x
Mi Enfoque # 125 14 de enero, 2006

Mi Enfoque # 125  14 de enero, 2006

• La prensa internacional y Ariel Sharon
• El fracaso de la Intifada como guerra psicológica
• Evangelistas sionistas: el amor no es al chancho sino a los chicharrones.
• El Mar Muerto se está muriendo
• Rabinos ultra ortodoxos dictaminan: "Prohibido viajar en vuelos donde pasan películas"


La prensa internacional y Ariel Sharon

Durante los últimos 5 años los medios internacionales de comunicación han presentado a Ariel Sharon en forma sistemática como un demonio, como un monstruo, como un aprovechado discípulo de Hitler. Ese odio visceral y desmedido no fue expresado solamente por periódicos sensacionalistas, sino también por publicaciones consideradas serias e influyentes, como el New York Times, el Corriere della Sera, el  Guardian, y El País, y cadenas de televisión como la BBC y CNN.
Intelectuales de renombre no tuvieron reparo ni vergüenza en calificarlo de demente, asesino, carnicero, adjetivos que, por lo general, son más usados en bares y mercados que en las columnas de escritores que presumen ser imparciales y estar bien enterados.
La prensa internacional acusó a Sharon de ordenar la masacre de Sabra y Shatila, que fue realizada por árabes cristianos contra árabes musulmanes en represalia por masacres anteriores. No consideraron necesario mencionar que Sharon inició y ganó un juicio a la revista Time que había insinuado que él era responsable de la matanza.
Lo acusaron de provocar la Intifada con su visita al Monte del Templo, el lugar más sagrado para el pueblo judío. La prensa hizo caso omiso de las declaraciones de líderes palestinos como Imad Al Faluji y Marwan Barghouti quienes, en diversas ocasiones, dijeron que la Intifada fue planeada por Arafat con mucha anterioridad, meses antes de la visita de Sharon, cuando el líder palestino regresó a Gaza luego de rechazar el plan de paz que Clinton le presentó en Camp David.
La prensa nunca consideró necesario mencionar que Sharon fue quien desocupó la ciudad de Yamit y otras trece poblaciones para entregar el Sinai a Egipto.
Sharon, para la prensa internacional, fue solo un símbolo para disfrazar sus ataques antisemitas contra los judíos en general. La realidad es que cualquier otro Primer Ministro israelí habría sido igualmente atacado y demonizado usando algún argumento o pretexto.
En España, en junio del año 2001, tres días después que un suicida palestino mató a 21 adolescentes judíos en la discoteca Delfinarium, el periódico español Cambio 16  publicó una caricatura de Sharon, con una nariz ganchuda (que no tiene), con la cabeza cubierta por un yarmulke (que no usa), con su camisa decorada por una svástica adentro de una estrella de David. El texto decía No hay mal que por bien no venga. Al menos Hitler me enseñó a invadir un país y exterminar todo bicho viviente.
Una semana antes, El País, el periódico más respetado de España, publicó una caricatura donde una figura alegórica, llevando un pequeño bigote, vuela hacia Sharon. El texto decía Clío, la musa de la historia, le coloca el bigote de Hitler a Ariel Sharon.
Periódicos griegos en el año 2004 presentaban a Sharon como un oficial nazi. El Corriere de la Sera, uno de los principales periódicos italianos, publicó una caricatura en marzo del año 2002, pocos días después de la masacre perpetrada por un suicida palestino durante la cena de Pesaj en el Hotel Park de Natania, donde presentó a Sharon matando a Jesús.
La retirada de Gaza y su grave enfermedad han moderado el vituperio de la prensa internacional, pero algunos persisten en insultarlo y demonizarlo. Hace un par de días el periódico The Observer lo llamó en sus titulares El King Kong de las Masacres, y la página web de la BBC escribió El legado de Sharon no incluye la paz.


El fracaso de la Intifada como guerra psicológica

El Centro Jaffe de Estudios Estratégicos de la Universidad de Tel Aviv ha publicado un estudio, El poder de recuperación de Israel: La influencia de la Segunda Intifada en la sociedad israelí, cuya conclusión es que durante los últimos 5 años, especialmente desde setiembre del año 2000 hasta el fallecimiento de Arafat en noviembre del 2004, la población israelí no se dejó abatir por los actos de terror realizados por los palestinos contra Israel. A pesar de las bombas en vehículos públicos, centros comerciales, restaurantes y discotecas, los israelíes se adaptaron a la situación mostrando un notable poder de recuperación, y continuaron, con seguridad y optimismo, su rutina normal.
Los palestinos utilizaron las tácticas de terror, bombas y suicidas asesinos, para realizar una guerra psicológica con el propósito de quebrar el espíritu de la sociedad israelí, provocar el temor, la inseguridad, y promover la emigración.
El estudio del Centro Jaffe se basó en tres parámetros para llegar a la conclusión de que la Intifada no logró su propósito:
a) La estabilidad de las instituciones sociales israelíes. Las instituciones se mantuvieron estables.
b) La flexibilidad de las respuestas psicológicas a estos hechos traumáticos. La respuesta psicológica del público israelí a cada acto de terror fue regresar de inmediato a la rutina normal y
c) El optimismo de los israelíes respecto al futuro, y su capacidad de absorber los ataques palestinos nunca decayeron.
Es interesante mencionar que el escritor Vargas Llosa durante su visita de quince días a Israel, hace unos meses, también notó la capacidad de adaptación y recuperación del público israelí, pero, mientras el Centro Jaffe consideró que esa cualidad israelí era positiva y encomiable, el escritor la juzgó negativa y criticable, quejándose, en su artículo Los Justos, que los atentados terroristas "no afectan, ay, la conciencia de Israel", y añadió "para Israel el conflicto ha pasado a ser marginal, una rutina". (Esta diferencia de opinión prueba, tal como el mismo escritor lo escribió en algún artículo anterior, "que todo es según el cristal con que se mira").


Evangelistas sionistas: el amor no es al chancho sino a los chicharrones.

Pat Robertson, famoso evangelista televisivo y pre-candidato, hace algunos años, a la presidencia de Estados Unidos, es, como muchos otros evangelistas americanos, un sionista ferviente que apoya el regreso de los judíos a su patria ancestral, y hace todo lo que le es posible por asegurar la supervivencia del estado de Israel.
La  base de su sionismo no es su identificación con las aspiraciones nacionales del pueblo judío sino su convencimiento que el retorno de los judíos a la Tierra que Dios les prometió es un requisito para la segunda venida de Cristo, luego de la cual los judíos se convertirán al cristianismo. Es evidente, como dice la frase popular, que su sionismo, aunque sincero, "no es amor al chancho sino a los chicharrones".
Su ardiente sionismo ha causado que, en algunas ocasiones, sus declaraciones hayan dado la impresión que es "mas papista que el Papa". Hace unos días, a raíz del derrame cerebral que ha puesto a Ariel Sharon a puertas de la muerte, Robertson dijo que la enfermedad del Primer Ministro israelí es "un castigo de Dios por haber dividido la Tierra Santa", es decir que es el resultado de la retirada de Gaza.
La reacción del gobierno de Israel a este ofensivo comentario fue anular un convenio que se iba a firmar con Robertson, de acuerdo al cual el evangelista reuniría 50 millones de dólares para construir un centro cristiano rodeado por un jardín bíblico, en las orillas del Lago de Galilea, en un terreno de 14,000 metros donados por Israel, centro que, se estima, podría ser visitado anualmente por más de 750,000 personas.
El gobierno de Israel sigue muy interesado en este proyecto, y buscará otras fuentes de financiación, aunque tampoco descarta la posibilidad, si Robertson pide disculpas, de firmar con él.


El Mar Muerto se está muriendo

El Mar Muerto, (llamado en hebreo Yam ha melaj, "Mar Salado"), es un lago que se encuentra entre Israel y Jordania. Lleva este nombre porque nada puede vivir en él, debido a la extrema salinidad de sus aguas que contienen seis veces más sal mineral que las del océano.
Está situado a 400 metros bajo el nivel del mar, y su profundidad pasa de los 300 metros. El río Jordán desemboca en él, al igual que muchos riachuelos que descienden de los montes que lo rodean. A pesar de que ningún río sale del lago, este no se desborda debido a la constante e intensa evaporación de sus aguas, que dejan sus minerales disueltos en el Mar, contribuyendo así a su salinidad.
Los minerales hacen que el agua del Mar Muerto sea muy denso, lo que permite a las personas flotar fácilmente. (Los historiadores cuentan que las tropas romanas que rodeaban a los rebeldes refugiados en Masada solían arrojar al Mar Muerto a sus prisioneros judíos, con las manos amarradas, para ver como flotaban).
El Mar Muerto es hoy un centro turístico, con grandes hoteles, modernos y elegantes, visitado anualmente por decenas de miles de turistas, muchos de los cuales vienen para curarse de soriasis, atraídos por la fuerte radiación solar, la atmósfera enriquecida con oxígeno, la sal del lago, y su barro lleno de minerales.
También es un importante centro industrial productor de potasio y otros minerales que se exportan a numerosos países.
El problema del Mar Muerto es que sus agua se están retirando y está disminuyendo de tamaño. Esto ocasiona que sus orillas sufran erosión, y que el agua dulce de los riachuelos penetre las capas mas profundas del lago, lo cual debilita su suelo, causa derrumbes internos, cráteres y aumenta la posibilidad de terremotos. El proceso comenzó hace ya más de un siglo, pero el problema se ha agudizado desde la década de los 60.
Entre las soluciones sugeridas está construir un canal desde el Golfo de Eilat, o desde el Mar Mediterráneo, para traer mayores cantidades de agua. Previamente habría que estudiar el impacto de esta agua en la geología de la región y en la industria del turismo.
Los hoteles han sido construidos en áreas donde el mar se ha retirado, y si el lago sube a su nivel original, los huéspedes de los hoteles tendrán que usar botes en el lobby. Mover los hoteles a zonas mas altas implica un gasto inmenso al cual se oponen los dueños de los hoteles, quienes añaden que distanciar los hoteles del lago imposibilitaría a los turistas entrar directamente del hotel al agua.
Cualquiera que sea la solución, su costo sería de varios miles de millones de dólares.


Rabinos ultra ortodoxos dictaminan: "Prohibido viajar en vuelos donde pasan películas"

Un grupo de rabinos ultra ortodoxos han prohibido a sus seguidores que vuelen en aviones donde pasan películas, si es que pueden conseguir vuelos alternativos donde no exista tal espectáculo. "Cada persona - declararon los rabinos - debe exigir de su agente de viajes que le reserve sitio solamente en vuelos kosher", es decir vuelos donde no pasan películas. Aquellos que deciden tomar otros vuelos, aún si son más largos y no directos, tendrán como recompensa, según los rabinos, la bendición divina.
El problema, según los rabinos, es que las películas ocasionan a los espectadores pensamientos pecaminosos y tentaciones. Mi experiencia de volar en aviones donde pasan películas me ha enseñado que es muy fácil evitar mirarlas. Basta con no ponerse los audífonos, cerrar los ojos, dormitar, o leer algún libro o revista, material de lectura que, en el caso de personas ultra ortodoxas, puede ser reemplazado por el libro de Salmos.
Respecto a pensamientos pecaminosos que yo pueda haber tenido al mirar alguna película, me acojo a la Quinta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos que prohíbe la auto incriminación.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui