x
Mi Enfoque # 196 30 de mayo, 2007

Mi Enfoque # 196   30 de mayo, 2007

• Un día en el Centro Británico de Boicot a Israel
• Un caso poco alentador de convivencia judía-árabe
• El motivo por el cual los árabes no han hecho, no hacen, y probablemente nunca harán, la paz con Israel
• Biografía de un meshek shitufí
• El rabinato no quiere convertir a 300,000 inmigrantes
_________________________________________

Un día en el Centro Británico de Boicot a Israel*

¡Señores, atención, atención! Aquí les habla el Director del Centro Británico de Boicot.
Me es muy grato darles la bienvenida. Estamos orgullosos que Gran Bretaña es el único país de Europa donde ha habido necesidad de crear este Centro de Boicot, debido a la gran demanda del público. Estamos aquí para registrarlos y ayudarlos en todo lo que podamos, para que así puedan realizar sus nobles objetivos.
En el lado de la extrema izquierda hagan fila los que quieren boicotear a Israel. Al lado está la fila de los que deseen boicotear a Sudán por el genocidio de Darfur. Aquí enfrente está la fila del boicot a Irán por su intención de fabricar armas nucleares. Más acá la fila del boicot a Rusia por su represión de Chechenia. Al lado, la fila de los que quieren boicotear a Venezuela por la dictadura de Chávez. A la derecha la fila del boicot a Cuba por los casi 50 años de la tiranía comunista de Castro. Y para los que tienen gustos más exóticos, allí está la fila para boicotear a China por la destrucción cultural y étnica del Tibet.
¿Qué está ocurriendo en la fila del boicot a Israel? ¿Por qué se aglomeran? No es necesario empujarse. Calma, calma. Aquí estamos para inscribirlos a todos. Formen filas ordenadas.
Muy bien, muy bien, así me gusta.
¡Atención, atención! La fila del boicot a Israel está cada vez más larga. Aconsejo escoger otra fila. Por ejemplo, la fila para boicotear a Sudán por el genocidio de Darfur está vacía. También está vacía la fila para boicotear a Irán. Bueno, en realidad todas las filas están vacías, excepto la de Israel.
Si nadie se interesa por estar en las otras filas, procederemos ahora al registro.
Usted está primero en la fila del boicot a Israel. ¿Cuál es su organización? ¡Académicos de Gran Bretaña! Firme aquí Profesor.
¡El siguiente! Su organización por favor. ¿Iglesias anglicanas de Inglaterra? Firme aquí Reverendo.
¡El que sigue! ¡Asociación de Médicos de Gran Bretaña! Firme aquí Doctor.
¿Y usted quien es? ¡El representante de la Asociación de Periodistas de Gran Bretaña! ¿Qué opina de los palestinos que desde hace semanas tienen secuestrado en Gaza a su colega de la BBC? ¿Prefiere no opinar? No tiene importancia. Firme nomás.
¿Quién es el próximo? ¿Usted a que organización representa? ¡Arquitectos de Inglaterra! Placer de servirlo. Firme por favor caballero.
¡Bienvenida señorita! ¿Y que organización tiene la suerte de contar con tan bella representante? ¡Prostitutas Unidas de Inglaterra! Si me permite una pregunta señorita, ¿por que motivo desean ustedes unirse al boicot contra Israel? ¡Por razones maternales! ¡Entiendo! ¡Todos los caballeros que acaban de firmar son hijos de sus estimadas compañeras!

*   Este artículo es imaginario ya que no existe un Centro Británico de Boicot a Israel. Mejor dicho, no existe uno solo sino muchos, en las universidades, en los sindicatos, en las religiones organizadas.
_________________________________________

Un caso poco alentador de convivencia judía-árabe
Moshav se denomina en Israel a la población agrícola donde cada familia cultiva su propio terreno.

Hace unos días visité a un amigo que vive en el moshav Nir Tzvi, situado en el camino entre Tel Aviv y Jerusalén. Aprecié la belleza del moshav y disfruté de su ambiente pastoral. Le confesé a mi amigo que cualquier visitante sentiría una sana envidia de las 300 familias que tienen la suerte de vivir en un paraíso terrenal tan cercano a las ciudades principales de Israel.
Me contestó que la comparación con el paraíso era apropiada porque también ellos tienen una serpiente que les hace imposible la vida.
Nir Tzvi, me explicó mi amigo, colinda con un barrio de la ciudad de Lod, habitado por varios clanes árabes, quienes han construido impresionantes casas (sin licencia, y por las cuales no pagan impuestos a la municipalidad) en terrenos públicos que habían estado destinados para construir una calle de acceso. Las casas, verdaderas residencias, fueron financiadas con las ganancias del negocio de distribución de drogas al que se dedican los habitantes del barrio. La policía, aunque sabe que el barrio es un importante centro de venta de drogas, no ha tomado ninguna acción contra los traficantes, tal vez por prudencia.
Las autoridades aceptaron la existencia de esas casas ilegales como hecho consumado y pidieron al moshav Nir Tzvi que les entreguen terrenos donde construir la calle, cuyos beneficiarios serían los habitantes de ese barrio de Lod, ofreciendo terrenos en cambio y la construcción de una cerca acústica de 3 metros de altura y un kilómetro y medio de largo, para separar dicha calle del moshav.
Los habitantes de Nir Tzvi, hartos de ver drogadictos en su vecindad y cansados de ser constantes víctimas de incendios de campos y gallineros, robos de equipos, y aún palizas personales "cortesía" de los vecinos de Lod, (la policía "aún está investigando"), aceptaron.
Por su lado, los clanes árabes no estuvieron de acuerdo en que se construya una cerca, aunque esta sería en los terrenos del moshav. Sus abogados aducen discriminación, y, en un clásico ejemplo de jutzpá, dicen que la cerca impediría el desarrollo natural del barrio (¡en los terrenos del moshav!).
La construcción de la cerca está paralizada desde hace meses hasta que los jueces decidan si se debe o no construir.
_________________________________________

El motivo por el cual los árabes no han hecho, no hacen, y probablemente nunca harán, la paz con Israel.

El historiador Paul Johnson en su obra magistral Historia de los judíos  resume en un solo párrafo el motivo por el cual los árabes no han hecho, no hacen, y probablemente nunca harán la paz con Israel:

"Los árabes son un pueblo conquistador cuyas sagradas escrituras inspiran y reflejan una posición maximalista hacia otros pueblos, los despreciados dhimmis. El mero concepto de negociaciones para un acuerdo de paz es para ellos una traición a sus principios básicos. Una tregua o un armisticio pueden ser necesarios y aceptables porque reservan la opción de usar la fuerza en algún futuro. Pero un tratado de paz, es para ellos equivalente a una rendición. Esa es la razón por la cual no permiten que los refugiados palestinos se establezcan en otros países. Como dijo una vez Radio Cairo 'Los refugiados son el fundamento de la lucha árabe contra Israel. Los refugiados son el armamento de los árabes y del nacionalismo árabe'. Por consiguiente los árabes rechazaron en el año 1950, sin siquiera discutirlo, el plan de las Naciones Unidas para integrar a los refugiados en los países árabes donde se encontraban. Durante los siguientes 25 años rechazaron repetidamente las propuestas de Israel de compensación monetaria."  

Lo que Paul Johnson escribió en su libro en el año 1987 también es verdad hoy, veinte años después, en el año 2007. Aparentemente los acuerdos de paz con Egipto y Jordania contradicen la opinión de Johnson, pero hay que tomar en cuenta que esos acuerdos han sido firmados por los gobiernos respectivos únicamente por razones políticas y pragmáticas. Las instituciones y medios de comunicación de ambos países continúan considerando a Israel como un país enemigo que no tiene derecho a existir en el Medio Oriente.
Hamas es un ejemplo clásico del Islam extremista. Hoy, cuando Israel ha decidido no seguir tolerando los cohetes Kassam y ha declarado que ningún líder de Hamas se debe considerar inmune, Hamas está pidiendo desesperadamente una tregua. La frase "negociaciones para lograr la paz" no está en su vocabulario. Ni siquiera pueden entender dicho concepto.
_________________________________________

Biografía de un meshek shitufí

Meshek shitufí es el nombre que se da en Israel a una población comunal, donde los miembros trabajan en común. A diferencia de lo que era el kibutz, los niños viven en la casa con sus padres. Este artículo, aunque no menciona el nombre verdadero, (la llamo aquí "Meshek"), relata la historia real de una población fronteriza que, en su microcosmos, es la historia de Israel.

Meshek fue fundada en el año 1950 en una colina pedregosa, a tres kilómetros de lo que en ese entonces era la frontera con Jordania. Los empleados de la Agencia Judía no se mostraron entusiastas en asignar ese lugar debido a la dificultad de utilizarlo para fines agrícolas, pero la importancia estratégica de la ubicación los persuadió.
Cuarenta javerim (miembros de la población), entre hombres y mujeres, fundaron Meshek, y se instalaron en tres chozas y varias carpas. La mayoría eran sudamericanos, pero también había un grupo de americanos que habían hecho hajshará (aprendizaje de trabajos agrícolas) en los Estados Unidos. Durante el curso de los siguientes años se les unieron más javerim provenientes de Sud América, Australia y el norte de África.
Los americanos eran gente académica y profesional, a diferencia de la mayoría de los sudamericanos que carecían de estudios avanzados. Esta incompatibilidad causó que los americanos se retirasen al poco tiempo, algunos para residir en las ciudades y otros para volver a los Estados Unidos.
En 1952 terroristas árabes cruzaron la frontera, mataron a tres javerim y raptaron a otros dos, que, afortunadamente, fueron devueltos tres días después por los jordanos a través del Mandelbaum Gate en Jerusalem. En 1955 terroristas infiltrados mataron a tres javerim.
Debido a la característica pedregosa del lugar las posibilidades agrícolas eran muy limitadas. Los javerim, para poder mantenerse, construyeron gallineros y se dedicaron a la crianza de pollos.
Hasta el año 1960 los javerim de Meshek vivieron en la pobreza y en el aislamiento. Tenían un solo teléfono en la secretaría de la población, un camión y una camioneta. La electricidad era producida por un generador. Un ómnibus llegaba dos veces al día. El viaje a Jerusalén demoraba tres horas por carreteras no asfaltadas.
El regalo de un tractor les permitió hacer trabajos de sub contratistas para otras poblaciones. Su experiencia en construir gallineros les permitió construirlos para otras localidades, e instruir a quienes querían criar gallinas. La década del 70 al 80 fue el apogeo de Meshek. Tenía una población de 300 personas. Todos recibían el mismo sueldo, ajustado proporcionalmente al número de hijos de cada familia.
El problema surgió cuando la generación de los fundadores empezó a ser reemplazada por sus hijos. El espíritu de grupo decayó y fue sustituido por el individualismo de los jóvenes que encontraron trabajo en las grandes ciudades y descuidaron los proyectos comunes. Llegó el día cuando no hubo más remedio que clausurar los gallineros. Ya nadie quería trabajar en ellos.
En 1991, por insistencia de la nueva generación, se parcelaron los terrenos personales y cada javer se convirtió en dueño de su propia casa. Algunos vendieron sus casas a personas que deseaban vivir en un suburbio cercano a Jerusalén (una nueva carretera permite llegar en menos de veinte minutos). Las otras casas están ocupadas por los hijos de los fundadores.
En Meshek viven hoy cien familias que gozan de buena posición económica. Todos son abogados, médicos, profesores de universidad y ejecutivos de empresas de alta tecnología.
Los fundadores que aún viven recuerdan con añoranza y nostalgia los años de sacrificio e idealismo. Sus hijos no tienen paciencia para escuchar esas historias.
_________________________________________
   
El rabinato no quiere convertir a 300,000 inmigrantes

Y el pueblo de Israel partió de Rameses a Succoth. Eran 600,000 hombres  a pié, sin contar los niños. Y una multitud mixta también subió con ellos. 
 (Éxodo 12:37-38)

Todo reino dividido contra si mismo es desolado. Una casa dividida contra sí misma no puede permanecer en pie. (Mateo 12:25)


La Ley del Retorno confiere automáticamente la ciudadanía israelí a cualquier persona que hubiese sido considerada judía por las leyes raciales de los nazis. Esto incluye a personas que estén casadas con judíos o judías, o que tengan padre o abuelos judíos.
En contraste, para la religión judía, son judíos solamente aquellos cuyas madres son judías.
Una multitud mixta de 300,000 no-judíos ha inmigrado a Israel acogiéndose a la Ley del Retorno y ha recibido la ciudadanía. Esta gente se identifica de todo corazón con el país. Sus hijos sirven en el ejército, y más de uno ha muerto defendiendo a la nación que los ha recibido.
Se han integrado totalmente con una excepción: si quieren casarse con judíos o judías tendrían que hacerlo en un país extranjero porque los matrimonios en Israel están bajo la jurisdicción de los rabinos y ellos no permiten matrimonios "mixtos". (El estado si reconoce la legalidad de los matrimonios que se efectúan en el extranjero).
Los ultra religiosos no quieren convertirlos, ya que, siguiendo una antigua tradición judía, se oponen al proselitismo y tratan de disuadir a los que quieren convertirse. Los rabinos aceptan convertir únicamente a las personas que estén dispuestas a vivir estrictamente de acuerdo a las pautas ortodoxas, incluyendo "kashrut", observancia del sábado y purificación ritual de la mujer (reglas que paradójicamente no son seguidas por la mayoría de los judíos en Israel).
Los sionistas religiosos consideran que con la conversión en masa se logrará solucionar el problema de los matrimonios mixtos, e integrar a los inmigrantes, no solo al estado sino también al pueblo judío.
Este debate es una repetición de la diferencia de opiniones que tuvieron dos famosos rabinos en el primer siglo de la era. Hillel, liberal, flexible y tolerante, y Shammai, estricto, rígido e intolerante. Es muy conocida la historia del hombre que pidió a Shammai que le explique la esencia del judaísmo mientras estaba parado en un solo pie. Shammai lo echó con cajas destempladas. El hombre fue a la casa de Hillel y le hizo el mismo pedido. Hillel le contestó "No hagas a otro lo que no quieres que te hagan a ti. Esa es toda la Torah. El resto es comentario. Anda y aprende".
Hillel interpretaba las leyes de la Torah en beneficio de la gente, como lo hizo cuando creo el Pruzbul, una institución que, a pesar de la ley que cancelaba todas las deudas en el año sabático, garantizaba el pago de los préstamos. Esta innovación legal protegió al acreedor contra la pérdida de su propiedad y a la vez le permitió hacer préstamos a los que le pedían, que de otra forma se habría negado a hacer. En otra ocasión cuando había dudas sobre el origen judío de unos alejandrinos, Hillel interpretó la ketubah (contrato de matrimonio) en favor de la madre.
Necesitamos con urgencia un Hillel moderno para evitar en un futuro no muy lejano una crisis social que podría acarrear una catastrófica división en Israel.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui