x
Mi Enfoque # 11 8 de mayo, 2003

Mi Enfoque # 11    8 de mayo, 2003

¿De donde el nombre “Palestina”?
¿Porqué esa obsesión del mundo con los judíos?
Doble standard
¡Adios, Mitzna!

¿De donde el nombre “Palestina”?
Mi Enfoque # 11    8 de mayo, 2003

Nunca ha habido en la historia un país independiente llamado Palestina, ni tampoco, antes de mediados del siglo XX, hubo árabes que se considerasen “palestinos”.
El origen del nombre “Palestina” no tiene ninguna relación con los árabes. El nombre “Palestina” se deriva de “Filistia”, la tierra de los Filisteos, un pueblo de origen griego, posiblemente de la isla de Creta, que ocupó una pequeña franja en la costa, desde Gaza hasta Ashdod. Su llegada a la región en el siglo XII BCE coincidió con la conquista israelita de Canaan. Los dos pueblos estuvieron constantemente en guerra, hasta que el Rey David, en el siglo X, los derrotó.
En el siglo VI los Babilonios los deportaron, y sus ciudades fueron pobladas por persas y helenos en los siglos siguientes. Lo único que quedó de los filisteos es el nombre “Palestina”.
En el año 135 CE los romanos lograron finalmente derrotar la rebelión en Judea y matar a Bar Kojba, después de tres años y medio de guerra, durante la cual los judíos lograron temporalmente liberar Jerusalem. La muerte de Bar Kojba fué el inicio de una etapa de represión, masacres y persecución religiosa. Los sobrevivientes fueron exilados y vendidos como esclavos. Los romanos, para borrar toda relación de los judíos con la tierra de Israel, la llamaron Syria Palestina, y a Jerusalem la denominaron Aelia Capitolina.
En 1922, después de la derrota de los turcos, que habían sido aliados de los alemanes en la Primera Guerra Mundial, Gran Bretaña recibió de la Liga de las Naciones el mandato sobre lo que oficialmente se denominó “Palestina”, y que incluía ambas franjas del río Jordán. Poco tiempo después Gran Bretaña creó el Emirato de Transjordania en la ribera este del Jordán para compensar a la familia Hashemite que había sido expulsada por la familia de Ibn Saud, de lo que ahora se denomina Arabia Saudita. El nombre “Palestina”, desde entonces, se aplicó sólo al territorio en la ribera occidental del río, y los judíos que vivían en la zona tenían documentos de identidad como “palestinos”.
(Como nota personal puedo contar que, cuando en Lima me peleaba en esa época, ya hace un buen número de años, con los chicos del barrio, estos en tono no muy amistoso me aconsejaban: “Judío de m... Vete a Palestina”. Eventualmente acepté el consejo, pero ese ya es otro tema, y mejor volvamos ahora a la historia).
En 1949, luego de la firma del armisticio con Israel, Transjordania anexó las zonas de Palestina ocupadas por su ejército, y cambió el nombre del país al “Reino Hashemita de Jordania”. La franja de Gaza fué ocupada por Egipto, y Palestina como entidad política dejó de existir.
En 1964 el término fué resucitado cuando se fundó la OLP, Organización de la Liberación de Palestina. Como dicha organización no tuvo la mínima intención entre 1964 a 1967 de liberar las zonas anexadas por Jordania ni la franja de Gaza, sino que se limitó a realizar actos de terrorismo infiltrándose a Israel, es evidente que para Arafat y compañía “Palestina” en esos años era el estado de Israel, y no incluía los territorios controlados por Jordania y Egipto..
Luego de 1967, ya no teniendo que lidiar con Egipto y Jordania, extendieron el nombre “Palestina” para incluir a todo el territorio al occidente del río Jordán.

 

¿Porqué esa obsesión del mundo con los judíos?
Mi Enfoque # 11    8 de mayo, 2003

Para de entrada eliminar cualquier esperanza que alguien pueda tener de encontrar aquí la explicación a la obsesión del mundo con los judíos, quiero dejar aclarado que yo ¡no tengo la menor idea!
Pero que el mundo está obsesionado por los judíos no hay la menor duda.
Un ejemplo: si comparamos Australia, un continente inmenso de 18 millones de habitantes, con los judíos, - que entre Israel y el mundo bordean los 11 millones, - basándonos en los artículos publicados por el New York Times durante todo el año 1997, vemos que hubieron sólo 20 (veinte) artículos sobre Australia, y más de 500 (quinientos) sobre Israel. Y eso tomando en cuenta que 1997 fué un año relativamente tranquilo en Israel, ya que Arafat recién empezó su “Intifada” en el año 2000.
Nadie tiene opinión formada acerca de Holanda, Burma, Costa Rica, Finlandia, y otros cien paises, pero todos tienen opinión sobre Israel y los judíos. No hay columnista o periodista que no se considere lo suficientemente experto como para dar su opinión sobre Israel y su política interna y externa.

 

Doble standard
Mi Enfoque # 11    8 de mayo, 2003

En 1982, en los campos de refugiados palestinos, Sabra y Shatila, en el Líbano, milicias cristianas libanesas masacraron entre setecientos a ochocientos palestinos. Israel fué universalmente condenada, y en los últimos meses hubieron intentos en Bélgica para juzgar a Ariel Sharon, el Ministro de Defensa de Israel en esa época.
Pocos meses antes, el presidente Asad, (padre del actual, tuvo que enfrentarse a una rebelión de Musulmanes fundamentalistas en la ciudad de Hama. El gobierno de Siria no usó cañones de agua ni balas de jebe. Tampoco envió a sus soldados a arriesgar sus vidas de casa en casa para buscar enemigos dentro de la población civil.
El gobierno de Siria hizo algo mucho más sencillo, eficaz y de menos riesgo para sus soldados. Bombardeó con cañones, tanques y aviones la ciudad, y luego la terminó de destruir con tractores. Amnesty International calcula el número estimado de muertos en cerca de veinticinco mil. No hubo nunca ninguna manifestación en el mundo contra Asad, ni Bélgica trató nunca de juzgarlo.
En Algeria y Sudán sus gobernantes han matado a decenas de miles. No han habido protestas de los liberales europeos. Nadie ha sugerido hacer un boycott de sus intelectuales y de sus publicaciones, o vender las acciones de firmas de esos paises, o juzgarlos en Bélgica.
En Saudi Arabia las mujeres no tienen ningún derecho civil, (y los hombres, muy pocos). No hay protestas ni editoriales condenando esa política.

 

¡Adiós Mitzna!
Mi Enfoque # 11    8 de mayo, 2003

Hace unos días, en una corta declaración televisada, Amram Mitzna, elegido hace cinco meses jefe del partido laboral, renunció a su cargo, quejándose de que había descubierto que la politica era “sucia” y que su partido no lo merecía a él.
Esto me hizo recordar un artículo que el prestigioso escritor y columnista Mario Vargas Llosa escribió hace unos meses en Noviembre, 2002, titulado ¡Bienvenido Mitzna!, en la cual elogiaba a este nuevo político, incluyendo en su entusiasmo palabras muy simpáticas hasta de la barba de Mitzna.
Cuando yo escuché que Mitzna, durante la campaña electoral, manifestó repetidas veces su intención de entablar negociaciones con Arafat sin condiciones y sin relación a los actos terroristas cotidianos, declaraciones tan reñidas con la realidad del país, tan opuestas al sentir de la mayoría, le escribí a Vargas Llosa que sería conveniente que fuese preparando un artículo a titularse ¡Adiós Mitzna!
Estaré atento a ver si Vargas Llosa publica algún artículo sobre este tema.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui