x
Mi Enfoque # 166 7 de octubre, 2006

Mi Enfoque # 166   7 de octubre, 2006

• Si Hugo Chávez lo recomienda, por algo será
• Batallas entre Fatah y Hamas
• Los judíos de Cochin
• Algunos vuelven a la tierra donde nacieron
 "La sinagoga de los Mandel" en un erudito estudio antropológico


Si Hugo Chávez lo recomienda, por algo será

Si Hugo Chávez, en vez de seguir la carrera militar que eventualmente lo llevó a la presidencia de Venezuela, habría preferido ganarse la vida en alguna otra profesión, no hay duda que habría tenido un gran éxito, Por ejemplo, si hubiese escogido el mundo de los espectáculos, hoy con toda seguridad sería el payaso estrella del famoso Circo Barnum.
Aparentemente el propósito de Chávez es batir el record de longevidad en el poder de su mentor Fidel Castro, pero si (Dios quiera) los venezolanos algún día eligen a otro presidente, Chávez haría bien en dedicarse a la promoción de libros. A juzgar por el éxito de la recomendación que hizo a un libro de Noam Chomsky, durante su discurso en las Naciones Unidas, no hay nadie que lo pueda igualar en esa actividad. Bastó que Chávez aconseje a todo el mundo que lea el libro para convertirlo en un "best seller".
El título del hoy famoso libro es un poco largo pero descriptivo, "Hegemonía o Supervivencia: El Objetivo Americano de Dominación Global (Proyecto de Imperio Americano)". Chomsky, en este libro y en sus otros libros y artículos, denuncia que Estados Unidos es un "país terrorista cuyo objetivo es la dominación mundial", y cuyos métodos (por ejemplo, "matar de hambre a millones de afganistanos") son "criminales y genocidas".
Chomsky, lingüista de fama internacional, es hijo de judíos, lo cual no le impide criticar a Israel y al sionismo en términos usados por antisemitas desembozados. En más de una ocasión ha declarado que "los judíos son el sector más privilegiado e influyente de la población americana y buscan el control total. (El autor de los "Protocolos de los Sabios de Sion" no lo habría podido decir mejor). 
Respecto a los terroristas palestinos que cometen horribles crímenes contra mujeres y niños, Chomsky los justifica "porque están luchando contra una ocupación militar". A la organización Hizballah, responsable de numerosos asesinatos, la llama "resistencia". También declara que no hay evidencia que Osama Bin Laden y su organización Al Qaeda hayan realizado el ataque del 11 de setiembre, y, si lo hubiesen hecho, estaría justificado porque Estados Unidos tiene bases militares en Saudi Arabia, país sagrado para los musulmanes.
Chomsky elogia al francés Robert Faurisson, uno de los principales negadores del Holocausto ("los judíos han inventado el mito del Holocausto para extorsionar dinero de Alemania"), del cual escribe "El Dr. Faurisson es un respetado profesor que, por realizar una extensiva investigación histórica sobre la cuestión del Holocausto, es víctima de una campaña para silenciarlo". Según Chomsky, negar el Holocausto no tiene implicaciones antisemitas.
El Presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, viendo el éxito de Chávez como promotor literario, ha decidido que también él va a promover un libro en su próximo discurso en las Naciones Unidas. El libro que ha escogido es Mein Kampf, ("Mi Lucha").
__________________________________________________________________

Batallas entre Fatah y Hamas

Hace algunos días se realizaron batallas callejeras en Gaza entre miembros de Fatah y gente de Hamas. Murieron 11 personas, y más de 100 resultaron heridas. La noticia no provocó grandes titulares en los periódicos del mundo, ni causó protestas callejeras en las ciudades de Europa, lo cual no es de extrañar ya que en esta ocasión los israelíes no estuvieron involucrados.
¿O sí lo estuvieron?
Amira Hass, la columnista ultra izquierdista del periódico Haaretz, escribió un artículo responsabilizando a Israel por la matanza. Según la Hass este fue el exitoso resultado de un experimento israelí para conseguir que los palestinos se maten los unos a los otros. El experimento consistió en "aprisionarlos en Gaza negarles la posibilidad de trabajar en Israel impedir la entrada de comida y medicamentos a la región robarles cientos de millones de dólares al no transferirle los impuestos colectados por Israel pero que pertenecen a la Autoridad Palestina, lo cual causó que no se le puedan pagar los sueldos a los empleados del gobierno exagerar la amenaza de los cohetes Kassam y usarlos como pretexto para bombardear barrios residenciales y destruir la central eléctrica para que no tengan electricidad durante meses". Eventualmente la desesperación y la frustración, escribió Hass, causaron que se ataquen uno al otro.
Y si la hipótesis del maquiavélico experimento no resultase muy creíble, Hass ofreció otra explicación en el mismo artículo: "Mahmoud Abbas, el presidente de la Autoridad Palestina, dio instrucciones a la gente del Fatah para que causen anarquía en Gaza, con el propósito de conseguir que los líderes palestinos colaboren con los israelíes para dar la impresión que hay conversaciones de paz, y así Israel pueda continuar con su ocupación, y los líderes vuelvan a recibir millones de dólares en donaciones de países occidentales".
El problema de Amira Hass es que reside ya demasiados años entre palestinos, primero en Gaza y, durante los últimos años, en Ramallah. No sólo se identifica en alma, corazón y vida – como dice el vals peruano - con la causa palestina sino que se ha contagiado de las fantasías y del complejo de víctima que tienen sus vecinos.
Teniendo en cuenta que tanto Fatah como Hamas son responsables de la muerte de cientos de israelíes, me parece que el comentario de Mercutio, respecto a los Capuletos y a los Montague*, ¡Una plaga en ambas casas!, es apropiado al caso.

* Romeo y Julieta, Acto 3 Escena 1
__________________________________________________________________

Los judíos de Cochin

Hace unos días leí que había fallecido, a la edad de 87 años, el último cohen (miembro de la casta sacerdotal) de la comunidad judía de Cochin. Los pocos judíos que quedan ya no son suficientes para formar un minián, (quórum) en la multicentenaria sinagoga, fundada en 1568, y en continuo uso hasta hoy.
Hay evidencia que la comunidad judía de Cochin es muy antigua. El famoso viajero Benjamín de Tudela, el Marco Polo judío, visitó la India en el siglo 12 y escribió que vivían en la región unos mil judíos, "negros como sus vecinos". A principios del siglo 16 se les unieron judíos españoles y portugueses, expulsados de la península ibérica.
La comunidad judía, influenciada por el sistema de castas de la India, estaba dividida en tres grupos: los "judíos blancos", (descendientes de judíos españoles, sirios, holandeses y alemanes) los "judíos negros" (en apariencia iguales a los hindúes no judíos) y los meshujrarim, "judíos emancipados", (descendientes de esclavos liberados).
Los judíos blancos y negros tenían sinagogas separadas, y no se casaban entre ellos. Los meshujrarim no tenían derecho a sentarse en las sinagogas (hasta 1932) ni a ser llamados a la Torah, excepto en Simjat Torah.
En 1882 los "judíos negros" fueron reconocidos como judíos por el Gran Rabino de Jerusalén, pero a los meshujrarim se les exigió inmersión en la mikveh para ser aceptados como judíos.
En 1948, cuando se declaró la independencia del Estado de Israel, los judíos de Cochin, (todos ellos "judíos negros" excepto por unos 100 "judíos blancos"), manifestaron su ferviente deseo de inmigrar a Israel.
Las autoridades israelíes, preocupadas por la enfermedad de elefantiasis que era muy común entre los judíos hindúes, enviaron un médico especialista a Cochin para investigar la enfermedad. Cuando éste dictaminó que no era contagiosa, 2,000 judíos inmigraron de inmediato, seguidos poco tiempo después por otros 2,000.
__________________________________________________________________

Algunos vuelven a la tierra donde nacieron

La letra de la vieja canción de Cesar Miró,  Todos vuelven a la tierra en que nacieron, al embrujo incomparable de su sol, parece que no se aplica en nuestro caso, a pesar de los denodados esfuerzos del Ministerio de Absorción de Israel para convencer a los israelíes emigrados que regresen a Israel.
Se calcula que, desde el establecimiento del Estado de Israel hasta la fecha, 600,000 israelíes han emigrado hacia otros países. El 60% de ellos vive en los Estados Unidos y Canadá. El 25% en Europa, y el 15% en otras regiones.
El Ministerio está preparando una campaña de publicidad para convencer a los emigrados que vuelvan, con énfasis en las oportunidades de empleo en Israel para los que retornan, ya que una encuesta ha demostrado que este es el factor más importante en la decisión si volver o no.
El presupuesto de la campaña es alrededor de 350,000 dólares. Si el resultado es similar al año 2005 cuando 4,200 israelíes regresaron a Israel, convencer a cada persona costaría 83 dólares.
Conseguir que regresen los 600,000, al ritmo de 4,200 al año, demoraría 142 años.
No es mucho tiempo si lo comparamos a los 2,000 años que demoró para que 5 millones regresen a Israel.
__________________________________________________________________

"La sinagoga de los Mandel" en un erudito estudio antropológico

Navegando por la Internet encontré una tesis cuyo título me impresionó, aunque confieso que no tengo la menor idea de lo que quiere decir:

La metafísica del Poder
Excursus histórico sobre la identidad cultural a partir del estudio de la producción y reproducción del capital religioso de las comunidades judía e islámica en Lima (1950-2000)

La tesis, fechada el año 2002, fue presentada a la Universidad Mayor de San Marcos por un señor llamado Martín O. Jaime Ballero para optar por el título de Licenciado en Antropología.
En la página 273, (la tesis tiene 473 páginas) el autor menciona que la sinagoga limeña Adat Israel, mejor conocida bajo el nombre Sinagoga de los Mandel, fue llamada así por estar conformada por un núcleo de la familia Mandel. Menciona a mi abuelo Hershel, a mi tío abuelo Shloime, y a mis dos tíos, Aron y Jaime, y relata que la familia Mandel, y algunos otros judíos ortodoxos, tuvieron serias desavenencias con el rabino Moisés Brener, y optaron por separarse de la sinagoga de la comunidad.
Tengo sentimientos contradictorios respecto a la inclusión de mis familiares en un estudio antropológico. No sé si resentirme o sentirme halagado.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui