x
Mi Enfoque # 174 27 de diciembre, 2006

Mi Enfoque # 174   27 de diciembre, 2006

 ¿Cómo sabemos cuántos judíos murieron en el Holocausto?
• Respecto a las posibilidades de paz, el pesimista es más realista que el optimista
 Los israelíes quieren dos estados, los palestinos sólo uno
• Judy "Pimpinela Escarlata" Feld Carr
• Permiso para morir con dignidad
________________________________________________________________

¿Cómo sabemos cuántos judíos murieron en el Holocausto?

Hay antisemitas que niegan que el Holocausto haya ocurrido, posición absurda ya que aún sobreviven testigos y sobrevivientes. Otros antisemitas,  más sutiles y más sofisticados, no niegan el Holocausto, porque saben que está muy bien documentado, incluso por los mismos nazis. Prefieren quitarle importancia minimizando el número de víctimas, para lo cual insisten que no fueron 6 millones, sino mucho menos, posiblemente sólo unos cuantos cientos de miles.

¿Cómo sabemos que aproximadamente 6 millones de judíos fueron asesinados por los nazis?

Hay varios métodos:

Comparación de censos y estadísticas de las poblaciones de antes y después de la guerra
Los censos de los países europeos, antes de la Segunda Guerra Mundial, reportan 6 millones de judíos más de los que aparecen en los censos de post guerra.
Los proponentes de un "mini Holocausto" deben responder la siguiente pregunta: ¿Si los judíos de la pre guerra no murieron, adonde se han ido?
Si el negador contesta, por ejemplo, "Emigraron a los Estados Unidos" ó "Están en Siberia", debe explicar porque esos judíos no aparecen en los censos de esas u otras naciones.

Consenso de historiadores, investigadores y eruditos
Los historiadores e investigadores del Holocausto, usando diversos métodos y diferentes fuentes, han llegado a números similares que fluctúan entre los 5.5 millones a los 6.3 millones. La convergencia de la evidencia da un alto grado de certitud al número aproximado de seis millones, lo cual demuestra que no es una cifra arbitraria.
Ningún historiador serio e imparcial ha sugerido que las víctimas solo fueron unos cuantos cientos de miles, o "máximo, uno o dos millones". Por el contrario, mientras más información está siendo estudiada, el número de víctimas aumenta, no decrece.

Documentos de los mismos nazis
Los nazis eran sumamente eficientes no sólo en sus métodos de exterminio sino también en su contabilidad y estadísticas. Hay extensa información acerca del número de deportados a los campos de exterminio, los vagones donde fueron transportados, y el número de sobrevivientes que los aliados encontraron al liberarlos.
Los mismos nazis calcularon haber matado a 6 millones de judíos, como lo declaró el médico nazi Dr. Wilhelm Hoettel en el primer juicio de Nuremberg, el 26 de noviembre de 1945.
Una importante fuente de datos es el llamado Reporte Korherr, documento de 16 páginas, escritas por Dr. Richard Korherr, del Departamento de Estadísticas de la SS, fechado el 23 de marzo de 1943, y presentado a Heinrich Himmler. Allí se menciona que de los 2,800,000 judíos que se hallaban en los territorios polacos, cuando Alemania los conquistó, quedaban (hasta ese momento) sólo 531,000. 762,000 habían muerto de hambre, enfermedades y malos tratos. Un millón y medio fueron evacuados (no a los Estados Unidos) sino a Auschwitz, Treblinka y otros campos de exterminio.
Los nazis no utilizaban solamente las cámaras de gas para exterminar a sus víctimas. Se calcula que entre uno a dos millones de judíos fueron asesinados por otros medios. La SS tenía una fuerza especial, Einsatzgruppen, cuya labor era "limpiar" de judíos y otros indeseables los pueblos y ciudades ocupadas por los alemanes. El Einsatzgruppen A reportó que, durante el invierno de 1941 a 1942, mataron 2,000 judíos en Estonia, 70,000 en Latvia, 136,000 en Lituania, y 41,000 en Bielorrusia. El Einsatzgruppen B reportó haber matado a 45,000 judíos. El Einsatzgruppen C informó haber matado a 95,000.

Nota  Para mayor información recomiendo leer el libro "Negando la historia. Quien dice que el Holocausto nunca ocurrió y porque lo dice", por Michael Shermer y Alex Grobman.
________________________________________________________________

Respecto a las posibilidades de paz, el pesimista es más realista que el optimista

Entre 1870 y 1945 los franceses lucharon contra los alemanes en tres cruentas guerras, que causaron millones de víctimas en ambos países. Hoy es improbable, por no decir imposible, que pueda estallar un conflicto entre las dos naciones.
Los judíos y los árabes se han enfrentado, desde 1948 hasta hoy, con terrible frecuencia, y el resultado ha sido miles de muertos en ambos lados: Guerra de Independencia, 1948 a 1949 Campaña del Sinai, 1956 Guerra de los 6 Días, 1967 Guerra del Desgaste, en el Canal de Suez, 1969 a 1970 Guerra de Yom Kipur, 1973 Primera Guerra del Líbano, 1982 Primera Intifada, 1987 a 1993 Segunda Intifada o Guerra del Terror, que comenzó en el año 2000 y aún no ha terminado, aunque, gracias a la Cerca de Seguridad, ha bajado en intensidad y la última, hasta ahora, Segunda Guerra del Líbano, 2006.
Lamentablemente, a diferencia del caso de los franceses y alemanes, es muy posible, y más que probable que, en algún futuro cercano, se reanude el conflicto entre israelíes y árabes:

Guerra con Hizballah
Hizballah ya ha sido rearmada por los sirios e iraníes, y su fuerza hoy es igual o mayor que la que tenía antes de la última guerra. Alentados por lo que consideran su triunfo sobre Israel, ya no están satisfechos con sólo ser una organización militar y política autónoma de las autoridades libanesas, sino que están tratando de asumir el control del gobierno del país.

Guerra con Siria
Siria ha fortificado las zonas fronterizas con el Golán y aprendido las lecciones de la guerra de Hizballah contra Israel. El éxito de Hizballah en sobrevivir la guerra ha causado que Siria pierda el respeto y el miedo a Israel. A diferencia de Hizballah que disparó 4,000 cohetes de relativamente poco alcance, que afectaron sólo al norte de Israel, Siria tiene cohetes que fácilmente pueden llegar a cualquier ciudad israelí.

Guerra con Irán
Aunque Irán no es un país árabe, es enemigo acérrimo de Israel debido a su ideología islámica extremista que no le permite tolerar la existencia de un país no islámico en el Medio Oriente. Con tal fin, se ha dedicado febrilmente a producir, a la brevedad posible, bombas nucleares, y su presidente ha declarado, en más de una oportunidad, su intención de borrar del mapa al estado judío.

Guerra con los palestinos
Ver el siguiente artículo.
________________________________________________________________

Los israelíes quieren dos estados, los palestinos sólo uno

¿Cuántos palestinos se necesitan para cambiar una bombilla de luz?
Ni uno. Prefieren quedarse en la oscuridad y culpar a los israelíes.

La gran mayoría de los israelíes está a favor de la existencia de dos estados, uno judío y el otro palestino. Los palestinos no tienen interés en esa solución. Lo cual no tiene nada de nuevo, ya que en el pasado, en más de una oportunidad, (el ejemplo más conocido es el plan de partición de las Naciones Unidas de 1947), han rechazado esa posibilidad. Lo que los palestinos quieren, y siempre han querido, es un solo estado, idealmente islámico, construido sobre las ruinas del estado judío.
El cese de fuego declarado entre Israel y los palestinos de Gaza ha resultado ser unilateral. Los palestinos siguen disparando decenas de cohetes Kassam a poblaciones israelíes. Israel, hasta el momento, no ha reaccionado, con la absurda esperanza de que esta ruleta rusa no cause víctimas*. Lo único que el gobierno israelí está considerando hacer (y no es chiste, aunque lo parece) es presentar una queja a las Naciones Unidas.
La nueva generación palestina está impregnada de un odio mortal hacia los judíos, convencida de que son diablos o seres sub humanos (monos y cerdos), debido  a las enseñanzas inculcadas por los colegios, mezquitas y medios de comunicación palestinos y árabes. Su odio es más fuerte que su interés económico. Prefirieron destruir los invernaderos que los judíos dejaron en Gaza, en vez de continuar trabajándolos.
Su fanatismo es más fuerte que su sentido común. Hay pocos kilómetros de distancia entre las ciudades israelíes y palestinas, y una sola bomba atómica exterminaría a la mayoría de ambos pueblos. Sin embargo, los palestinos alientan y aplauden las aspiraciones nucleares del presidente de Irán. No se les ha ocurrido que Irán, si borra a Israel del mapa, también los borra a ellos.
Su obsesión de destruir Israel los motiva a emitir declaraciones que pecan de ingenuas o estúpidas. Un representante de Hamas ofreció a Israel "una tregua de 20 años, si Israel de inmediato reconoce un estado palestino en Gaza, Judea y Samaria, con capital en Jerusalén". Agregó "Esto no significa reconocimiento de Israel. El pueblo palestino se reserva el derecho a poseer todas las tierras palestinas". (No fue sorpresa que el gobierno de Israel consideró que esta era "una oferta que se puede rehusar").
Sus hermanos, los árabes israelíes, se están radicalizando. Hoy exigen el cambio del himno y de la bandera, y, posiblemente, en un futuro cercano, demanden autonomía. Sus representantes en la Knesset se identifican abiertamente con Siria e Hizballah.

* Luego de escribir estas líneas escuché por el radio la noticia de que un cohete Kassam ha herido de gravedad a dos niños israelíes, algo que tarde o temprano tenía que ocurrir, a pesar de la política del gobierno israelí que emula a los tres monos: no ve nada, no escucha nada, no dice nada.
________________________________________________________________

Judy "Pimpinela Escarlata" Feld Carr

En el año 1905 la baronesa Emmuska Orczy publicó en Inglaterra La Pimpinela Escarlata, libro considerado precursor del género de espías y súper héroes. La trama se desarrolla durante la época de la Revolución Francesa. El personaje principal, llamado "La Pimpinela Escarlata", es un héroe enmascarado, quien esconde su verdadera identidad para poder cumplir con su misión de salvar a los nobles franceses de la guillotina.
En 1999 el historiador canadiense Harold Tropel escribió Los rescatados de Dios: la increíble historia de la mujer que salvó a los judíos de Siria, libro que presenta a una Pimpinela Escarlata de la vida real, la Sra. Judy Feld Carr, a quien en Toronto conocían solo como profesora de música de un colegio.
En 1972 Judy leyó la trágica noticia de la muerte de 12 jóvenes judíos sirios, quienes, en su afán de escapar de Siria a través de la frontera con Turquía, pisaron un campo minado. Judy, conmovida, investigó la situación de los judíos en Siria, y descubrió que eran víctimas de la persecución de las autoridades que les estaba prohibido comprar tierras que estaban vigilados continuamente por la Muhabarat (policía secreta siria) que eran torturados si se sospechaba que querían emigrar y que eran la única minoría cuya religión figuraba en sus documentos de identidad y pasaportes.
Durante los siguientes 28 años, en una operación secreta y de gran riesgo, Judy organizó la emigración clandestina, mediante el soborno a las autoridades o a través de contrabandistas, de 3,228 judíos, prácticamente toda la comunidad, (hoy quedan menos de 50 judíos en Siria). "Compramos judíos, uno por uno, de un gobierno hostil", declaró Judy.
A diferencia del Pimpinela Escarlata de la ficción, cuya identidad fue revelada a muy pocos, la labor de Judy ha sido reconocida y admirada internacionalmente. Ha recibido numerosas condecoraciones incluyendo la Orden de Canadá, el Premio Simón Wiesenthal a la Tolerancia, Justicia y Derechos Humanos, el Premio al Mérito de la Universidad de Haifa, y otros.
________________________________________________________________

Permiso para morir con dignidad

El 15 de diciembre de este año entró en efecto una ley aprobada hace un año, luego de ocho años de preparación. La ley permite a personas mayores de edad presentar un formulario firmado al Ministerio de Salud, donde declaran si desean o no que se les prolongue la vida por medios artificiales, en el caso de que en algún futuro se hallen en coma irreversible, o respiren sólo por medio de máquinas respiradoras.
El proyecto de ley fue preparado por un comité público compuesto de médicos, científicos, trabajadores sociales, filósofos, enfermeras, abogados, jueces y clérigos que representan a las principales religiones de Israel.
El formulario, (sólo en el idioma hebreo hasta el momento), se puede conseguir en la página web del Ministerio de Salud, (www.health.gov.il). Debe ser llenado a mano, firmado y entregado al Ministerio, que lo comunicará a hospitales y centros médicos.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui