x
Mi Enfoque # 231 8 de abril, 2008

Mi Enfoque # 231   8 de abril, 2008
                                                                     
 ¿"Profiling" es discriminación étnica?
• Cuando el sadismo y la perversión usan la religión como excusa
㺼 años de la masacre del convoy de Hadassah
• Descendencia matrilineal o patrilineal
• Los ultra ortodoxos y sus problemas en los aviones
_______________________________________

¿"Profiling" es discriminación étnica?
Mi Enfoque #231, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

El verbo ingles profiling, (no he encontrado su equivalente en el idioma castellano), se originó en el año 1980, y significa, según los diccionarios, "el acto de considerar a una persona ―basado en sus características étnicas, su comportamiento, nacionalidad, color o religión― sospechosa de poder cometer un crimen específico".

En los aeropuertos de los Estados Unidos y de Europa los agentes de seguridad utilizan profiling para escoger a que personas deben revisar en forma más minuciosa y extensa. Desde  que ocurrieron los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York, los trenes de Madrid, y los autobuses de Londres, es más probable que la policía investigue a personas cuya fisonomía es del Medio Oriente que a personas con facciones europeas.

Israel fue uno de los primeros países en implantar la práctica de profiling, tanto a la salida del país como a la entrada. En el aeropuerto Ben Gurión los pasajeros árabes reciben mayor atención (revisión de su equipaje y preguntas personales) de los agentes de seguridad que otras personas. Esto ha provocado últimamente protestas y solicitudes a la Corte Suprema por organizaciones de derechos humanos y de legisladores árabes israelíes, que consideran que dicha práctica es discriminación racista.

Israel es el blanco favorito de terroristas y secuestradores de aviones debido al conflicto árabe-israelí y al rechazo absoluto de los extremistas islámicos a la existencia del estado judío. A pesar de eso no ha habido un solo ataque exitoso a un avión israelí en las últimas décadas, lo cual los expertos atribuyen a las medidas de seguridad de Israel, especialmente al profiling. "Sería una estupidez no usar profiling cuando la experiencia nos ha demostrado que la mayoría de los terroristas provienen de grupos étnicos específicos", dijo uno de ellos.

Expertos en terrorismo, - basándose en el hecho de que, aunque la gran mayoría de los árabes o islámicos no son terroristas, la gran mayoría de los terroristas si son árabes o islámicos - han manifestado que las medidas de Israel son efectivas justamente por que toman en cuenta la identidad étnica del pasajero. Tratar a todos en la misma forma en un aeropuerto costaría vidas.

Respecto a la pregunta "¿Profiling es discriminación étnica?", la respuesta es "Si, lo es", pero es un mal necesario e inevitable mientras exista el terrorismo árabe e islámico.
_________________________________________

Cuando el sadismo y la perversión usan la religión como excusa
Mi Enfoque #231, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

En las últimas semanas el país se ha conmovido por dos casos de horror en los cuales gente sadista y perversa usaron la religión como excusa para ensañarse en niños indefensos.

En el primer caso, una mujer de 54 años, madre de doce hijos, ha sido arrestada y acusada de abusar y torturar a sus niños, y de no informar a la policía de numerosos incidentes de incesto entre uno de sus hijos y dos de sus hijas.

Esta señora es líder de una secta, compuesta por varias decenas de mujeres ultra-ortodoxas, que se caracterizan por usar vestimenta más extremista aún que la de los islámicos más extremistas, (se visten con 10 faldas a la vez, 7 largos abrigos, y 8 chales sobre la cabeza que les dificultan la visión). El que las ve tiene la impresión de contemplar un amontonamiento de ropa y no un ser humano.

Las mujeres de la secta, que no tienen apoyo de ningún rabino, son blanco de mofa y desprecio por parte de los miembros de otras sectas ultra-ortodoxas, que las consideran completamente lunáticas. Las mujeres rara vez salen de sus casas, y cuando lo hacen, sus hijas vestidas con largas faldas las acompañan y guían, pues al tener la cara tapada no pueden ver por donde van.

El segundo caso es aún peor. Una mujer de 38 años, madre de ocho niños y separada de su esposo, es parte de un grupo dirigido por el rabino Elior Chen, cuyas ideas educacionales incluyen golpear a los niños con martillos, quemarles los dedos, poner sal en sus heridas, sofocarlos introduciéndoles  su kipá (gorrita con la cual la gente religiosa se cubre la cabeza) en la boca, y forzarlos a beber alcohol hasta hacerlos vomitar.

La madre, con el propósito de "expulsar a los diablos que habían tomado posesión de sus hijos", metió a los dos menores, de 4 y 5 años, en una maleta durante tres días, los golpeó, los sacudió, les quemó las manos con un encendedor y con una plancha, les forzó a ducharse con agua helada, y a comer sus propios excrementos.

Los dos niños han sido hospitalizados. El niño de 4 años está en coma y los médicos dicen que nunca recobrará el conocimiento.

El rabino Chen escapó a Canadá para evitar ser arrestado. La policía encontró en su departamento numerosa correspondencia entre el rabino y sus seguidores, en la cual el rabino explica detalladamente como torturar niños como pegarles con palos y luego echar alcohol en las heridas, estipula el tiempo que el líquido debe quemar el cuerpo de la víctima e indica como calentar piedras al rojo vivo para ponerlas sobre los niños.

Los documentos incluyen una receta ideada por el rabino para preparar una bebida especial, (alcohol, sal, pimienta, y terpentina), garantizada para que los que la beban "expulsen a su Satán interior".

Si alguien tiene un Satán interior, no hay duda que es el rabino Chen. Lástima que no se atrevió a beber su propio brebaje infernal. Eso tal vez habría evitado el terrible sufrimiento que su sadismo, disfrazado de religión, ha causado a niños inocentes.
_________________________________________

60 años de la masacre del convoy a Hadassah
Mi Enfoque #231, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

El 13 de abril del año 1948, hace 60 años, cuando el país aún estaba gobernado por los británicos, tuvo lugar una masacre que el periodismo mundial no criticó, las Naciones Unidas no investigaron, y el poder judicial del Mandato Británico no consideró necesario enjuiciar.

Cerca de 80 personas, en su mayoría médicos y enfermeras, fueron asesinadas mientras trataban de llevar medicinas al hospital Hadassah en el Monte Scopus.

La masacre, parte del plan de limpieza étnica de Jerusalem y Palestina, fue planeado por el Gran Muftí Haj Amin Al Husseini, colaborador con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, y llevada a cabo por su primo Abdel Khader Al Husseini.

La masacre fue planeada con anticipación, contó con la cooperación activa de británicos que participaron en el ataque, y fue ejecutada a sangre fría. Su triple objetivo fue forzar a los judíos a abandonar el Monte Scopus, debilitar las defensas de Jerusalem, y destruir el principal hospital judío.
 
Nadie fue juzgado por ese crimen. Los británicos que participaron no fueron investigados. Los árabes que planearon y ejecutaron la masacre fueron aclamados como héroes por los árabes palestinos.

Un mes más tarde, cuando Israel declaró su independencia, seis ejércitos árabes, apoyados por los palestinos, invadieron el país con el propósito de destruirlo y echar a todos los judíos al mar.

Es curioso (o tal vez no) que muy pocos, fuera de Israel, recuerdan hoy la masacre, o el hecho histórico de que los árabes en 1948 iniciaron la guerra contra Israel, que en una u otra forma dura hasta el día de hoy.
_________________________________________

Descendencia matrilineal o patrilineal
Mi Enfoque #231, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

El judaísmo utiliza tanto la descendencia matrilineal como la patrilineal, pero con diferentes objetivos.

La descendencia patrilineal en el judaísmo de hoy determina únicamente si la persona pertenece o no a la casta sacerdotal (cohen). En la época bíblica también determinaba la afiliación a una tribu y la sucesión de los reyes.

La descendencia matrilineal determina si la persona es o no judía. Hijos de padres no judíos y madres judías son judíos, pero hijos de padres judíos y madres no judías no son judíos. (Probablemente este principio esté basado en lo de "madre, cierta padre, incierto").

(La Ley del Retorno de Israel difiere de la ley religiosa en que reconoce tanto la descendencia patrilineal como la descendencia matrilineal, para el fin de otorgar la ciudadanía del país a todo inmigrante que tenga, por lo menos, un abuelo judío o una abuela, sea del lado materno o paterno).

En el caso de los conversos al judaísmo, no tiene importancia de quien descienden. Simbólicamente se les considera hijos de Abraham, y tienen los mismos derechos y obligaciones de las personas que son judías de nacimiento, incluyendo el mandamiento de honrar a sus padres biológicos, y guardar luto, de acuerdo a la tradición judía, cuando estos fallezcan.

La Biblia no especifica que la descendencia matrilineal es la que rige, pero si lo sugiere en diversos versículos, (Deuteronomio 7:15, Levítico 24:10, Ezra 10:2-3). Por otro lado, personajes bíblicos famosos se casaron con mujeres no judías, pero sus hijos fueron considerados judíos (mejor dicho, israelitas como se les llamaba en la época bíblica). Judah, de quien desciende el Rey David, se casó con una canaanita José se casó con una egipcia, con la cual tuvo dos hijos, Manaseh y Efraín, antecesores de las tribus del mismo nombre Moisés se casó con una medianita y una etiope el rey Salomón se casó con decenas de mujeres extranjeras, y una de ellas, Naamah la amonita fue la madre de su sucesor Rehoboam.

El Talmud, codificado en el siglo IV, confirma en el tomo Kidushin 68b que la descendencia matrilineal determina si la persona es o no judía.

En el año 1983 el movimiento Reformista declaró que la descendencia patrilineal también es aplicable, lo cual ocasionó un cisma en el judaísmo, ya que los judíos ortodoxos y los conservadores sólo reconocen la descendencia matrilineal.

Un aparte
Hay, o hubo, porque hoy está en proceso de desaparición, una clasificación, básicamente de origen geográfico, de los judíos entre askenasitas (oriundos de Europa) y sefaraditas (descendientes de los judíos expulsados de España, de los judíos originarios del Norte de África, del Medio Oriente, de Turquía, de Grecia, de Bulgaria, y de otros países que fueron parte del imperio otomano). En Israel, donde un gran porcentaje de los matrimonios se realiza entre descendientes de askenasitas y sefaraditas, no es claro (ni tiene importancia) si la clasificación de los hijos en askenasitas y sefaraditas es por descendencia matrilineal o patrilineal.

Tomando mi caso personal: mis padres nacieron en Polonia, pero yo nací y me crié en el Perú. ¿Soy askenasí o me puedo considerar neo-sefaradita?
_________________________________________

Los ultra ortodoxos y sus problemas en los aviones
Mi Enfoque #231, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

Hay que reconocer que la vida no es fácil para las personas que son ultra ortodoxas. Muchos de ellos viven en relativa miseria, debido a que los maridos prefieren pasar el día completo estudiando los libros sagrados en vez de trabajar, aunque sea medio tiempo, para mantener a sus esposas y a su numerosa prole. Aparte de eso, tienen una serie de obligaciones auto impuestas y restricciones que no afectan a los ortodoxos "normales" y, menos aún, a los laicos.

No pueden ver televisión no van al cine ni al teatro no pueden escuchar canciones cantadas por voces femeninas no pueden leer libros ni periódicos que no estén aprobados por sus rabinos no pueden bañarse en playas mixtas, ni sentarse al lado de mujeres (que no son las suyas) en vehículos públicos. Respecto a la vestimenta, las mujeres deben tener los brazos y los hombros cubiertos, y la falda debe llegar hasta el tobillo. Las casadas deben usar peluca para esconder su cabellera natural, y así evitar incitar a los hombres que no son sus maridos. Los hombres se visten uniformados, no importa si es invierno o verano, con ternos y gruesos capotes, que, como una vez dijo Henry Ford, pueden ser de cualquier color, con la condición de que sean de color negro.

Tampoco les es fácil viajar en aviones, como lo demuestran dos incidentes.

Hace algunos días, viajaba un grupo de pasajeros ultra-ortodoxos en un avión de la compañía El Al, de Tel Aviv a Kiev, en Ucrania. Su destino era la ciudad de Uman donde se encuentra la tumba del Rebbe Najman de Bratslav, rabino venerado por la secta.

Todo iba bien hasta que empezaron a bajar automáticamente las pantallas de las películas. Allí empezó el lío. Los ultra-ortodoxos gritaron improperios y trataron de impedir físicamente que las pantallas bajen. Las azafatas intentaron tranquilizarlos explicándoles que era una simple película de la naturaleza, pero los ultra-ortodoxos no se dejaron convencer. También se les dijo que la mayoría de los pasajeros deseaban ver la película, y que aquel que no quisiera ver el film no estaba obligado a ponerse los auriculares ni mirar a la pantalla.

Por suerte el asunto termin¬ó pacíficamente. Los ultra-ortodoxos, al ver que no se salían con la suya, se calmaron después de un rato, y los demás pasajeros pudieron gozar de la película.

El otro incidente sucedió hace algunos años. En un vuelo de Israel a Londres, tan pronto despegó el avión los pasajeros alarmados notaron que un ultra-ortodoxo se estaba envolviendo en bolsas de plástico, como si fuese fruta comprada en un mercado. El piloto no quiso correr riesgos y regresó al Aeropuerto Internacional Ben Gurión.

El pasajero, luego de ser obligado a descender del avión (que reinició el vuelo sin él) fue sometido a un interrogatorio por la policía del aeropuerto.

"¿Cuál es la razón por la cual usted se estaba envolviendo en bolsas de plástico?", preguntó el oficial.

"Soy cohen [de la tribu sacerdotal] y la Torah me prohíbe entrar a un cementerio ya que eso me haría impuro", contestó el interrogado.

"El avión no tiene cementerios en su itinerario. Vuela del aeropuerto de Israel al aeropuerto de Londres directamente, sin aterrizar en cementerios o en ningún otro sitio", dijo el policía.

"¿Pero, no es cierto que para ir del Aeropuerto Ben Gurión en dirección oeste, hacia Inglaterra, el avión tiene que pasar por encima del cementerio de Holón [un suburbio de Tel Aviv]?, preguntó el ultra-ortodoxo.

"Es cierto, pero no veo la relación", dijo el policía.

"¡Ajá! Le explico. No es necesario que el avión, conmigo adentro, aterrice en el cementerio. Es suficiente que pase por encima, para que el aire que está sobre el cementerio me haga impuro", dijo el ultra-ortodoxo.

"¿Y qué tiene que ver eso con las bolsas de plástico?", preguntó el policía.

"El rabino de mi comunidad lituana-israelí prohibió a los que somos cohen viajar en un avión que vuela sobre un cementerio, para evitar que el aire nos cause impureza. Esa decisión nos originó tan graves inconvenientes, que el rabino dedicó días enteros a revisar el Talmud, hasta que por fin encontró una ingeniosa y sabia solución: ¡Volar sobre un cementerio es permisible si uno se aísla del aire envolviéndose en bolsas de plástico!


Comentario personal

No me cabe la menor duda de que el rabino de la comunidad lituana-israelí es un hombre docto en la Torah, pero, con todo respeto, creo que su conocimiento de las leyes bíblicas excede su conocimiento de los aviones.

Si el rabino hubiese volado en un avión, aunque haya sido una sola vez, es muy probable que se habría dado cuenta de que todas las ventanas del aeroplano están cerradas herméticamente y no se pueden abrir. El aire en la cabina de los pasajeros circula interiormente, sin contacto con el aire exterior.

Por lo tanto, es innecesario aislarse con bolsas de plástico para evitar contacto con el aire contaminado por el cementerio. Basta estar adentro del avión.

_______________________________________

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui