x
Mi Enfoque #260 26 de noviembre, 2008

Mi Enfoque #260   26 de noviembre, 2008

• Los tres últimos primeros ministros de Israel, y sus legados
• Conmemorando el 29 de noviembre de 1947
• Una profesora humanista y liberal
• Divagaciones filológicas
• ¿Dios recompensa a los creyentes también en este mundo?
_______________________________________

Los tres últimos primeros ministros de Israel, y sus legados

El mal que hacen los hombres continúa viviendo después de ellos. Lo bueno, frecuentemente,  queda sepultado con sus huesos. ("Julio Cesar" Acto 3, escena 2, de William Shakespeare).

Los tres últimos primeros ministros de Israel, Ehud Barak, Ariel Sharon, y Ehud Olmert, realizaron acciones que, cuando ellos sólo sean un recuerdo histórico, continuarán teniendo repercusiones que afectan la seguridad y el futuro del estado de Israel y de sus habitantes.

Ehud Barak decidió retirarse unilateralmente de la zona de seguridad que Israel controló durante años en el sur del Líbano. El ejército israelí abandonó apresuradamente a media noche, el 24 de mayo del año 2000, todas sus posiciones, y dejó librados a su suerte a sus aliados, los combatientes libaneses del ejército del sur de Líbano. La impresión que dio fue más de una huida que de una retirada ordenada.

Los palestinos tomaron nota de lo que había pasado. Arafat, poco tiempo después, rechazó las propuestas de Barak y Clinton en Camp David, y en setiembre de ese mismo año, utilizando el burdo pretexto de una visita de Ariel Sharon al Monte del Templo inició la Guerra de Terror, que cobró la vida de miles de israelíes y palestinos.

En el Líbano la organización terrorista Hizballah aprovechó el vacío de fuerzas que se había creado en el sur del país para armar allí un ejército, importar cohetes de Siria y de Irán, y construir bunkers y fortificaciones.

Su legado:
a. Convenció a los palestinos que es preferible y más efectivo usar la violencia y el terror para conseguir sus objetivos que las negociaciones pacificas.
b. Entregó todo el sur del Líbano a una organización terrorista, Hizballah, que la utiliza como base para su propósito, destruir Israel.

Ariel Sharon, en agosto del año 2005, retiró unilateralmente de la franja de Gaza, a todos los soldados y civiles israelíes que vivían allí, pensando que eso eliminaría la motivación de los palestinos a disparar cohetes a poblaciones civiles israelíes, y que, en el caso que los cohetes continuasen, el mundo aprobaría cualquier acción que Israel tomaría para defender a sus ciudadanos.

Su legado:
a. Confirmó a los palestinos que la única forma de conseguir concesiones de Israel era disparando cohetes. Desde la retirada unilateral de Sharon hasta la fecha los palestinos han disparado miles de cohetes y morteros, que hoy llegan hasta Ashkelon.
b. Facilitó el campo a Hamás que, dos años después, expulsó a la Autoridad Palestina y asumió el control de Gaza.
c. Dejó un rezago de amargura que hará mucho más difícil en el futuro las retiradas unilaterales.

Ehud Olmert, luego de nombrar como Ministro de Defensa a la persona menos idónea que pudo encontrar, condujo la guerra peor llevada en la historia militar de Israel contra una organización terrorista que contaba con varios miles de combatientes, y no la logró liquidar. Hoy, cuando ocupa temporalmente el puesto de primer ministro, hasta las próximas elecciones en febrero del 2009, se ha dedicado a sabotear (no encontré mejor palabra) las negociaciones de paz del próximo primer ministro, diciendo publica y repetidamente que Israel debe aceptar todas las exigencias de los sirios y de los palestinos (con la excepción, hasta ahora, del "derecho al retorno" de los refugiados palestinos).

Su legado:
a. Su fracaso en la Guerra del Líbano del verano del 2006 al no lograr eliminar a Hizballah como fuerza militar le ha conferido poder político a Hizballah en el gobierno del Líbano. La organización terrorista tiene hoy tres veces más cohetes que los que tenía en 2006, y su alcance cubre hoy hasta el sur de Israel, incluyendo la planta atómica de Dimona.
b. Sus innecesarias declaraciones públicas sobre lo que Israel debe otorgar ha debilitado la posición negociadora del próximo primer ministro frente a Siria y a los palestinos.
_______________________________________

Conmemorando el 29 de noviembre de 1947

El 29 de noviembre de 1947 las Naciones Unidas aprobaron un plan de partición, creando dos estados uno judío y el otro árabe, y una zona internacional compuesta de Jerusalén y Belén. Los países árabes e islámicos que eran, en ese momento, miembros de las Naciones Unidas votaron en contra.

Los judíos recibieron con júbilo el resultado, y hasta ahora se considera que el 29 de noviembre de 1947 es una de las más importantes fechas en la historia judía moderna. Prácticamente en toda ciudad hay una calle "29 de noviembre".

Los árabes, tanto los habitantes de la región como los árabes de los países vecinos, no aceptaron la decisión y juraron destruir el futuro estado de Israel y echar a todos los judíos al mar. Efectivamente, en mayo de 1948, cumplieron su amenaza e invadieron Israel, pidiendo que los árabes se residentes se fuesen temporalmente para poder exterminar a los judíos con mayor facilidad. Las cosas no les resultaron tan fáciles como lo habían previsto, y la guerra terminó el año siguiente con un armisticio. El estado árabe que había sido aprobado por las Naciones Unidas nació muerto ya que Egipto quedó en control de Gaza, y Transjordania anexó la ribera occidental del Jordán.

Si los árabes hubiesen aceptado el plan de partición, el estado árabe de Palestina también  estaría celebrando este año su 60 aniversario.

Las Naciones Unidas, desde hace 31 años, celebra cada año el 29 de noviembre llamándolo "Día de la Solidaridad con el Pueblo Palestino". Parte del ritual son las condenas a Israel (se espera que en esta ocasión aprueben unas veinte resoluciones anti-Israel) y los discursos insultantes, como el que acaba de dar Miguel D'Escoto Brokmann, delegado de Nicaragua, y actual Presidente de la Asamblea General, en el cual acusó a Israel de apartheid y pidió que se tome acción concreta contra el Estado Judío, (¿estaría demás decir que no mencionó los cohetes Kassam que a diario disparan los palestinos a las poblaciones civiles de Israel?).

Los árabes, que votaron en 1947 contra de la Resolución de las Naciones Unidas, que trataron por la fuerza de destruir al incipiente estado judío, y que se negaron a aceptar a los refugiados árabes manteniéndoles en míseros campos hasta el día de hoy, utilizan el aniversario de una resolución que despreciaron y no supieron aprovechar, como pretexto para condenar a Israel y deplorar la situación de los palestinos.

Es una mezcla asombrosa de jutzpá e hipocresía.
_____________________________________

Una profesora humanista y liberal

El camino al infierno está pavimentado de buenas intenciones

Hace algunos días el director del Museo Etzel de Tel Aviv dio una conferencia sobre los primeros años del conflicto árabe-judío, a un público de maestros y profesores, dentro del marco de cursos organizados por el Ministerio de Educación.

La conferencia trataba sobre los eventos que sucedieron desde la Declaración Balfour de 1917 hasta el Plan de Partición de las Naciones Unidas en 1947.

En momentos que el conferencista relataba una masacre de judíos realizada por árabes, una profesora judía, humanista y liberal, temblando de indignación, lo interrumpió exclamando:

"La historia ha cambiado, y ahora vivimos en paz con los árabes. Mencionar esos hechos es humillar a los árabes que están aquí presentes. Yo, si fuese ellos, me levantaría y me iría".

"Esta es una conferencia sobre hechos históricos. Los estoy relatando y no cambiando", explicó el conferencista.

Los maestros árabes, que, hasta ese momento, habían estado escuchando atentamente la conferencia, al igual que todos los otros participantes, al escuchar el incitamiento de la profesora, se miraron entre sí, y dijeron, "¡Caramba, es cierto! ¡Nos ha humillado!" Se levantaron y se fueron.
_____________________________________

Divagaciones filológicas

La arqueología y la filología son dos ciencias que investigan el pasado para entenderlo e iluminar nuestro presente. La diferencia entre ellas es que los arqueólogos excavan la superficie de la tierra para encontrar y desenterrar los monumentos y las artes de la antiguedad, mientras que los filologos analizan textos antiguos para encontrar los orígenes de las palabras que usamos hoy.

En castellano, el esposo también es llamado marido, y la esposa mujer. Es completamente aceptable y correcto, aún en los círculos más refinados, que el marido presente a su esposa, diciendo "Le presento a mi mujer", pero es inconcebible, excepto en el bajo mundo, que la esposa presente al marido, diciendo "Te presento a mi hombre".

En inglés, la palabra husband se origina de la frase en inglés antiguo: house bond, "dueño de una casa". Wife desciende de wif, que en inglés antiguo significa "mujer".

En hebreo las palabras para esposo y esposa, baal e ishá, son evidencia de que se originaron en una sociedad patriarcal y machista. Baal también significa (hasta ahora) "dueño", e ishá significa "mujer". Al igual que en castellano, es correcto decir, Zot ishti, "es mi mujer", pero es inconcebible que una esposa diga Ze ishi "es mi hombre", cuando lo correcto es decir Ze baali "es mi esposo", (o, - si no es feminista – "es mi dueño").
_____________________________________

¿Dios recompensa a los creyentes también en este mundo?

Es creencia, compartida por todas las religiones, que Dios recompensa, después de la muerte, el buen comportamiento del creyente, aunque hay ligeras variaciones respecto al premio que reciben los creyentes de las distintas religiones. El musulmán recibe 72 vírgenes. Al cristiano se le da un arpa, tenga o no vocación musical, para que la toque durante la eternidad. Al judío se le premia permitiéndole que continúe haciendo lo que hacía mientras vivía: rezar y estudiar los libros sagrados.
Uno de los grandes interrogantes de los filósofos, durante miles de años, es porqué, en esta vida, Dios no siempre premia a los buenos. Con frecuencia los buenos sufren y los malos tienen éxito. El libro bíblico de Job, obra maestra de la literatura universal, trata justamente sobre este tema, y no encuentra respuesta.
Un estudio de mujeres que ya han pasado la menopausia, realizado recientemente por investigadores de la Yeshiva University y su facultad de medicina Albert Einstein, ha descubierto que hay una correlación directa entre las prácticas religiosas y la salud. Las mujeres que asistían "religiosamente" a los servicios religiosos tenían 20% menos de probabilidad de muerte temprana que las que nunca iban a sinagogas, iglesias o mezquitas.
Lo que no han determinado los investigadores es si esta mayor longevidad es un premio de Dios a las creyentes, o si tiene relación con el hecho de que, probablemente, mujeres religiosas fuman y beben alcohol menos que las ateas, agnósticas y libre pensadoras.
Otra posibilidad es que confunden el efecto con la causa. Tal vez las mujeres afortunadas no gozan de mejor salud por salir de sus casas y atender servicios religiosos, sino que es al revés: salir de la casa e ir al templo, mezquita o iglesia, es más factible que lo hagan mujeres sanas que enfermas.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui