x
Mi Enfoque # 200 6 de julio, 2007

Mi Enfoque # 200  6 de julio, 2007

• El síndrome de Copenhague
• Es nuestro triste deber informar la muerte del ratón Farfur
• Confesiones de un confuso
 Un dilema moral
• Se justifica sentir algo de schadenfreude
_________________________________________

El síndrome de Copenhague
Por David Mandel Mi Enfoque #200, 6 de julio, 2007

El síndrome de Copenhague es el término que se usa para describir a personas que, siendo atacadas y amenazadas por el fanatismo islámico, lo defienden. La frase se originó cuando se publicaron las caricaturas de Mahoma, y algunos periodistas expresaron su comprensión e identificación con los islámicos extremistas, a sabiendas que estos los matarían si pudiesen.
Alan Johnston, periodista británico liberado después de cuatro meses de cautiverio en Gaza, ya mostraba síntomas del síndrome de Copenhague aún antes de ser secuestrado. Sus reportes, en vez de dar información imparcial sobre la situación en Gaza e Israel, expresaban su entusiasta apoyo a los palestinos. Su colega en la BBC, Paul Addams, comentó de él en una ocasión: "Su labor es enviarnos día tras día reportes sobre los sufrimientos de los palestinos en Gaza". Mustafa Barghouti, Ministro de Información de la Autoridad Palestina consideraba a Johnson como "un amigo de nuestro pueblo". El líder palestino Marwan Barghouti, convicto de múltiples asesinatos, lo llamaba "amigo del pueblo palestino".
Su identificación con los palestinos no le sirvió de nada a Alan Johnston. Hace cuatro meses fue secuestrado y, según él, fue maltratado y amenazado de muerte. Acaba de ser liberado por Hamás.
Yasser Abd Rabbo, uno de los principales asesores del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, comentó que la liberación de Johnston fue una "película escrita y dirigida por Hamás para hacer aparentar que la organización islámica extremista respeta la ley internacional. Hemos presenciado una película, donde los ladrones de Gaza se ponen de acuerdo en que uno de ellos será el bueno y el otro el malo. Ese juego de Hamás no engaña a nadie".
Johnson, por su parte, es muy probable que envíe en estos días el siguiente reporte a la BBC:

Cuatro meses gozando de la hospitalidad palestina
por Alan Johnston, corresponsal exclusivo de la BBC en Gaza

Los palestinos, a pesar de sufrir bajo la cruel ocupación sionista, no han perdido la gentileza que los caracteriza. Hace cuatro meses me invitaron a disfrutar de su maravillosa hospitalidad. Fueron tan insistentes, y sus argumentos tan convincentes que no pude negarme a acompañarlos. Durante cuatro meses me proporcionaron casa y comida sin cobrarme ni un centavo, (a diferencia de los exorbitantes precios que cobran los hoteles israelíes).
El régimen alimenticio que me proporcionaron fue tan bueno y sano que bajé cerca de 10 kilos, algo que nunca había podido lograr con dietas anteriores.
No me aburrí un solo momento. Bromeando, me decían que yo era un espía de Israel, y yo, divertido, lo negaba. Casi me matan de la risa.
También hablamos de teología. Me explicaron su religión con tanta devoción e insistencia que estoy pensando convertirme al Islam. Y para que yo recuerde siempre tan importante momento, desean filmar un video que tengo entendido será pasado por los canales de televisión de todo el mundo.
Con el objeto de que yo pudiese gozar de un reparador descanso, tuvieron el fino gesto de no permitirme ningún contacto con el mundo exterior.
Los ejecutivos de la BBC demostraron su agradecimiento por todas las atenciones que mis anfitriones tuvieron conmigo, donando una apreciable suma al fondo "Pro-suicidas mártires     de Hamás".
Después de pasar cuatro meses inolvidables con ellos me fue muy triste separarme de mis amigos palestinos. Hoy, en mi nueva dirección, una suite en el Hotel Hilton de Tel Aviv, los recuerdo y los extraño ya que en adelante los entrevistaré sólo por teléfono.
__________________________________________________________

"Es nuestro triste deber informar la muerte del ratón Farfur"
Por David Mandel Mi Enfoque #200, 6 de julio, 2007

Hamás utilizó en los últimos meses al personaje de Mickey Mouse, dándole el nombre árabe de Farfur, como animador de un programa infantil de televisión. A diferencia de programas similares en las televisiones de otros países, cuyo principal propósito es entretener a la niñez, el programa palestino, llamado "Los pioneros de mañana", tiene objetivos religiosos y políticos. Inculca a los niños una versión extremista del Islam y un odio fanático a Israel.
Cuando se hizo de conocimiento público que la televisión palestina estaba usando a Mickey Mouse para predicar el odio y la intolerancia, numerosos artículos y editoriales fueron publicados en todo el mundo protestando el uso de una figura tan querida por los niños para fines cínicos y perversos. A consecuencia de esta publicidad adversa Hamás informó que descontinuaría el uso del ratón Farfur en su programa infantil.
Hamás cumplió con su promesa, pero en su propio inigualable estilo. En vez de simplemente descontinuar el uso del personaje, hicieron que fuera "matado" por un actor disfrazado de israelí. El prepotente israelí le exige a Farfur que le entregue los documentos de propiedad heredados de su abuelo. Farfur se niega, y el israelí lo golpea brutalmente hasta matarlo. Esa escena no se ve en la pantalla pero es relatada por la mujer que dirige el programa: "Niños, hemos perdido a nuestro querido amigo Farfur, quien se ha convertido en un mártir protegiendo su tierra. Lo mataron criminales y asesinos de niños inocentes".
Al final del programa hay llamadas telefónicas de niños televidentes. Una niña telefoneó, y la directora le pregunto: "¿Has visto que los judíos hicieron que Farfur muera como un mártir? ¿Quieres decir algo acerca de los judíos?"
La niña contestó "¡No me gustan los judíos porque son perros! ¡Lucharemos contra ellos!  
"Así es, – le dijo la directora – los judíos son criminales y enemigos, y debemos expulsarlos de nuestra tierra".
No hay antídoto ni cura para el odio y el prejuicio cuando esos venenos son inyectados durante la niñez. Los niños palestinos, víctimas de una educación maligna y contraproducente, crecerán  frustrados y consumidos por el odio, la envidia y el revanchismo.
__________________________________________________________

Confesiones de un confuso
Por David Mandel Mi Enfoque #200, 6 de julio, 2007

Diariamente leo periódicos nacionales y extranjeros, escucho las noticias cada hora en la hora, las veo en canales locales e internacionales, y también en Internet. El resultado de este exceso de información es que cada vez entiendo menos lo que está pasando y termino el día más confuso de lo que estaba al despertar.
Hamas secuestró a un soldado israelí Gilad Schalit hace un año. Desde esa fecha nadie, incluyendo representantes de la Cruz Roja, lo han visitado ni se sabe exactamente donde está. En contraste, los parientes de los terroristas de Hamas presos en cárceles israelíes tienen completa libertad para visitarlos.
No entiendo porque las autoridades en Israel no suspenden la visita de los familiares a las cárceles de Israel hasta que alguien de la Cruz Roja visite a Schalit.
Israel proporciona electricidad y combustible a Gaza. Hamas reciproca con cohetes, varios de los cuales han caído cerca de la planta de electricidad de Ashkelon (que es la que produce la electricidad para Gaza). El combustible es usado por los talleres que fabrican los misiles que los palestinos disparan a las ciudades de Israel.
No entiendo porque las autoridades en Israel no suspenden, aunque sea por algunas horas, el suministro de electricidad a Gaza cada vez que los palestinos disparan un cohete.
El gobierno israelí declara que la Autoridad Palestina, dirigida por Fatah, el partido de Mahmoud Abbas, es moderada, y por lo tanto quiere transferirle dinero y armas. Hace unos días leí que el ejército israelí fue atacado a balazos y bombas en Jenin por miembros de la brigada Mártires de Al-Aksa, brazo armado del partido Fatah. El comandante de la brigada murió en el combate.
No entiendo porque los moderados de Fatah disparan contra israelíes. ¿Son "nuestros socios para la paz", como los llama Olmert, o son nuestros enemigos?
¡Habría que ser el famoso filósofo chino Confucio para entender        la confusión que impera en Israel!
_________________________________________

Un dilema moral
Por David Mandel Mi Enfoque #200, 6 de julio, 2007

Al extranjero que habita entre vosotros debes tratarlo como uno que ha nacido entre ustedes, y amarlo como a ti mismo, porque extranjeros fueron ustedes en la tierra de Egipto (Levítico 19:34).

Uno de los incidentes que han quedado grabados en la memoria colectiva del pueblo judío es el del barco St. Louis, que salió de Hamburgo hacia Cuba en el mes de mayo de 1939, tres meses antes de que estalle la Segunda Guerra Mundial, llevando como pasajeros a 963 refugiados judíos que escapaban de la persecución nazi. Cuba no les permitió desembarcar, y el barco continuó hacia los Estados Unidos. El Presidente Roosevelt, presionado por políticos sureños, les negó el asilo. El barco trató de entrar a un puerto canadiense, pero también allí fue rechazado. No tuvo más remedio que regresar a Hamburgo. Casi todos los pasajeros fueron exterminados pocos años después en el Holocausto.
Aunque Israel se creó para recibir a refugiados judíos y evitar que vuelvan a ocurrir tragedias como la del barco St. Louis, también ha abierto sus puertas a refugiados no judíos como lo hizo el Primer Ministro Begin con los vietnamitas.
Desde el año 2004, más de mil sudaneses, algunos de Danfur y otros de otras provincias del Sudán, han entrado ilegalmente a Israel desde Egipto cruzando la península del Sinai, lo cual ha suscitado un dilema.
Hay quienes dicen que, tomando en cuenta que los refugiados sudaneses son súbditos de un país que está en guerra con Israel, que no están escapando de la persecución en su país natal (llegan de Egipto, donde ya habían recibido refugio político, y no directamente del Sudán) sino que vienen a Israel buscando mejores ingresos, motivo similar al que impulsa a los mejicanos a ingresar ilegalmente a los Estados Unidos, deben ser enviados de regreso a Egipto o a algún país africano que los quiera recibir.
Otros dicen que en Egipto los sudaneses fueron maltratados y explotados, que su vida correría peligro si son devueltos a ese país, y que moralmente Israel no puede tratar a refugiados en la forma que los refugiados judíos fueron tratados antes y durante la Segunda Guerra Mundial.
_________________________________________

Se justifica sentir algo de schadenfreude
Por David Mandel Mi Enfoque #200, 6 de julio, 2007

Schadenfreude (pronunciado "shaden froide") es una palabra alemana que designa el sentimiento de alegría creado por el sufrimiento o la infelicidad de otro.

Hace algunas semanas 130 distinguidos médicos de Gran Bretaña firmaron una solicitud pública para boicotear la Asociación Israelí de Médicos (AIM) y expulsarla de la Asociación Mundial de Médicos. El eminente cirujano Colin Green del University College de Londres declaró "La AIM ha perdido su derecho a ser miembro la comunidad médica internacional". La premiada doctora Pauline Cutting agregó "La Asociación Israelí de Médicos tiene la obligación de protestar contra los crímenes del gobierno israelí, pero ha rehusado hacerlo".
La solicitud decía que "médicos y enfermeros palestinos han sido matados durante cientos de ocasiones cuando las tropas israelíes han disparado a ambulancias. Gente gravemente enferma y bebes recién nacidos han muerto porque los soldados no les permiten llegar a hospitales. La infraestructura de la salud pública, incluyendo el suministro de agua y electricidad, ha sido deliberadamente bombardeada".
Hoy que leo que un grupo de médicos islámicos (incluyendo uno de descendencia palestina) conspiraron para matar, herir y mutilar con autos bomba a gente inocente en Londres y Glasgow (afortunadamente no hubo muertos que lamentar) no puedo evitar sentir algo de schadenfreude. Tal vez esto les abra los ojos a los 130 distinguidos médicos.
Lo que si espero leer en cualquier momento es la siguiente noticia:

En reacción a los tres coches bomba, que se sospecha fueron preparados por islámicos extremistas, la Asociación de Automovilistas de Gran Bretaña ha anunciado que boicoteará a Israel.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui