x
Mi Enfoque # 27 12 de diciembre, 2003

Mi Enfoque # 27    12 de diciembre, 2003

• El nombre de “Moises” es un indicio de su existencia histórica
• El rey Ciro de Persia y la declaración Balfour
• Ganaron las elecciones porque mataron a más sionistas.
• El pueblo judío es el único en la historia al cual repetidamente se ha tratado de exterminar.
• Si Barbara Tuchman viviese agregaría un capítulo más a su libro, “La Marcha del Desatino”

 

El nombre de “Moises” es un indicio de su existencia histórica
Mi Enfoque # 27    12 de diciembre, 2003

Moises, la figura principal en la Biblia Judía, es el más grande de los profetas y el único con el cual Dios habló personalmente, cara a cara, en contraste con los otros profetas a quien Dios habló solamente en visiones y sueños. La nación que él fundó ha sobrevivido ya más de tres milenios, gracias a sus enseñanzas, sus leyes, y su liderazgo. De acuerdo a la tradición religiosa, Moises es quien escribió la Torah, dictada por Dios.
Los historiadores y arqueólogos no han encontrado, fuera de la Biblia, ninguna prueba de que Moises existió, lo cual induce a muchos escépticos a negar que haya habido tal persona.
Un reciente artículo de la revista BR (Bible Review) argumenta que el mismo nombre, “Moises”, es un claro indicio de la realidad histórica de uno de los más extraordinarios hombres que han dejado su marca en la humanidad.
El nombre “Moises”, pronunciado Moshé en hebreo y Moses en inglés, fué dado por la princesa egipcia que adoptó al bebe, “porque lo saqué (meshihitu) del agua” (Exodo 2:10). Esta explicación es problemática ya que es improbable que la hija de un faraón que quería exterminar a los judíos le diese un nombre hebreo a su hijo adoptivo. Lo mínimo que esto hubiese ocasionado habría sido mucha extrañeza y rumores malintencionados en la corte real.
Del punto de vista linguístico, Moshé significa “sacar”, forma activa del verbo, lo cual no corresponde a la historia, ya que Moises no sacó a nadie del agua él fué sacado del agua. La forma pasiva de su nombre, si hubiese sido en hebreo. debió ser algo así como Mashui.
El idioma egipcio nos sugiere una alternativa más lógica. El nombre Mose se relaciona a nombres egipcios muy conocidos como Amenmose, Ramose (Ramses) y Thutmose, que se traducen como Hijo de Amen, Hijo de Ra y Hijo de Thutmose. Mose significa por lo tanto Hijo.
El hecho de que la Biblia conserva el nombre egipcio del liberador del pueblo hebreo que fué criado como un príncipe en la corte del Faraón es un fascinante indicio linguístico de su existencia histórica.

 

El rey Ciro de Persia y la declaración Balfour
Mi Enfoque # 27    12 de diciembre, 2003

No cesa de causarme admiración y asombro como los eventos bíblicos se repiten en la historia contemporanea del pueblo judío. Hitler utilizó los mismos argumentos de Haman para justificar su campaña para exterminar a los judíos (Esther 3:8). Nehemías tuvo que construir un muro para protegerse de los enemigos, quienes protestaron ante el rey de Persia por la construcción de esa cerca, (Nehemías 2:19).
En el Siglo VI antes de la presente era Ciro, rey de Persia y conquistador de Babilonia, dió un decreto autorizando a los judíos exilados a regresar a su país: ¿Quién está acá de su pueblo? Que su Dios vaya con él, y que vaya a Jerusalem, en Judah, y que construya la casa del Señor Dios de Israel (Ezra 1:2 y 1:3).
El 2 de Noviembre de 1917 Arthur James Balfour, Secretario del Exterior del gobierno inglés, envió una carta a Lord Rothschild, en la que declara, en términos equivalentes a los del Rey Ciro, “El gobierno de Su Majestad ve con favor el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío”.
No hay nada nuevo bajo el sol, (Ecclesiastes 1:9).
 
 

Ganaron las elecciones porque mataron a mas sionistas.
Mi Enfoque # 27    12 de diciembre, 2003

El Jerusalem Post reportó que en las elecciones estudiántiles en la universidad palestina Beir Zeit en Ramallah los estudiantes afiliados al movimiento terrorista Hamas derrotaron a los estudiantes afiliados al Fatah de Yasser Arafat. De los 51 sitios del Parlamento Estudiantil Hamas ganó 25, Fatah 20, el Partido Popular por la Liberación de Palestina, 5, y el Partido del Pueblo el sitio restante.

En su campaña electoral Hamas utilizó modelos de omnibus israelíes que hicieron explotar, mientras que Fatah hizo lo mismo con modelos de asentamientos judíos.

El debate electoral tuvo como tema principal una discusión sobre cual de los grupos había matado mas sionistas. El orador de Hamas declaró que estudiantes de Beir Zeit afiliados al Hamas habían matado 135 sionistas, y desafió al representante de Fatah para que diga cuantos sionistas habían matado ellos. Cuando el de Fatah evadió responder con cifras concretas se dió como ganador del debate al representante de Hamas.

 

El pueblo judío es el único en la historia al cual repetidamente se ha tratado de exterminar.
Mi Enfoque # 27    12 de diciembre, 2003

El pueblo judío tiene el dudoso honor de ser la única nación a la cual en repetidas ocasiones se le ha tratado de exterminar.
Hace 3,400 años el faraón de Egipto dió una serie de leyes genocidas cuyo propósito era la exterminación de los hebreos. No le resultó.
Hace 2,500 años Haman, el vizier del imperio más poderoso de ese entonces, obtuvo del rey la autorizacion para exterminar a todos los judíos residentes en el imperio. No le resultó.
Durante los dos mil años siguientes no hubo un solo país en Europa donde no masacrasen a los judíos, los quemasen vivos, los expulsasen, o los convirtiesen por la fuerza.
En el siglo XX Hitler llegó al poder con el propósito específico de eliminar al pueblo judío de la faz de la tierra. Logró asesinar a seis millones, la tercera parte del pueblo judío, y no consiguió su “solución final” solamente por cometer el mismo error de Napoleón de atacar a Rusia.
Hoy el Islam fanático y terroristas como Arafat, Hamas, Hizballah, alentados por las declaraciones de respetados intelectuales - Saramago, premio Nobel, Ramallah es peor que Auschwitz Teodorakis, famoso compositor griego, Los judíos son la raiz de toda la maldad - y con la venia del “imparcial” periodismo europeo, quieren asesinar judíos donde los encuentren, y eliminar a Israel como estado del pueblo judío, bajo la beneplácita mirada de las Naciones Unidas que no pierde oportunidad de condenar a Israel.
Nuestra respuesta, hoy, mañana y siempre, es el verso 17 del Salmo 118: No moriré sino que viviré.

 

Si Barbara Tuchman viviese agregaría un capítulo más a su libro, “La Marcha del Desatino”
Mi Enfoque # 27    12 de diciembre, 2003

La historiadora americana Barbara Tuchman, (1912-1989), recibió dos veces el premio Pulitzer. La primera vez en 1962 por su libro The Guns of August,  y la segunda vez en 1971 por su biografía del General Stilwell. Su libro The March of Folly, (1984), analiza la política de desatinos de los gobiernos, refiriéndose a políticas absurdas, contra-producentes, y dañinas a los intereses de la nación.
Haciendo un paréntesis, yo traduzco aquí “folly” como desatino, aunque otras traducciones alternativas, tal vez más apropiadas, son “disparate, despropósito, desacierto, dislate, absurdo, locura”, ó, el contundente peruanismo, “cojudes”.
Según la historiadora, para que una política pueda ser considerada desatinada, debe reunir los siguientes criterios:
a) La política debe ser considerada en su propio momento – y no unicamente años después - como contra-productiva.
b) Un curso alternativo de acción debe haber sido posible en ese momento.
c) La política no debe ser un gobernante individual, sino de todo el grupo gobernante, y debe continuar en sucesivos gobiernos.
d) La política debe traer consigo resultados funestos para el país.
Tuchman trata cuatro distintos casos: la guerra de Troya, (donde los troyanos introdujeron a su ciudad el sospechoso caballo de madera que los griegos, en su aparente retirada, habían dejado afuera de las murallas de Troya) la creación del Protestantismo, (rebelión contra la corrupción y vicioso comportamiento de las autoridades católicas, incluyendo a los Papas de esa época) la guerra de independencia de Estados Unidos, (causada por la insistencia de Inglaterra de cobrar impuestos a los colonos sin permitirles tener representantes en el Parlamento) y, por último, la catastrófica guerra de Vietnam.
En su prefacio Tuchman cita un clásico caso de política desatinada mencionado en la Biblia. A la muerte del Rey Salomón, su hijo Rehoboam fué a la ciudad de Shechem, (Nablus de hoy) para que la asamblea de representantes de las tribus del norte lo acepten como rey. Los norteños le pidieron que les aligere las pesadas cargas de impuestos que Salomón les había impuesto. Rehoboam pidió tres días para pensar su respuesta. Los viejos consejeros de su padre le dijeron que acceda a la petición, pero los jovenes de su generación le aconsejaron una línea dura, “Di a la asamblea, mi padre los castigó con azotes, pero yo les castigaré con escorpiones”. A Rehoboam le encantó la frase, y el tercer día, frente a la asamblea, la repitió. La reacción de los norteños no fué una gran sorpresa: empezaron a apedrear al rey y a Adoniram, su recaudador de impuestos. Adoniram murió, y Rehoboam a duras penas pudo subir a su carroza y escapar a toda velocidad hacia Jerusalem. Los norteños allí mismo se declararon independientes y eligieron a Jeroboam como rey. El resultado de la estupidez de Rehoboam fué dividir el imperio de su padre en dos pequeños reinos que no pudieron resistir en los siglos siguientes a los imperios de Asiria y Babilonia.
El preámbulo de arriba es para presentar al Acuerdo de Oslo, (que hoy Beilin,su no arrepentido autor, trata de revivir bajo el nombre de Acuerdo de Ginebra) como un caso clásico de desatino político, tal vez el peor en la historia judía desde Rehoboam. Reune todos los criterios descritos por Tuchman:

a) La política debe ser considerada en su propio momento – y no unicamente años después - como contra-productiva.
El Acuerdo de Oslo tuvo la oposición mayoritaria de los parlamentarios judíos de la Knesset contra el apoyo unánime de los parlamentarios árabes.. Eventualmente, luego que dos parlamentarios judíos de un partido derechistas fueron sobornados para desertar su partido, (a uno el gobierno de Rabin lo hizo ministro, y al otro vice-ministro), Oslo fué aprobado por un solo voto.

b) Un curso alternativo de acción debe haber sido posible en ese momento.
El gobierno podía haber llegado a un acuerdo con el Rey Hussein de Jordania, o con los palestinos residentes en la región, en vez de entregar Gaza y los territorios a Arafat, el peor terrorista árabe del siglo, (antes de que le salga la competencia de Osama bin Laden), quien por haber apoyado a Saddam en la primera guerra del Golfo estaba completamente desacreditado.

c) La política no debe ser un gobernante individual, sino de todo el grupo gobernante, y debe continuar en sucesivos gobiernos.
La política de Oslo, luego del asesinato de Rabin, fué continuada por los gobiernos de Peres, Netaniahu y Barak.

d) La política debe traer consigo resultados funestos para el país.
Miles de muertos y heridos, renacimiento del anti-semitismo desembozado, y odio abierto de la mayoría del mundo hacia Israel.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui