x
Mi Enfoque # 29 27 de diciembre, 2003

Mi Enfoque # 29    27 de diciembre, 2003

“Te cambio un Mahmoud (18) por dos Ahmed (9)”
¡Dilo con zapatos!
Se necesitó corrupción y soborno para poder aprobar Oslo en 1994
♫ Somos los buenos muchachos, somos los buenos muchachos, y al que diga que no, la sionista que lo .....! ♫
El tropismo izquierdista de los intelectuales
  

“Te cambio un Mahmoud (18) por dos Ahmed (9)”
Mi Enfoque # 29    27 de diciembre, 2003

Los niños palestinos, como los niños en todo el mundo, coleccionan estampas, y las cambian entre ellos. En otras partes del mundo estas estampas son generalmente de deportistas. En Estados Unidos, por ejemplo, las estampas son de jugadores de beisbol, mientras que en Sud América son de jugadores de futbol. O coleccionan las estampas de Pokemon.
En las ciudades y pueblos palestinos las estampas no son de deportistas ni de Pokemon, sino de lo que ellos llaman “militantes” y “mártires”, o “terroristas” y “asesinos-suicidas”, como los califican en Israel y en el resto del mundo civilizado, (aunque no en todos esos países, ya que algunos utilizan con convicción y entusiasmo la nomenclatura palestina). Los números 18 y 9 en el título de este artículo se refieren al número de “sionistas” liquidados por cada uno de los mártires.
El fabricante de estas estampas dice que han tenido un éxito inmenso, ya que en el curso de los últimos dos años ha vendido más de seis millones. En este último mes solamente ha vendido más de 30,000 albumes. El niño palestino que consigue llenar el album con las 129 estampas de sus heroes puede ganar una computadora o una bicicleta.
Muchos de estos niños, con la indoctrinación de odio y fanatismo que están recibiendo, dentro de pocos años emularán a sus heroes y aparecerán ellos mismos en las estampas de la siguiente generación. 
  

¡Dilo con zapatos!
Mi Enfoque # 29    27 de diciembre, 2003

La industria de las flores tiene un slogan de gran éxito: “Dilo con flores”, para que la gente exprese sus saludos afectuosos. Los árabes evidentemente tienen un slogan similar para expresar su antipatía: “Dilo con zapatos”. En una cultura donde sólo enseñar las suelas de los zapatos constituye un grave insulto, tirarle zapatos a una persona es una humillación sin nombre.
Hace unos días, Ahmed Maher, Ministro de Relaciones Exteriores de Egipto - cuyo gobierno está haciendo esfuerzos para convencer a los palestinos de que cesen sus ataques terroristas, y den así posibilidad para comenzar las negociaciones - realizó una visita diplomática a Israel, al final de la cual fué al Monte del Templo a rezar en la mezquita Al-Aksa. Allí, luego de ser insultado y acusado de traidor por hablar con Israel,  recibió una lluvia de zapatos. Las cosas se habrían puesto mucho peor si sus guardaespaldas egipcios no hubiesen logrado alzarlo en vilo y escaparse con el aterrorizado diplomático lejos de sus frenéticos atacantes.
Si este incidente de odio y fanatismo en el tercer lugar más santo del Islamismo no le abre los ojos a Mubarak y a su gobierno, y los haga por fin entender quienes son nuestros “peace partners”, sólo nos queda decir “no hay peor ciego que el que no quiere ver”.

 

Se necesitó corrupción y soborno para poder aprobar Oslo en 1994
Mi Enfoque # 29    27 de diciembre, 2003

En 1994 hubo un gran debate en la Knesset de Israel sobre si aprobar o no el Acuerdo de Oslo, en otras palabras, si entregar o no el control de las ciudades palestinas a Arafat, quien era en ese momento considerado el más grande terrorista árabe, (Bin Laden aún no activaba), y enemigo de la existencia de Israel.
Mientras la mayoría de los diputados judíos se oponían, los diputados árabes unanimente apoyaron el acuerdo, pero faltaban votos para una mayoría absoluta.
El gobierno de Rabin, bajo la influencia de Shimon Peres y Yossi Beilin, entró en negociaciones secretas con varios diputados del partido derechista Tsomet, y logró que tres de ellos, Gonen Segev, Alex Goldfarb, y Esther Salmovitz, desertasen para constituir un partido independiente llamado Yiud. Se realizó el voto en la Knesset y Oslo fué aprobado por solo dos votos, 61 votos contra 59, gracias a los votos de los tres diputados.
Como premio por sus votos vendidos, Rabin nombró a Segev ministro, y a Goldfarb vice-ministro. Poco tiempo después se disolvió el partido Yiud.
Así, el acuerdo de Oslo, que ha causado miles de muertos y heridos, tuvo como parteras a un gobierno sobornador y a tres diputados tránsfugas y comprados. Y hoy, Beilin, el autor de Oslo, quiere volver a introducirlo bajo el nombre de Acuerdo de Ginebra.

 

♫ Somos los buenos muchachos, somos los buenos muchachos, y al que diga que no, la sionista que lo .....! ♫
Mi Enfoque # 29    27 de diciembre, 2003

Las fuerzas israelíes acaban de capturar a veintidos miembros de una célula del Hamas antes de que logren poner en práctica un horripilante plan para matar a soldados y utilizar sus cabezas para cambiarlas por terroristas prisioneros.
La célula había planeado chocar a un jeep del ejército y disparar contra los soldados. Luego agarrarían los cuerpos de los soldados muertos o heridos, les cortarían las cabezas y las enterrarían en huecos previamente excavados, para luego ofrecer cambiarlas por miembros de su grupo que están prisioneros. El plan estaba muy avanzado, las herramientas ya habían sido compradas, y los huecos para esconder las cabezas ya habían sido cavados.
La célula, en el curso de los últimos meses, ha asesinado a cinco soldados y a cinco civiles, y ha herido a otros doce.

 

El tropismo izquierdista de los intelectuales
Mi Enfoque # 29    27 de diciembre, 2003

Tropismo se llama a la reacción u orientación de una planta o de ciertos animales a un estímulo que los hace dirigirse o inclinarse hacia la procedencia de dicho estímulo.
En los intelectuales, (en muchos de ellos, o por lo menos en los que más se hacen notar), hay un fuerte tropismo hacia la izquierda, que se manifiesta en una delegitimización del Estado de Israel, y a un anti-sionismo que en muchos casos es sólo un anti-semitismo mal disfrazado.
Ejemplos de este tropismo son escritores de genio, como Saramago, premio Nobel, (Ramallah es peor que Auschwitz), y compositores mundialmente aclamados, como Teodorakis, autor de la música de Zorba el griego, (los judíos son la raiz de toda la maldad).
En Europa y Estados Unidos son muchos los profesores y estudiantes de universidades, (incluyendo judíos) que toman parte activa en la campaña para boicotear el comercio y las relaciones con Israel.
Aún los intelectuales israelíes no están libres de ese tropismo, y no son pocos los profesores de universidades en Israel que abiertamente se declaran post-sionistas y hasta anti-sionistas. El periódico Haaretz, considerado el más prestigioso e intelectual de Israel, tiene un número de columnistas que se identifican plenamente con los palestinos y practicamente son sus voceros.
No creo que la causa de este fenómeno radique en que los de la izquierda sean más sensibles, humanos, cultos e inteligentes, (aunque tal vez en la más íntimo de su ser así se consideren), que sus colegas de la derecha. Pero alguna explicación debe haber y si alguno de mis lectores tiene alguna teoría al respecto me gustaría mucho escucharla.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui