x
Mi Enfoque #273 25 de febrero, 2009

Mi Enfoque #273   25 de febrero, 2009

• Amnistía Internacional
• Las delicadas relaciones entre Turquía e Israel
 "Luft gesheften"
• ¿Pecado de omisión? Un amigo me escribe
• Guerra contra los autobuses pecaminosos
_______________________________________

Amnistía Internacional

También los paranoicos tenemos enemigos
(Golda Meir a Henry Kissinger, en 1973, cuando él la acusó de paranoia, durante la Guerra de Yom Kippur).

Amnistía Internacional es una organización no gubernamental, cuya misión, según sus miembros, es investigar y actuar para prevenir y terminar abusos de derechos humanos, y exigir justicia para aquellos cuyos derechos fueron violados. En 1977 recibió el Premio Nobel de Paz por su "campaña contra la tortura".

Amnistía Internacional es frecuentemente criticada por sus prejuicios, que se pueden clasificar en dos categorías: selectivos (sus actividades de investigación y reportaje se concentran desproporcionadamente en los países democráticos y abiertos) e ideológicos (sus investigaciones son parcializadas en contra de países hacia los cuales siente evidente antipatía).

Israel es el blanco favorito de sus prejuicios, tanto selectivos como ideológicos. Por lo general, sus reportes acerca de Israel no están basados en investigaciones serias y responsables, si no en inexactitudes (por no decir falsedades), medias verdades e invenciones de auto titulados "testigos".

En el año 2002 uno de los "expertos" de Amnistía Internacional confirmó la imaginaria "masacre de Jenín". En la Guerra del Líbano del 2006 se probó que la mayor parte de sus denuncias no tuvieron base.

Esta semana Amnistía Internacional se quitó la careta y demostró, como lo denunció el periódico Jerusalem Post en una indignada editorial, que su verdadero objetivo respecto a Israel no es la corrección de presuntos abusos, sino la destrucción del Estado Judío.

Amnistía Internacional pidió a los Estados Unidos que suspenda la ayuda militar a Israel. A la vez pidió al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que imponga una prohibición de vender armas a Israel, a Hamás y a otros grupos armados palestinos.

Colocar en el mismo plano a un país soberano e independiente, - cuya principal responsabilidad es defender la vida de sus ciudadanos, - y a una organización terrorista fanática que envía suicidas bombas a matar inocentes, y que, durante los últimos ocho años, ha disparado cerca de 10,000 cohetes y morteros a poblaciones civiles con el único fin de causar muertos y heridos, es un insulto insolente. 

Pero el insulto es lo de menos. Lo importante es lo que significaría una prohibición de armas a Israel, un país que tiene dos características únicas:

• Es el único país del mundo que está amenazado de destrucción, mediante armas nucleares, por un país que ha declarado repetidamente su intención de borrarlo del mapa.

• Más cohetes y misiles apuntan a Israel, (decenas de miles desde Irán, Siria, Líbano y Gaza, y, posiblemente también desde otros países árabes), que a cualquier otro país del mundo.

Desarmar a Israel equivaldría a entregar la oveja a los lobos en una bandeja. Israel, sin armas, tendría los días contados. No es muy probable que los dirigentes de Amnistía Internacional sean tan ignorantes y tan ingenuos como para no entender las consecuencias de lo que están pidiendo. Lo que están exigiendo es una repetición de lo que Hitler consiguió de los líderes de Inglaterra y Francia en la Conferencia de Munich: anular la capacidad de defensa de Checoslovaquia, para que, pocos meses después, ese desafortunado país fuera fácil victima de los nazis.

No, los dirigentes de Amnistía Internacional no son ignorantes ni ingenuos. Saben muy bien lo que piden. Los ignorantes e ingenuos, según Amnistía Internacional, son los Estados Unidos y otros países amigos de Israel. Son ellos quienes, según Amnistía Internacional, no tienen memoria para recordar como fue destruida Checoslovaquia. Son ellos los que Amnistía Internacional espera que merezcan el nombre de "Amnesia Internacional".
_______________________________________

Las delicadas relaciones entre Turquía e Israel

Durante décadas Turquía fue el país musulmán que tenía las mejores relaciones con Israel, militares, comerciales y turísticas.

Turquía es (era) el lugar preferido de vacaciones de los israelíes. Más de medio millón de turistas israelíes disfrutaban cada año de sus playas y de sus hoteles, y contribuían cientos de millones de dólares a la economía turca.

Turquía permite a la Fuerza Aérea de Israel realizar entrenamiento de sus aviones en su amplio cielo.

Desde que el partido islámico asumió el gobierno en Turquía las relaciones dejaron de ser idílicas. El Primer Ministro de Turquía condenó a Israel por sus acciones en la guerra de Gaza (aunque no rompió relaciones ni expulsó al embajador israelí como lo hizo el venezolano Chávez). Pidió a las Naciones Unidas que expulsen a Israel. Anunció (tal vez por revelación divina) que Dios castigaría a Israel. Insultó en su cara al presidente de Israel Shimon Peres en una reciente conferencia internacional, lo cual mereció que le diesen una bienvenida triunfal cuando regresó a Turquía.

Un general israelí comentó que Turquía, antes de criticar a otros países, debería mirarse en el espejo, para ver allí el genocidio de los armenios, la supresión de los kurdos, y la ocupación del norte de Chipre. Los turcos inmediatamente protestaron, y el Ministro de Relaciones Exteriores pidió explicaciones al embajador israelí (Israel, por su parte, a pesar de los insultos del Primer Ministro turco, no ha pedido en ningún momento explicaciones al embajador turco).

El general Gabi Ashkenazi, jefe del Estado Mayor del ejército israelí, habló con su colega turco, y le pidió disculpas, diciendo que Israel apreciaba en todo su valor la relación estratégica que tiene con los militares turcos.

La actitud de Israel ante Turquía, "haciendo de corazón tripas" me recuerda la anécdota del hombre que regresa a una hora inesperada a su casa y encuentra a su mujer en la cama con otro. Lo insulta y lo llena de improperios, hasta que la esposa le dice: "Ten cuidado con lo que dices. ¿Sabes con que dinero compré mi abrigo de piel? Con lo que él me dio. ¿Sabes con que dinero compré el auto? Con lo que él me dio. ¿Sabes con que dinero pagué nuestras últimas vacaciones? Con lo que él me dio". El esposo se queda callado recapacitando, y le dice a la mujer "Querida, cúbrelo con la colcha, no se vaya a resfriar".
_______________________________________

"Luft gesheften"

Luft gesheften – la frase se traduce "negocios de aire" – es una expresión yiddish burlona y despreciativa, que se usa para describir a negocios que no tienen pies ni cabeza, de los cuales nadie espera recibir entradas ni, mucho menos, ganancias.

Pero, como dijo Freud, "a veces un cigarro es simplemente un cigarro", y, en este caso, "negocio de aire" no es un escarnio sino una descripción exacta de lo que hace la compañía israelí Air Water Corporation (AWC): fabrica máquinas que extraen la humedad del aire para convertirla en agua potable.

AWC, en sociedad con una compañía hindú, ha instalado una máquina en Jalimudi, un pueblo situado en una región remota de la India, que, debido a la distancia, no está conectada a la red de agua del país. Los habitantes del pueblo, desde ahora, recibirán del aire el agua que necesitan para beber, cocinar y lavar.

La escala pequeña de la máquina no la hace adecuada para las necesidades de Israel, (plantas para desalinizar el agua del mar son más apropiadas), pero si es ideal para pueblos remotos en países subdesarrollados, que sufren de escasez de agua y carecen de la infraestructura necesaria.

En Israel la compañía está estudiando la posibilidad de embotellar agua extraída del aire, que no tiene el riesgo de contaminación del agua proveniente de pozos y fuentes.
_______________________________________

¿Pecado de omisión? Un amigo me escribe

En el último número de Mi Enfoque escribí un artículo cuyo título era "La retirada unilateral de Gaza fue un error" declaró Shimon Peres. Un amigo me escribió la siguiente carta al respecto:

David, shalom:
Recibo periódicamente tu boletín, y, al leerlo, generalmente tengo una de dos reacciones: de aprobación, cuando tu opinión concuerda con la mía, o, de respeto a tu derecho a expresarte, cuando, en algunos casos, no concordamos.
Esta vez debo decirte que tuve una tercera reacción: asombro por tu pecado de omisión al no mencionar que el error, al que Shimon Peres se refirió, no fue la retirada de Gaza en sí, sino el hecho de haber sido unilateral, sin coordinación ni acuerdo con la Autoridad Palestina.
Al omitir esa aclaración tu artículo fue sólo una "media verdad", comparable a las desviaciones y tergiversaciones de los titulares de los periódicos internacionales.
Un cordial saludo
R.V.

Querido amigo:
Aprecio tu franqueza. A diferencia del Papa, y de muchos políticos que conocemos, no tengo motivos para considerarme infalible, y si he pecado, lo he hecho sin intención.
La frase que cité fue dicha por Shimon Peres. La aclaración, (de que el error, al que Peres se refirió, fue el aspecto unilateral de la retirada, y no la retirada en sí), fue expresada no por él, sino por sus asesores, horas más tarde, cuando se produjo un revuelo por las palabras del presidente. Sin embargo, ahora que me lo has mencionado, estoy de acuerdo que hubiese sido preferible mencionar en mi artículo la aclaración de los asesores.
Pero eso no cambia los hechos históricos. La realidad es que la retirada unilateral de Gaza, fue decidida por el Primer Ministro Sharon, y aprobada por Shimon Peres. Por lo tanto, Peres fue partícipe de un error cuyos resultados los seguiremos pagando durante un futuro indefinido.
La decisión de salir de Gaza, para dar oportunidad a los palestinos, por primera vez en su historia, a que disfruten de autonomía y se dediquen a crear la infraestructura de su estado, fue acertada, (aunque decidieron no aprovecharla). Pero, haberlo hecho en forma unilateral, sin coordinación y sin exigir de los palestinos nada en cambio, dejando un vacío que Hamás aprovechó, fue un error histórico.
Un cordial saludo
David
_______________________________________

Guerra contra los autobuses pecaminosos

Un psicólogo enseña dibujos de círculos, triángulos, rectángulos y cuadrados a un  paciente, y le pregunta que le traen esos dibujos a la memoria. En cada caso el paciente contesta "sexo". El psicólogo le diagnostica que sufre de obsesión sexual.
"¡Yo, obsesionado sexual! Si es usted el que me está enseñando estos dibujos pornográficos", contesta el paciente indignado.

Fanáticos ultra ortodoxos de Jerusalén han declarado la guerra contra los autobuses pecaminosos.

¿Cual es el pecado de estos autobuses?
Permiten que las mujeres se sienten al lado de los hombres, (lo cual, cabe notar, no está prohibido por la Halajá). Si hay paradas bruscas hombres caerían sobre mujeres, y nadie puede prever lo que, jas ve jalila, podría pasar.

¿Cual es su abominación?
Permitir que viajen mujeres vestidas con ropa considerada "provocativa" por los rabinos del barrio de Mea Shearim. Es decir mangas cortas, cabeza descubierta, falda más arriba de los tobillos.

¿Cómo expresan su protesta los ultra ortodoxos?
Arrojan piedras a los buses de Egged, la compañía de transporte público han iniciado sus propias líneas de transporte (ilegales) donde las mujeres se sientan en las filas de atrás, incluyendo las mujeres que viajan con sus esposos y expulsan de los vehículos a las mujeres que no están vestidas "apropiadamente".

¿Qué se espera en el futuro?
Cómo van las cosas, es posible que los ultra ortodoxos exigirán que las mujeres caminen en la vereda derecha de las calles, y los hombres en la vereda izquierda. Y respecto a los mercados públicos, donde hombres y mujeres están mezclados al hacer sus compras, la solución sería reservar los días pares para las mujeres, y los impares para los hombres. 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui