartheid. Hoy, esa infame calumnia y su consecuencia, la demanda de boicotear a Israel, se han metastisado y se manifiestan en países democráticos y supuestamente bien informados como Gran Bretaña y los países escandinavos.
________________________________

Madonna en Tel Aviv
Mi Enfoque #418, 1 de junio, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Ayer estuve entre las 30,000 personas, (4,000 de ellas vinieron especialmente del extranjero), que llenaron el estadio de Ramat Gan para ver el show de la cantante americana Madonna, considerada hoy la "Reina del Pop".

A diferencia de numerosos cantantes y artistas extranjeros, la mayoría de ellos de segunda y tercera categoría, que boicotean a Israel por iniciativa propia, o, por presión de grupos islámicos, izquierdistas y antisionistas, Madonna hizo caso omiso de cualquier posible presión. Y no sólo eso, sino que le dio a Tel Aviv el honor de ser la ciudad donde inició la gira mundial que la llevará a más de treinta países. Su siguiente escala es en Abu Dhabi, luego irá a España, Méjico, Colombia, Chile, Brasil, y otros países hasta concluir, a principios del 2013, en Australia.

El show fue, tal como lo esperábamos, extraordinario, con bella coreografía, hermosas canciones, y efectos técnicos deslumbrantes. En un determinado momento Madonna lo interrumpió para dirigirse directamente al público y abogar en pro de la paz, de la comprensión y respeto mutuo, diciendo es la única forma de dar fin al conflicto árabe-israelí que tantos años viene durando.

Días antes de la función Madonna anunció que donaba 600 tickets a activistas pro-paz israelíes y palestinos. Varias organizaciones aceptaron el obsequio, pero dos organizaciones extremistas rechazaron la oferta. Una es el grupo "Anarquistas contra el muro", formado por israelíes de ultra izquierda que se oponen a la existencia del Estado, y la otra es "Sheik Jarra", una organización palestina anti-Israel.
________________________________

La parábola del Buen Samaritano, versión 2012
Mi Enfoque #418, 1 de junio, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

El capítulo 10 del Evangelio de Lucas, en siete cortos versos, del 30 al 37, relata la parábola del Buen Samaritano. En una época, durante la cual las relaciones entre los judíos y la nación vecina de los samaritanos no eran buenas, un samaritano vio a un judío que había sido asaltado y herido por ladrones. Su corazón se conmovió, le vendó las heridas, lo cargó en su propio animal, y lo llevó a una posada donde pagó al dueño para que atienda al herido.

En estos días las relaciones entre Israel y Turquía no son buenas, pero Nadav Ben Yehuda, un israelí, cuyo sueño era llegar a la cumbre del Monte Everest, salvó, arriesgando su propia vida, a un turco. Nadav vio, cuando ya le faltaba poco por llegar a la cumbre, un cuerpo tirado en el suelo, similar a dos muertos que ya había visto durante la subida. Lo examinó, vio que no tenía guantes en las manos ni máscara de  oxigeno, pero aún respiraba. Inmediatamente se sacó sus guantes y se los puso al turco, le puso su propia máscara de oxigeno y lo trató de revivir. Entró en pánico cuando la válvula de oxigeno se congeló y dejó de funcionar. Viendo que cada minuto era crucial, cargó al turco y empezó el largo y peligroso descenso que duró más de ocho horas. En el camino vio a otro montañista sufriendo de lo que parecía ser un edema pulmonar, y gritó a un grupo de ingleses que estaban cercanos para que fuesen al hombre y le diesen oxígeno. Continuó su descenso cargando al turco hasta llegar a un campo donde un helicóptero los recogió y los llevó a un hospital en Katmandú porque ambos tenían los dedos congelados y estaban en peligro de perderlos.

Nadav hoy está de regreso en Israel donde los médicos están tratando de salvar sus dedos. A diferencia del Buen Samaritano que no recibió premio ni reconocimiento por su gesto humanitario, y cuyo nombre ni siquiera es mencionado por Lucas, Nadav recibirá el mes entrante, de manos de Shimon Peres, Presidente de Israel, la Medalla Presidencial de Honor.
________________________________

Los caricaturistas antisemitas sufren de falta de originalidad
Mi Enfoque #418, 1 de junio, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Los caricaturistas antisemitas, fieles discípulos de Julius Streicher, editor del periódico nazi Der Sturmer, tienen un gran problema: carecen de originalidad. Sus estereotipos judíos, nariz ganchuda, calvos, encorvados, ropa negra, horribles y asquerosos, y sus temas, (judíos crucificando nuevamente a Jesús o a otros, figuras monstruosas devorando niños, etc.) ya han sido requeteusados, se remontan a la época nazi y aún a décadas anteriores, y, con franqueza, son monótonos y aburren.

Dos caricaturas muestran la Estrella de David como un muro dentro del cual judíos encarcelan a gente inocente. Una de ellas fue publicada hace ochenta años en Alemania por periódicos nazis hace ochenta años, a mediados de la década de los 30. La otra fue publicada en julio del 2003 en las páginas Web de los periódicos americanos New York Times, Washington Post, Philadelphia Inquirer y Seattle Times. No hay diferencia entre ellas. Ambas están inspiradas por el mismo sentimiento de odio y prejuicio, pero la americana tiene el defecto adicional de carecer de originalidad.

La acusación medieval de que los judíos matan a niños cristianos sigue de moda. En una caricatura, publicada en el año 2003 por el periódico británico Independent, se ve a un monstruoso Ariel Sharon devorando a un bebe palestino, un mensaje "Vota por Likud" y atrás se ven helicópteros de guerra. Esta caricatura tiene el gran merito de haber recibido el premio a "La mejor caricatura política del 2003" de Gran Bretaña.

Tampoco falta la antiquísima acusación de deicidio, como fue la caricatura publicada por el periódico italiano La Stampa en el mes de abril, 2002 donde se ve a un tanque israelí, (identificado con la Estrella de David) disparando al Niño Jesús en el pesebre.

Judíos devorando niños y matando a Jesús, temas de antigüedad milenaria, se han vuelto tan aburridos por su constante repetición que ha llegado el momento de que se les de un merecido descanso. Utilizarlos hoy día demuestra pereza mental y falta de originalidad. Hay que exigir a los caricaturistas antisemitas, y a los periódicos que los publican, que encuentren nuevos temas para demonizar a los judíos. ¿Tal vez se podría instituir un premio anual a la "Caricatura antisemita más original del año"?
________________________________

Sugerencia para modernizar el estereotipo del judío
Mi Enfoque #418, 1 de junio, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

No se necesita un rótulo en las caricaturas para identificar como judío a un personaje de nariz ganchuda, mirada malévola, manos como garras, encorvado, calvo, vestido con ropón negro. Esa imagen es obsoleta y se debería modernizar.

Me permito sugerir a los caricaturistas antisemitas que compren el último número de Maxim, una revista para hombres heterosexuales, (esta aclaración es necesaria en nuestros días), con una circulación de millones de ejemplares en Gran Bretaña, Estados Unidos y varios otros países. Anualmente, desde el año 2000, Maxim publica una lista de las 100 mujeres más lindas y sexis del mundo. Este año la número uno de la lista es la modelo israelí Bar Refaeli. En el tercer lugar está la actriz judía Mila Kunis.

Un turista que visita Israel durante los meses de verano, y quiere deleitar sus ojos, debería ir a las soleadas playas donde verá infinidad de preciosas muchachas que no tienen nada que envidiar a Bar Refaeli.

Sería mucho más interesante que los caricaturistas antisemitas, en vez de usar al antiguo, aburrido y obsoleto estereotipo de un viejo judío de nariz ganchuda, utilicen como estereotipo a la joven y bella Bar Refaeli. Las caricaturas cumplirían así una doble función: demonizarían a los judíos, pero, a la vez, demostrarían el apoyo del caricaturista―y del medio de comunicación que lo publica―a la noble causa, hoy tan importante, de la igualdad femenina.

Podrían dibujar a Bar Refaeli en bikini, devorando niños cristianos, crucificando a Jesús y ametrallando a inocentes palestinos. Este nuevo estereotipo judío, (en este caso, judía), les permitiría llegar a un público―hoy limitado a antisemitas―de millones de hombres heterosexuales que apreciarían ver a Bar Refaeli en cualquier forma y con cualquier pretexto.

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui