x
Mi Enfoque # 21 19 de setiembre, 2003

Mi Enfoque # 21    19 de setiembre, 2003

• El rabino y el terrorista
• ¿Donde estás Rey Salomón ahora que te necesitamos?
• El hombre de las 7 vidas
• Elokim natan, Elokim lakaj – Diós dió, Diós tomó

 

El rabino y el terrorista
Mi Enfoque # 21    19 de setiembre, 2003

¿Recuerdan al Rabino Moshe Hirsch? Es el ministro de la Autoridad Palestina encargado de asuntos judíos. Hoy vi en el periódico una foto de Hirsh visitando a Arafat en Ramalla para expresarle su fiel adhesión ante la amenaza del hereje gobierno sionista de expulsar a quien el Rabino Hirsch llama con sinceridad y de todo corazón, “mi mejor amigo, mi hermano”.
No nos queda más que desearles a ambos la bendición que Tuvia el Lechero, en Un violinista sobre el tejado le dedicó al zar de Rusia, “Que Dios se los lleve lejos lejos de nosotros”.

*******************************************************************

¿Donde estás Rey Salomón ahora que te necesitamos?
Mi Enfoque # 21    19 de setiembre, 2003

Hay hoy un problema en Israel que, según los comentaristas, puede constituir una bomba de tiempo. Cerca de un cuarto de millón de trabajadores ilegales están en el país, realizando los trabajos que el cuarto de millón de desocupados israelíes desdeña hacer por considerarlos debajo de su “dignidad”, y porque pagan menos que lo que reciben del gobierno como desocupados.
Esta gente ilegal, en su gran mayoría personas decentes y de trabajo, cuyo único crimen es estar en Israel y trabajar sin permiso legal, provienen de todos los rincones del mundo. Hay chinos, filipinos, peruanos, colombianos, ecuatorianos, nigerianos, rumanos, búlgaros, polacos, y de muchos otros paises.
Casi todos viven en Tel Aviv, en la zona llamada, “Estación Central Antigua” donde han formado barrios con sus propias iglesias, templos, restaurantes, bares, que me recuerdan a la película “Montenegro” de hace unos 15 años.
El gobierno de Israel no ata ni desata respecto a este problema. Ultimamente se decidió que permitir la estadía a los ilegales constituía anarquía, y se dió instrucciones a la policía para efectuar redadas en establecimientos comerciales, industriales, y en casas privadas, para deportar a los ilegales del país y poner multas a sus empleadores.
A nadie aún se le ha ocurrido quien podrá realizar los trabajos que hoy hacen los ilegales, y si la ausencia de estos trabajadores no influenciará negativamente en el desarrollo económico del país.
Este problema no sólo es legal y económico sino también humano. Muchos de los/las ilegales han formado aquí hogares con otros/otras ilegales, producto de lo cual hoy hay en Israel varios miles de niños y adolescentes cuyo idioma natal es el hebreo, y que no conocen otro hogar que Israel.
¿Qué hacer con los niños, deportarlos? ¿Deportar sólo a los padres y dejar a los niños en Israel, destruyendo así el núcleo familiar? ¿Deportar a los niños y quedarnos con los padres?
Mi conclusión es que sólo alguien con la sabiduría del Rey Salomón, experto en partir y repartir niños, puede encontrar una solución a este problema.

*******************************************************************

El hombre de las 7 vidas
Mi Enfoque # 21    19 de setiembre, 2003

El animal que proverbialmente tiene mas vidas es el gato. Arafat ha igualado ese record, y posiblemente hasta lo ha sobrepasado.
Fué liquidado politica y militarmente en Jordania a principios de la década de los 70, pero resucitó poco después en el Líbano.
Fué liquidado militarmente y expulsado del Líbano a principios de los 80, y tuvo que refugiarse en Tunisia.
A principios de la década de los 90 su mál calculado apoyo a Saddam Hussein lo liquidó politicamente, hasta que Rabin y Peres, en un aún peor cálculo, cuyas consecuencias han sido catastróficas, lo resucitaron, trayéndolo a Gaza donde asumió el puesto de presidente de la Autoridad Palestina.
La semana pasada Arafat, que ya estaba totalmente desprestigiado ante Estados Unidos y Europa por serrucharle el piso al primer ministro Abu Mazen, fué resucitado nuevamente por el gobierno de Israel cuando, en respuesta los últimos dos atentados terroristas suicidas, el gabinete ministerial anunció que “Arafat sería expulsado - pero no hoy ni mañana, tal vez algún día”. Esa declaración vaga e indefinida bastó para hacer el milagro de la resurrección. De inmediato los de la extrema izquierda de Israel, (todavía queda uno que otro terco y empecinado que, parafraseando a Mateo 7:3, ve la mota en el ojo de su hermano pero no ve la viga que está en su propio ojo) hicieron el peregrinaje a Ramalla para servir de escudo humano a Arafat.
En las Naciones Unidas decenas de representantes de las naciones elogiaron a Arafat y pidieron que se condene a Israel. Lo cual no me sorprende, pues, como dice el Talmud, los que son misericordiosos con el cruel terminan siendo crueles con el misericordioso.

*******************************************************************

Elokim natan, Elokim lakaj – Diós dió, Diós tomó
Mi Enfoque # 21    19 de setiembre, 2003

¡Elokim natan, Elokim lakaj! Este fué el comentario de un familiar de la niñita de seis años olvidada por sus padres en una camioneta, que fué encontrada al día siguiente en el interior del vehículo muerta por sofocación o asada por el calor de horno del ardiente sol del verano.
Los hechos son los siguientes: una familia ultra-ortodoxa, padre, madre y 12 (doce) hijos, fueron traidos a su casa tarde en la noche, de regreso de haber asistido a un casamiento, por una camioneta con chofer. La familia bajó de la camioneta e ingresó a su casa. El chofer prendió el motor e iba a ponerse en marcha cuando el padre salió corriendo de la casa, gritando, “!Espere, espere! ¡Me he olvidado algo!”. La camioneta paró, el padre ingresó al vehiculo y con un suspiro de alivio cogió el sombrero que se lo había olvidado, y regresó a la casa.  La familia se fué a dormir, en la mañana siguiente los hermanos mayores ayudaron a los más chiquitos a vestirse y tomar desayuno, y todos salieron, los niños a sus diversos colegios, el padre a estudiar la Torah, como lo hace todos los días todo el día.
Al mediodía los niños regresaron para almorzar, y la madre se dió cuenta que la pequeña Esther no había regresado de su kindergarten.
Luego de una búsqueda frenética la encontraron unas horas más tarde muerta adentro de la camioneta estacionada bajo el sol.
Por supuesto que la negligencia de los padres no es monopolio de los ultra-ortodoxos ni de las familias con numerosos hijos. Accidentes fatales causados por negligencia e irresponsabilidad ocurren en toda clase de sociedades y familias.
La diferencia, me parece a mí, es que la fé de los ultra-ortodoxos les hace abdicar toda responsabilidad personal por las consecuencias de cualquier acto de negligencia, para, en vez, atribuir la completa responsabilidad al Ser Divino. “Diós dió, Diós tomó”.
Esta filosofía posiblemente dé tranquilidad espiritual a la persona, pero también lo hace fatalista y le quita la iniciativa personal. Todo está en manos de Diós.
Las estadísticas apoyan mi tesis. Bnei Brak, suburbio ultra-ortodoxo de Tel Aviv, es uno de los sectores más pobres per capita del país, ya que muchos de sus habitantes se dedican al estudio “full time” de los libros sagrados en vez de trabajar y ganarse la vida, y tienen numerosa prole. Por consiguiente, el porcentaje de gente en Bnei Brak que tiene autos y licencia para conducir es muy bajo. Lo que es más alto que en el resto del país es el número de peatones atropellados.
Puedo atestiguar que he visto, en más de una ocasión, a una madre empujando un coche de bebe entre los autos que avanzan, y agarrando con la otra mano a una hilera de niñitos. ¿Porqué cruza dicha madre con sus hijitos por el medio de la cuadra en vez de hacerlo por el sitio designado? Yo creo que el raciocinio de la señora es el siguiente: Todo está en manos de Diós. Si El ha dictaminado que moriremos atropellados  no importa por donde cruzamos la pista. Si El ha dictaminado que no moriremos atropellados tampoco importa por donde cruzamos la pista.
Yo personalmente creo que Al que madruga Diós lo ayuda, A Diós rogando y al mazo dando, y Diós ayuda al que se ayuda a si mismo es una filosofía que concuerda con la teoría del libre albedrío, es decir que nosotros debemos asumir responsabilidad por nuestros actos, y no “lavarnos las manos” al decir, como en este trágico caso, Diós dió, Diós tomó.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui