x
Mi Enfoque #320 26 de junio, 2010

Mi Enfoque #320 26 de junio, 2010

En este número:
 El mito de la inteligencia judía y la flotilla de Gaza
 El craso error de la retirada unilateral
 La lucha de Mosab Hassan Yousef contra Hamás y la burocracia americana
 Con amigos como él….
• Israel inaugura una de las más grandes plantas de desalinización de agua de mar
_______________________________________

El mito de la inteligencia judía y la Flotilla de Gaza
Mi Enfoque #320, Junio 26, 2010, por David Mandel

Probablemente existen más mitos y estereotipos, tanto positivos como negativos, respecto a los judíos, que respecto a cualquier otra nación.

Uno de los mitos más arraigados es que todos los judíos son inteligentes. Este mito es totalmente falso, ya que entre los judíos, al igual que en todas las naciones, también existe un considerable porcentaje de gente que, como dice la Biblia, "no sabe distinguir entre su mano derecha y su mano izquierda", (Jonás 4:11), tal como lo demuestran, con demasiada frecuencia, nuestras autoridades en Israel.

La más reciente evidencia de que no se necesita ser inteligente para ocupar un puesto de importancia, la proporcionó el caso de la flotilla. No era un secreto para Israel que la flotilla fue organizada por la organización islámica radical turca IHH, Insani Yardim Vakfi (Fondo de Ayuda Humanitaria), que apoya y financia organizaciones islámicas terroristas en todo el mundo, principalmente Hamás, lo cual causó que Israel la declarase ilegal en el año 2008.

Todos sabían que la flotilla no tenía objetivos humanitarios sino que era una provocación deliberada (auspiciada por el gobierno islámico de Turquía) de los fanáticos miembros de IHH. Estos estaban convencidos, (y los hechos justificaron su convencimiento), de que no podían perder, ya que, o conseguían romper el bloqueo israelí, causando con esto una derrota a Israel, o tendrían "mártires" (como lo habían declarado, antes del encuentro, a la estación de televisión Algeciras), con lo cual conseguirían (como efectivamente sucedió) que el mundo, poco enterado de la realidad, condenase a Israel.

A pesar de tener conocimiento que en el barco "Mavi Marmaris" los esperaban miembros fanáticos de la IHH y no admiradores de la Madre Teresa, el "genio" a cargo de la operación, en vez de buscar la forma de inutilizar al barco, envió soldados que se descolgaron uno a uno de un helicóptero. Tan pronto como llegaron a la cubierta, fueron recibidos por los miembros de un Comité de Recepción provistos de palos y fierros, que entusiastamente empezaron a lincharlos. El resultado: 9 "mártires" muertos, y 40 heridos, incluyendo 10 soldados israelíes.

La organización IHH consiguió su propósito de que el mundo condene a Israel. La carga que traían los barcos fue enviada a Gaza, pero Hamás se negó a recibirla, demostrando así que esa "ayuda humanitaria" era solo un pretexto publicitario. Nadie, pero nadie, mencionó que Egipto, país árabe islámico, también bloquea su frontera con Gaza, temeroso de que el fanatismo de Hamás contagie a su población.

El gobierno islámico de Turquía, dirigido por el Primer Ministro Erdogan, auspiciador de la flotilla, ha matado a más de 150 kurdos en las últimas semanas. En un ejemplo de suprema hipocresía, comparó al barco "Mavi Marmaris" con el ataque de Al Queida a las Torres Gemelas el 11 de setiembre del año 2001.
_______________________________________

El craso error de la retirada unilateral
Mi Enfoque #320, Junio 26, 2010, por David Mandel

La naturaleza odia el vacío (Aristóteles)

El Primer Ministro Ehud Barak, en el mes de junio del año 2000, retiró, en forma unilateral, el ejército de Israel que controlaba desde 1978 una zona de seguridad en el sur del Líbano. No exigió nada en cambio del gobierno libanés. La retirada israelí produjo un vacío que fue rápidamente llenado por la organización islámica terrorista Hizballah. El resultado fue la Guerra del Líbano en el mes de julio del año 2006.

El Primer Ministro Ariel Sharon, en el mes de agosto del año 2005, sin exigir nada de los palestinos, retiró unilateralmente al ejército israelí de la franja de Gaza, y expulsó por la fuerza a 8,000 civiles israelíes, que, durante décadas, habían vivido allí, trabajado, y dado trabajo a miles de palestinos. La retirada israelí produjo un vacío que fue llenado por la organización islámica terrorista Hamás, la cual en junio del 2007 se apoderó violentamente de Gaza. El resultado fue la Guerra de Gaza en el mes de enero del año 2009.

Hay una importante diferencia entre la retirada del Líbano y la de Gaza. Al salir del Líbano, Israel cortó todo contacto con dicho país, mientras que, en el caso del retiro de Gaza, Israel continúa hasta hoy asumiendo la responsabilidad de proveer a sus habitantes de agua, combustible y electricidad, aparte de enviarles semanalmente cientos de camiones con abastecimientos, y otorgar permisos de trabajo en Israel.

Israel, al igual como lo hizo con el Líbano, debe cortar, ― mientras Hamás, organización dedicada a la destrucción de Israel, siga en el poder ― todo contacto con Gaza, y limitarse a verificar que ningún armamento, destinado a atacar a Israel y a sus ciudadanos, llegue a manos de la organización terrorista. Lo más lógico es que sea Egipto, país que comparte la religión, el idioma, y la identidad árabe con los habitantes de Gaza, quien provea de agua y electricidad a sus hermanos de Gaza, tal como lo hizo entre 1949 y 1967.

Y, respecto al resto, debemos adoptar la bendición del rabino de la obra Violinista en el Tejado, "que Dios los bendiga y los tenga lejos de nosotros".
_______________________________________

La lucha de Mosab Hassan Yousef contra Hamás y la burocracia americana
Mi Enfoque #320, Junio 26, 2010, por David Mandel

La lucha contra una burocracia terca, carente de inteligencia y empatía, cuyos ojos y oídos están fuertemente cerrados, puede ser dramática, como en las novelas de Franz Kafka, o satírica como en las películas de Hollywood.
 
En la vida real, caer en manos de burócratas es frustrante, a veces costoso, y en algunos casos hasta puede tener consecuencias fatales.

Uno de esos casos es el de Mosab Hassan Yousef, joven palestino de 32 años de edad, nacido en Ramallah, hijo de un fundador e importante líder de la organización islámica terrorista Hamás. Durante diez años, desde 1997 hasta 2007, Yousef, desilusionado por el fanatismo y la brutalidad de Hamás, arriesgó su vida trabajando secretamente para el Shin Bet, el Servicio de Seguridad Interna de Israel. Su información ayudo a prevenir y evitar docenas de ataques suicidas y asesinatos de israelíes, y contribuyó a capturar numerosos terroristas.

En 1999 Yousef se empezó a interesar por el cristianismo y en el año 2005 fue bautizado. En el año 2007 emigró a los Estados Unidos, donde escribió su autobiografía Hijo de Hamás, publicada en marzo del 2010.

Su solicitud de asilo político fue rechazada por los burócratas americanos, debido a que Yousef nominalmente era miembro de Hamás, como él lo menciona en su libro. El hecho de que su espionaje a favor de Israel salvó numerosas vidas, y que su propia vida correrá gran peligro si es forzado a regresar a su país natal, no les interesa a las autoridades, quienes han iniciado el proceso de deportación.

El 30 de junio Mosab Hassan Yousef deberá aparecer frente a un juez en California, para que éste decida sobre su destino. Su contacto en el Shin Bet, reveló, contra todo precedente, su identidad, y viajó a los Estados Unidos para atestiguar a favor de Yousef.
_______________________________________

Con amigos como él….
Mi Enfoque #320, Junio 26, 2010, por David Mandel

Mark Twain, en su libro Innocents abroad" escribió "Viajar es fatal para el prejuicio, la intolerancia, y la estrechez de miras". Lamentablemente, esto no se aplica al escritor Mario Vargas Llosa, quien aprovechó el viaje que hizo a Israel en agosto del 2005 para publicar un compendio de prejuicios e intolerancias, al que le dio el título de "Israel/Palestina: Paz o Guerra Santa".

El mes pasado fue invitado por la Universidad Hebrea de Jerusalén para dar una conferencia sobre literatura. De regreso en España publicó un artículo en el periódico El País*, al que llamó "Israel, la amistad difícil"**.

Comienza el artículo diciendo que cada día es más difícil ser amigo de Israel, pero que él, "a pesar de la repugnancia que le inspira su gobierno actual, de la intransigencia fanática de sus colonos, y de los crímenes que Israel comete en los territorios ocupados y en Gaza, o fuera de sus fronteras como ocurrió con la flotilla de la libertad", continúa aún siéndolo.

El artículo es una mezcla de ingenuidades, prejuicios, silencios, contradicciones y citas fuera de contexto. Menciona que "el bloqueo de Gaza no tiene excusa alguna", olvidándose convenientemente de mencionar que el régimen de esa región tiene como razón de ser, expresada en su constitución, la destrucción de Israel que Israel se retiró de Gaza, recibiendo a cambio disparos de miles de cohetes que desde el final de la Guerra de Gaza, en enero del 2009, hasta hoy han  disparado desde Gaza más de 300 (trescientos) cohetes y misiles a poblaciones civiles de Israel que Hamás tiene preso e incomunicado desde hace 4 años a un soldado israelí, y no permite que la Cruz Roja lo visite que Israel provee a Gaza de agua y electricidad que Israel recibe en sus hospitales a enfermos de Gaza. Y, por supuesto, tampoco menciona que no es sólo Israel quien bloquea a Gaza, sino también Egipto, (por temor a que Hamás contagie su islamismo fanático a los egipcios).

Vargas Llosa menciona de pasada en su artículo el auge económico que disfrutan los palestinos de Cisjordania en la actualidad, con uno de los más altos porcentajes anuales de progreso en el mundo, pero se abstiene de decir que esto se debe a la diferencia entre la política del primer ministro Salam Fayyad y la del régimen de Gaza. Fayyad tiene como prioridad la paz y el bienestar de sus ciudadanos, mientras que Hamás tiene como prioridad la destrucción de Israel.

Atribuye el fracaso del Acuerdo de Paz de Oslo al asesinato de Yitzhak Rabin, sin mencionar que éste fue sucedido como primer ministro por Shimon Peres, el verdadero autor del Acuerdo de Oslo, y que el fracaso del proceso de paz se debió a la Guerra de Terror, iniciada y fomentada por Yasser Arafat (cuyo nombre brilla en el artículo por su ausencia).

Escribe que las acciones de Israel han causado el deterioro de las relaciones con Turquía, cuando es evidente para cualquier observador imparcial de mediana inteligencia que este deterioro está siendo deliberadamente causado por el primer ministro turco Erdogan, islámico fundamentalista que ha decidido aliarse con Irán y Siria.

Nuevamente elogia a quienes él llama "los justos" y "la reserva moral del país", tal como lo hizo en su panfleto "Israel/Palestina: Paz o Guerra Santa".  Menciona que su información fue recibida de personas cuya ideología va del post sionismo al anti sionismo, anarquistas, ultra izquierdistas, activistas y columnistas que en otros países serían juzgados por subversión y traición. Termina su artículo con un ferviente deseo de que "los justos de Israel estén en el poder".

Antes de que me olvide, deseo aprovechar esta oportunidad para expresar mi pésame a los antisemitas del mundo por el reciente fallecimiento de uno de sus más preclaros representantes, el premio Nobel, José "Ramallah es peor que Auschwitz" Saramago.

*  El País, cuyos columnistas no esconden ni disimulan su antipatía a Israel, tiene la curiosa obsesión de que la capital de Israel es Tel Aviv.
**  http://www.elpais. com/articulo/ opinion/Israel/ amistad/difícil/ elpepiopi/ 20100613elpepiop i_13/Tes
_______________________________________

Israel inaugura una de las más grandes plantas de desalinización de agua de mar
Mi Enfoque #320, Junio 26, 2010, por David Mandel

Agua, agua, por todos lados, y ni una gota para beber.
(Rima del Anciano Marinero, por Samuel Taylor Coleridge)

Israel es un país desértico donde llueve muy poco, y esto ocurre sólo durante contados meses del año. El agua que se consume en el país proviene principalmente del Lago Kineret, cuyo nivel ha bajado hoy a límites insostenibles.

Hace algunos años se hablaba de importar agua de Turquía, pero el plan no se concretó por el alto costo, y hoy, con las pésimas relaciones existentes entre ambos países, no es posible.

Por suerte Israel está a las orillas del Mar Mediterráneo, así que la solución escogida fue convertir el agua del mar en agua potable. A un costo de $450 millones de dólares Israel construyó en Hadera una de las más grandes plantas de desalinización de agua de mar. La planta utiliza un proceso llamado "osmosis reverso" que no necesita calentar el agua como lo hacen otras plantas, y así evita causar daño a la ecología marina.

La planta producirá 33,000 millones de galones de agua fresca al año. Es la tercera de cinco plantas planeadas para proveer dos terceras partes del agua potable que se consume en Israel. Ya está en construcción en Ashdod la cuarta planta, aún más grande, que se espera entrará en servicio en el año 2013.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui