x
Mi Enfoque # 232 16 de abril, 2008

Mi Enfoque # 232   16 de abril, 2008
                                                                       
•        La jutzpá abunda en el Medio Oriente
•        Dos noticias en la misma página del periódico
•       La adaptabilidad judía
•       Del barro hacen plata
•        Israel es número uno per cápita en el mundo en computadoras
_______________________________________

La jutzpá abunda en el Medio Oriente
Mi Enfoque #232, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

Hay palabras que son imposibles de traducir a otros idiomas, y lo única solución que queda es adoptarlas. Un ejemplo es jutzpá, palabra que ya ha ingresado al vocabulario del idioma inglés. No hay un equivalente exacto a esta palabra hebrea en otros idiomas, pero entre sus ingredientes se pueden encontrar el descaro, la frescura, y el atrevimiento.

Más fácil que traducir o definir lo que es jutzpá, es ilustrar su significado con el clásico ejemplo: "jutzpá es cuando un reo acusado de asesinar a sus padres pide clemencia al juez por ser huérfano".

Una de las regiones del mundo donde más prolifera la jutzpá es el Medio Oriente. A continuación algunos ejemplos.

•        Irán se quejó a las Naciones Unidas de que un ministro del gobierno israelí había advertido que Israel destruiría Irán si la república islámica ataca primero. El embajador iraní denunció al Consejo de Seguridad "la amenaza no provocada de Israel de usar la fuerza contra otro país miembro de las Naciones Unidas", y agregó que "esta es una manifestación más del terrorismo, agresividad y naturaleza criminal del régimen israelí".
Tomando en cuenta que el presidente de Irán no pierde la oportunidad de amenazar con borrar a Israel del mapa, y que Irán está desarrollando febrilmente su capacidad nuclear y aumentando el alcance de sus cohetes con propósitos obvios, su queja contra Israel es una manifestación de jutzpá de dimensiones extraordinarias.

•        Israel transfiere el combustible que proporciona a Gaza de los depósitos situados en el cruce de Nahal Oz, en la frontera entre Israel y Gaza. El combustible es utilizado por los palestinos, no sólo para necesidades civiles sino también para producir cohetes Kassam y para movilizar los vehículos que los transportan al lugar desde donde los disparan a poblaciones civiles en Israel.
Hace unos días, en un ataque planeado con anticipación, los palestinos asaltaron Nahal Oz y asesinaron a dos israelíes que trabajaban en el depósito. El gobierno israelí, durante la investigación del incidente, suspendió por unos días el suministro de combustible. Esa medida ocasionó de inmediato quejas de Hamás, la organización terrorista que gobierna Gaza, de que Israel, en acto inhumano, deja sin combustible a los inocentes habitantes de la región*.

•        Y, por supuesto, la jutzpá más grande de todas es la de los judíos de Israel. El estado judío se puede comparar a una islita minúscula en medio de un inmenso océano árabe islámico, hostil y tormentoso. El país solo tiene 21,000 kilómetros cuadrados y una población de siete millones (cinco y medio millones son judíos, un millón y medio son árabes). En contraste, los 22 países árabes abarcan 13 millones de kilómetros cuadrados (su territorio es más grande que Europa, Canadá, Estados Unidos, o China) y tienen 325 millones de habitantes, a los cuales hay que sumar los 71 millones de personas que viven en la República Islámica de Irán, en un área de un millón seiscientos cincuenta mil kilómetros cuadrados.
Vivir en ese pedacito de tierra, rodeados de cientos de millones de árabes e islámicos que han jurado por Allah eliminar a los judíos, "descendientes de monos y cerdos", del Medio Oriente (me refiero a los árabes moderados, ya que los extremistas tienen un proyecto más ambicioso: eliminar a los judíos del globo terrestre) haber convertido el desierto en un jardín, a pesar de estar en constante alerta por el peligro de guerra y los actos de terroristas fanáticos y ser un ejemplo de democracia y progreso, demuestra una jutzpá que no tiene paralelos en la historia.

* Israel ya ha renovado el suministro de combustible Diesel usado por los generadores de electricidad de los hospitales y otras instituciones de Gaza.
_________________________________________

Dos noticias en la misma página del periódico
Mi Enfoque #232, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

El viernes 11 de abril del año 2008 en la página 3 del Jerusalem Post se publicaron dos noticias, una al lado de la otra. Los titulares eran los siguientes:

Dos trabajadores palestinos planearon envenenar
la comida en un restaurante en Ramat Gan

El ministro Ehud Barak solicita al gabinete que permita
el ingreso de más trabajadores palestinos a Israel

Dos palestinos de Nablus que trabajaban en un restaurante en Ramat Gan, un suburbio de Tel Aviv, fueron arrestados por planear envenenar la comida que servían a los clientes. Ambos eran miembros de la organización "Brigadas Mártires de Al-Aksa", perteneciente a Fatah, el partido político de Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina. Su plan era usar un veneno sin sabor ni olor que recibieron de sus jefes en Nablus. El veneno surtiría efecto cuatro horas después de ser ingerido, lo cual habría permitido envenenar a un mayor número de comensales.
No es la primera vez que palestinos tratan de envenenar israelíes. En el año 2003 tres árabes de Jerusalem, miembros de Hamás, fueron sentenciados a varios años de cárcel por planear un envenenamiento masivo en uno de los restaurantes de la capital.
El artículo al lado menciona que Ehud Barak, el Ministro de Defensa de Israel, pidió al gobierno, el día siguiente del asesinato de dos israelíes en Nahal Oz, que aumente la cuota de palestinos que tienen permiso para trabajar en Israel, de los 19,000 de hoy a 25,000.

(Me parece muy bien la solicitud de Barak, pero, por favor, no les den trabajo de cocineros en restaurantes).
_________________________________________

La adaptabilidad judía
Mi Enfoque #232, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

La prestigiosa revista británica The Economist publicó la semana pasada un informe especial sobre la economía de Israel.
A pesar que el producto nacional per cápita de Israel, $28,800, no está lejos del promedio europeo que la inflación es mínima que el desempleo ha disminuido que el shekel está en constante revaluación (de un máximo de 4.60 shekels por dólar ha bajado a 3.50) que Israel tiene más compañías registradas en NASDAQ que cualquier otro país del mundo, con la excepción de Estados Unidos y Canadá que los inversionistas del mundo, incluyendo a Warren Buffet, tienen gran fe en el país, (el año pasado firmas extranjeras invirtieron 1,760 millones de dólares en Israel) la revista The Economist expresa pesimismo acerca de la economía de Israel, (y, por extensión, acerca de la futura existencia del estado judío), y concluye diciendo "la mayor vulnerabilidad de Israel es en el campo económico, y no en el militar". (Dada la antipatía que la revista no esconde tener al estado judío, el informe mas parece wishful thinking que un análisis sobrio e imparcial).
El artículo de The Economist declara que el aparente éxito de la economía de Israel es ilusorio, y se debe sólo a la buena suerte de haberse concentrado en la alta tecnología, pero, la revista añade, la excesiva dependencia en el Internet, causará a la corta o a la larga una crisis.
La revista también menciona otros factores que, según sus redactores, contribuirán al fracaso de la economía israelí. Entre ellos:
•        Los sindicatos israelíes son demasiado fuertes y agresivos.
•        Hay una creciente disparidad de ingresos entre los ricos y los pobres.
•        El sistema educacional es defectuoso.
•        Hay un gran porcentaje de la población (ultra ortodoxos principalmente) que no participa en la fuerza laboral.
•        La burocracia gubernamental es un peso muerto.
•       Las industrias tradicionales del país, maquinaria, productos químicos,ropa, alimentos, se han estancado.
No se puede negar que son ciertos los factores negativos que cita The Economist. También es cierto que el liderazgo de las industrias cambia con el correr del tiempo. La industria del acero en el siglo 19 y la fabricación de automóviles en la primera mitad del siglo 20, ya no tienen hoy la importancia que tuvieron en el pasado. Es posible que lo mismo ocurra, dentro de algunos años, con la alta tecnología, y que el liderazgo pase a una nueva industria que tal vez hoy ni siquiera existe.
Lo que The Economist no toma en cuenta es la histórica adaptabilidad y el pragmatismo de los judíos. Cuando los romanos, en el año 70, destruyeron el Templo de Jerusalem, centro de la religión judía, es probable que no faltaran analistas en esa época que interpretaron la catástrofe como el final del judaísmo. No tomaron en cuenta el pragmatismo judío que sustituyó el Templo con las sinagogas, los sacerdotes con los rabinos, y los sacrificios con la Torah.
Durante la Edad Media a los judíos les estaba prohibido cultivar la tierra, base de la economía en esa época. Se adaptaron y sobrevivieron volviéndose prestamistas (lo que hoy en día llamamos "banqueros"), joyeros, médicos.
En el siglo 19, cuando se les permitió salir del ghetto e integrarse (con ciertas limitaciones) a la cultura europea, los judíos, casi de inmediato, se destacaron como músicos, artistas, escritores y pintores. Cuando en el siglo 20 se les aceptó en las universidades, los judíos sobresalieron como científicos, recibiendo premios Nóbel en número desproporcionado a la población judía mundial.
A mediados del siglo 20, luego del genocidio de seis millones de judíos, una población de 600,000 judíos, (hombres, mujeres, ancianos y niños, muchos de ellos sobrevivientes de los campos de concentración), se enfrentó a los ejércitos invasores de seis estados árabes (Egipto, Siria, Jordania, Irak, Arabia Saudita y Líbano) y los derrotó.
Los judíos que inmigraron a Israel en el siglo 19 y principios del siglo 20 encontraron áridos desiertos y pantanos infestados de malaria. Secaron a los pantanos y convirtieron a los desiertos en tierras fértiles. Aunque la mayoría de ellos no había trabajado antes en agricultura, en pocos años convirtieron a Israel en uno de los principales países exportadores de frutas cítricas.
Los judíos, que durante dos mil años no habían tenido ejército, han creado lo que hoy es uno de los más fuertes ejércitos del mundo.
Es por eso, y por muchos otros ejemplos, que el mal intencionado pesimismo de The Economist se puede dejar de lado. Si la alta tecnología deja de ser rentable, (y eso puede pasar), no hay duda que los judíos en Israel se adaptarán a la nueva realidad, y crearán nuevas industrias.
Si hemos logrado sobrevivir a terribles enemigos durante miles de años, también sobreviviremos a los pronósticos derrotistas del Economist.
_________________________________________

Del barro hacen plata
Mi Enfoque #232, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

El nombre es fúnebre. ¡Mar Muerto! Bajo sus aguas sin vida están las destruidas ciudades de Sodoma y Gomorra. En sus orillas la mujer de Lot, por mirar hacia atrás, quedó convertida en estatua de sal.
Durante la rebelión judía los romanos que sitiaban la fortaleza de Massada se divertían arrojando los prisioneros maniatados al lago, y haciendo apuestas sobre el tiempo que les demoraría ahogarse.
Hoy el Mar Muerto es una de las principales atracciones turísticas de Israel. En sus orillas se han construido lujosos hoteles, donde se hospedan turistas de todo el mundo, algunos en busca de descanso y esparcimiento, otros para curarse de psoriasis, dermatitis, y otras enfermedades de la piel, para las cuales el barro negro del Mar Muerto es la solución terapéutica ideal por su alta concentración de minerales naturales.
Hace veinte años una mujer que trabajaba en uno de los hoteles pensó que el barro negro podría también tener gran demanda en un público que por diversas razones no puede venir a Israel para disfrutar de las propiedades curativas y cosméticas del barro y de las sales del Mar Muerto. Se dijo a sí misma, "si la gente no llega al Mar Muerto, el Mar Muerto (en forma de cremas y pomadas) llegará a la gente".  Se asoció con inversionistas y fundó una compañía de artículos de belleza, bajo la marca Ahavá ("amor" en hebreo), basados en los productos del Mar Muerto.
Hoy sus productos se distribuyen en 33 países, con una venta anual que excede los 150 millones de dólares. El departamento de inversiones de Disney ha comprado el 17% de las acciones, y la actriz Kristin Davis, de la series El sexo y la ciudad aparece en su publicidad. La firma planea construir en Nueva York una piscina de demostración de agua salada concentrada donde los clientes pueden flotar y embadurnarse de barro.
_________________________________________

Israel es número uno per cápita en el mundo en computadoras

El Forum Económico Mundial en su último reporte informa que Israel es el país del mundo con el más alto número de computadoras per cápita, con 7 por cada 100 personas. En segundo puesto con 5.26 computadoras por cada 100 habitantes está Canadá. Gran Bretaña está en el sétimo puesto, y los Estados Unidos en el octavo.
En la calidad de su red de comunicación Israel está en el puesto 18, delante de Japón (19) y Francia (21).
Algunas otras estadísticas e informaciones que tal vez no sean muy conocidas:
•        Israel en tamaño es el país número 100 en el mundo
•        Su población es menos de un milésimo de la población mundial
•        El teléfono celular fue desarrollado en Israel, por la oficina local de Motorota.
•        Los principales elementos de Windows NT y XP fueron diseñados en Israel.
•        Los micro procesores Pentium 4 y Centrino fueron diseñados y producidos en Israel.
•        La red ICQ fue desarrollada en Israel por cuatro jóvenes.
•        Tiene la cuarta fuerza aérea más grande del mundo, después de los Estados Unidos, Rusia y China.
•        Su economía excede los 100,000 millones de dólares, más que la suma total de todos sus vecinos.
•        Tiene el más alto porcentaje de graduados universitarios per cápita en el mundo.
•        Produce más documentos científicos per cápita que cualquier otra nación.
•        Con más de 3,000 compañías en alta tecnología Israel es segundo en el mundo tras los Estados Unidos.
•        Tiene el más alto número de científicos per cápita en el mundo. 145 por cada 10,000 habitantes. (Estados Unidos tiene 85, Japón 70, y Alemania 60).
•        Es el país del mundo con el más alto índice de absorción de inmigrantes per cápita en el mundo.
•        Es el único país del mundo que terminó el siglo 20 con más árboles de los que tenía al comenzar el siglo.
•        Tiene más museos per cápita que cualquier otro país del mundo.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui