x
Mi Enfoque #290 3 de julio, 2009

Mi Enfoque #290   3 de julio, 2009

• Choque de civilizaciones
• La otra negativa es peor
• La teoría del profesor Sand y los estudios genéticos
• Tres paraísos: judío, cristiano, musulmán
_______________________________________

Choque de civilizaciones
Por David Mandel, "Mi Enfoque" #290

Según Samuel Huntington, el "choque de civilizaciones" es la teoría que explica los grandes movimientos políticos y culturales de la historia como consecuencia de las influencias recíprocas que ejercen entre sí las diversas civilizaciones.

Civilización, en este contexto, se define como una cultura más o menos cerrada, con ideales, creencias, tradiciones y costumbres que la oponen y distinguen de otras civilizaciones, que tienen sus propios ideales, creencias, tradiciones y costumbres.

Según Huntington los futuros conflictos internacionales, a diferencia de los conflictos en el siglo 20 que fueron entre estados o ideologías, serán entre civilizaciones.

La frase "choque de civilizaciones" se aplica principalmente al conflicto, pacífico o violento, que hoy existe entre el Mundo Occidental y el Mundo Musulmán, una de cuyas expresiones, tal vez la más conocida, es el conflicto árabe-israelí.

La frase también se puede aplicar al conflicto fratricida que existe adentro de Israel, entre los ultra-ortodoxos (la mayoría de ellos anti-sionistas que no reconocen la existencia ni la legitimidad del estado, y se niegan a hacer servicio militar) y el resto de la población judía, que incluye ortodoxos y seculares.

Los ultra-ortodoxos constituyen aproximadamente el 10% de la población de Israel. Algunas ciudades como Bnei Barak, Beitar Ilit, Kiriat Sefer son completamente ultra-ortodoxas. En ciertos barrios de Bet Shemesh los ultra-ortodoxos han forzado un régimen de vestimenta "modesta" similar a la que han impuesto los ayatolas en Irán.

En Jerusalén 200,000 personas, el 30% de la población, son ultra-ortodoxos. A pesar de ser minoría tratan de imponer por la fuerza su forma de vivir a gente que no comparte sus costumbres ni tradiciones, llegando a extremos de tirar piedras durante demostraciones violentas, aún si estas ocurren en sábados, (con lo cual violan dos de los Diez Mandamientos, profanan la santidad del Día de Descanso, y corren el riesgo de que sus piedras puedan matar a otras personas).

El más reciente pretexto para las protestas de los ultra-ortodoxos es el estacionamiento público cercano a la Ciudad Vieja, en un barrio que no es ultra-ortodoxo. Los ultra-ortodoxos amenazan con violencia si la Municipalidad de Jerusalén permite que el garaje público sea utilizado los sábados por los numerosos visitantes a la Ciudad Vieja que llegan de otros lugares de Israel. (El hecho de forzar a los visitantes a continuar manejando, por media hora o más, en busca de estacionamiento o causar que los visitantes prefieran ir en sus autos a las playas, donde no hay problema de estacionamiento, significa idéntica profanación del sábado, no es algo que preocupa a los ultra-ortodoxos).

Las acciones de los ultra-ortodoxos, incluyendo su negativa a aceptar conversiones realizadas por rabinos que no son ultra-ortodoxos, da base a la sospecha de que quieren imponer su estilo de vida, primero en Jerusalén, y, luego, en todo Israel.

Parafraseando la frase de quien fue Primer Ministro de Francia, Georges Clemenceau, (La guerra es un asunto demasiado importante para dejárselo a los militares): la religión es un asunto demasiado importante para dejárselo a los ultra-ortodoxos.
_______________________________________

La otra negativa es peor
Por David Mandel, "Mi Enfoque" #290

La negativa de los antisemitas, anti-sionistas y anti-israelíes a reconocer que el Holocausto es un hecho histórico no es la peor negativa, desde el punto de vista israelí, ya que la terrible tragedia del Holocausto no es lo que otorga a los judíos el derecho histórico a la Tierra de Israel, reconocido internacionalmente por la Liga de las Naciones, que decidió, dos décadas antes del Holocausto, que Israel sería el Hogar Nacional de los judíos.

Hay otra negativa que es peor, ya que constituye el mayor obstáculo para lograr la paz. Es la negativa de los árabes e islámicos en general, y de los palestinos en especial, a reconocer los vínculos históricos, religiosos, emocionales y morales que tienen los judíos con la Tierra de Israel. Esa negativa se expresa por medio de la falsificación y tergiversación de la historia.

Los palestinos enseñan en sus escuelas, colegios y universidades que nunca hubo presencia judía en "Palestina", que nunca existió un reino judío en "Palestina", y que nunca hubo un Templo Judío en la explanada donde hoy se encuentra la Mezquita Al Aksa. Libros de texto, sermones en las mezquitas y artículos de intelectuales en periódicos y revistas proclaman que son "invenciones de los invasores judíos", que "Jesús fue palestino" y que "los palestinos viven en Palestina desde el tiempo de Abraham".

Esa falsificación de la historia es la base para que los palestinos, y, a la cabeza de ellos, sus dirigentes, se nieguen rotundamente a reconocer la legitimidad del Estado Judío, ya que para ellos los judíos no tienen derechos históricos, religiosos, emocionales o morales para justificar su presencia en la tierra que ellos llaman "Palestina".

Mientras los palestinos continúen envenenando a sus jóvenes generaciones con falsificaciones históricas, demonización de Israel, y odio revanchista, nunca habrá paz. Ninguna conferencia internacional, ningún enviado especial al Medio Oriente, ninguna declaración presidencial, podrán traer la paz al Medio Oriente si los palestinos no cesan de falsificar y tergiversar la historia de la región.
_______________________________________

La teoría del profesor Sand y los estudios genéticos
Por David Mandel, "Mi Enfoque" #290

El profesor Shlomo Sand, de la Universidad de Tel Aviv, es el autor de un libro que fue un gran éxito de librería en Francia, "Cuando y como se inventó el pueblo judío". En ese libro, Sand, cuya especialidad no es la historia judía, sino la historia de Europa en el siglo 20, niega que los judíos de hoy sean descendientes de los antiguos israelitas que vivían en el reino de Judea. Argumenta que los judíos nunca existieron como una "nación-raza" sino que son una mezcla de diversos grupos étnicos que durante los siglos adoptaron la religión judía. Por ejemplo, los judíos del norte de África descienden de tribus berberes convertidas al judaísmo los judíos yemenitas descienden de tribus árabes los judíos askenazitas descienden de los Khazars, un reino que se convirtió al judaísmo en el siglo 8.

Según Sand, el exilio y la diáspora, después de las dos rebeliones contra el Imperio Romano, son mitos los judíos nunca fueron exilados de Israel, y sus verdaderos descendientes (los palestinos) continúan viviendo allí hasta hoy. El erudito profesor escribe que fueron judíos alemanes en el siglo 19, quienes, contagiados por el nacionalismo que predominaba en ese siglo, inventaron el mito de que los judíos eran una nación, leyenda que fue entusiastamente adoptada por los sionistas.

¿Es correcta la teoría de Sand o es sólo una manifestación de otro judío judeofobo? ¿La auto-identificación de los judíos es un mito o tiene base científica?

Hace algunos años habría sido imposible determinar si la teoría de Sand es un infundio, o si tiene base científica. Hoy, los inmensos avances de la ciencia genética permiten hacer estudios sobre el origen geográfico de los judíos, y llegar a sólidas conclusiones, que no están basadas en teorías disparatadas o prejuicios. Los judíos son un imán irresistible para los especialistas en genética ya que constituyen una población que, aunque está dispersa por el mundo, comparte la misma auto-identificación. 

El Dr. David Goldstein, autoridad mundial en genética, hizo un estudio de las variaciones de la ADN existentes en los judíos y en otros grupos étnicos, estudio que ha iluminado muchos aspectos de la historia judía y de su demografía. Publicó su investigación y sus resultados en un libro titulado "El legado de Jacob".

Para poder entender las conclusiones a las que llegó el Dr. Goldstein, primero debemos definir ciertos conceptos claves de la ciencia genética:

a) El ADN (abreviación del "ácido desoxirribonucleico"), o DNA en inglés, es una macromolécula que forma parte de todas las células. Contiene la información genética usada en el desarrollo y el funcionamiento de los organismos vivos, y es responsable de su transmisión hereditaria.
b) El cromosoma Y se hereda sólo del padre, y está presente unicamente en los hombres. (Las mujeres no lo tienen). El hijo lo recibe del padre básicamente sin cambios. Los científicos genéticos se sirven del cromosoma Y para identificar la genealogía paternal de los hombres y la relación genética entre grupos de individuos.
c) La mitocondria, que se hereda sólo de la madre, no del padre, es el material genético que genera energía para la célula. Una de sus características es que no se recombina, por lo tanto sus mutaciones ocurren muy rara vez, cada diez mil años. Es decir, la diferencia del mitocondria entre una mujer que nació hace 40.000 años y un descendiente directo por vía materna, que vive en la actualidad, sería mínimo. De hecho, un estudio realizado en los ADN mitocondriales de los europeos demuestra que todos los europeos provienen de siete mujeres, "las siete hijas de Eva". La Eva europea más antigua habría vivido hace 45.000 años y la más moderna hace unos 15.000 años. La Eva mitocondrial, la antepasada común más moderna de todos los seres humanos que hay en el mundo, se remontaría a unos 150.000 años.

El Dr. Goldstein tomó en cuenta para sus estudios dos tradiciones judías:

• Los judíos consideran que la identidad de judío se hereda de la madre, no del padre. Es decir, el hijo de un hombre no judío y de una mujer judía es considerado judío, mientras que el hijo de un hombre judío y de una mujer no judía, no es considerado judío.

• Por otro lado, el status de la casta sacerdotal (cohanim en hebreo) – hoy puramente simbólico – se hereda del padre, no de la madre.

El Dr. Goldstein estudió el cromosoma Y de los judíos que decían ser cohanim y los comparó al de otros judíos. Descubrió que el cromosoma Y de los cohanim, tanto de los sefarditas como de los askenazitas, es distinto de los otros judíos, e indica que son descendientes por la vía paterna de un grupo de personas que vivió hace cerca de tres mil años. Una tribu negra de África del Sur, los Lemba, cuya tradición dice que descienden de sacerdotes judíos que llegaron al África hace 2,500 años, tiene idéntico cromosoma Y.

Para determinar si los judíos son un grupo étnico homogéneo, (es decir si comparten la misma descendencia materna), o si descienden de diversos grupos, estudió un total de dieciocho poblaciones de Europa, norte de África, Medio Oriente, Asia Central y la India. En cada caso comparó a la comunidad judía que vivía en el lugar con la población no judía. Por ejemplo, comparó a los berberes con los judíos de Marruecos a los judíos de Bombay (Bnei Israel) con los hindúes a los judíos de Georgia con los no judíos del mismo país y a los judíos oriundos del Yemen con los yemenitas.

Sus conclusiones: en todos los casos la población judía tiene menos diversificación mitocondrial que las otras poblaciones. Los genes que son comunes entre los judíos no son comunes en las otras poblaciones. El hecho de que, hasta hace pocas décadas, eran relativamente pocos los judíos que se casaban con no judíos, limitó los genes de la población y causó ciertas mutaciones en la población judía, los cuales han causado que ciertas enfermedades sean mucho más comunes entre los judíos que en las otras poblaciones, como por ejemplo Tay-Sachs, Gaucher, Canavan, Crohn, cystic fibrosis, y otras*.

Resumiendo: la teoría del Profesor Sand, completamente desvirtuada por los estudios genéticos, prueba lo siguiente:

a)  Un profesor, respetado y erudito en un tema específico, puede ser un completo ignorante en otros temas.

b)  Un intelectual puede estar motivado sólo por prejuicios y complejos.

c)  El gran éxito en Francia del Profesor Sand, cuya tesis niega la existencia del pueblo judío, se debe al entusiasmo de los lectores por leer un libro que concuerda con sus más sinceros e íntimos deseos.

* Los profesores Gregory Cochran y Henry Harpending, especialistas en antropología, han escrito un libro, "La Explosión de los 10,000 años" donde atribuyen, lo que ellos consideran mayor inteligencia judía, a esos mismos genes defectuosos. El libro ha causado un fuerte debate, ya que el concepto de que un grupo étnico es más inteligente que otros tiene implicaciones racistas. Según los autores, la población normal tiene un IQ (cociente de inteligencia) promedio de 100 (con un porcentaje de genios – IQ superior a 140 – de 0.4%), mientras que los judíos tienen un IQ promedio entre 107 a 115, (con un porcentaje de genios de 2.3%).
_______________________________________

Tres paraísos: judío, cristiano y musulmán
Por David Mandel, "Mi Enfoque" #290

Ahora que he llegado a una edad desde la cual el paraíso se ve cada día más cercano, estoy estudiando mis distintas alternativas.

En el paraíso judío los bienaventurados pasan la eternidad rezando a Dios y estudiando los libros sagrados. Pero, confieso que nunca fui demasiado aficionado al estudio.

En el paraíso cristiano las almas benditas transcurren la eternidad cantando alabanzas a Dios, y tocando el arpa. Mi problema es que nunca tuve preparación musical y, si es que tengo talento para la música, hasta ahora no lo he descubierto.

En el paraíso musulmán los creyentes disfrutan de un jardín maravilloso, lleno de árboles frutales, cruzado por ríos de agua pura y de leche, y atendidos, para todo lo que ellos deseen, por 72 bellas vírgenes.

¿Tal vez, si es que merezco ir al paraíso, me permitirán, de tanto en tanto, visitar el paraíso musulmán?

 

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui