x
Mi Enfoque # 165 29 de setiembre, 2006

Mi Enfoque # 165   29 de setiembre, 2006

• La ley de Krauthammer: "Todos son judíos hasta que no se demuestre lo contrario"
• Lecciones militares de la guerra
• Prosperidad y basura
• Celebrando las fiestas en Israel
 Un lector me escribe de España


La ley de Krauthammer: "Todos son judíos hasta que no se demuestre lo contrario"

Charles Krauthammer, el afamado columnista, publicó, en uno de sus recientes artículos, una ley producto de sus observaciones durante más de 20 años: "Todos son judíos hasta que no se demuestre lo contrario". Krauthammer especifica que su ley no se refiere a nuestros vecinos o compañeros de trabajo sino a gente famosa en la vida pública, actores, artistas, escritores, industriales, incluso políticos, de los cuales da varios ejemplos. John Kerry, candidato del partido Demócrata a la presidencia de Estados Unidos, se enteró ya adulto que tenía abuelos judíos Madeleine Albright, ex Secretaria de Estado, durante la presidencia de Clinton, declaró que no había sabido que sus padres eran judíos y que sus abuelos habían perecido en el Holocausto. El candidato a la presidencia de Francia, Nicolás Sarkozy, es descendiente de judíos, al igual que el General Wesley Clark, ex comandante supremo de la OTAN.
Elvis Presley era descendiente, por el lado materno, de una bisabuela judía, lo cual, técnicamente, de acuerdo a la Halajá, lo hace judío. Marilyn Monroe, Elizabeth Taylor y Sammy Davis júnior fueron judíos por conversión.
Miguel de Cervantes, la figura señera de la literatura castellana, descendía de judíos según el escritor Oscar Herradón Ámela, autor del libro El secreto judío de Cervantes, (Ed. Espejo de Tinta, Madrid, 2005).
Cristóbal Colón, según explica el historiador Salvador de Madariaga en su libro Vida del Muy Magnífico Señor Don Cristóbal Colón, (1950), descendía de judíos mallorquines. La financiación de su viaje la hizo con una suma proporcionada por su amigo Luis de Santangel, judío converso, y no con el producto de la venta de las joyas de Isabel de Castilla, linda anécdota que tiene el defecto de ser falsa. Varios de sus marineros eran judíos, incluyendo el intérprete que llevó en su primer viaje, conocedor del hebreo, idioma que Colón pensaba que hablarían las supuestas tribus perdidas de Israel en la India. Simón Wisenthal defendió esta tesis en 1973 en "Las velas de la esperanza (Sails of Hope, the secret mission of Christopher Colombus)".
Lamentablemente también se atribuye origen judío a algunos de los mas grandes antisemitas de la historia. Hay versiones que dicen que Tomás de Torquemada, el fundador de la Inquisición Española, responsable por la muerte en la hoguera de numerosos "nuevos cristianos", era él mismo descendiente de judíos conversos.
Hay una remota posibilidad (¡Dios nos libre!) que el padre del monstruoso Adolfo Hitler, Alois Schicklgruber, haya sido hijo ilegítimo de un judío llamado Frankenberger, en cuya casa trabajaba de criada la abuela de Hitler, Maria Anna Schicklgruber. Investigaciones recientes han minimizado esa posibilidad, y atribuyen la paternidad de Alois a un tal Georg Hitler, quien pidió en 1877, 40 años después del nacimiento de su hijo, que le pongan su apellido y que, en la partida de nacimiento, le cambien el status de "ilegítimo" a "legítimo". Si esto no hubiese ocurrido, los nazis, en vez de saludar ¡Heil, Hitler! habrían tenido que decir ¡Heil, Schicklgruber!, en cuyo caso, posiblemente, la historia habría sido distinta.
También en Lima, mi ciudad natal, era popular la ley de que todos son judíos hasta que no se demuestre lo contrario. Recuerdo que en la década de los 60, cuando en Lima vivían 6,000 judíos en una población de dos millones, le pregunté a un compañero de trabajo no judío que si tenía idea de cuantos judíos había en Lima. Me contestó que por lo menos medio millón.
En algunos casos no hay error en atribuir ascendencia judía. La lápida más grande del cementerio judío, de la época cuando se fundó la Asociación Israelita 1870, es la de don Jacob Zender. En 1957 su nieta Gladys Zender, educada en un colegio de monjas y católica devota, fue elegida Miss Universo. Cuando alguien le dijo al hermano de Gladys que su abuelo era judío el muchacho casi se desmaya.
El campeón en "identificar judíos" fue el escritor francés Roger Peyrefitte, quien en 1965 publicó una novela Los Judíos, que mas que novela parece una guía telefónica sin números de teléfono, enumerando a todos los que el autor considera descendientes de judíos, incluyendo entre ellos a Fidel Castro, al Generalísimo Franco, a la Reina Isabel de Inglaterra, al rey de Suecia, al rey Fernando el Católico, al General De Gaulle, al Presidente Kennedy, y a muchísimos otros personajes.
 __________________________________________________________________

Lecciones militares de la guerra

La llamada "Segunda Guerra del Líbano", ha tenido, hasta el momento, resultados negativos para Israel: los dos soldados siguen secuestrados, Hizballah se niega a desarmarse, y Nasrallah es hoy el líder más popular en el mundo árabe. Pero, como "no hay mal que por bien no venga", la guerra le ha enseñado a Israel importantes lecciones militares que, si se aprenden y se aplican, harán que un eventual futuro conflicto tenga resultados mas satisfactorios:

• No hay enemigo chico. La cúpula política y militar de Israel consideraba que Hizballah era una organización terrorista, capaz de realizar actos aislados, pero incapaz de enfrentarse a un ejército fuerte y disciplinado. Su derrota, se pensaba, sería rápida y fácil. La realidad fue muy distinta. Hizballah resultó ser un ejército con combatientes motivados, entrenados y muy bien armados.

• Con retiradas unilaterales no se ganan conflictos. Israel retiró a su ejército del Líbano en el año 2000. El resultado fue que Hizballah se armó y fortificó, y los palestinos decidieron emular a Hizballah e iniciaron una sangrienta guerra de terror. Israel se retiró de Gaza en agosto del año 2005, y la respuesta de los palestinos fue multiplicar los disparos de cohetes a los pueblos fronterizos israelíes. Los enemigo   s de Israel no consideran a las retiradas unilaterales prueba del deseo de paz de Israel, sino demostración de cobardía y pusilanimidad.

• Bombardeos aéreos pueden dañar la infraestructura de un país pero no determinan la victoria. Israel basó sus tácticas en el bombardeo de carreteras y puentes del Líbano, dando mayor énfasis a la Fuerza Aérea que a la Fuerza Terrestre. Recién después de semanas de iniciado el conflicto, cuando los cohetes Katyusha caían en cantidades en el norte de Israel, el ejército decidió enviar a la infantería. Pero ya fue demasiado tarde para destruir a Hizballah.

• Los tanques Merhava, los mejores del mundo, no son invulnerables. Los combatientes de Hizballah, disparando proyectiles anti tanques, destruyeron un buen número de tanques israelíes y causaron la muerte de muchos soldados. Es indispensable encontrar una defensa contra esos proyectiles.

• Israel debe desarrollar la técnica necesaria para destruir los cohetes Katyusha de Hizballah y Kassam de los palestinos. Hizballah disparó miles de cohetes Katyusha contra las ciudades del norte de Israel. Hasta ahora no existe un arma que los pueda destruir en el aire antes de que lleguen a su objetivo.

• El verdadero enemigo es Irán. Hizballah es una organización armada y dirigida por Irán. Los fanáticos dirigentes de ese país odian a Israel e intentan eliminar, tan pronto puedan, al Estado Judío. La guerra con Hizballah ha sido un pequeño altercado de vecinos comparado con el holocausto nuclear que nos prepara Irán. Si Estados Unidos no hace nada al respecto, Israel no tendrá otro remedio, si quiere sobrevivir, que enfrentarse a Irán tarde o temprano.
__________________________________________________________________

Prosperidad y basura

La comunidad de Savyon, a la que lenguas celosas han dado en llamar Snobion, es un suburbio de Tel Aviv, cercano al aeropuerto. Se caracteriza por la belleza de sus mansiones, rodeadas de grandes jardines, y por el alto nivel económico de sus habitantes. Savyon tiene, por metro cuadrado, más millonarios que cualquier otra ciudad de Israel. Tampoco faltan allí los multimillonarios, y hasta hay uno que otro billonario.
Los sociólogos han descubierto que hay una relación directa entre el nivel de prosperidad y la producción de basura. A mayor prosperidad mayor cantidad de basura. Esto ocurre en todo el mundo e Israel no es una excepción. Savyon no sólo es una de las más prósperas comunidades de Israel, sino que también es la campeona en producción de basura, con cerca de 4 y medio kilos diarios por persona, tres veces más que el promedio israelí de solo un kilo y medio. En cifras anuales cada residente de Savyon produce 1,650 kilos de basura comparado a sólo 550 kilos del israelí promedio.
El otro lado de la moneda es que a mayor pobreza menor cantidad de basura. Jerusalén, ciudad donde un gran porcentaje de la población está formada por judíos ortodoxos, muchos de los cuales dedican su tiempo completo al estudio de los libros sagrados en vez de trabajar, produce solamente 1 kilo y cuarto de basura diaria por habitante.
El 35% de la basura israelí proviene de artículos de plástico. Papeles y cartones son otros 30%. Desperdicios orgánicos constituyen el 15%.
En los últimos diez años el porcentaje de basura reciclada en Israel subió del 3% del total a 23%, número que aún está muy por debajo del 35% de reciclaje que hay en los Estados Unidos.

Un visitante de un pueblo vecino, paseando por Savyon, le dice a su compañero: "¿Has visto la cantidad de basura que hay afuera de esta casa? ¡Que envidia!"
__________________________________________________________________

Celebrando las fiestas en Israel

 En la principal festividad cristiana, Navidad, los creyentes recuerdan el verso del Nuevo Testamento, "Gloria a Dios en las alturas, y paz y buena voluntad entre los hombres", (Lucas 2:14).
Los israelíes, de acuerdo a un estudio realizado por la Asociación de Mejores Hogares, tienen una tradición diferente. En vez de paz y buena voluntad, hay un aumento de 20% en discusiones y peleas entre vecinos durante las semanas de las festividades judías Rosh Hashaná, Yom Kipur y Succot, de acuerdo a un estudio realizado por la Asociación de Mejores Hogares, (AMH).
Los problemas son causados por las diferencias de nivel de observancia religiosa entre los inquilinos de un mismo edificio. El inquilino religioso insiste en que se suspenda el uso de los ascensores durante las fiestas, mientras que el no religioso protesta airadamente contra esa medida.
El no religioso alquila una docena de DVDs para verlos en su televisor en esos días. El religioso le reclama que no quiere escuchar música proveniente de los departamentos vecinos ni diálogos de las películas, que lo que él quiere es silencio y tranquilidad para honrar la santidad del día.
El religioso quiere construir su "sucá" en una de las áreas comunes del edificio. El no religioso se opone en forma absoluta.
Pero, como dice la canción en la película "Kasablan", culano yehudim, al final de cuentas todos somos judíos.
__________________________________________________________________

Un lector me escribe de España

David:
Católico como soy, deseo expresarte mi desacuerdo a que hayas criticado al Papa* por no mencionar que en nombre de la religión católica también se realizaron atrocidades, como, por ejemplo, la masacre de los judíos que habitaban Jerusalén en los lejanos tiempos de las Cruzadas.
No me parece justo echar en cara a los cristianos de hoy una culpabilidad que no les pertenece.
Recordar hechos sangrientos realizados hace siglos por la Iglesia Católica es lo mismo que si hoy criticásemos a los judíos por la matanza que ordenó Moisés contra los adoradores del Becerro de Oro, o por la glorificación de la muerte en la canción de las mujeres, "Saúl mató a mil, pero David mató a diez mil.
Miremos hacia delante y enfrentemos juntos el peligro del extremismo islámico que amenaza el mundo. Perdonemos sus crímenes a nuestros antepasados y esforcémonos en evitar masacres y genocidios futuros.
Te saluda cordialmente
A.M.
* "¿El Papa pensó antes de hablar o habló antes de pensar? (Mi Enfoque #163, 20 de setiembre, 2006)

Estimado amigo:
Estoy plenamente de acuerdo contigo que el catolicismo de hoy no es de las Cruzadas ni el de la Inquisición. Tanto el Islam, el cristianismo como el judaísmo son culpables, en su lejano pasado, de actos de los cuales hoy nos avergonzaríamos. Aparte de los ejemplos que tú mencionaste, el libro de Josué relata matanzas genocidas realizadas por los hebreos.
A fines del segundo siglo, antes de la era cristiana, el rey macabeo Juan Hircano conquistó el reino vecino de Idumea y convirtió, por la espada, a todos sus habitantes al judaísmo. El resultado de esta conversión forzosa fue fatal para los macabeos. Varias décadas más tarde, Herodes, descendiente de idumeos, se adueñó del trono y mató a todos los sobreviviente de la familia macabea, incluyendo a su propia esposa Marian y a los hijos que tuvo con ella.
El Papa tiene toda la razón al expresar su preocupación por los elementos extremistas y fanáticos del Islam, que no tienen escrúpulos en usar el terror y la violencia para obtener sus fines de convertir al mundo a su religión.
Lo que consideré en mi artículo un error fue el hecho que el Papa, para ilustrar su tesis, haya citado una crítica al Islam hecha hace siglos, en una época cuando la Iglesia también era culpable de fanatismo y conversiones violentas.
En mi opinión, y con todo respeto, habría sido preferible para el Papa mencionar que hoy el extremismo en la defensa de la fe, (actitud que ya no se encuentra ni en el cristianismo ni en el judaísmo, pero si en el Islam), no es una virtud. Es todo lo contrario. Más parece inspirado por el diablo que por Dios.
Salvo mejor parecer.
Un cordial saludo
David

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui