x
Mi Enfoque #253 13 de octubre, 2008

Mi Enfoque #253   13 de octubre, 2008

• El Libro de Job, actualizado y modernizado, versión 2008
• ¿Estado binacional? El caso de Acco
• Escuchando el shofar en Rosh Hashaná
• Cuando aprendía hebreo
_______________________________________

El Libro de Job, actualizado y modernizado, versión 2008

Capítulo 1
1 Vivía un varón en tierra de USA, llamado John Oliver Barnes (JOB para sus amigos y colegas) y era éste un hombre perfecto y recto, temeroso de Dios, y apartado del mal, (lo cual significa que no vivía en la ciudad sino en los suburbios).
2 Y he aquí que JOB era presidente de una firma en Wall Street con dos mil empleados bajo él, y su sueldo era mayor que el de los dos mil empleados juntos. Era dueño de doce automóviles, incluyendo un Rolls Royce y un Jaguar, un yate, y una mansión de cinco mil metros cuadrados rodeada por un jardín con piscina y cancha de tenis. Su esposa (la segunda, ya que de la primera, luego de cuarenta años de matrimonio, se había divorciado, lo cual, gracias a sus excelentes abogados, no le costó nada) era una rubia despampanante, treinta años menor que él. Entre todos los habitantes de la zona JOB era el que tenía más renombre.
3 Y un día vinieron los ángeles a presentarse frente a Dios, y Satán vino con ellos.
4 Y Dios preguntó a Satán, "¿De donde venís?" (Dios habla con acento argentino, lo cual refuerza la teoría argentina de que Dios es argentino).
5 Y respondiendo Satán a Dios, dijo "Vengo de rondar por la tierra, y de andar por ella", contestó Satán.
6 "¿Y qué me decís de mi siervo JOB, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios, y apartado del mal? La bondad y virtud de su corazón le hace otorgar hipotecas aún a gente que no tiene donde caerse muerta", dijo Dios.
7 Y Satán que no tiene pelos en la lengua, se las cantó claras a Dios, "¿Acaso JOB te honra así nomás, sin recibir nada en cambio, por las puras como quien dice? ¿No tiene su puestazo? ¿Una mansión que hasta a mi me da envidia? ¡Apostaría que si le quitas lo que posee te maldecirá en tu propia cara!"
8 "¡OK! En tus manos pongo todas sus posesiones, pero a él no me lo toques", dijo Dios, entusiasmado con la apuesta. Y salió Satán de delante de Dios.
9 Y aconteció que JOB llegó la siguiente mañana a su oficina. No acababa de acomodarse en su sillón gerencial, cuando entró uno de los empleados y le dijo, "La bolsa ha caído, y nuestra empresa, que ayer valía diez mil millones de dólares, hoy vale cero".
10 Aún estaba este hablando, y vino otro empleado que dijo, "El Directorio de la compañía lo ha despedido".
11 Y he aquí que en ese momento sonó el teléfono. Era su segunda esposa.
12 "Acabo de ver la noticia en CNN quiero un divorcio y he tomado los mismos abogados que me contaste fueron tan buenos cuando te divorciaste de la vieja esa", le dijo la mujer, y le colgó el teléfono sin esperar la respuesta.
13 Y JOB se levantó del sillón, salió de su oficina, salió del edificio, y entró a un bar vecino a tomar un whisky.
14 Pero en todo esto JOB no pecó ni le echó la culpa a Dios.

Capítulo 2
1. Y otro día aconteció que nuevamente los ángeles se presentaron ante Dios, y Satán vino con ellos.
2. Y Dios preguntó a Satán, "¿De donde venís?"
3. "Vengo de rondar por la tierra, y de andar por ella", contestó Satán.
4. "¿Y qué me decís de mi siervo JOB? No hay ninguno como él, decente, temeroso de mí, que vive apartado del mal. A pesar de que me incitaste para que lo arruine sin motivo, todavía conserva su integridad", dijo Dios.
5. "¡Cosa por cosa! Con tal de salvar la vida el hombre da todo lo que tiene. ¡Pero extiende la mano y hiérelo, y apuesto que blasfemará en tu propia cara!" dijo Satán.
6. "OK. Está en tus manos, pero respeta su vida", contestó Dios, con menos entusiasmo que la vez anterior.
7. Y Satán se retiró de la presencia de Dios para afligir a JOB con dolorosas llagas desde la planta del pie hasta la coronilla.
8. Y a JOB no le quedó otra cosa que sentarse y rascarse las llagas con un pedazo de teja, porque sus médicos (todos ellos ateos y agnósticos) no tenían idea de cual era la causa.
9. Su segunda esposa, furiosa porque sus abogados le habían informado que JOB se había declarado en bancarrota, le gritó, "¿Todavía mantienes firme tu integridad? ¡Maldice a Dios y muérete de una vez!"
10. ¡Hablas como una tonta! Si sabemos recibir de Dios lo bueno, ¿no sabremos también recibir lo malo?", contestó JOB, (sonriendo para sus adentros, pues sus abogados le habían asegurado que la mujer no recibiría ni un cobre).
11. Y a pesar de todo esto, JOB no pecó ni se quejó de Dios
12. Y tres periodistas conocidos de JOB, Charles Shepherd del New York Times, Robert Lewis del Washington Post, y Richard Lippcot de la red de televisión NBC luego que oyeron todo el mal que le había ocurrido, vinieron, cada uno de su lugar, para entrevistarlo. Se sentaron a su lado sin hablar, con caras compungidas (lo cual no necesariamente coincidía con sus verdaderos sentimientos), esperando escuchar las declaraciones de JOB.

 Capítulo 3
1. Y abrió JOB su boca y rompió el silencio para maldecir el día que había nacido, y una serie de otros días. Y exclamó JOB y dijo:
2. "Maldigo el día en que fui concebido, y la noche en que se anunció '¡Ha nacido un niño!'"
3. "Maldigo el día en que se me ocurrió estudiar para MBA, en vez de dedicarme a un trabajo decente como gasfitero o plomero".
4. "Maldigo el día en que se me ocurrió dar hipotecas por valor del 100% del valor de sus casas a gente que sólo ganaba la décima parte de lo que tenía que pagarme al año en intereses".
5. "Maldigo el día en que no se me ocurrió vender todas mis acciones cuando su precio estaba tan alto".

 Capítulo 4
1. A esto respondió Charles Shepherd del New York Times:
2. "Espero que no se ofenda por lo que le voy a decir".
3. "Usted daba discursos optimistas, inspirando a sus empleados, animando a sus vendedores, y fortaleciendo a los que dudaban. Ahora que le ha tocado el turno de tener problemas, parece que no los puede afrontar".
4. "Usted, que todas las semanas iba a rezar, y que era decente en su vida, debería tener confianza y esperanza. A la larga las cosas se arreglarán".

 Capítulo 5
1. Y respondió JOB y dijo:
2. "Si mis problemas fueran pesados en una balanza pesarían más que todas las arenas del mar"
3. "¿Qué fuerzas me quedan para seguir esperando? ¿Qué fin me espera para querer vivir?"
4.  "Ahora que estoy en la ruina mis amigos me han dejado, como los ríos que se secan cuando no hay lluvia".
5. "Estoy cansado de vivir. Déjenme solo".

Capítulo 6
1. A esto respondió Robert Lewis del Washington Post:
2. "¿Hasta cuando va a hablar usted así? Sus palabras son como un ventarrón".
3. "Algo malo debe haber usted hecho para merecer lo que le ha ocurrido. Dios es justo. Pero si usted es tan honesto y puro como dice, recuperará con creces la riqueza que ha perdido".

Capítulo 7
1. Y respondió JOB y dijo:
2. "Todo eso ya lo he escuchado".
3. "¿Qué hice de malo, Dios mío?"
4. "Estoy en la miseria, cubierto de vergüenza".
5. "¿Por qué permitió Dios que yo naciera?"
6. "¡Déjenme morir solo!"

Capítulo 8
1. Richard Lippcot de la red de televisión NBC le respondió, diciendo:
2. "¿No hay alguien que pueda contestar sus tonterías? ¿Acaso hablar tanto prueba su inocencia?"
3. "Usted dice que no ha hecho nada malo. ¡Si Dios le respondiese, diría que lo ha castigado menos de lo que usted se merece!"
4. Usted debería arrepentirse de todo lo que ha hecho, y enfrentar al mundo con firmeza y coraje.

Capítulo 9
1. Y, de repente, retumbó la voz de Dios.
2. "¿Quienes son ustedes que hablan sin sentido?"
3. "¿Dónde estaban ustedes cuando Yo creé el universo?"
4. "¿Acaso alguno de ustedes tiene doctorado en economía? ¿Tienen la presunción de entender lo que está pasando? ¡Si ni siquiera Yo lo entiendo!"

Capítulo 10
1. Y respondió JOB a Dios, y dijo:
2. "Confieso que he hecho cosas que no alcanzo a comprender, y hablado de cosas que me son desconocidas".
3. "Por lo tanto, me retracto de todo lo que he hecho y dicho, y me arrepiento en el polvo y en la ceniza".

Epílogo
1. Y Dios hizo que el gobierno le regale a la firma de JOB un billón de dólares, y el Directorio lo volvió a nombrar Presidente.
2. Y he aquí que todos sus amigos, que no habían encontrado oportunidad de visitarlo durante sus sufrimientos, lo vinieron a ver, y le expresaron su simpatía por los problemas que había tenido.
3. Y Dios bendijo los últimos años de JOB más que los primeros. Su nueva casa tenía diez mil metros cuadrados. Su nuevo yate medía cien metros de largo con una tripulación de veinte personas. Su nueva esposa (la tercera), cuarenta años menor que él, firmó un acuerdo pre nupcial por el cual, en caso de divorcio, ella saldría del matrimonio al igual que entró: desnuda.
4. Y aconteció que, después de estos sucesos, JOB vivió durante muchos años más. Disfrutó de larga vida, y murió a una edad avanzada.
_______________________________________

¿Estado binacional? El caso de Acco

Hay dos clases de personas que proponen que Israel deje de ser el estado judío y se convierta en un estado binacional:
a) Los que consideran que los judíos no tienen derecho a un estado propio, y utilizan el señuelo de una pretendida democracia para conseguir su real objetivo, que es la destrucción de Israel como estado judío.
b) Los idealistas y soñadores que creen que ya estamos viviendo en una época cuando la profecía de Isaías se ha hecho realidad, y el lobo vive en paz con la oveja y el leopardo con el cabrito, (Isaías 11:6).
En los últimos días han ocurrido una serie de eventos en Acco (Acre), ciudad "bicultural", donde conviven 35,000 judíos y 15,000 árabes. Estos incidentes han demostrado la falacia de los que proponen un "estado binacional" como pantalla para la destrucción de Israel y la ingenuidad, que bordea en la estupidez, de aquellos que creen que, hoy, cuando el Islamismo es agresivo e intolerante, puede haber convivencia pacífica entre dos culturas con valores tan distintos.
En la noche de Yom Kippur, cuando tradicionalmente los carros no circulan en las calles, un auto manejado por un árabe, con el radio a todo volumen, transitó por un barrio judío, acto que fue considerado como provocación e insulto. La confrontación verbal se volvió violenta cuando los judíos empezaron a tirar piedras y botellas al auto del árabe, que fue rescatado por la policía.
De inmediato hubo anuncios por los altoparlantes de las mezquitas incitando a los árabes a salir de sus casas y atacar judíos. Quinientos árabes, armados de palos, cuchillos y hachas, gritando "Muerte a los judíos", se dirigieron a los barrios judíos donde destrozaron autos, y vitrinas de locales comerciales, saqueando lo que podían.
Setecientos policías se movilizaron para calmar los ánimos. Los árabes miembros de la Knesset añadieron combustible a la hoguera con declaraciones orwellianas de que "los judíos estaban haciendo un pogrom".
Hoy, varios días después del primer incidente, aún continúa la violencia con árabes y judíos tirándose piedras unos a los otros, y, a veces, ambos, a los policías.
La reacción de muchos israelíes es similar a la frase de Tevie el lechero, en El Violinista en el Tejado: "Dios, bendice a los árabes y tenlos lo más lejos posible de nosotros".
_____________________________________

Escuchando el shofar en Rosh Hashaná

En Rosh Hashaná, luego de regresar de la sinagoga, los dieciocho que estábamos en la casa, Ruth y yo, nuestras dos hijas con sus esposos, nuestro hijo con su esposa, y los diez nietos que tenemos, nos disponíamos a sentarnos a almorzar, cuando escuchamos unos golpecitos discretos en la puerta de la casa. Abrí la puerta y vi, frente a mí, un lubavitcher, alto y flaco, con un extraño parecido a la estatuilla de Don Quijote que tengo sobre mi escritorio.
"¡Shaná Tová! ¿Han escuchado todos ustedes el shofar?", preguntó.
"Los grandes si, pero los niños más pequeños no", le contesté.
Me pidió autorización para entrar a la casa y tocar el shofar, que yo, gustoso, se la di. Entró y explicó que la mitzvá más importante de Rosh Hashaná era escuchar el shofar, y procedió a soplarlo, ante la mirada fascinada de los niños.
Cuando se fue tuve curiosidad de averiguar porqué, según la religión judía, Dios nos comanda tocar el shofar en Rosh Hashaná. Según el famoso rabino medieval Saadia Gaon hay diez razones:
1. Rosh Hashaná es el aniversario de la creación del mundo, y el shofar proclama la soberanía del Creador.
2. Rosh Hashaná es el principio de los Diez Días de Arrepentimiento, y el sonido del shofar recuerda a la gente que deben arrepentirse antes de Yom Kippur.
3. El sonido del shofar trae a la memoria la revelación de la Torah en el Monte Sinai.
4. El shofar recuerda las advertencias y exhortaciones de los profetas.
5. El shofar nos recuerda la destrucción del Templo, que fue acompañada por el sonido de las trompetas enemigas.
6. El shofar recuerda la disposición de Isaac a ser sacrificado en el altar por su padre, obediente a las órdenes de Dios.
7. El sonido del shofar nos impresiona y atemoriza, como si estuviésemos frente a la presencia de Dios.
8. El shofar nos recuerda que llegará el Día del Juicio, que, según el profeta Zefanía, será un día de shofar y de gritos (Zefanía 1:14).
9. El shofar nos da esperanza de que un día todo el pueblo regrese del exilio.
10. El shofar nos recuerda que un día habrá una resurrección general de los muertos.
_____________________________________

Cuando aprendía hebreo

Hice aliá con mi esposa y tres niños a principios de la década de los años 70, y, gracias a tener tanta familia ya aquí (mis padres, hermano, hermana y primos habían hecho aliá antes que nosotros) la adaptación al país me fue fácil. Con la excepción del idioma. Me demoró varios años dominarlo, y varios años más poder leer sin "nikud", o, mejor dicho descifrar. Es por eso que hasta ahora, cuando veo a mis nietos de siete u ocho años leer con soltura libros en hebreo sin "nikud" me maravillo de su facilidad.
Fue inevitable durante mi aprendizaje del idioma cometer errores garrafales, y decir cosas absurdas cuando mi intención era expresar mis pensamientos en español.
 El momento más bochornoso que recuerdo lo causó mi dificultad en pronunciar el sonido TZ que no existe en el español. Fue luego de haber tenido una conversación con la maestra de mi hijo, en la cual ella me habló maravillas del niño. Esa noche, en una reunión con amigos israelíes, quise jactarme de que la profesora me había dicho que mi hijo era un alumno excelente. Así que les informé con gran orgullo que la profesora dijo que mi hijo de seis años de edad era un "talmid mizdayén"*. Se produjo un silencio de tumba, hasta que alguien amablemente me corrigió diciendo "talmid mitztayén".

* Talmid mizdayén = Alumno que tiene relaciones sexuales.
| Talmid mitztayén = Alumno sobresaliente
_______________________________________

 

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui