x
Mi Enfoque # 130 18 de febrero, 2006

Mi Enfoque # 130  18 de febrero, 2006

• Dos genocidas persas, uno hoy, otro hace 2,500 años
• ¿En que se diferencia Israel de todos los otros países del mundo?
 Blasfemias, herejías, apostasía
• Huntington: un profeta en nuestros tiempos
 Una bendición para cada ocasión


Dos genocidas persas, uno hoy, otro hace 2,500 años

Los franceses suelen decir Plus ca change, plus c'est la meme chose, ("Mientras más cambia, más es lo mismo").
En 1935 el Shah de entonces cambió el nombre de su país, de Persia a Irán, pero las intenciones genocidas del gobierno actual de Irán respecto a los judíos son hoy las mismas de hace 2,500 años.
La Biblia relata que Haman, el Primer Ministro persa, resentía la presencia del pueblo judío en el Medio Oriente, "hay un cierto pueblo esparcido en las provincias y sus leyes son diferentes de las de otros pueblos", y decidió exterminarlo, o, como se diría hoy, "borrarlo del mapa". El gobierno persa dio órdenes para "destruir, matar y exterminar a todos los judíos, desde el niño hasta el viejo, niños y mujeres, para apoderarse de su despojo". (Esther, capítulo 3, versos 8 a 13).
Siguiendo con las citas francesas, Cherchez la feme ("Busquen a la mujer"). Esther, la ganadora del certamen de belleza cuyo primer premio consistía en contraer matrimonio con el rey, era judía, no solamente bella sino también inteligente y audaz, y logró desbaratar los planes genocidas de Haman. En vez de que los judíos fueran exterminados, los que terminaron en la horca fueron Haman, sus 10 hijos, y sus seguidores. Desde entonces, cada año celebramos, en el Festival de Purim, nuestra salvación del genocidio persa.
Hoy, Mahmud Ahmadinejad, el presidente de Irán, ha dicho pública y repetidamente que el estado judío de Israel es una mancha en el Medio Oriente, y hay que borrarlo del mapa.
Si la historia se repite, y los planes genocidas de los iraníes vuelven a fracasar, (tal vez, en esta ocasión, sin la ayuda de una bella y seductora mujer judía), tendremos un motivo adicional para celebrar Purim.


¿En que se diferencia Israel de todos los otros países del mundo?

El estado de Israel tiene varias características que lo diferencian de todos los otros países del mundo:

• Israel es el único país del mundo cuya eliminación es exigida por numerosos gobiernos, editoriales, y manifestaciones populares, sea borrándolo del mapa con una bomba nuclear como amenaza el presidente de Iran, o convirtiéndolo en lo que con eufemismo llaman país binacional, lo cual traducido a un castellano mas sincero significa "país islámico con mayoría árabe".
• Israel es el único país del mundo al cual organizaciones religiosas y civiles en países occidentales, que se auto consideran bien intencionadas y que no tienen reparo en asumir el doble papel de abogados acusadores y jueces, exigen que se le boicotee económicamente (dejando de comprar los productos producidos en Israel o castigando a las firmas que venden productos a Israel), o intelectualmente (boicoteando a sus universidades).
• Israel es el único país del mundo al cual muchos países le niegan el derecho de existencia. Aún países como Egipto y Jordania, con los cuales Israel ha firmado tratados de paz, que reconocen (a regañadientes) la realidad de la existencia de Israel, le niegan la legitimidad de su derecho a existir en una región que ellos consideran debe pertenecer en su totalidad al mundo islámico.
• Israel es el único país del mundo al cual se le niega el derecho de defenderse. Se le condena si liquida a aquellos que reclutan y envían asesinos fanáticos a matar gente inocente en buses, restaurantes y centros comerciales en Israel. Y también se le condena por construir una cerca de seguridad, cuya ubicación podría ser movida en algún utópico y futuro acuerdo de paz, cuyo objetivo es prevenir o dificultar la infiltración de los suicidas asesinos.
• Israel es el único país del mundo al cual se le exige un standard de conducta que no se le exige a ningún otro país del mundo.
• Israel es el único país del mundo al cual sus enemigos y detractores equiparan con el régimen nazi de Hitler. Peor que Sudán donde se está llevando a cabo un genocidio de cientos de miles. Peor que China que conquistó Tibet, y lo ha inundado de inmigrantes chinos para cambiar la mayoría étnica del país. Peor que Irán, cuyo presidente amenaza con borrar del mapa a otro país. Peor que Siria donde el presidente anterior mató a 20,000 de sus propios ciudadanos, y donde su hijo, el presidente actual, hizo asesinar al ex Primer Ministro del Líbano, su país vecino.

Este artículo podría haber sido mucho más corto, si los párrafos que van arriba los hubiese resumido en una sola frase: Israel es el único país judío del mundo.
O, como dice la Biblia, (Números 23:9) Un pueblo que no será contado entre las naciones.


Blasfemias, herejías, apostasía

Las tres religiones monoteístas, judía, cristiana y musulmana, durante distintas épocas de su historia, han sido drásticas en sus castigos a blasfemos, herejes y apóstatas.
La Torah dictamina la pena de muerte para quien blasfeme el nombre de Dios, (Levítico 24:16), y relata el caso de un hombre que fue matado a pedradas en el desierto por blasfemo. El capítulo 10 del Segundo Libro de Reyes cuenta que el Rey Jehu, en el siglo 9 AEC, masacró a los seguidores del falso dios Baal.
La religión católica creó la Inquisición para perseguir a herejes y castigarlos torturándolos y quemándolos en hogueras, en los llamados "Autos de fe". Durante los varios siglos de su existencia miles de personas fueron víctimas del fanatismo católico en España y América Latina. Finalmente, la Inquisición fue abolida en las primeras décadas del siglo 19.
Los musulmanes hasta el día de hoy consideran que la apostasía merece la pena de muerte.
La diferencia entre las tres religiones es que el judaísmo y el cristianismo han evolucionado de su fanatismo primitivo de siglos pasados a la tolerancia actual, mientras que el Islam continúa siendo, probablemente ahora más que nunca, fanático, intolerante e intransigente.
La Organización de Conferencia Islámica, un organismo que reúne a todos los países islámicos, ha pedido a las Naciones Unidas que emita un dictamen condenando la blasfemia. Javier Solana, el Ministro de Relaciones Exteriores, país donde una de las maldiciones más frecuentes es ¡Me cago en Dios!, apoya la moción.
Si las Naciones Unidas hubiesen condenado la blasfemia hace un par de décadas, los siguientes, entre muchos otros, estarían en graves problemas:
• Mel Brooks, por su película Historia del Mundo, Parte 1. Brooks blasfema contra Dios y el profeta Moisés cuando lo muestra bajando del Monte Sinai con tres tablas de la ley, y le dice al pueblo, "Dios les envía 15 – se le cae una de las tablas y se rompe en pedazos- no, 10 mandamientos". En otra escena, se ve a Jesús y a los 12 apóstoles en la última cena. El mozo entra y pregunta "¿Una sola factura, o facturas separadas?".
• Monty Pithon, por su película La vida de Brian, que satiriza la vida de Jesús.
• Martin Scorsese, por su película, La última tentación de Cristo, que muestra a Jesús tentado a rehusar el martirio y, escoger, en vez, vivir una larga vida de paz y tranquilidad con María Magdalena. Por supuesto, Nikos Kazantzakis, el escritor del libro, también habría incurrido en similar blasfemia.
• Dan Brown, el autor de El código Da Vinci, cuya trama se basa en una supuesta huida a Europa de Jesús y María Magdalena, de cuyo matrimonio, según el libro, desciende una dinastía real francesa. Millones han leído el libro y ni uno solo ha pedido que maten, o, siquiera, excomulguen al escritor.

La blasfemia contra figuras divinas y creencias religiosas, aunque es criticable por su falta de sensitividad y su potencial de ofensa, es parte del derecho de libre expresión en el mundo libre, no regido por teocracias. El pedido de la Organización de Conferencia Islámica de condenar la blasfemia es un intento de extender su intolerancia y absolutismo a países que no comparten su fe ni su tradición.


Huntington: un profeta en nuestros tiempos

Samuel Phillips Huntington, teórico de la ciencia política, nacido en 1927, publicó en 1993, en la prestigiosa revista Foreign Affairs, un artículo controversial, que ha resultado profético, titulado El choque de las civilizaciones*
Su tesis es que el próximo conflicto mundial será causado por diferencias culturales y religiosas, y no por diferencias ideológicas como fue el caso de la Segunda Guerra Mundial, (entre los aliados y los nazis), y la Guerra Fría, (entre la democracia y el comunismo).
Huntington menciona la existencia de las siguientes civilizaciones:
• El mundo occidental, compuesto de Europa, Norte América, Sudáfrica, Israel, Australia y Nueva Zelanda, en el cual podría también incluirse a América Latina, y a los países eslavos de Europa oriental y Rusia.
• El mundo islámico, compuesto del Medio Oriente, el norte de África, Asia Central, el noroeste de Asia del sur (Pakistán, Bangla Desh, y partes de la India), Malasia e Indonesia.
• Los países del Lejano Oriente: China, Corea, Vietnam, Singapur, y Taiwán.
• Los países africanos al sur del Sahara.
• El mundo budista, compuesto del norte de India, Nepal, Bhután, Mongolia, Myanmar, Tailandia, Cambodia y Laos.
• Japón, que es una civilización independiente.
Según Huntington, el occidente está hoy en peligro por su declinación demográfica, y peca de ingenuo al considerar que sus valores, democracia, libertad de pensamiento y expresión, igualdad de religiones y sexos, son universales.
Los acontecimientos de las últimas semanas reflejan claramente el odio y el antagonismo del mundo islámico al occidente y a sus valores.
Al igual que el paseo de Ariel Sharon por el Monte del Templo proporcionó el pretexto a Arafat para iniciar la Guerra del Terror, llamada Intifada, la publicación de caricaturas inocuas y poco graciosas en un periódico danés de menor importancia, ha servido de pretexto a los líderes del mundo islámico para incitar a las masas e iniciar lo que podría ser la Intifada Mundial.

*  La frase Choque de Civilizaciones ya había sido usada por Bernard Lewis en un artículo que publicó en 1990 en el Atlantic Monthly.


Una bendición para cada ocasión

En la obra musical El violinista en el tejado Tevie le pregunta al rabino de su pueblo si hay una bendición para cada ocasión. "¡Por supuesto que sí!", le contesta el rabino. Tevie vuelve a preguntarle, "¿Y cual es la bendición para el Zar?" El rabino le contesta "¡Dios bendiga al Zar y lo tenga lejos lejos de mí!"
El rabino de Zefat, Samuel Eliyahu, viendo que hacía falta urgente una bendición especial para ser dicha por aquellos que navegan el Internet, compuso la siguiente plegaria:
"Padre que estás en los cielos. Que sea tu voluntad que yo evite visitar páginas Web que traen contenido sexual prohibido.
No me permitas abrir dichas páginas accidental o intencionalmente. Dame la fuerza para vencer la tentación de malgastar el tiempo, de evitar tener correspondencia con mujeres prohibidas o con personas que usan lenguaje desmedido,  y mirar a mujeres en el Internet"
Kippa, una página Web religiosa sionista, ha realizado una encuesta entre gente religiosa para averiguar como afecta la navegación en el Internet a los sentimientos religiosos.
70% dicen que no les ha afectado en absoluto. 22% dicen que la Internet les ha ocasionado un efecto espiritual negativo.
El 26% dice que usa el Internet para divertirse y comunicarse con amigos. El 25% lo usa para escribir e-mail. El 22% para su trabajo. Y, last but not least, el 6% usa el Internet para estudiar Torah.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui