x
Mi Enfoque # 114 29 de octubre, 2005

Mi Enfoque # 114   29 de octubre, 2005

 ¿Qué vino primero? ¿El terror o las barreras de control?
• A veces la manzana cae lejos del árbol
• Vargas Llosa: las razones de su sinrazón
• Hitler no ha muerto, se ha mudado a Teherán
 Biografía de Tel Aviv


¿Qué vino primero? ¿El terror o las barreras de control?

No hay duda que las barreras de control del ejercito israelí en Cisjordania le producen a la población palestina inconveniencia, frustración y resentimiento. Pero tampoco hay duda que las barreras han salvado vidas israelíes y están justificadas por la cantidad de armas, explosivos y cuchillos que se han detectado gracias a ellas.
¿Las barreras de control fueron erigidas para prevenir actos de terror palestinos, o el terror es el resultado de la desesperación palestina causada por la existencia de las barreras? O, en forma mas simple, ¿Las barreras causan el terror, o el terror es la causa de las barreras?
Aparentemente estas preguntas son similares a la clásica ¿Quien fue primero, el huevo o la gallina?
Respecto al huevo y a la gallina no tengo una respuesta satisfactoria, pero respecto a las barreras de control y el terror, si creo tener la respuesta. Pero primero debo relatar algo de mi historia familiar.
Mi esposa y yo, con tres pequeños niños, hicimos alía en 1970. A fines del 72 compramos un terreno donde empezamos a construir nuestra casa en el año 1973, poco después de la guerra de Yom Kipur. Cada día, temprano en la madrugada, yo viajaba en mi automóvil unos 20 kilómetros a la ciudad palestina de Kalkilia para recoger a los albañiles que construían mi casa. Las puertas y las ventanas me las hizo un carpintero de Tulkarem. Las losetas las compré en Nablus. Almorcé muchas veces en los restaurantes de Ramallah, tuve ocasión de estar en Belén durante las Navidades, y crucé por la ciudad de Gaza para llegar a la playa de El Arish en el Sinaí.
No existían barreras entre Israel, Cisjordania y Gaza. Nadie tenía miedo de visitar ciudades palestinas. Los palestinos, por su lado, disfrutaban de las playas del litoral israelí.
Esta situación, en apariencia idílica, llegó a su fin en 1987 con el levantamiento espontáneo de los palestinos, la llamada Primera Intifada, contra la ocupación israelí. El gobierno de Israel no supo como afrontar la situación, y Rabin, cuya agresividad contra los palestinos, ("les romperemos los huesos"), no había dado el resultado esperado, en vez de negociar directamente con los habitantes de Gaza y Cisjordania, firmó en 1993 los acuerdos de Oslo con la OLP, por los cuales Arafat recibió el control de las ciudades palestinas, equivalente a poner al zorro a cargo del gallinero.
Los actos de terror, que habían sido esporádicos durante la Primera Intifada, se volvieron frecuentes, incluyendo, algo que no había tenido precedente, suicidios bombas en buses y centros comerciales. En setiembre del año 2000, luego del rechazo de Arafat a la oferta de Clinton y Barak en Camp David, los atentados se volvieron cosa de todos los días, e Israel construyó las barreras de control.
Por lo tanto, la respuesta es el terror vino primero, y fue causa de las barreras de control.


A veces la manzana cae lejos del árbol

Tres de las personas más importantes en la milenaria historia del pueblo judío vivieron durante el pasado siglo 20. Teodoro Herzl, (1860-1904), fundador del Movimiento Sionista David Ben Gurion, (1886-1973), fundador del Estado de Israel e Itzjak Rabin, (1922-1995), dos veces primer ministro de Israel, quien fue asesinado a quemarropa por un extremista.
El impacto de estas tres personalidades ha sido enorme en la historia del pueblo judío, pero no se puede decir lo mismo respecto a su influencia en sus respectivas familias.
Itzjak Rabin tenía conceptos muy definidos acerca de los "yordim", emigrantes de Israel a otros países. Los calificaba de "débiles de carácter, desertores y cobardes". Y, por lo menos en una oportunidad, en un discurso público durante su primer gobierno, los describió usando la palabra yiddish dreck, que no tengo intención de traducir. Su hijo Yuval Rabin, después de la muerte de su padre, activó brevemente en política, y luego emigró a los Estados Unidos, donde, desde hace varios años, vive en Washington y es socio en una firma de consultoría. Para aumentar sus ingresos da charlas a sinagogas y a centros comunitarios sobre el "legado" de su padre, y los acontecimientos actuales en Israel, que, según él, "le preocupan".
David Ben Gurion tuvo dos hijas y un hijo, Amos, quien ocupó un alto cargo en la policía israelí, y luego fue gerente de una fábrica textil. Amos se casó con una irlandesa que se convirtió al judaísmo, con la cual tuvo dos hijas, (hoy casadas, viviendo en Raanana), y un hijo Alon, quien desde hace muchos años reside en Nueva York, casado con una mujer griega, no judía. Alon trabaja en el Hotel Waldorf Astoria, y también, ocasionalmente, da conferencias sobre temas relacionados con Israel, especialmente acerca del desierto Negev, cuyo desarrollo era el sueño de su ilustre abuelo.
El destino de la descendencia de Herzl fue trágico. De sus tres hijos, la hija mayor, Paulina (1890-1930), se volvió drogadicta, y murió en un hospital en Francia.
Su hijo Hans, (1891-1930), quien fue circuncidado a la edad de 15 años, era maniático depresivo. Su interés en religión lo indujo a convertirse al cristianismo. Se suicidó el día que Paulina fue enterrada.
La hija menor, Margarethe, llamada Trude, (1893-1943) fue asesinada por los nazis en Theresienstadt. El hijo de Trude, el único nieto de Herzl, Stephan Theodor Neum, (1918-1946), creció en Inglaterra donde se cambió el apellido a Norman. Durante la Segunda Guerra Mundial sirvió como capitán en el ejército británico. Después de la guerra trabajo como consultor económico en la Embajada Británica en Washington, donde se suicidó saltando de un puente al río.
Una posible moraleja: El judaísmo pudo existir dos mil años sin sionismo, pero el sionismo, sin judaísmo, a veces no dura más de una generación.


Vargas Llosa: las razones de su sinrazón

Mario Vargas Llosa, no solamente es un eminente escritor, sino que también es un intelectual de gran influencia. Una reciente encuesta realizada por las revistas Foreign Policy de los Estados Unidos, y Prospect de la Gran Bretaña, lo considera entre los 100 intelectuales mas influyentes del mundo. Puesto 29 para mayor exactitud.
Es por eso que muchos consideran que sus recientes artículos han causado grave daño a la imagen de Israel. Son parcializados, distorsionan la realidad, hacen caso omiso de la historia, minimizan los actos de terror, y glorifican a individuos que abogan por la eliminación de Israel como estado judío.
¿Cómo puede un hombre honorable, porque, parafraseando a Shakespeare en Julio Cesar, "Vargas Llosa es un hombre honorable, todos ellos son hombres honorables", inteligente, culto, de enorme talento literario, llegar al absurdo de escribir en su artículo Los Justos que "los atentados terroristas sólo son unos pequeños rasguños en la piel de ese elefante que es ahora Israel"? (Que se lo cuente eso a las familias, padres, hijos y hermanos de los mas de mil muertos y miles de heridos y mutilados causados por esos "rasguños". ¿Diría el escritor lo mismo con tanta ligereza si una de las víctimas fuese su hijo o hija?).
Vargas Llosa corona esa imbecilidad, (no se me ocurre, con el debido respeto, otra calificación que pueda describir mejor su frase), con otra frase que también le debería dar vergüenza, "(los actos de terror) no afectan la existencia, ni sus altos niveles de vida, ni, ay, la conciencia de Israel". Es decir, Vargas Llosa desea que los actos terroristas si afecten la existencia de Israel, si afecten sus niveles de vida, y, lo mas paradójico, ¡que la conciencia de Israel sufra por obligar a los pobres palestinos a cometer actos de terror contra los judíos!
¡Un hombre de su preclara inteligencia escribiendo tales cojudeces! (Tampoco aquí, a pesar de que estoy armado de excelentes diccionarios, he podido encontrar una palabra que sea más apropiada para el caso que este peruanismo vulgar).

¿Cuáles son las razones de su sinrazón? Creo que hay varias posibles explicaciones:

Auto-convencimiento de que "su verdad es la verdad"
Vargas Llosa escribió en su articulo Los Creyentes: "Los creyentes absolutos siempre me han puesto nervioso, sin dejar de despertarme cierta envidia". No necesita envidiarlos ya que, al igual que los creyentes absolutos, también él se cree dueño de la absoluta verdad, y en eso no se diferencia en nada de los creyentes que él critica por que se consideran únicos poseedores de la verdad, aun cuando la verdad de uno contradice a la verdad del otro.
Para Vargas Llosa solo existe la verdad que le pertenece a él y a un par de centenares de "justos". Los 5 millones de judíos israelíes no tienen derecho a ser dueños de su propia verdad y, por lo tanto,  viven una mentira.

Añoranza de sus años mozos cuando era un idealista de izquierda
Vargas Llosa es el ejemplo clásico de la frase que dice "el que no es izquierdista de joven no tiene corazón, y el que no es derechista de adulto no tiene cabeza". Vargas Llosa evidentemente añora sus años de juventud y los asocia con el izquierdismo. Escribe: "Para mi sorpresa, la primera vez que fui a Israel, en 1974 o 1975, descubrí que yo, pese a todo, seguía siendo de izquierda".
En Israel los términos de izquierda y derecha se usan en referencia al conflicto con los palestinos. Los de izquierda están mas dispuestos que los de derecha a otorgar a los palestinos sus exigencias. Los "justos" elogiados por Vargas Llosa son gente de extrema izquierda, que está dispuesta a otorgar todo a los palestinos y a la vez niegan todo derecho de los judíos a un estado independiente.
Si yo fuera psicólogo, diría que Vargas Llosa tiene un sentimiento subconsciente de culpa por ser un apóstata a sus ideales juveniles, complejo que compensa identificándose con la extrema izquierda, aunque esto sólo lo hace en Israel, pues reconoce que el único país en el mundo en el que, pese a mis convicciones liberales, todavía me siento de izquierda es Israel.
Aquí, en el Israel de la realidad del año 2005, se siente hermanado con los rezagos de esa izquierda que, según él, no son mas de un par de centenares de "justos", que se caracterizan por su identificación sin límites con los palestinos.

No es riesgoso criticar a Israel. ¡Todo lo contrario!
Un análisis de la lista de ganadores del Premio Nobel de Literatura enseña que la mayoría de los premiados son de tendencia izquierdista. Es sabido que hoy la izquierda europea se identifica por su  actitud negativa hacia Israel, su gobierno, y su política de defensa.
No es un riesgo criticar a Israel. Por el contrario, el que hoy critica y condena a Israel, justifica o minimiza los actos de terror, y se identifica con los sufrimientos palestinos, gana puntos y hace méritos.

De lo que si estoy convencido es que no se puede acusar a Vargas Llosa de antisemitismo, a pesar de que el hecho de mencionar varias veces en sus artículos, sin evidente necesidad, al novio judío de su hija, me trae a la memoria otra frase de Shakespeare, esta vez en Hamlet: "Me thinks that the lady protests too much".


Hitler no ha muerto, se ha mudado a Teherán

El principal objetivo de Hitler y su regimen nazi fue el exterminio del pueblo judío. Esto, para ellos, era más importante que ganar la guerra, como lo demostraron al preferir utilizar los trenes para llevar a los judíos a campos de concentración en vez de usarlos para llevar soldados al frente. Sin judíos, decían los nazis, este mundo será mejor.
Desde esa época ningún dirigente político ha osado expresar un odio genocida a los judíos con la misma cruda franqueza de Hitler. Ninguno, hasta esta semana. Hace un par de días, el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, a quien hay que reconocerle la virtud de la sinceridad, declaró que el mundo en general, y el Medio Oriente en especial, serán mejores cuando se borre al estado judío del mapa, y agregó que los iraníes están dispuestos, de su parte, a hacer todo lo que sea necesario para lograr ese loable propósito.
Ahmadinejad debe ser un estudioso del libro Mein Kampf ya que hace suyas, no solo las ideas genocidas de Hitler, sino que utiliza sus mismas expresiones, cambiando solo la palabra "judíos" por "Israel"
No tiene empacho ni vergüenza alguna para declarar públicamente su intención de "borrar del mapa" a Israel, y a sus cinco millones de habitantes judíos. Para eso quiere la bomba atómica.  Una Europa Judenfrei. Un Medio Oriente sin judíos.
El hecho de que en Israel el millón de árabes musulmanes israelíes (mas los dos o tres millones de palestinos en Gaza y Cisjordania que viven a pocos kilómetros de distancia), serían afectados, mejor dicho vaporizados, por la bomba atómica al igual que sus vecinos judíos, no le interesa. En eso emula a los cruzados, fanáticos de otra religión, quienes, en el mes de julio del año 1099,  masacraron a todos los habitantes de la conquistada Jerusalén, cristianos, musulmanes y judíos, con plena fe que Dios sabría clasificarlos enviando a los cristianos al cielo, y a los judíos y musulmanes al infierno. También los iraníes están dispuestos a matar a todos los que habitan en Israel, Gaza y Cisjordania sin distinción de religión, si eso contribuye a la eliminación del estado judío.
Irán, un país riquísimo en petróleo, ha declarado que las plantas nucleares que está construyendo, desafiando las inútiles e ineficaces protestas del Occidente, tienen fines pacíficos. Pero, como decía el ex presidente Clinton, "todo depende de como se define la palabra". Si para Irán la erradicación del Estado Judío y el exterminio de sus habitantes es esencial para la paz del mundo, no hay duda que, desde su punto de vista, la bomba atómica, que producirá en pocos años, se justifica como el medio mas rápido y efectivo para lograr la ansiada paz.
Los gobiernos de varios países, tales como Gran Bretaña, Estados Unidos y Francia, han condenado las expresiones genocidas del presidente de Irán.
Me imagino que si le siguen lloviendo condenas internacionales, el gobierno de Ir¬án llamará a una conferencia de prensa, donde el vocero del presidente iraní dirá lo siguiente:
Respecto a las declaraciones de nuestro presidente que nuestra intención es borrar del mapa a Israel, es muy decepcionante ver que los países que nos han criticado no entienden cuando alguien habla en broma.
Yo les pregunto, ¿Acaso alguien alguna vez ha podido encontrar a Israel en un mapa de los que tenemos en Irán y en los países islámicos? ¡Por supuesto que no! ¡No aparece en ninguno de ellos!
Es imposible borrar a Israel del mapa ya que nunca estuvo en el mapa. Todo fue una graciosa broma del presidente.
¡Es lamentable que la gente del occidente no sepa apreciar el excelente sentido de humor de su Excelencia!


Biografía de Tel Aviv

Tel Aviv, cuyo nombre oficial desde 1950 es Tel Aviv-Jaffa, fue oficialmente fundada en 1909, pero la zona de Jaffa, nombrada en el libro de Joshua, existía antes de que los hebreos invadiesen Canaan, hace 3,300 años. Los libros de Jonás, Ezra, y Segundo de Crónicas mencionan a Jaffa como principal puerto de Israel, lo cual continuó siendo hasta la década de los 30 en el siglo 20, cuando fue reemplazada por Haifa y Ashdod. Hoy Jaffa es un pequeño puerto de pescadores.
La nueva ciudad recibió su nombre en honor al libro de Herzl, Altneuland, que Nahum Sokolov, escritor y dirigente sionista, tradujo al hebreo bajo el título de Tel Aviv. El nombre simboliza el renacimiento de las ruinas, (Tel significa "colina de ruinas", y Aviv significa "primavera"). Sokolov, por su lado, copió dicho nombre del profeta Ezequiel (capítulo 3, versículo 15), donde se menciona a Tel Aviv como una localidad donde vivían los exilados en Babilonia.
Muchos de los judíos que llegaron a Israel durante el siglo 19 se radicaron en Jaffa, ciudad predominantemente árabe en esos años. La aglomeración de la población y el alto costo de las viviendas en Jaffa hizo que un número de judíos se mudasen un par de kilómetros al norte, fundando las vecindades de Neve Shalom y Neve Tzedek en las últimas dos décadas del siglo 19. En 1909 se fundó la vecindad de Ahuzat Bayit, como suburbio de Jaffa, donde los pobladores de las nuevas vecindades continuaban trabajando. Poco tiempo después se cambió el nombre de Ahuzat Bayit a Tel Aviv.
En 1921 disturbios árabes en Jaffa motivaron la construcción de un nuevo distrito central comercial en Tel Aviv. En 1948 muchos de los habitantes árabes de Jaffa huyeron, y la ciudad fue tomada por los israelíes. En 1950 Tel Aviv y Jaffa fueron fusionadas en una sola ciudad.
Tel Aviv fue la capital de facto de Israel desde mayo hasta diciembre de 1948, meses durante los cuales Jerusalén estuvo bloqueada por los ejércitos árabes
Hoy, Tel Aviv cuenta con cerca de 400,000 habitantes, pero, sumando los suburbios de Ramat Gan, Givatayim, Bnei Barak, Holon, Bat Yam, Ramat HaSharon, y Herzlía, la población excede el millón de habitantes, prácticamente todos judíos, con excepción de algunos miles de árabes que viven en Jaffa.
Tel Aviv es el centro comercial, financiero, y cultural de Israel. Tiene bellas playas con un malecón a lo largo de ellas, museos, opera, teatros, universidades, y hoteles de primera categoría. Su orquesta filarmónica es considerada una de las mejores del mundo.
Tel Aviv, gracias a la inmigración de arquitectos judíos alemanes que escaparon de las persecuciones nazis en la década de los 30, tiene la mas grande colección de edificaciones del mundo en el estilo Bauhaus. Esto mereció que en el año 2003 la UNESCO designe a la ciudad como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Los 1,500 edificios Bauhaus que aún se conservan estaban originalmente pintados de blanco, lo cual ocasionó que a Tel Aviv, años atrás, la llamasen "la Ciudad Blanca".
Sus principales industrias son la construcción, textil, electrónica, química, médica y farmacéutica. Es uno de los más importantes centros del mundo en el comercio e industria de los diamantes.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui