x
Mi Enfoque # 139 13 de mayo, 2006

Mi Enfoque # 139  13 de mayo, 2006

• Ambos tienen razón. ¡Tú también!
 El peligro de poner todos los huevos en una sola canasta.
 ¿Acaso Purim es una blasfemia? ¿O Hanukah?
• Es lo mismo, pero en otras palabras.
• Extraordinaria longevidad de los personajes que aparecen en Génesis.
______________________________________________________________

Ambos tienen razón. ¡Tú también!

Un reciente simposio, donde tomaron parte el destacado escritor israelí A. B. Yehoshua y un grupo de personalidades judías norteamericanas, terminó en una agria discusión que me trajo a la memoria la siguiente anécdota:

Dos judíos discutían a voz en cuello. Los vecinos, temerosos que la discusión degenerase en violencia, los convencieron para que fuesen a la casa del rabino y le expusiesen sus argumentos. El sabio rabino determinaría quien tenía la razón.
El rabino escuchó atentamente al primero y dictaminó, "Tú tienes razón".
Luego escuchó al segundo, pensó un rato y le dijo, "Tú tienes  razón".
La esposa del rabino no se pudo contener y le dijo a su esposo, "No es posible que los dos  tengan razón".
El rabino se acarició la larga barba blanca, y sentenció, "También tú tienes razón".

En el curso de la conferencia, los judíos americanos expresaron lo importante que es para ellos el estado de Israel, y proclamaron su identificación con los judíos israelíes.
Yehoshua les contestó que él no reciprocaba esos sentimientos, y añadió que consideraba que vivir en Israel es más importante que ser judío en otros países.
El escritor manifestó que se identifica mas con los drusos y beduinos israelíes que comparten su destino y defienden con sus vidas a Israel, que con los judíos americanos.
(Las palabras de Yehoshua son similares a la frase expresada por el rey de Inglaterra en la obra de Shakespeare, Enrique V, en su famoso discurso del día de San Crispín: "El que hoy derrama su sangre conmigo, ese es mi hermano").
Para Yehoshua, un hombre no religioso, de ideas izquierdistas, su auto-identificación como judío se basa únicamente en el hecho de vivir en Israel.
Para los judíos americanos, el interés emocional que sienten por Israel constituye un componente central y esencial de su auto-identificación judía. Esto hace que muchos de ellos atribuyan a todos los israelíes sentimientos similares hacia sus hermanos judíos en los Estados Unidos. La realidad es otra. Cierto número de israelíes, tanto de derecha como de izquierda, sienten poca o ninguna identificación con los judíos de la Diáspora. Esto se debe, en la gente de derecha, al deseo de evitar la tentación de emigrar. En la gente de izquierda, la causa es su deseo de que Israel sea "un país de todos sus habitantes", no un país judío sino un país israelí, donde los ciudadanos sean judíos, musulmanes y cristianos.
Un judío que emigra a otro país seguirá siendo judío. Un israelí que emigra a otro país, perderá su identificación de israelí y también de judío, si solo se considera judío por el hecho de vivir en Israel.

Conclusión: Ambas partes tienen razón. Y, si alguien opina diferente, también él o ella tienen razón.
______________________________________________________________

El peligro de poner todos los huevos en una sola canasta.

El ideal sionista de traer a todos los judíos del mundo, o, por lo menos, a la gran mayoría, a Israel, se hará realidad en las próximas dos o tres décadas de este nuevo siglo debido al aumento natural de la población en Israel, y a la disminución del número de judíos en el occidente, debido a la asimilación.
(Mi padre, que era un sionista de alma, corazón y vida, como dice el titulo del vals peruano, también tenía su lado cínico. Una vez me dijo, "A veces pienso que los judíos nos parecemos a un fertilizante orgánico: cuando lo esparces por todo el jardín, hace que todo crezca verde, pero cuando lo concentras en un solo lugar tiene un olor inaguantable").
Es una paradoja de la historia que el exilio y la dispersión ayudaron a los judíos a sobrevivir durante dos mil años, ya que cuando los perseguían en una región se mudaban a otra más tolerante, como fue el caso de los judíos españoles expulsados por los Reyes Católicos que encontraron refugio en el Imperio Otomano.
Este también, hasta cierto punto, fue el caso del Holocausto. Hitler exterminó a 6 millones de judíos en Europa, pero las comunidades judías en los Estados Unidos  y en otros países sobrevivieron.
Cuando todos los judíos del mundo, o la gran mayoría, vivamos en Israel, le será mas fácil a un enemigo antisemita fanático y sin escrúpulos tratar de exterminarnos de un solo plumazo que cuando estábamos dispersos por todo el globo. No estoy hablando de una posibilidad teórica o remota, si no de algo que puede ocurrir en los próximos años, tal vez en los próximos meses.
Me refiero, por supuesto, a la amenaza iraní de borrarnos del mapa, "en una sola tempestad". Es fácil entender que la referencia es a un ataque con armas nucleares.
El columnista Charles Krauthammer, en un artículo reciente, cita la declaración de un alto jefe militar iraní, "Si Estados Unidos realiza cualquier tentativa contra nosotros, el primer sitio que atacaremos será Israel", frase que es prácticamente idéntica a la que Hitler expresó, siete meses antes de atacar Polonia e iniciar la Segunda Guerra Mundial, "Si hay otra guerra, el resultado será el exterminio de los judíos en Europa".
______________________________________________________________

¿Acaso Purim es una blasfemia? ¿O Hanukah?

Al igual que los demás habitantes de Israel, también los miembros de la secta Naturei Karta, en el Día de la Independencia, izan banderas, pero, en el caso de ellos, no es la bandera israelí de franjas blancas y celestes, sino la negra de luto o la bandera palestina.
Los miembros de la secta Naturei Karta, judíos ultra religiosos anti sionistas, consideran que el Estado de Israel es una blasfemia  ya que no fue establecido por el Mesías hijo de David, sino por seres humanos ordinarios, y, peor aún, no muy devotos.
Para Naturei Karta es un agravante que los israelíes, en su vida cotidiana, hablan hebreo, un idioma sagrado que debería, según la secta, estar reservado para rezar.
Hace algunas semanas dos representantes de la secta, provenientes de Nueva York, viajaron a Irán para demostrar solidaridad con el país islámico y ofrecer su apoyo a la propuesta iraní de borrar del mapa al estado de Israel.
Fueron agasajados por personalidades del gobierno y entrevistados por la televisión iraní*. En toda oportunidad que tuvieron dieron rienda suelta a sus expresiones de odio y hostilidad contra el estado de Israel.
Dos importantes festividades religiosas judías, (Purim, que celebra la salvación de los habitantes judíos del imperio persa y Hanukah, que conmemora la heroica lucha de los macabeos por la independencia) tienen tantas similitudes con Yom Hatzmaut, (Día de la Independencia del Estado de Israel), que si Naturei Karta fuese consecuente con su lógica, tendría que considerarlas igualmente "blasfemias".

Purim
Esta festividad celebra la salvación del pueblo judío gracias a una bella heroína que frustró los planes genocidas de un político antisemita cuya intención era masacrar a todos los judíos que habitaban en el inmenso imperio persa.
La historia está relatada en la Biblia, en el libro de Esther, que, dicho sea de paso, es uno de los dos libros bíblicos que no mencionan a Dios, (el otro es Cantar de los Cantares).
Los doctos rabinos de Naturei Karta, si leyesen el libro con un poco de atención, se escandalizarían al descubrir que Esther no era ninguna santa. Tuvo relaciones sexuales prematrimoniales, (Esther 2:16) y se casó con un no judío, (Esther 2:17).
Esther nunca iba a la sinagoga pues, por instrucciones de Mordejai, su padre adoptivo, había ocultado su condición de judía, (Esther 2:10). Tampoco guardaba kashrut. Si lo hubiese hecho, la Biblia lo hubiese mencionado, tal como mencionó el caso de Daniel, que rehusaba comer la comida del palacio, y se limitaba a vegetales y agua, (Daniel 1:8).
Los gobernantes de Israel no salen tan mal parados cuando se les compara a Esther. Ninguno de ellos ha ocultado su condición de judío o se ha casado con no judía. Y en las recepciones oficiales el gobierno sirve solamente comida kasher.

Hanukah
El festival de Hanukah celebra la independencia ganada por los judíos, hace 22 siglos, bajo el liderato de los hermanos Macabeos, en la guerra que libraron contra los opresores griegos.
Dejo constancia que en dicha oportunidad, al igual que en la Guerra de Independencia de 1948, el Mesías no se apareció, no contribuyó al éxito de la lucha, y tampoco fue quien declaró la independencia, (que dos siglos más tarde se perdió cuando los romanos conquistaron el Medio Oriente).
Es cierto que hubo un milagro, pero fue pequeño, bastante modesto, sin ninguna relación a los actos de guerra: ¡el aceite de las lámparas del Templo duró varios días más de lo que se había calculado! Este milagro, (si es que fue milagro y no un cálculo equivocado del almacenero del Templo, o producto de la excelente calidad del aceite), no pertenece a la misma liga de milagros impresionantes como lo fueron partir las aguas del Mar Rojo, o detener el sol sobre Gibeon y la luna sobre el valle de Ayalón.
Eventualmente, los descendientes de los macabeos usurparon el puesto de Sumo Sacerdote, que correspondía a los descendientes de Zadok, y se proclamaron reyes, violando la promesa de Dios de reservar el trono en forma exclusiva para los descendientes del Rey David, (1 Reyes 9:5).
Los Naturei Karta deberían reconocer el gran mérito de los gobernantes del Estado de Israel. Ninguno de ellos se ha proclamado Sumo Sacerdote, ni tampoco se ha coronado rey.

También hay milagros en nuestros días
Milagros, que se deben atribuir a Dios, siguen ocurriendo en nuestros días, pero los Naturei Karta, cegados por su fanatismo y odio obsesivo, no los ven. Aquí van tres ejemplos:
• En 1948, una pequeña nación de sólo 600,000 personas, sin ejército, sin aviación, y prácticamente sin armas, logró derrotar a seis ejércitos árabes invasores más numerosos y mejor armados.
• Hoy, 58 años más tarde, esos 600,000 se han convertido en casi 6,000,000 con el retorno de judíos procedentes de todos los países del mundo.
• Durante la Primera Guerra del Golfo, en 1991, 40 cohetes Scud cayeron en Tel Aviv y otras ciudades israelíes. Cientos de casas y edificios fueron destruidos o dañados, pero solo una persona murió.

Como dijo Ben Gurión, "en Israel el que no cree en milagros no es realista".

*  Si alguien tiene interés en ver el video de la entrevista que le hicieron a los rabinos de Naturei Karta en Iran, y si su estómago es suficientemente fuerte como para poder controlar las nauseas, aquí va la página web:
http://switch5.castup.net/frames/20041020_MemriTV_Popup/video_480x360.asp?ai=214&ar=1070wmv&ak=null
______________________________________________________________

Es lo mismo, pero en otras palabras.

Amor con amor se paga
"Irán también puede ser borrado del mapa".
Declaración de Shimon Peres, harto de escuchar las amenazas iraníes.

¡Una plaga en vuestras dos casas! (Mercutio, en Romeo y Julieta)
"9 heridos en un intercambio de fuego entre Hamas y Fatah".
Titular del periódico de hace unos días.

Si alguien te golpea la mejilla, ofrécele la otra (Mateo 5:39)
"Si hasta este fin de año no hay conversaciones de paz con los palestinos, nos retiraremos unilateralmente de Judea y Samaria".
Declaración de Ehud Olmert, Primer Ministro de Israel.
______________________________________________________________

Extraordinaria longevidad de los personajes que aparecen en Génesis.

Personas que leen Génesis, el primer libro de la Biblia, a no ser que tengan fe en el significado literal de cada palabra en la Biblia, no pueden evitar sentir incredulidad respecto a la extraordinaria longevidad de los personajes bíblicos, algunos de los cuales  vivieron más de 9 siglos.

Hay tres posibles explicaciones de esa longetividad:

a) Los personajes son míticos, no históricos. Su longevidad es alegórica.
b) La palabra "años" en los primeros capítulos de Génesis equivale a la palabra "meses" de hoy. Matusalén, quien, según la Biblia, vivió 969 años bíblicos, en realidad habría vivido solamente 80 años de los nuestros, cifra que también es respetable (969/12=80.75).
c) El reporte de la Biblia es literalmente correcto. Matusalén realmente vivió 969 años porque llevó una vida sana:
• No fumaba tabaco, ya fuese por principio o porque no lo podía conseguir, (la planta es originaria de América, continente que recién fue descubierto por Colón miles de años después).
• No comía en MacDonald, Pizza Hut, y otros lugares de comida "junk".
• No tomaba alcohol, (Su nieto Noé, siglos más tarde, fue el primero que plantó un viñedo, el primero que cosechó uvas, y el primero que se emborrachó, tal vez cuando celebraba haber sobrevivido el diluvio universal. Ver Génesis 9:21).

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui