x
Mi Enfoque # 10 30 de abril, 2003

Mi Enfoque # 10    30 de abril, 2003

251 asesinos suicidas en los últimos diez años
Tema controversial
Historia del movimiento Lubavitcher-Habad
Del Culto a la Personalidad hasta la Identificación con Dios

*******************************************************************

251 asesinos suicidas en los últimos diez años
Mi Enfoque # 10    30 de abril, 2003

El asesino suicida de anoche, que mató ayer en un café del malecón de Tel Aviv a tres personas e hirió a 35, es el número 251 desde 1993. Estaba acompañado de otro aspirante a asesino suicida cuya bomba no explotó y logró escapar. (Como dato curioso ambos árabes tienen ciudadanía británica).
Aparte de esos 251 suicidas “exitosos”, - que en estos momentos están gozando cada uno con sus 72 vírgenes, lo cual da un total de 18,072 vírgenes, (número que excede en mucho al título de la novela cómica ¿Pero hubo alguna vez 11,000 vírgenes? del autor español Enrique Jardiel Poncela), - el ejército, la policía, y el Shin Bet han conseguido y consiguen detener a decenas de aspirantes a asesinos suicidas antes de que hagan explotar sus bombas.
La última encuesta, de hace sólo unos días, encontró que el 60% de los palestinos aprueban la táctica de asesinos suicidas, y consideran que esa es la mejor forma de luchar contra lo que ellos llaman “la ocupación”.
Pero, considerando que lo único que han conseguido con sus tácticas de terror es que Israel haya vuelto a ocupar sus ciudades, que Arafat haya sido desplazado por Abu Masen, que las casas de los suicidas sean destruidas por el ejército, y que tanto el ánimo de Israel como la desconfianza a los palestinos se han incrementado notablemente, yo diría que es una táctica donde el tiro les sale por la culata.
En las palabras de Talleyrand, el Ministro de Relaciones Exteriores de Napoleón, esa política ¡es peor que un crimen, es un error garrafal!

********************************************************************

Tema controversial
Mi Enfoque # 10    30 de abril, 2003

Alguién preguntó una vez, ¿Cual es la religión más parecida al Judaismo?
Y le contestaron, Los Lubavitcher
Los siguientes artículos de este boletín los dedico a un tema muy controversial: la creencia de muchos miembros del movimiento Habad – no de todos – de que el finado Rebbe es el Mesías a quien los judíos hemos esperado desde hace miles de años.
Uno de los Trece Principios fundamentales del Judaismo, según Rambam, (Maimónides), es la creencia de que el Mesías llegará.
Según la definición judía ortodoxa, (rama a la cual pertenece el movimiento Habad), el Mesías reune las siguientes características:
a. es descendiente del Rey David,
b. reunirá a todos los judíos hoy dispersos por el mundo en Eretz Israel,
c. reinará en Jerusalem,
d. reconstruirá el Templo,
e. iniciará una era de paz, justicia y compasión.

Es evidente que el Rebbe, (con la excepción de su posible descendencia del Rey David, para constatar lo cual necesitaríamos un árbol genealógico que se remonte a 3,000 años atrás), no cumplió con ninguna de las características del Mesías:
a. No hay pruebas genealógicas irrefutables de su descendencia del rey David
b. Aún hay más judíos dispersos en el resto del mundo que en Israel.
c. El Rebbe no reinó nunca en Jerusalem, y ni siquiera visitó ni el país ni la ciudad.
d. No reconstruyó el Templo.
e. Respecto a la nueva era que su llegada debió haber inaugurado, la situación del mundo de hoy, con sus guerras, intifadas, actos terroristas, bombas-suicidas, masacres, no refleja ningún cambio hacia la paz, justicia ni compasión.

Pero, en su afán de creer y propagar que el difunto Rebbe es el Mesías, un porcentaje apreciable de los Lubavitcher está redefiniendo al Mesías en el sentido cristiano: “el Mesías ya llegó, no terminó su tarea, pero lo hará en su segunda venida”.
La palabra “Cristo” es la traducción griega de la palabra Hebrea “Meshiaj”, Mesías, con lo cual se entiende que el significado de la palabra “Cristianismo” es “Mesianismo” , un movimiento constituido originalmente sólo por judíos seguidores de un rabino carismático a quien consideraron Mesías, a quien, luego de su muerte, eventualmente elevaron a la categoría de Dios, como parte de la Divina Trinidad, “El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo”).
Hoy parece que la historia se repite. Un grupo de judíos seguidores de un rabino carismático a quien consideran Mesías podría ser el embrión de una nueva religión.
Pero comenzemos por el principio, la historia de Habad, de la cual trataré en el artículo a continuación.

 

Historia del movimiento Lubavitcher-Habad
Mi Enfoque # 10    30 de abril, 2003

El movimiento Habad – el nombre viene de las iniciales de Hokhma, Binah y Daat, (Sabiduría, Entendimiento, y Conocimiento), - fué fundado por Shneur Zalman de Lyady en 1777. Su hijo Dov Ber se mudó en 1813 al pequeño pueblo de Lubavich en Belorussia, cuyo nombre, desde esa época, quedó ligado al movimiento de Habad. En el período durante las dos guerras mundiales mudaron su centro primero a Latvia, luego a Polonia, y por último, bajo el liderazgo de Joseph Isaac, a los Estados Unidos.
Joseph Isaac, desde Brooklyn fundó las modernas organizaciones del Habad, colegios, yeshivot, periódicos, publicaciones, y numerosas organizaciones de caridad. En 1948 fundó Kfar Habad en Israel. Su contribución al renacimiento del judaismo ortodoxo en Estados Unidos no tiene igual.
Menahem Mendel Schneersohn, nacido en 1902, yerno de Joseph Isaac, y estudiante de matemáticas y ciencias en la Universidad de la Sorbonne en París, a la muerte de su suegro,  se convirtió en el sétimo lider en la historia de los Lubavitcher. Su carisma, su profundo conocimiento de la Torah, y su genio de organización convirtió al movimiento Habad en la principal organización religiosa judía con oficinas regionales en muchos paises del mundo.
El Rebbe dirigió Habad durante 44 años hasta su fallecimiento en 1994. Durante su período el movimiento llegó a contar con cerca de 200,000 miembros, y más de 1,400 centros Lubavitcher en 35 paises en seis continentes.
Habad hoy es basicamente un movimiento misionero cuyo loable objetivo es acercar a los judíos a la religión judía. Su exitosa labor es digna de elogio, aprecio y gratitud.
Lamentablemente los anhelos mesiánicos de una apreciable parte de sus miembros, unidos a la influencia y al prestigio del movimiento, hacen de ese sector de Habad el peligro más grande para el Judaismo desde la época del falso mesías Shabbetai Zevi.
Antes de la muerte del Rebbe la mayoría de los Lubavitcher creían que era el Mesías y que estaba esperando el momento apropiado para revelarse, momento que sus seguidores esperaban con ansiedad. Nunca pensaron que algún día moriría, pero eso es lo que ocurrió.
Luego de su muerte muchos Lubavitchers – nadie sabe cuantos – continúan creyendo que el Rebbe es el Mesías, aunque murió el 12 de junio de 1994 a la edad de 92 años, y que resucitará para cumplir sus tareas de Mesías.
Rapidamente crearon una doctrina de la resurrección e insistieron que la creencia de que el Rebbe es el Mesías es indispensable para la salvación de cada judío. Hasta hoy dicen, al final de cada rezo:

Viva nuestro Señor, nuestro Maestro, nuestro Rey, para siempre y por la eternidad.

Me imagino que ya es sólo cuestión de tiempo para que los seguidores del Mesías de Lubavitch determinen que Hanna, (1879-1965), la madre de Menahem Mendel, fué virgen cuando lo dió a luz.

 

Del Culto a la Personalidad hasta la Identificación con Dios
Mi Enfoque # 10    30 de abril, 2003

La ciudad está empapelada de carteles, donde se ve la foto del Rebbe de Lubavitcher. Sus mesiánicos seguidores pegan en cualquier sitio libre que encuentren en cualquier barrio de cualquier ciudad en Israel, con clara intención misionera de conversión a la creencia en su Mesías. La frase superior del cartel dice ¡Que viva nuestro Señor, nuestro Maestro, nuestro Guía Espiritual, Rey Salvador para la eternidad! La frase inferior dice Rey Mesías
El rabino David Berger, en su libro The Rebbe, the Messiah, and the Scandal of Orthodox Indifference, (El Rebbe, el Mesías y el escándalo de la indiferencia de los ortodoxos) menciona que en ciertas sinagogas Lubavitcher enseñan a los niños a rezarle directamente al Rebbe. “Nuestro Señor, Rey, y Salvador para la eternidad”, identificándolo con Dios.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui