x
Mi Enfoque # 191 20 de abril, 2007

Mi Enfoque # 191   20 de abril, 2007

• El caso de los niños que fueron convertidos durante el Holocausto
 Entrevista al Director de Relaciones Públicas de la Unión Nacional de Periodistas Británicos
• Lista incompleta de decisiones gubernamentales erradas y contraproducentes
• No hay que confundir Salam con Salame
• Visita al departamento ancestral de la familia Braun – una anécdota personal
_________________________________________

El caso de los niños que fueron convertidos durante el Holocausto

El comportamiento de la Iglesia Católica durante la Segunda Guerra Mundial es controversial. El Papa Pío XII, (hoy candidato a santo), aunque permitió que judíos se refugiaran en el Vaticano, no condenó ni criticó públicamente a los nazis por su persecución a los judíos.
Monasterios y conventos escondieron a cientos de niños judíos cuyos padres habían sido apresados por los nazis y enviados a los campos de exterminio, pero en muchos casos aprovecharon la oportunidad para convertirlos al cristianismo.
El caso más famoso fue el de Aarón Lustiger, cuyos padres, judíos polacos, antes de ser deportados a Auschwitz, lo enviaron a la ciudad de Orleans para que lo cuide una familia cristiana. El obispo de Orleans lo bautizó cuando Aarón era un niño de 14 años. Lustiger tuvo una ilustre carrera en la Iglesia y llegó a ser nombrado Cardenal.
En 1943, en Ámsterdam, Elías Beekman y su esposa Sara entregaron a su hijita Anna, de dos años de edad, a la resistencia clandestina. Pocos días después los nazis los arrestaron y los enviaron a la cámara de gases. Anna encontró refugio con cinco hermanas solteronas católicas. Después de la guerra organizaciones judías holandesas pidieron a las hermanas que permitan a una familia judía adoptar a la niña huérfana. Las hermanas rehusaron y la escondieron. Al final fueron juzgadas por secuestro, pero Anna nunca fue encontrada.
Un caso con un resultado mas feliz, por lo menos del punto de vista judío, es el de los hermanos Finaly en Francia que también fueron convertidos y escondidos, pero que, finalmente, en una serie de aventuras dignas de una película de Hitchcock, pudieron ser recobrados y traídos a Israel.
Un pariente de mi cuñado fue entregado a temprana edad a un convento en Polonia. La monja que lo crió lo convirtió al catolicismo. Después de la guerra, el padre de mi cuñado, (hermano de la madre del niño), único sobreviviente de su familia, trató de recuperarlo, pero el niño se negó a separarse de la monja. Hoy, casado y padre de familia, vive en Polonia y es católico practicante.
Dos primos míos, niño y niña, pasaron la guerra escondidos en un convento en el sur de Francia. Su madre, (mi tía, hermana de mi mamá), haciéndose pasar por católica consiguió trabajo en el mismo convento. A diferencia de Lustiger los dos niños no fueron convertidos. Después de la guerra mi primo activó en la sinagoga de la ciudad donde se radicó, y, aunque no alcanzó las alturas del Cardenal Lustiger, llegó a ser shammes* de la sinagoga.

*  Shammes es un puesto equivalente al de sacristán en una iglesia. La labor del shammes es ayudar al rabino y cuidar de los ornamentos y de la limpieza de la sinagoga.
_________________________________________

Entrevista al Director de Relaciones Públicas de la Unión Nacional de Periodistas Británicos

La Unión Nacional de Periodistas Británicos aprobó hace unos días en su reunión anual una moción a favor de boicotear los productos israelíes por "el salvaje ataque que Israel planeó con anticipación realizado el año pasado contra el Líbano". El caso del periodista inglés Paul Johnston, secuestrado hace más de un mes por palestinos, no estuvo incluido en la agenda de la reunión.
Mi Enfoque, para entender mejor las razones y los alcances del boicot de los periodistas contra los productos fabricados en Israel, entrevistó en forma imaginaria al Sr. Tim Gopsill, Director de Relaciones Públicas de la Unión Nacional de Periodistas Británicos.

Mi Enfoque ¿Qué es lo que quieren boicotear y porqué?
Tim Gopsill Hemos decidido boicotear, es decir no comprar ni usar, productos manufacturados en Israel. Lo hacemos para castigar a Israel por haber atacado premeditadamente al Líbano.
Mi Enfoque Hay gente que niega el Holocausto que sucedió hace 60 años, basados en que casi toda esa generación de sobrevivientes ha muerto y no hay quien les pueda contradecir. Pero la guerra de Israel con Hizballah tuvo lugar hace menos de un año, y la gran mayoría de esa generación aún vive y recuerda que la guerra fue iniciada por Hizballah cuando disparó cohetes contra Israel y secuestró dos soldados en territorio israelí.
Tim Gopsill Yo personalmente no me acuerdo del incidente que usted menciona, y ninguno de mis colegas tampoco se acuerda. Debe ser un producto de su imaginación o de la propaganda sionista.
Mi Enfoque ¿Tienen ustedes algún otro motivo para boicotear los productos israelíes?
Tim Gopsill ¡Por supuesto! El boicot también tiene como objeto obligar a Israel a que cese su agresión contra Gaza.
Mi Enfoque Tal vez usted no está enterado pero Israel hace casi ya dos años, en agosto del 2005, retiró a los 8,000 israelíes que residían en Gaza y también a todos sus soldados. Desde esa fecha los palestinos han disparado cientos de cohetes Kassam contra poblaciones civiles israelíes. ¿No cree usted que eso indica que la agresión no es de Israel contra Gaza sino de los palestinos de Gaza contra Israel?
Tim Gopsill Si los palestinos disparan cohetes Kassam contra Israel estoy seguro que deben tener motivos justificados para hacerlo.
Mi Enfoque En los últimos meses los palestinos en Gaza han secuestrado a más de una docena de periodistas. En este momento tienen secuestrado desde hace varias semanas al reportero Paul Johnston de la BBC. Nadie sabe si aún sigue con vida. ¿Han considerado ustedes protestar contra los palestinos?
Tim Gopsill El secuestro de Johnston se debe únicamente a que los palestinos necesitan llamar la atención del mundo a su desesperada situación económica. Así que no los podemos criticar. Aparte de eso, nuestra obligación como periodistas es ser objetivos e imparciales.
Mi Enfoque Pero ustedes han decidido boicotear a Israel, que es uno de los lados en el conflicto. Eso no es evidencia de imparcialidad.
Tim Gopsill La imparcialidad es la regla que rige al periodismo. Pero toda regla tiene una excepción que la confirma. Y los judíos son siempre la excepción.
Mi Enfoque ¿Me puede dar ejemplos de los productos israelíes que van a boicotear?
Tim Gopsill Frutas, flores, artículos textiles, en realidad todos los productos israelíes.
Mi Enfoque ¿Ustedes usan teléfonos celulares, computadoras con Pentium, programas de mensajes?
Tim Gopsill ¡Claro que sí! Sin esos adelantos de la tecnología moderna no podríamos trabajar.
Mi Enfoque En ese caso tengo malas noticias para ustedes. Los teléfonos celulares, el Pentium, los programas de mensajes, y muchos otros tienen componentes desarrollados en Israel. Tendrán también que boicotearlos.
Tim Gopsill Ya le dije que la excepción confirma la regla. Boicotearemos las frutas y las flores, pero seguiremos usando los teléfonos celulares y las computadoras.
Mi Enfoque ¿El boicot hará que los reporteros británicos en el Medio Oriente se muden de Israel a Gaza?
Tim Gopsill ¡No hable tonterías! ¿Cree acaso que nosotros estamos locos para arriesgarnos a ser secuestrados o matados?
_________________________________________

Lista incompleta de decisiones gubernamentales erradas y contraproducentes

Los errores siempre se pagan. Si no tienen trascendencia el único que sufre es su autor. Cuando el error es serio puede afectar a un círculo más amplio, que incluye a nuestros familiares o compañeros de trabajo.
Si los errores son hechos por los políticos que nos gobiernan, los resultados pueden ser catastróficos y las consecuencias las pagamos todos nosotros. Y esto se aplica en forma especial a Israel, mucho más que a otros países. En Israel una decisión errada podría producir el exterminio del estado judío.
A continuación va una lista incompleta de las decisiones del gobierno israelí, que acontecimientos posteriores han demostrado han sido erradas y contraproducentes para los intereses del país.

Evento: Negociaciones de paz con Egipto, 1978 a 1979.
El 17 de setiembre de 1978 el Primer Ministro de Israel Menahem Begin y el Presidente de Egipto Anwar Sadat, bajo los auspicios del Presidente Carter, firmaron un acuerdo en Camp David, ratificado con un Tratado de Paz firmado en Washington el 26 de marzo de 1979.
Decisión: El Primer Ministro Begin aceptó que Israel continúe en control de Gaza.
Consecuencias: Sadat rehusó hacerse cargo de Gaza, región que Egipto había controlado desde 1948 hasta 1967. Begin aceptó. Si Gaza estuviese hoy bajo control egipcio, no sería lo que es ahora, un hervidero de terroristas, fanáticos y extremistas.

Evento: Negociaciones de paz con Jordania, 1987.
En el mes de abril del año 1987 Shimon Peres, Ministro de Relaciones Exteriores de Israel, autorizado por Yitzhak Shamir, Primer Ministro de Israel, se reunió secretamente en Londres con el Rey Hussein de Jordania para firmar un acuerdo por el cual Jordania reasumía la soberanía sobre la Ribera Occidental del Río Jordán que había perdido en la Guerra de los Seis Días, y excluía la participación de la OLP en las negociaciones.
Decisión: El Primer Ministro Shamir rechazó el Acuerdo.
Consecuencias: En diciembre del 87 estalló la Primera Intifada, y en julio del año 1988 Hussein anunció públicamente que Jordania renunciaba a la soberanía sobre la Ribera Occidental, dejando un vacío que la OLP, dirigida por Arafat, rápidamente ocupó. Si Shamir hubiese aprobado el Acuerdo de Londres, la OLP, Fatah y Hamas no estarían hoy gobernando a los palestinos. No habrían ocurrido las Intifadas y no hubiesen muerto miles de israelíes a manos de suicidas asesinos.

Evento: Negociaciones de paz con la OLP, 1993.
En el mes de diciembre del año 1987, a raíz de un accidente fatal de un vehículo, comenzó un levantamiento espontáneo de los palestinos protestando contra la ocupación israelí. En vez de entrar en negociaciones con personalidades palestinas locales, el Primer Ministro Yitzhak Rabin, aduciendo que "el pueblo israelí estaba cansado" (cuando en realidad el gobierno era el que estaba cansado) inició conversaciones con Yasser Arafat, que en esos momentos estaba políticamente moribundo. El 20 de agosto de 1993 se firmó un acuerdo en la ciudad de Oslo, ratificado un mes después en una ceremonia en la Casa Blanca, por el cual Israel entregaría gradualmente el control de Gaza y de la Ribera Occidental a Arafat.
Arafat llegó a Gaza, y procedió de inmediato a contrabandear armas, proteger a los terroristas y educar a los niños palestinos,  en escuelas, colegios, medios de comunicación, y mezquitas, en un odio fanático contra Israel y los judíos, inculcando a los jóvenes palestinos un fanatismo genocida. Rabin, por su lado, le entregó una cantidad de armas que eventualmente fueron utilizadas contra ciudadanos israelíes.
En el mes de setiembre la Knesset debatió si entregar o no varias importantes ciudades palestinas y cientos de pueblos al control de Arafat. La mayoría de los parlamentarios judíos, desilusionados de Arafat, se oponía. Rabin calculó que, con el apoyo de los parlamentarios árabes más un par de judíos que cambiasen de posición, podía conseguir un voto afirmativo. El Primer Ministro Rabin, hoy prácticamente santificado, no hesitó en sobornar a tres diputados del partido derechista Tsomet con ofrecimientos de puestos ministeriales y autos de lujo para que cambien su voto. Oslo 2 fue aprobado por 61 votos contra 59. Uno de los tránsfugas, Gonen Segev, nombrado Ministro de Energía e Infraestructura, hoy está en la cárcel por tráfico internacional de drogas.
Decisión: El Primer Ministro Rabin firmó el Acuerdo de Oslo, una de las decisiones más catastróficas en la historia del estado de Israel.
Consecuencias: Arafat, líder corrupto y mentiroso, educó a toda una generación de jóvenes palestinos en el odio ciego contra Israel. Los palestinos continuaron asesinando a israelíes. La reacción de Rabin fue decir "Son los sacrificios que hacemos por la paz." La posibilidad de que algún día los palestinos vivan al lado de Israel en paz y cooperación es hoy mucho menor que lo que era antes de la firma de los Acuerdos de Oslo.

Evento: Retirada unilateral del Líbano, 23 de mayo del 2000
Israel, desde el año 1982, había controlado una franja del Líbano con la ayuda del Ejército del Sur del Líbano, una milicia libanesa. En la noche del 23 de mayo, sin previo aviso y sin exigir desmilitarización de la zona, el Primer Ministro Barak dio órdenes al ejército de Israel para que se retire unilateralmente y de inmediato, abandonando a su suerte a sus aliados libaneses.
Decisión: El Primer Ministro Barak decidió la retirada unilateral e incondicional del sur del Líbano.
Consecuencias: El retiro ignominioso del Líbano le enseñó a Arafat que con el uso de la fuerza podía   dictar condiciones a Barak. El líder palestino regresó de la fracasada conferencia de Camp David en julio del año 2000 y de inmediato se dedicó a preparar una guerra de terror contra Israel, que estalló en setiembre de ese mismo año. Una turba de palestinos asaltó la Tumba de Josef, lugar sagrado para los judíos. Barak, enviando un par de tanques, habría resuelto la situación. Su inacción resultó en la muerte de un soldado herido que se desangró, e incitó a los palestinos a continuar con la Guerra del Terror, también llamada Segunda Intifada, que costó la vida a miles de israelíes y palestinos.

Evento: Retirada unilateral de Gaza, agosto del 2005
Israel ocupó Gaza en la Guerra de los Seis Días en 1967, y permitió a sus pobladores trabajar en Israel, lo cual aumentó notablemente el promedio de entradas de los palestinos. Después de la firma del Acuerdo de Oslo Arafat fue recibido triunfalmente en Gaza, que se convirtió en un foco de terrorismo.
Decisión: El Primer Ministro Sharon decidió la retirada unilateral e incondicional de los soldados y civiles israelíes de Gaza
Consecuencias: La organización islámica extremista Hamas atribuyó la retirada unilateral israelí a sus actividades terroristas, y fue premiada por el pueblo palestino que le dio la mayoría de los escaños del Parlamento Palestino en las elecciones que tuvieron lugar algunos meses más tarde. En vez de conseguir la paz, el resultado fue que los palestinos de Gaza continuaron armándose y disparando cohetes Kassam a las poblaciones israelíes cercanas.

Evento: Nombramiento de Amir Peretz como Ministro de Defensa, abril 2006
En las elecciones del 28 de marzo de 2006 el partido Kadima, dirigido por Ehud Olmert, recibió 29 escaños, seguido por el partido Laborista con 19 parlamentarios. Ehud Olmert, sabiendo que no podía evitar formar una coalición con el partido Laborista y temiendo que Amir Peretz, en el puesto de Ministro de Finanzas, podría causar un daño irreparable a la economía del país, le sugirió que ocupe el Ministerio de Defensa. Amir Peretz, cuya experiencia se limitaba a declarar huelgas generales legales e ilegales, aceptó.
Decisión: El Primer Ministro Olmert nombró a Amir Peretz Ministro de Defensa de Israel.
Consecuencias: Amir Peretz, el Ministro de Defensa más ignorante de asuntos militares en la historia de Israel, (ni siquiera sabe que hay que quitar la tapa para poder ver con binoculares), fue uno de los principales culpables del fracaso de Israel en la guerra contra Hizballah, fracaso que ha dañado, tal vez irreparablemente, la imagen de Israel en los países islámicos. Será recordado por mirar con binoculares que tenían la tapa puesta.
_________________________________________

No hay que confundir Salam con Salame

Salam es una palabra árabe que significa "paz", equivalente a "shalom" en hebreo.
Salame es un embutido hecho con carne que se corta por rebanadas para poder comerlo.
El concepto de rebanar para comer fue adoptado por Hitler a su plan de expansión con gran éxito, anexando primero Austria, luego la zona de los Sudeten de Checoslovaquia, y por último el resto de Checoslovaquia.
Los árabes que quieren destruir a Israel ofrecen verbalmente Salam pero en realidad lo que tienen en mente es Salame. Primero, retirada de Israel a las fronteras del armisticio del año 1949, luego inundar a Israel con millones de descendientes de los refugiados palestinos, y por último la destrucción del estado judío.
Ellos no confunden Salam con Salame. Tampoco nosotros debemos confundir.
_________________________________________

Visita al departamento ancestral de la familia Braun – una anécdota personal

En una de las habitaciones de mi casa está colgada una foto amarillenta tomada hace unos 90 años. En ella aparece un militar, serio, solemne, con un bigote típico de la época, ostentando condecoraciones en la pechera, rodeado de cinco pequeños niños de diversas edades y tamaños, también ellos serios, solemnes y uniformados a imagen y semejanza del padre. Sin el bigote por supuesto.
Se trata del abuelo de mi esposa Ruth, el Coronel Samuel Braun de la Intendencia General del Ejército del Imperio Austro-Húngaro, el oficial de más alto rango que la familia Braun ha tenido en los últimos dos mil años. (La única que se le acerca es mi hija menor que llegó al grado de teniente en el ejército israelí durante su servicio militar). Uno de los cinco niños que aparecen en la foto es el padre de Ruth, y los otros son sus tíos. La foto fue tomada en el departamento que ocupaban en Viena, no muy lejos de la Opera. (Mi suegro, durante su juventud, trabajó allí muchas veces de extra. Al igual que en el departamento paternal, se le veía pero no se le escuchaba).
A juzgar por los relatos que mi suegro contaba a Ruth y a sus hermanas, historias que yo también llegué a escuchar, el departamento era muy pequeño y holgadamente podría haber estado en la sala de la casa donde hoy vivimos. Los niños, Ruth tenía la impresión, dormían en los cajones de la cómoda.
En uno de nuestros viajes a Europa visitamos Viena para que Ruth pudiese realizar su sueño de visitar el legendario departamento ancestral de la familia Braun. Mi suegro nos había enviado desde el Perú el nombre de la calle, y los números del edificio, del piso, y del departamento, e indicaciones de cómo llegar. Fue fácil encontrar la dirección ya que Viena es una de las pocas ciudades que no sufrieron daño durante la Segunda Guerra Mundial.
Yo me hubiese contentado con mirar el edificio desde la vereda de enfrente, pero Ruth insistió que debíamos subir al piso y tocar la puerta del departamento. Como en nuestra familia nos regimos por la consigna "donde manda capitán no manda marinero", discutirle hubiese sido en vano. Así que subimos a pié los cuatro pisos, y tocamos la puerta del departamento.
Escuchamos unos pasos, una viejita abrió la puerta, nos vio, sonrió y en alemán nos dio la bienvenida, "David, Ruth, pasen, pasen".
(No, no era adivina ni maga. La explicación del misterio de cómo sin conocernos nos reconoció es muy sencilla. Mi suegro, en una carta dirigida "A quien hoy ocupa el departamento tal y tal", escribió que su familia había vivido allí durante muchos años, y anunció que su hija Ruth y su yerno David posiblemente visitarían el departamento).
La anciana nos recibió con mucha amabilidad y nos hizo una tour de todo el departamento, lo cual duró casi un minuto y medio. Efectivamente, era un departamento muy pequeño, pero en alguna u otra forma pudo acomodar al coronel, a su digna esposa, y a los cinco niños sin necesidad de usar los cajones de la cómoda como camas.
Agradecimos mucho la amabilidad de la señora y nos despedimos.
Dos años más tarde una de mis cuñadas y su esposo también llegaron a Viena y visitaron el departamento. Nos contaron que la señora, aunque no estuvo con ellos tan amable y efusiva como lo había sido con nosotros, les permitió verificar que lo de los cajones de la cómoda era sólo una leyenda.
Pasaron tres años más y otra de mis cuñadas, paseando por Europa, también llegó a Viena. Lo primero que hizo, para no ser menos que sus hermanas, fue ir al departamento. Tocó la puerta. La viejita abrió, la miró, y le gritó "¡GOTT IN HIMMEL! YA ESTOY HARTA DE LOS BRAUN. ¡NO MOLESTEN MAS!" y le cerró la puerta en las narices.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui