x
Mi Enfoque #288 18 de junio, 2009

Mi Enfoque #288   18 de junio, 2009

 Los discursos de Obama y Netanyahu
• ¿Quién gobierna Irán?
• Historia de los judíos de Salónica
 Vargas Llosa, la paranoia y los cerdos salvajes
_______________________________________

Los discursos de Obama y Netanyahu
Por David Mandel, "Mi Enfoque" #288

Hace dos semanas, el 4 de junio, Barak Obama, Presidente de los Estados Unidos, dio un discurso en la Universidad Al Azhar en el Cairo, cuyo objeto principal fue iniciar una nueva era en las relaciones entre los Estados Unidos y los países islámicos.

Esto no será fácil si tomamos en cuenta que, en todos los conflictos en los cuales los Estados Unidos están hoy envueltos, sus enemigos son islámicos: los americanos ocupan Irak, un país islámico luchan en Afganistán y en Pakistán contra Al Queida y el Talibán, dos movimientos islámicos y amenazan a Irán, república islámica, con sanciones por su intención de obtener armas nucleares.

El discurso de Obama constó, aproximadamente, de 6,100 palabras, de las cuales un poco más del 15% (1,065 palabras) las dedicó al conflicto israelí-palestino. Del punto de vista israelí esos párrafos constituyeron una desilusión:

• Obama mencionó el holocausto y los seis millones de judíos asesinados por los nazis para defender la existencia de Israel, pero no mencionó ni una palabra sobre los vínculos históricos y religiosos del pueblo judío con la tierra de Israel. Esa omisión confirma a los árabes que el estado judío es un "premio consuelo" que los europeos dieron a los judíos, para apaciguar su conciencia por haber sido sólo espectadores, muchos de ellos indiferentes, durante el exterminio de los judíos, y, por lo tanto, los judíos carecen de derechos legítimos a un "estado judío" en la tierra de Israel. 
• Equiparó a los campamentos de refugiados de los palestinos (que no aceptaron el Plan de Partición de las Naciones Unidas y, a pedido de los ejércitos árabes, salieron de la tierra de Israel para permitir el triunfo árabe con más comodidad) con el exterminio deliberado de seis millones de judíos.
• Comparó la situación de los palestinos con la esclavitud que los negros sufrieron en Estados Unidos durante siglos.
• No mencionó que el partido mayoritario de los palestinos Hamás no tiene interés en el objetivo de dos estados para dos naciones.

Diez días después, el 14 de junio, Benjamín Netanyahu, Primer Ministro de Israel, dio un discurso en la Universidad de Bar-Ilan, en Ramat Gan, un suburbio de Tel Aviv, cuyo objeto principal fue informar el punto de vista israelí sobre como resolver el conflicto israelí-palestino.

El primer punto que Netanyahu trató fue el de la amenaza que representa un  régimen de extremistas islámicos armados con bombas nucleares, para el mundo en general y para Israel en especial.

El resto de su discurso lo dedicó a exponer su visión de paz entre Israel y los árabes. La raíz del conflicto, declaró Netanyahu, fue y sigue siendo la negativa árabe de reconocer los derechos del pueblo judío a su propio estado en su tierra ancestral. Los que creen que el antagonismo hacia Israel es producto de la presencia judía en Judea y Samaria confunden la causa con la consecuencia. Los ataques a los judíos comenzaron en la década de los 20, continuaron con la invasión de los ejércitos árabes en 1948, los actos terroristas de los fedayeen en la década de los 50, y el intento en 1967 de Nasser de destruir Israel. Durante todas esas décadas de terrorismo y guerra ni un solo soldado israelí se encontraba en Judea y Samaria.

Los palestinos, aún los que el mundo llama "moderados", se niegan a considerar a Israel como un estado judío, lo cual es el requisito indispensable y básico para solucionar el conflicto.

El problema de los refugiados palestinos debe ser resuelto por el futuro estado palestino, absorbiéndolos en su territorio, como lo hizo Israel con los cientos de miles de refugiados judíos provenientes de los países islámicos.

Sin aludir a Obama, Netanyahu expresó que el derecho de los judíos a la tierra de Israel no es el resultado de las catástrofes que el pueblo judío ha sufrido, sino que deriva de la conexión física, espiritual y religiosa que los judíos han mantenido con Eretz Israel durante los últimos 3,500 años. El Estado de Israel no fue establecido en respuesta al Holocausto, pero el Holocausto no habría ocurrido si el Estado de Israel ya hubiese existido.

Israel está a favor de la existencia de dos estados, uno palestino y el otro judío, viviendo en paz y cooperación, uno al lado del otro. Pero, es indispensable que el futuro Estado Palestino sea desmilitarizado, para que no constituya una amenaza para los habitantes de Israel, como hoy lo es Gaza bajo el régimen de Hamás. Esto significa que no deberá tener ejército, no tendrá derecho a hacer alianzas militares, no tendrá control sobre su espacio aéreo, y no ingresará armas y explosivos ilegalmente como hoy sucede en Gaza.

Respecto a Jerusalén, la ciudad continuará siendo la capital unida de Israel, con libertad de culto para todas las religiones.

Israel, agregó Netanyahu, no tiene intención de construir nuevos asentamientos ni expropiar terrenos adicionales para los asentamientos existentes.

Los dirigentes palestinos no se tomaron horas ni minutos para estudiar el discurso de Netanyahu. Reaccionaron con furia, aún antes de que Netanyahu terminase de hablar. Rechazaron con indignación su pedido de reconocimiento de Israel como estado judío, y del futuro estado palestino como país desmilitarizado. Algunos insultaron a Netanyahu llamándolo mentiroso y estafador. Y otros hablaron de reiniciar la Guerra del Terror.

El comentarista político árabe-israelí Khaled Abu Tóameh calificó a la reacción palestina de "histérica, apurada y mal concebida", y la atribuye a que el discurso de Obama había dado la impresión a los líderes palestinos de que al gobierno israelí no le quedaba otra alternativa que aceptar todas las demandas palestinas.

Los palestinos no fueron los únicos que criticaron el discurso de Netanyahu. Varios de los parlamentarios del partido de Netanyahu estuvieron de acuerdo con lo que escribió el columnista Daniel Pipes, quien criticó a Netanyahu por no exigir en su discurso una total abstención de los actos de terror, y una completa revisión de los libros de texto de los colegios palestinos para eliminar todas las menciones antisemitas y anti-israelíes. Si los palestinos realmente desean la paz, los sermones en las mezquitas no deben demonizar a Israel y a los judíos, y sus emisoras de televisión deben dejar de alabar a los "mártires suicidas" e incitar al terror. 

El hecho de que los palestinos exigen con obstinación que su futuro estado invierta en tanques y aviones de guerra, en vez de infraestructuras, debería abrirle los ojos a Obama. ¡Inshallah!
_______________________________________

¿Quién gobierna Irán?
Por David Mandel, "Mi Enfoque" #288

La semana pasada se realizaron las elecciones presidenciales en Irán. Los principales candidatos fueron Mahmoud Ahmadinejad, quien buscaba la reelección, y Hossein Mousavi, ex Primer Ministro de Irán desde 1981 a 1989.

El presidente en Irán es el más alto puesto elegido por votación, pero no es la máxima autoridad del país, ya que sobre él está el "Líder Supremo", un clérigo que no es elegido por votación popular, pero que controla la política exterior, las fuerzas armadas, y la política nuclear del país. El presidente puede firmar tratados (previamente aprobados por el Líder Supremo), aprobar el presupuesto de la nación, y escoger ministros y embajadores, que deben ser aprobados por el parlamento.

El presidente es elegido por un período de 4 años, y puede ser reelegido una sola vez. Para ser candidato necesita la aprobación del "Consejo de Guardianes", donde la mitad de los miembros son escogidos por el Líder Supremo. Los candidatos deben tener origen iraní, nacionalidad iraní, ser creyentes, y tener firme fe en los principios fundamentales de la República Islámica de Irán.

El puesto de Líder Supremo, que está especificado en la constitución de la República Islámica de Irán, une en una sola persona la más alta autoridad política y religiosa del país. El Líder tiene autoridad para nombrar a los comandantes del ejército, a los directores de las emisoras de radio y televisión, y a los clérigos de las mezquitas. También nombra al Juez Supremo, a los tribunales especiales, y a los doce juristas del Consejo de Guardianes, quienes son los que deciden que leyes se pueden aprobar, y quien puede ser candidato para presidente o parlamentario. Hasta hoy Irán ha tenido solamente dos líderes supremos, Ruholla Khomeini, fundador de la Republica Islámica, y el actual, Ali Khameini.

La realidad es que en Irán el presidente es un fantoche, y el país está dirigido por una camarilla de clérigos islámicos fanáticos, auto elegidos, que han impuesto un régimen dictatorial. No tiene importancia si Ahmadinejad ha sido reelegido legalmente, o si le ha robado la elección a  Hossein Mousavi. La política de apoyo al terror islámico y de armamento nuclear no depende del presidente sino de los clérigos dirigidos por Ali Khameini, el Líder Supremo.

Del punto de vista del Occidente es preferible que Ahmadinejad sea el presidente ya que su imagen de fanático islámico y negador del Holocausto es más cercana a la realidad política de su país que la imagen del "moderado" Hossein Mousavi. (En Irán, y en general en todos los países islámicos, la palabra "moderado" es muy relativa. En el caso de Mousavi, este hombre fue Primer Ministro del gobierno de Irán durante los ocho años de guerra con Irak, y no se opuso a enviar a niños y adolescentes, "armados con llaves de plástico para abrir las puertas del paraíso", a marchar sobre campos minados y hacerlos explotar antes de que los soldados pasen).
_______________________________________

Historia de los judíos de Salónica
Por David Mandel, "Mi Enfoque" #288

La presencia judía en Grecia se remonta a varios siglos antes de la Era Cristiana. El profeta Isaías (Isaías 66:19), en un capítulo escrito alrededor del año 540 A.E.C. menciona que judíos vivían en Grecia. Su contemporáneo, el profeta Joel, también menciona Grecia, (Joel 3:6). El apóstol Pablo, durante la segunda mitad del Siglo 1, visitó varias ciudades griegas, incluyendo Corinto y Salónica, donde predicó en las sinagogas. Esa antiquísima comunidad de judíos griegos mantuvo su identidad hasta que fue destruida por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

En el año 1492 los Reyes Católicos, Fernando e Isabel de España emitieron un edicto forzando a los judíos a convertirse al catolicismo o a emigrar. Alrededor de 50,000 aceptaron el bautizo y se quedaron en España. El resto, más de 250,000, salieron al exilio. Algunos fueron a Francia, Inglaterra y Holanda. Otros a Italia o al norte de África, pero la mayoría encontró refugio en el imperio otomano.

20,000 judíos se establecieron en Salónica, ciudad en el norte de Grecia, que, algunas décadas antes, había sido destruida por los turcos durante su conquista, y formaron comunidades separadas y autónomas que correspondían a sus pueblos de origen. El centro religioso y administrativo de cada comunidad era la sinagoga.

Con la llegada de los judíos la ciudad revivió y se convirtió en la segunda ciudad más importante del imperio, con gran actividad comercial y financiera. Los judíos introdujeron métodos, modernos para la época, a la industria textil, y convirtieron a Salónica en el más importante centro de dicha industria del imperio otomano.

Las yeshivot que se establecieron convirtieron a Salónica  en el principal centro de estudios teológicos judíos de Europa, que mereció el título de "Madre de Israel" otorgado por el poeta judío italiano Samuel Usque. La fama de la ciudad atrajo inmigrantes judíos de Polonia, Italia, Hungría y del norte de África. Salónica se convirtió en la ciudad con la mayor población judía del mundo.

En 1655 los judíos de Salónica afrontaron una grave crisis. Sabetai Zví, un hombre carismático nacido en Esmirna, vino a Salónica y se proclamó el Mesías, Rey de Israel y salvador del pueblo judío. La comunidad se dividió entre los que creían en él y los que lo consideraban un impostor charlatán El mensaje y las acciones de Zví alarmaron a las autoridades otomanas que, en 1666, lo arrestaron y le dieron la alternativa de morir o convertirse al Islam. Zví optó por convertirse, y 300 familias judías siguieron su ejemplo, formando una comunidad de conversos llamada "Donmeh".

La conversión masiva de parte de la comunidad tuvo el efecto de unir e integrar a las diversas comunidades para poder apoyar y financiar sus instituciones culturales y de beneficencia. En 1680 las comunidades, independientes y autónomas hasta ese momento, se unieron y eligieron un Consejo gobernante, formado por tres rabinos y siete laicos.

La comunidad continuó progresando y aumentando. En el siglo 19 Salónica tenía una población judía de más de 70,000 personas, equivalente a más de la mitad de la población total de la ciudad. Los judíos crearon modernas industrias, eran dueños de la mayoría de las empresas comerciales de la ciudad, y fundaron los primeros periódicos de Salónica. Mantenían instituciones de beneficencia y caridad, orfelinatos, asilo psiquiátrico, hospitales y hogar de ancianos.

En 1908 el movimiento revolucionario "Jóvenes Turcos", basado en Salónica, derrocó al sultán. Nació una efervescencia política en la comunidad. Por un lado se crearon organizaciones sionistas. Por otro lado, los obreros judíos fundaron una federación socialista que fue la base y el núcleo del Partido Socialista Griego.

En 1913 Salónica fue incorporado al estado griego, y los judíos recibieron completa igualdad. En 1917, el Primer Ministro de Grecia manifestó su apoyo a la creación de un hogar judío en Palestina, meses antes de la Declaración Balfour. Ese mismo año un incendio consumió gran parte de la ciudad, y 53,000 judíos perdieron sus hogares. A consecuencia de esa catástrofe, y debido también a incidentes antisemitas, muchos judíos de Salónica emigraron en 1931 a Palestina.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Salónica tenía una población de 50,000 judíos. 13,000 de ellos, incluyendo más de 300 oficiales, sirvieron en el ejército griego que luchó contra las tropas de Italia y Alemania. Más de 500 murieron y 3,700 fueron heridos.

Los nazis entraron a Salónica el 9 de abril de 1941. Pocos días después pasaron decretos anti-judíos. El 11 de julio de 1942, todos los hombres judíos, entre las edades de 18 a 45, fueron obligados a congregarse en una plaza principal donde fueron sometidos a humillaciones y registrados para realizar trabajos forzados. Al final de ese año los alemanes confiscaron todas las empresas judías y destruyeron el milenario cementerio judío. En 1943 46,000 judíos de Salónica (casi la totalidad de la población judía de la ciudad, exceptuando los que habían logrado escapar y unirse a los guerrilleros griegos) fueron transportados, apiñados en vagones de ganado, a Auschwitz. A diferencia de las poblaciones de los otros países europeos ocupados los griegos protestaron. El arzobispo Damaskinos fue el único clérigo de todas las religiones cristianas de Europa (incluyendo al Papa) que publicó un documento condenando el trato a los judíos, identificándolos como ciudadanos griegos con igualdad de derechos.

Sólo 1,950 judíos salonicanos (el 4%) lograron sobrevivir Auschwitz. El 96% restante fue exterminado. Muchos de los sobrevivientes emigraron, algunos a los Estados Unidos, otros a Israel. Hoy sólo quedan en Salónica 1,200 judíos.

Hace pocas semanas murió en Israel, a la edad de 86 años, Salamo Arouch, el boxeador judío campeón de los Balcanes, que sobrevivió Auschwitz peleando en más de 200 luchas de exhibición organizadas por las autoridades nazis del campo de exterminio. Después de la guerra conoció a Martha, una mujer de Salónica y emigró a Palestina en 1945. Su historia fue relatada en 1989, en la película "Triunfo del Espíritu", donde el actor William Deffoe hace el papel de Arouch.
_______________________________________

Vargas Llosa, la paranoia, y los cerdos salvajes
Por David Mandel, "Mi Enfoque" #288

Paranoia:  Término psiquiátrico que describe una enfermedad mental caracterizada por la creencia obsesiva del individuo de que está siendo perseguido.

El prestigioso escritor peruano-español Mario Vargas Llosa es reconocido mundialmente como un gran novelista, dramaturgo, crítico literario y columnista, pero, hasta hace poco, no se sabía que también es psiquiatra, o, por lo menos, que se las da de psiquiatra.

En un reciente artículo, "La cuadratura del círculo", que apareció en los 40 ó más periódicos que publican su columna, demuestra sus conocimientos de psiquiatría al diagnosticar que la opinión pública de Israel y su "clase dirigente" sufren de una grave enfermedad mental.

"La opinión pública de Israel y…su clase dirigente, padecen…una verdadera paranoia que los hace ver enemigos por doquier. Esta psicosis explica… el acelerado proceso de radicalización extremista de Israel".

Según el Dr. Vargas Llosa los israelíes no tienen motivo o causa para sentir paranoia. Todo está sólo en las mentes enfermas del ultra nacionalista Netanyahu y del fanático racista y xenófobo Aviador Liberman, como los describe Vargas Llosa con su usual elocuencia.

El hecho de que el presidente de Irán ha manifestado la intención de su país de borrar del mapa a Israel con armas nucleares no justifica, según el Dr. Vargas Llosa - ya que no lo menciona - que Israel se sienta amenazado y perseguido.

La paranoia israelí tampoco está justificada, según el psiquiatra-escritor, por el hecho de que una encuesta europea hace un par de años proclamó a Israel como el mayor peligro para la paz mundial (dejando muy atrás en la competencia a Corea del Norte e Irán).

Los boicots a los académicos israelíes en la Gran Bretaña los boicots a los productos israelíes en Noruega la "Semana del Apartheid de Israel", celebrada cada año en las universidades de Canadá y Estados Unidos y la negación de la legitimidad de la existencia de Israel en manifestaciones multitudinarias en Europa, son, para el Dr. Vargas Llosa, sólo un pretexto que no justifica ni explica la paranoia de los israelíes.

Y, por supuesto, los miles de cohetes disparados por Hamás y su negativa a aceptar la existencia de Israel, no dan motivo para la paranoia de los israelíes en general, y de los habitantes del pueblo de Shderot en especial.

Lo que si debemos agradecer al Dr. Vargas Llosa es que su diagnóstico profesional lo hizo en forma gratuita y desinteresada, sin cobrar las exorbitantes sumas que sus colegas psiquiatras generalmente exigen de sus pacientes.

Estoy considerando hacer la siguiente consulta por carta al Dr. Vargas Llosa, y pedirle que tenga la gentileza de diagnosticar si se trata de un caso de paranoia, tal vez contagiado por los israelíes, o si hay fundamento real para la acusación:

Estimado Dr. Vargas Llosa

Esta carta no está dirigida a usted en su calidad de escritor y columnista (discúlpeme, casi escribo "calumnista") sino a usted en su función de psiquiatra, para que determine si lo que relato a continuación es un caso de paranoia o de persecución verdadera.

La semana pasada los medios de comunicación de la Autoridad Palestina responsabilizaron y culparon a Israel por los daños que los cerdos salvajes ocasionan a los cultivos de sus agricultores. El jefe de la Unión de Agricultores palestinos de la región acusó que los israelíes planearon los ataques de los cerdos salvajes. No explicó como los animales fueron entrenados para diferenciar entre los cultivos de agricultores palestinos y judíos, para dañar sólo los cultivos palestinos.

La acusación es similar a la que Wafa, la agencia oficial de noticias de la Autoridad Palestina, hizo hace un año, denunciando a los judíos por soltar ratas en los barrios árabes de Jerusalén para causar que las familias árabes abandonen sus casas en la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Le agradeceré un rápido diagnóstico. En el caso de que se trate de un problema mental y no real, le agradeceré que me envíe la receta de las pastillas que podrían curar esa paranoia.

Atentamente,

David Mandel
_______________________________________

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui