x
Mi Enfoque #304 Enero 14, 2010

Mi Enfoque #304 Enero 14, 2010

En este número:
• Los Colores Unidos del Judaísmo
 Porqué es dudoso que se firme la paz
 Insultos no se responden con insultos   
• "Pérfida Albión": Inglaterra y los judíos a través de la historia
 El terremoto de Haití
• La respuesta educada
_______________________________________

Los Colores Unidos del Judaísmo
Mi Enfoque # 304 Enero 14, 2010 por David Mandel

Una de las compañías italianas de mayor éxito es Benetton, con 6,200 tiendas en 120 países. La firma se hizo famosa con su slogan "Los Colores Unidos de Benetton" y sus avisos publicitarios donde se ve gente de distintos grupos étnicos y colores de piel.

Si el judaísmo hiciera similares avisos publicitarios, presentaría en ellos rubios, pelirrojos, morenos, blancos, negros, achinados, y todo otro color que uno se puede imaginar, reflejando lo que se ve diariamente en cualquier calle de Tel Aviv.

Un amigo me escribió que no puede entender la gran variación en apariencia y color de piel de los judíos.

La explicación es muy sencilla. Las causas del multicolor son básicamente tres:
a) A través de los siglos más hombres judíos solteros que mujeres judías solteras han viajado a otros países por diversas razones, incluyendo el deseo de mejorar su situación económica. Una vez allí, algunos de ellos pedían que les enviasen novias de su lugar de origen, pero otros se casaban con chicas del lugar. Esto está comprobado por estudios de DNA, donde el 75% de los hombres judíos tienen los mismos genes, pero solo el 50% de las mujeres.
b) Pogroms, donde mujeres judías eran violadas.
c) Conversiones al judaísmo de gente perteneciente a otros grupos étnicos.

En resumen, no existe raza judía. Lo que existe es la identificación de un grupo étnico, dispersado en el mundo, con la historia, valores y aspiraciones del judaísmo.
_______________________________________

Porqué es dudoso que se firme la paz
Mi Enfoque # 304 Enero 14, 2010 por David Mandel

El conflicto árabe-israelí fue, en su origen, un conflicto geo-político. Dos naciones, judíos y árabes, disputan el mismo territorio. La solución, en estos casos, puede ser el resultado de una guerra, cuando el triunfador impone nuevas fronteras, como fue el caso al finalizar la Primera y Segunda Guerra Mundial, y el Imperio Otomano fue desmembrado para crear varios estados árabes o, mediante negociaciones, como en el caso de la devolución de la península del Sinai que hizo Israel a Egipto, parte integral del acuerdo de paz entre las dos naciones.

Desde que los fanáticos clérigos islámicos se adueñaron del poder en Irán, los Ayatolas iraníes usan sus petro dólares y su propaganda islámica para basar el conflicto árabe-israelí en una contienda religiosa entre el Islam y los judíos. Hoy los principales antagonistas de Israel son dos partidos islámicos extremistas, Hizballah en el Líbano, y Hamás en Gaza.

Para los fanáticos islámicos un territorio que en algún momento ha estado bajo el gobierno del Islam, (como lo fue el Medio Oriente bajo el Imperio Otomano) debe quedar ya para siempre como parte del Islam, (lo cual se aplica tanto a Israel como a la región de Andalucía en España). Aceptar que esté bajo el control de gente no islámica es una blasfemia y una herejía que ni Allah ni sus fieles pueden tolerar.

En el caso de Israel hay un agravante: es un país de mayoría judía con un gobierno judío. En el Islam, de acuerdo al Corán, los judíos son dhimmis, ciudadanos de segunda clase, que carecen de derechos humanos y legales. Ser gobernados por dhimmis es una humillación y una vergüenza.

Hamás fue fundado con el propósito de destruir Israel y combatir a los judíos, como claramente lo expresa su constitución. Mientras Hamás continúe en el poder no negociará con el Estado Judío ni aceptará una solución que permita a los judíos continuar controlando aunque sea de una parte mínima del territorio. Esto es imposible ya que va contra sus principios islámicos más elementales. Es, como dice la frase popular, "pedirle peras al olmo".

El "moderado" Abu Mazen, presidente de la Autoridad Palestina, aunque no es un fanático islámico como sus enemigos de Hamás (hizo sus estudios universitarios en la atea Unión Soviética) comparte básicamente el concepto de que los judíos son dhimmis, y, por lo tanto, le es imposible aceptar lo que Israel pide, que los árabes lo reconozcan como Estado Judío, aun cuando esa definición fue específicamente mencionada en el Plan de Partición de las Naciones Unidas, en 1947.

Abu Mazen sabe que reconocer a Israel como Estado Judío equivale a abandonar la exigencia de que los descendientes de los refugiados árabes del año 1948 regresen a Israel. Esto significaría reconocer la injusticia cometida por los países árabes de no haberlos aceptado como ciudadanos, con iguales derechos y obligaciones, (como lo hizo Israel con los cientos de miles de refugiados judíos que escaparon de los países árabes), y, por el contrario, haberlos forzado a vivir durante décadas en miserables campos de refugiados.

Tal vez se reanudarán las negociaciones, pero es irreal esperar que lleguen a un acuerdo, mientras los palestinos continúen obsesionados con su teología extremista.
_______________________________________

Insultos no se responden con insultos
Mi Enfoque por David Mandel

Durante décadas hubo estrecha amistad entre Israel y Turquía, pero, desde que el partido islámico de Recep Tayyip Erdogan asumió el gobierno, las relaciones se han deteriorado.

Erdogan no pierde oportunidad de insultar a Israel. En una ocasión ofendió personalmente al presidente Shimon Peres. La televisión turca está presentando series con las más "clásicas" acusaciones antisemitas contra Israel.

El hecho que Turquía persigue y discrimina a su minoría kurda, y mantiene un ejército de ocupación con 40,000 soldados en el norte de Chipre, no le impide a Erdogan acusar a Israel de crímenes de guerra. Hace unos días, después que las fuerzas israelíes mataron a tres terroristas que habían matado a un motorista judío, Erdogan preguntó insolentemente, "¿Y cual es la excusa de Israel esta vez?"

La dignidad nacional de Israel obligó al gobierno israelí a reaccionar. Lamentablemente, la forma como lo hizo Danny Ayalon, Vice Ministro de Relaciones Exteriores, (llamar al embajador turco y humillarlo, haciéndolo que se siente en una silla más baja, y no tratarlo con el respeto que merece el representante de otra nación) fue ofensiva e infantil.

El resultado no se hizo esperar. El presidente de Turquía amenazó con traer de regreso a su embajador si no recibía ese mismo día una disculpa escrita. Ayalon no tuvo más remedio que, abyectamente, escribir y enviar la disculpa.

Turquía, en vez de disculparse por las frases ofensivas de su primer ministro, y las series antisemitas de su televisión, recibió una disculpa de Israel.
_______________________________________

"Pérfida Albión": Inglaterra y los judíos a través de la historia   
Mi Enfoque # 304 Enero 14, 2010 por David Mandel

La frase "Pérfida Albión", (Albión es el antiguo nombre griego de Inglaterra), se remonta a muchos siglos atrás. Se originó en Francia, con un significado religioso, cuando los ingleses abandonaron la Iglesia Católica. Durante la Revolución Francesa la frase adquirió significado político, cuando Inglaterra, que inicialmente había apoyado la causa revolucionaria, se alió con otras monarquías europeas contra Francia.

La frase también se puede aplicar a la relación de Inglaterra con los judíos, que, aunque tuvo épocas de tolerancia, generalmente fue hostil.

Los judíos llegaron a Inglaterra en el siglo XI, con Guillermo el Conquistador. Durante el siglo XII se empezaron a manifestar sentimientos anti-judíos. En el año 1130 los judíos de Londres fueron multados con una suma exorbitante acusados de haber matado a un hombre enfermo. Pocos años después comenzaron a acusarlos de usar sangre cristiana para sus ritos. También les impusieron enormes impuestos: en el año 1188 los judíos de Londres pagaron 60,000 libras casi la misma suma que pagó el resto de la población de la ciudad, (70,000 libras).

El primer pogrom tuvo lugar en Londres en el año 1189 cuando la mayoría de los judíos fueron matados. En el año 1190 toda la población judía de York fue masacrada.

En el año 1290 el rey Eduardo I los expulsó de Inglaterra, la primera expulsión de judíos ocurrida en Europa durante la Edad Media.

Durante el siglo XVI algunos judíos expulsados de España y Portugal se radicaron en Inglaterra. En el año 1655 presentaron una petición a Cromwell para que permita a judíos vivir en Inglaterra. En el año 1698 se legalizó la práctica del judaísmo, lo cual permitió a la comunidad crecer con la llegada de inmigrantes de Holanda, España, Portugal y Alemania.

En el siglo XIX algunas familias judías, especialmente los Goldsmids y los Rothschilds, asumieron altas posiciones en el mundo social y financiero. En 1847 un judío fue elegido alcalde de Londres. En el año 1885 Nathaniel de Rothschild fue el primer judío que recibió el título de "Lord". El Primer Ministro Benjamín Disraeli, convertido por su padre al cristianismo cuando era niño, nunca escondió su origen y sus simpatías. En 1890 se eliminaron todas las restricciones religiosas que aún existían y la emancipación judía en Inglaterra fue completa. Esto resultó en un crecimiento de la comunidad que llegó a contar con 300,000 personas en el año 1914.

En el año 1917 el gobierno inglés emitió la Declaración Balfour, por la cual reconocía a Palestina (provincia del imperio turco que comprendía ambos lados del río Jordán) como hogar nacional del pueblo judío. Pocos años después, al finalizar la Primera Guerra Mundial con la derrota del imperio turco― desmembrado por Francia e Inglaterra―la Liga de las Naciones confirió a Gran Bretaña un mandato sobre Palestina.

En el año 1922 el gobierno inglés unilateralmente dividió el área del mandato, lo cual fue confirmado por la Liga de las Naciones. Separó la región al este del río Jordán (76% del área total) y se la entregó al Emir Abdullah, quien había nacido en lo que hoy es Arabia Saudita, como recompensa por su ayuda en la lucha contra los turcos.

La región recibió el nombre de Transjordania, y los ingleses prohibieron a los judíos que se establecieran allí. El territorio que quedó al oeste del río Jordán, (24% del área total), hoy incluye Israel y las regiones de Judea y Samaria, (conocidas bajo sus nombres bíblicos, Judea y Samaria, o, como la prensa mundial gusta llamarlas, West Bank), continuó siendo considerado hogar nacional del pueblo judío.

En mayo del año 1939, a pesar de que los nazis en 1936, mediante las leyes de Nuremberg, habían despojado a los judíos de la nacionalidad alemana, el gobierno de Chamberlain aprobó el llamado White Paper, ley que limitaba la inmigración judía a Palestina a un total de 75,000 personas durante los siguientes cinco años, después de los cuales la inmigración judía dependería del permiso de los árabes. El derecho de los judíos de comprar tierras en Palestina también fue restringido.

Después que estalló la guerra, en setiembre de 1939, Ben Gurión declaró, "Lucharemos contra el White Paper como si no hubiese guerra, y pelearemos en la guerra como si no existiese el White Paper".

Al final de la Segunda Guerra Mundial, el Partido Laborista Británico votó a favor de la abolición del White Paper pero Ernest Bevin, el ministro laborista de Relaciones Exteriores, persistió en continuar la misma política hasta que los británicos se retiraron de Palestina en el mes de mayo de 1948. (Los ingleses, sabiendo que los estados árabes vecinos invadirían de inmediato Israel, estaban convencidos de que los judíos, que sólo eran 600,000 en todo el país, los llamarían desesperados para que regresen y los defiendan).

Desde el final de la Guerra Mundial en 1945 hasta mayo de 1948 numerosos sobrevivientes del Holocausto, incluyendo niños y huérfanos, trataron de entrar ilegalmente a Palestina, pero fueron detenidos por los británicos y encarcelados en campos de prisioneros en Chipre.

El primer acto del estado de Israel, al día siguiente de declarar la independencia, fue anular el White Paper.

Hoy, Gran Bretaña es el líder mundial de los intentos de boicotear Israel, a sus académicos y a sus productos. También es el único país de Europa al cual los líderes políticos y militares de Israel no pueden viajar por temor de ser encarcelados y juzgados como "criminales de guerra".
_______________________________________

El terremoto de Haití
Mi Enfoque # 304 Enero 14, 2010 por David Mandel

Mientras escribía este número de Mi Enfoque escuché por radio la noticia del catastrófico terremoto de Haití, donde han perdido la vida decenas de miles de personas.

Nací y me crié en el Perú, país que diariamente sufre de temblores―la mayoría de ellos imperceptibles―y donde cada cierto número de años ocurren terremotos que causan cientos de muertos y grandes daños a la propiedad, pero nunca he visto una tragedia de la magnitud del terremoto en Haití.

El último terremoto que experimenté en el Perú fue el 15 de agosto del año 2007, de 8 grados de intensidad y dos minutos de duración, con un epicentro a unos 150 kilómetros al sur de Lima. Si el epicentro hubiese sido en la capital, el número de muertos habría llegado a miles, en vez de los quinientos que murieron.

Una ironía del destino fue el hecho de que la mayoría de las víctimas del terremoto peruano murieron en iglesias cuando se desplomaron los techos mientras rezaban. Al mismo tiempo, los muros de la cárcel local se desmoronaron y decenas de presos lograron fugarse. Si uno atribuye la causa del terremoto, no a las impersonales fuerzas de la naturaleza, sino a una decisión divina, es difícil entender porque Dios castigó a los piadosos y liberó a los pecadores.

(Thornton Wilder, en su libro clásico El puente de San Luis Rey, ganador del premio Pulitzer en 1928, trata justamente este tema. La novela relata la muerte de cinco personas que cayeron al abismo cuando un puente peruano se derrumbó en 1714. Un monje testigo trata de entender si la tragedia fue causada por intervención divina o si fue un lamentable accidente).

Israel también corre el riesgo de un terremoto catastrófico, que, según los geólogos puede ocurrir en cualquier momento, debido a la  falla sirio-africana que pasa por el Valle del Jordán y el Mar Muerto. La Biblia menciona un terremoto que, evidentemente, fue de tal intensidad que sirvió a los autores como referencia de acontecimientos ocurridos en la época. El libro de Amos (Amos 1:1) relata que el profeta tuvo visiones "en los días de Uzziah, rey de Yehudah, y de Jeroboam, hijo del rey Yoash de Israel, dos años antes del terremoto", (siglo 8 A.E.C). El libro de Zacarías (Zacarías 14:5) también lo menciona: "huirás como huiste del terremoto en los días de Uzziah, rey de Yehudah".
_______________________________________

La respuesta educada
Mi Enfoque # 304 Enero 14, 2010 por David Mandel

¿Qué diferencia hay entre un judío que con la edad se queda calvo, y cualquier otro  hombre al que le sucede lo mismo?
- Que el otro se compra una peluca y el judío vende el peine.

Un amigo indignado me acaba de enviar una carta, incluyendo una serie de "chistes judíos" (el menos ofensivo va arriba como muestra) que alguien le envió por correo electrónico, y me pide que le sugiera una respuesta educada. Aquí va:

Estimado xxxx:
Los "chistes" que enviaste solo tienen por objeto reforzar la imagen estereotipo del judío que tienen los antisemitas y los ignorantes.
La acusación de "tacaños", "avaros" y "hambrientos de dinero" va completamente contra la realidad. Un estudio comparativo de grupos étnicos en los Estados Unidos encontró que son los judíos los que mas donan a causas de caridad, no sólo judías sino generales, que benefician a toda la sociedad.
Pero, la peor característica de los "chistes" que enviaste es que carecen de humor y no tienen nada de graciosos.
En espera de escuchar de ti en el futuro chistes más humorísticos y menos ofensivos, te saluda cordialmente
David
 

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui