x
Mi Enfoque # 32 17 de enero, 2004

Mi Enfoque # 32    17 de enero, 2004

• ¡Es peor que un crimen, es una estupidez! 
• El sacrificio de los hijos al dios Molech continúa en nuestros días
• La cerca anti-terrorista est¬á poniendo nerviosos a los palestinos
• Para Kofi Annan hay dos odios equivalentes, la judeofobia y la islamofobia 
• El problema de los trabajadores extranjeros
  

¡Es peor que un crimen, es una estupidez! 
Mi Enfoque # 32    17 de enero, 2004

He tenido ocasión en algún boletín anterior de citar a Talleyrand, diplomático francés de principios del Siglo 19, quien, refiriéndose a un acto político de su época, dijo “!Es peor que un crimen – es una estupidez!”
Hamas envió hace unos días a Reem Rayashi, una joven mujer de 21 años, casada, y madre de dos pequeños niños, en misión de bomba suicida al pase de control Erez, que resultó en la muerte de cuatro israelíes y un número de heridos, incluyendo una mujer palestina.
Aunque otros grupos terroristas han enviado en el pasado mujeres asesinas-suicidas, (7 lograron su objetivo, y 24 fueron arrestadas por las fuerzas de seguridad antes de que logren hacer explotar sus bombas), esta es la primera vez que el grupo terrorista Hamas envía una mujer al suicidio.
Reem Rayashi, en un mensaje que dejó grabado, dijo que amaba a sus hijos, pero que su amor a Dios era más fuerte. Añadio que era su sueño, desde hace 8 años, cuando recién había cumplido los 13 años, matar con pedazos de su cuerpo tantos judíos como fuese posible.
Hace 8 años, en 1996, Arafat aún no había iniciado su guerra terrorista contra Israel, (lo hizo en el año 2000), pero, evidentemente, su campaña de indoctrinar el odio y el fanatismo en las mentes de los niños y adolescentes ya estaba dando el resultado esperado.
Esta acción de Hamas no sólo fué un crimen, sino un acto de increible estupidez, ya que, aunque los muertos fueron cuatro israelíes, los que también sufrirán son los 20,000 trabajadores palestinos que, durante la clausura del terminal Erez, no tendrán pan que llevar a sus hogares. La bomba humana facilmente podría haber también matado a hombre y mujeres palestinos, ya que el terminal Erez estaba en ese momento lleno de palestinos cuyo deseo es trabajar en paz y ganar su sueldo.
La zona industrial israelí-palestina, Erez, contigua a la frontera, se estableció para dar trabajo a los palestinos de Gaza. Hoy trabajan allí 5,000 palestinos. Otros 15,000 palestinos pasan a diario por el control Erez para trabajar en Israel. Los sueldos que reciben son una importante contribución a la economía de Gaza. El resultado inmediato del acto terrorista resultó en la clausura del pase de control, y la prohibición de trabajadores de Gaza de ingresar a Israel.
La zona industrial de Erez es un símbolo de la posible convivencia pacífica entre judíos y palestinos. La bomba mortífera, llena de clavos, que Hamas hizo estallar en dicha zona, prueba (si es que algún optimista ingenuo e iluso aún necesita pruebas) de que los líderes palestinos están mas interesados en la destrucción de Israel que en el progreso y bienestar de su propio pueblo.
  

El sacrificio de los hijos al dios Molech continúa en nuestros días
Mi Enfoque # 32    17 de enero, 2004

Durante la época del Primer Templo los pueblos enemigos que rodeaban a los reinos de Israel y Judah sacrificaban a sus hijos e hijas a sus dioses. La Torah considera que este es un acto abominable y lo prohibe terminantemente en distintos versos, e.g. No pasarás a tu simiente por el fuego a Molech, (Levítico 18:21), ya que tal sacrificio, aparte de ser inhumano, profana el nombre de Dios.
El segundo libro de Reyes, (3:27) relata que el rey de Moab, sitiado por Jeroham, rey de Israel, y Jehoshaphat, rey de Judah, hizo una hoguera sobre la muralla de su ciudad y quemó vivo a su hijo mayor, el heredero al trono, sacrificándolo a su dios. Este acto llenó de horror a las tropas hebreas.
Hoy, los líderes palestinos continúan con la tradición de sacrificar a sus hijos a su dios, enviándolos como asesinos-suicidas a morir matando, ofreciéndoles como recompensa el paraiso. Y sus actos nos siguen llenando de horror.
Confieso que la comparación que he hecho no es exacta, ya que, a diferencia del rey de Moab que sacrificó a su propio hijo, los líderes palestinos sólo envían al “sacrificio” a los hijos e hijas de otros palestinos. A los suyos propios, siguiendo el ejemplo de Arafat que tiene a la esposa y a su hija en Paris, los tienen en el extranjero o en su casa, muy bien cuidados.

 

La cerca anti-terrorista est‡ poniendo nerviosos a los palestinos
Mi Enfoque # 32    17 de enero, 2004

Israel está construyendo una cerca anti-terrorista para evitar la entrada de terroristas, bombas-suicidas y pistoleros a su territorio. Esta cerca que costará cientos de millones de dólares no se habría tenid que construir si Arafat hubiese cumplido con su obligación primordial del Acuerdo de Oslo, abstenerse de actos terroristas contra Israel.
En el curso de dos días consecutivos el liderazgo palestino amenazó a Israel con dos declaraciones contradictorias. Un día dijeron que querían un estado binacional que incluya Israel, Gaza y la Ribera Occidental del río Jordán. El siguiente día anunciaron que declararían unilateralmente un estado en toda la Ribera Occidental y Gaza, con capital en Jerusalem.
Israel no se tomó muy a pecho ninguna de las dos declaraciones, ya que la primera anuncia con franca sinceridad lo que todos en Israel saben es el verdadero objetivo de los palestinos, la destrucción de Israel como estado de la nación judía. Y la segunda -proclamar unilateralmente un estado en toda la Ribera Occidental y Gaza-es un mero bluff ya que eso si fuese lo que Arafat y su gente realmente quieren habrían aceptado con brazos abiertos la oferta de Barak en Camp David en el año 2000, y hubiesen ya tenido su estado propio desde hace más de tres años.
Ambas declaraciones se originaron por la desesperación de los palestinos al ver que la cerca anti-terrorista est¬¬á siendo construida. Los palestinos aducen que la cerca dividirá la Ribera Occidental en pequeñas áreas separadas unas de otras lo cual les hará imposible hacer un país viable. El mapa de la cerca, (se puede ver en www.mfa.gov.il) bordea en su mayor parte la Línea Verde, (la frontera del armisticio de 1948) para maximizar el número de israelíes adentro de la cerca y palestinos fuera de ella. Como resultado sólo el 6% (SEIS!) de la Ribera Occidental estará en el lado israelí de la cerca.
La verdadera razón por la cual los palestinos se oponen a la cerca es porque esta hará que sea más dificil para los terroristas entrar a Israel. Como resultado de la cerca hasta ahora construida el número de israelíes asesinados por los terroristas en 2003 fué el 50% del año anterior, 213 contra 451.
En realidad la cerca contribuirá a lograr el objetivo de dos estados separados para dos naciones, ya que, como dice la frase en inglés, “good fences make good neighbors”.

 

Para Kofi Annan hay dos odios equivalentes, la judeofobia y la islamo-fobia 
Mi Enfoque # 32    17 de enero, 2004

Kofi Annan, el Secretario General de las Naciones Unidas, no ha podido continuar cerrando los ojos a la judeofobia que está hoy predominando en el mundo -no sólo en los países islámicos sino también en los liberales, progresistas y tolerantes países europeos- pues el nivel de odio a los judíos, disfrazado generalmente, aunque no siempre, de anti-sionismo, ha llegado a niveles no vistos desde la década de los 30.
Y por lo tanto, hace unos días, en una conferencia que dió en el local de las Naciones Unidas, anunció publicamente que dicha organización estaba planeando seminarios y actividades educativas para combatir los sentimientos anti-judíos.
Pero como este anuncio podría ser juzgado “pro-judío”, y tal vez hasta “pro-sionista”, por los países árabes e islámicos,  se apresuró a añadir que esos mismos seminarios y esas mismas actividades educativas se utilizarán para luchar contra otro odio, que, según él, también está prevaleciendo mundialmente la “islamofobia”!
Y para asegurarse de que los países árabes e islámicos, (que suman varias decenas en las Naciones Unidas), no tengan motivo de disatisfacción,  declaró que quienes apoyan a Israel o simpatizan con el país judío no deben usar la acusación de anti-semitismo para acallar “críticas legítimas”. (No hizo declaración similar cuando habló de los islamo-fobos).

 

El problema de los trabajadores extranjeros
Mi Enfoque # 32    17 de enero, 2004

Al igual que lo que un misógino dijo de las mujeres, (“No se puede vivir con ellas, no se puede vivir sin ellas”), los trabajadores extranjeros ilegales, presentan en todo el mundo un dilema de muy dificil solución. En los Estados Unidos, el Presidente Bush, (posiblemente pensando en el voto hispano para las próximas elecciones), ha presentado un proyecto de ley para legalizar a los mejicanos que se encuentran ilegalmente en su país.
Israel, cuya situación de seguridad ha ahuyentado a los turistas, continúa siendo un magneto para trabajadores extranjeros ilegales, cuyo número en el año 2001 excedió de un cuarto de millón de personas. Ecuatorianos, colombianos, rumanos, chinos, tailandeses, filipinos, y ciudadanos de muchos otros países, encuentran en Israel trabajos mucho mejor pagados que en sus países de origen. El terror y los asesinos-suicidas, que varias veces han sembrado la muerte y la destrucción en los barrios donde los extranjeros habitan, no han impedido que estos sigan viniendo en busca de mejorar su situación económica.
Al gobierno se le ocurrió la idea de que sin trabajadores extranjeros habrían más sitios de trabajo disponible para los israelíes, y el número de personas sin trabajo, que es hoy muy alto, bajaría notablemente. Así que desde hace más de un año las autoridades hacen redadas en restaurantes buscando mozos y cocineros ilegales en fabricas, buscando obreros ilegales y hasta en barrios pudientes, buscando empleadas domésticas ilegales. A los trabajadores ilegales que encuentran los expulsan a su país de origen. Y así se ha conseguido que el número de trabajadores extranjeros disminuya en más de un 30% y se calcula que hoy quedan sólo 175,000
Pero esta política, que parecía tan buena en la teoría, no ha logrado su objetivo en la práctica, ya que desde el año 2001 hasta la fecha el desempleo de los israelíes en vez de disminuir ha aumentado de 260,000 a 280,000
El resultado es una grave crisis de falta de trabajadores en la agricultura y en otras industrias donde la mano de obra juega un papel clave. Por ejemplo, en la industria de la construcción el número de extranjeros ha bajado en los últimos tres años de 85,000 a 40,000, es decir una caida de más del 50%, y no han sido reemplazados por israelíes, quienes evidentemente no tienen gran interés en trabajar en esa industria.
Usando una metáfora médica, “la operación fué un éxito pero el paciente se está muriendo”.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui