x
Mi Enfoque # 234 29 de abril, 2008

Mi Enfoque # 234   29 de abril, 2008
                                                                       
• ¿En que mundo vive Olmert?
 El Golán
 "Nadie sabe para quien trabaja": El caso de Haj Amin al-Husseini y su Palace Hotel
• Paralelismos históricos entre el Alto Comisionado Herbert Samuel y el Primer Ministro Itzhak Rabin
• Un lector me escribe sobre la antipatía que el mundo (o parte de él) siente hacia los judíos
• ¿Por qué los judíos "pagan el pato"?
_______________________________________

¿En que mundo vive Olmert?
Mi Enfoque #234, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

Para no prolongar el suspenso contestaré de inmediato la pregunta del título. Y lo hago con una confesión: ¡No lo sé! Me parece que la gran mayoría de los israelíes tampoco lo sabe, y es muy probable que hasta el mismo Olmert tampoco lo sepa.
Uno lee el periódico y recibe la impresión de que Olmert está realizando un "Remate por Liquidación del Negocio". Olmert quiere devolver parte de Jerusalem. Olmert quiere devolver Cisjordania. Y, ahora, Olmert quiere devolver las alturas del Golán.
Una teoría es que Olmert vive en un mundo que pareciera creado por George Orwell, un mundo en el cual Mahmoud Abbas, que ha declarado que reanudará la "resistencia armada", (eufemismo usado en vez de la malsonante palabra "terrorismo") "cuando el momento sea apropiado" es "un hombre moderado" y "nuestro partner para la paz") un mundo diseñado por Mr. Magoo, el cegato de los dibujos animados, cuya extrema miopía no le permitía ver más allá de sus narices un mundo en el cual es posible devolver el Golán sin temor de que los sirios lo utilicen para tratar de destruir Israel..
Los que sustentan esa teoría se basan en rumores, originados por el gobierno turco, según los cuales Olmert ha ofrecido entregar las alturas del Golán a cambio de una ilusoria paz con Siria, un país que da apoyo y refugio a organizaciones terroristas, que es aliado de Irán, que suministra armas a Hizbollah, que asesina a políticos en el Líbano, y que, con la ayuda de Corea del Norte, estaba por fabricar armas nucleares para amenazar a Israel.
Pero también hay una teoría completamente opuesta sobre Olmert, que dice que es un político consumado, de una astucia maquiavélica. Esta teoría propone que los rumores tienen por único objeto calmar los ánimos revanchistas de Siria, después de que Israel destruyó las instalaciones nucleares que estaba construyendo el régimen de Damasco. El hecho de que Olmert escogió pasar sus vacaciones de Pesaj la semana pasada en el Golán, equivale a decir a los israelíes, con una guiñada de ojo, "no se preocupen, son sólo palabras".
Otra argumento, a favor de la teoría de que Olmert no tiene ninguna intención (por ahora) de entregar el Golán a Siria, es que los rumores sobre las condiciones de paz de Israel incluyen que Siria deje de dar apoyo y refugio a organizaciones terroristas, y cese de suministrar armamento a Hizbollah. Como esto equivale a pedirle a un perro que deje de rascarse, Olmert realmente no corre el mínimo riesgo de que el Presidente Assad tome en serio su oferta.
_________________________________________

El Golán
Mi Enfoque #234, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

El Golán es una altiplanicie de unos 1,300 kilómetros cuadrados situada en el noreste de Israel. Incluye las laderas del Monte Hermón y colinda con Siria al este, con el Líbano al norte, y con Jordania al sur. Desde su altura se divisa gran parte del norte de Israel. Está cruzado por ríos y arroyos que desembocan en el lago Kinneret, proporcionando 30% de las necesidades de agua de Israel.
Hoy viven en el Golan 17,000 drusos en 5 pueblos, y 14,000 israelíes en 33 comunidades, incluyendo la ciudad de Katzrin. La economía de la región está basada en la agricultura y en la industria, incluyendo el turismo. En agricultura hay 8,100 hectáreas cultivadas, que producen distintas cosechas, incluyendo uvas. Hay 46,575 hectáreas para pastoreo de 15,000 vacas y 5,000 ovejas, que producen más de 60 millones de litros de leche al año. Hay 30 empresas industriales, la mayoría de ellas situada en la zona industrial de Katzrin. Respecto al turismo, están las instalaciones para hacer ski en el Hermón, sitios arqueológicos, restaurantes, y pequeños hoteles.
En la Biblia el Golán es llamado "Bashan" y fue escenario de numerosas guerras entre el reino norte de Israel y el reino de Aram, (cuya capital era Damasco), disputándose la región.
Muchos de los judíos que regresaron del exilio de Babilonia se radicaron en el Golán, que fue incorporado al reino de los hasmoneos en el siglo 1 A.E.C. por el rey Alejandro Jannai.
La ciudad principal del Golán era Gamla que resistió heroicamente a las tropas romanas, y es llamada la "Massada del norte". Judíos continuaron habitando el Golán después de la derrota de la rebelión, y se han encontrado restos de 25 sinagogas.
En los siglos 15 y 16 drusos se establecieron en el norte del Golán y en las laderas del Hermón. La presencia judía se renovó en 1886 cuando la sociedad Benei Yehuda de Safed compró extensiones de terrenos, al igual que lo hizo el Barón Rothschild en 1891, tierras que fueron cultivadas hasta 1947 cuando el ejército sirio se apoderó de ellas.
El Golán, que durante cientos de años, perteneció al Imperio Otomano fue incluido por la Liga de las Naciones en el Mandato Palestino en 1922, pero Gran Bretaña lo cedió a Francia en 1923, que incorporó la región al Mandato que tenía sobre Siria. En 1944, cuando terminó el Mandato, pasó a ser parte de Siria.
Después de la Guerra de Independencia, 1948-49, los sirios construyeron extensas fortificaciones en el Golán desde donde bombardeaban poblaciones civiles israelíes, plantaban minas en las carreteras israelíes, y enviaban terroristas, en violación del acuerdo de armisticio de 1949. Entre 1949 y 1967 140 israelíes fueron muertos durante estos bombardeos y ataques, y muchos más fueron heridos y mutilados. En 1964 los sirios trataron de desviar el curso de los ríos para evitar que las aguas lleguen a Israel, lo cual provocó una serie de incidentes armados en 1965 que hicieron desistir a los sirios de su intención.
En la guerra de 1967 Israel capturó el Golán tras 24 horas de intensa batalla. La mayoría de los habitantes árabes del Golán huyeron a Siria, pero los habitantes drusos permanecieron.
La presencia judía en el Golán se renovó de inmediato con la fundación del kibutz Merom Golan en julio de 1967. Luego se fundaron otras comunidades. La ciudad de Katzrin, a poca distancia de las antiguas ruinas del pueblo del mismo nombre, que incluyen restos de una sinagoga, tiene hoy 7,000 habitantes. El 14 de diciembre de 1981 la Knesset aprobó una ley anexando el Golán a Israel (lo cual no se ha hecho con Gaza o Cisjordania).
_________________________________________

"Nadie sabe para quien trabaja": El caso de Haj Amin al-Husseini y su Palace Hotel
Mi Enfoque #234, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

La vida real ofrece más ironías que cualquier novela del más imaginativo escritor. No sé donde está hoy el furibundo anti-sionista, antisemita y entusiasta colaborador nazi, el líder palestino Haj Amin al-Husseini (1893-1974). Tal vez se encuentre disfrutando de 72 vírgenes en el paraíso islámico o tal vez, lo que es más probable, esté sudando de calor en el infierno. Donde quiera que esté, si se entera de que el magnífico "Palace Hotel" que él construyó en Jerusalem, pronto se convertirá en el "Waldorf-Astoria Jerusalem", el hotel más lujoso en la capital del estado judío, le daría un patatús.
Haj Amin al-Husseini, (el título "Haj" lo recibe todo musulmán que ha cumplido con el mandamiento de visitar La Meca), nació en 1893 en Jerusalem, en ese entonces provincia del Imperio Otomano. Era miembro de una de las más prominentes y extendidas familias árabes de Jerusalem (Hamida Califa al-Husseini, madre de Yasser Arafat, era su prima).
Desde joven fue un líder extremista del movimiento nacional árabe anti-sionista. En 1920 los británicos lo condenaron a quince años de prisión por haber participado en los sangrientos disturbios de ese año. Al-Husseini huyó a Siria, pero, poco tiempo después, los británicos le permitieron regresar.
En 1921 el Alto Comisionado británico Herbert Samuel tuvo una de las más desastrosas ideas en la historia de la región, (segunda solamente al Acuerdo de Oslo que Rabin utilizó para rescatar del olvido al terrorista Yasser Arafat y entregarle el control de Gaza y las zonas palestinas, con los resultados que hoy vivimos). La "brillante idea" de Samuel fue tratar de neutralizar al joven de 28 años nombrándolo "Gran Muftí" de Jerusalem y presidente del Consejo Supremo Musulmán, a cargo de las instituciones judiciales y educacionales de los musulmanes, y de los fondos correspondientes.
(El título "Gran Muftí" fue inventado por los ingleses, y nunca había existido entre los islámicos. "Muftí" es alguien que enseña la teología del Islam, término equivalente más o menos al de "rabino" en la religión judía. En el caso de Amin al-Husseini no era aplicable ya que no era experto en teología).
El nombramiento de al-Husseini, al cual el Consejo Musulmán se opuso por considerarlo un vulgar matón, fue un clásico ejemplo de un tiro que sale por la culata. En vez de ser un elemento de moderación el Gran Muftí utilizó su posición y sus fondos para financiar campañas de terror contra los judíos. Su objetivo, que nunca guardó en secreto, era expulsar hasta el último judío, y, si esto no fuese posible, masacrarlos. Instigó los disturbios del año 1929, y dirigió la "Revuelta Árabe", como se le llamó a la campaña de terror que realizaron los árabes entre 1936 y 1939, (equivalente a la "Intifada" que dirigió Arafat entre el año 2000 hasta su muerte en noviembre del 2004), financiada por el gobierno fascista italiano y el gobierno nazi alemán.
Antes de que al-Husseini recibiera en bandeja de plata una posición de gran influencia y poder, existían varias facciones árabes que estaban a favor de la convivencia y cooperación con los judíos. El Gran Muftí aprovechó la Revuelta Árabe, no sólo para masacrar judíos, sino también a cientos de árabes que no pensaban como él o que podían ser sus rivales potenciales.
El Gran Muftí expresó su solidaridad con la Alemania nazi, y pidió que se oponga a la inmigración judía y al establecimiento de un estado judío. También pidió que le proporcionen armas.
Adolfo Eichman, durante una corta visita a Jerusalem para investigar la posibilidad de exilar judíos a Palestina, visitó al Gran Muftí, en su oficina en el Palace Hotel. El Gran Muftí dijo que no necesitaba más judíos en Palestina, y le sugirió que la mejor forma de perseguir a los judíos era por etapas lentas y progresivas. Ambos individuos, después que al-Husseini fue expulsado por los ingleses en 1937, y encontró refugio en Berlín, hicieron estrecha amistad. Según lo que declaró el ayudante de Eichman Dieter Wisliceny, (luego ejecutado por criminal de guerra), en el juicio de Nuremberg, "el Muftí fue consejero de Eichman y Himmler e iniciador del plan de exterminio de los judíos".
Hitler le proporcionó una estación de radio que al-Husseini utilizó para hacer propaganda nazi en árabe. También organizó un contingente musulmán en Yugoeslavia que ayudó a los alemanes a ubicar y matar judíos. En 1941 Hitler le prometió que después de exterminar a los judíos en Europa haría lo mismo con los judíos del Medio Oriente.
Durante los últimos meses de la guerra al-Husseini acompañó a Hitler en su bunker. En 1945, después de la derrota de los nazis, al-Husseini se mudó a Egipto donde fue recibido como un héroe. Fue uno de los que instigaron la invasión de los ejércitos árabes en 1948 para eliminar el incipiente estado judío. En 1951, en venganza por no haber sido nombrado Gran Muftí de Jerusalem, mandó asesinar a Abdullah, rey de Jordania. El rey Hussein nunca permitió que al-Husseini regrese a Jerusalem.
El Gran Muftí murió en el exilio en 1974, en el Líbano. Su posición de líder de los palestinos fue asumida por su sobrino Mohamed Abdel-Raouf Arafat al-Qudwa al-Husseini, más conocido como Yasser Arafat, quien, en una entrevista en el año 2002, dijo que "el héroe al-Husseini era un símbolo de la resistencia palestina".
Volviendo al tema del Palace Hotel. Fue construido a finales de la década de los 20 por el Supremo Consejo Musulmán, dirigido por el Gran Muftí, con fondos suministrados por al-Husseini, para competir con el Hotel King David y otros hoteles lujosos de propiedad de judíos. Situado a poca distancia de las murallas de la Ciudad Vieja, está decorado con arcos orientales y piedras hermosamente talladas. Funcionó como hotel menos de diez años. A mediados de la década de los 30 fue alquilado a las autoridades británicas. Después de la independencia del estado de Israel en 1948 fue usado como sede del Ministerio de Industria y Comercio, con sus amplias áreas divididas en pequeños cubículos.
Pronto recobrará su lujo y prestancia gracias a una inversión de más de cien millones de dólares en construcción y renovación. Se le añadirán cinco pisos más. Tendrá tres restaurantes, piscina y spá. Lo administrará la firma Hilton, y llevará el prestigioso nombre de Waldorf-Astoria, que, en este momento, solo ostentan cinco hoteles en el mundo, cuatro en los Estados Unidos, incluyendo el principal en Park Avenue, y uno en Jeddah, la capital de Arabia Saudita. Será inaugurado a fines del 2010.
Dudo que pongan en el lobby una placa recordando a su constructor original.
_________________________________________

Paralelismos históricos entre el Alto Comisionado Herbert Samuel y el Primer Ministro Itzhak Rabin
Mi Enfoque #234, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

Plus ça change, plus c'est la même chose
(Mientras más cambian las cosas, más son  lo mismo)

Herbert Louis Samuel (1870-1963) fue el primer judío miembro del gabinete británico. En 1915 sugirió que Gran Bretaña debía asumir el protectorado de Palestina, región que, durante los últimos cuatrocientos años, había sido una provincia del moribundo Imperio Otomano. El discurso fue la base para la Declaración Balfour de 1917.
En 1920 fue nombrado primer Alto Comisionado del Mandato Británico de Palestina, el primer gobernador judío de la Tierra de Israel en 2,000 años. Ocupó ese puesto hasta 1925.
Para demostrar que su condición de judío no influía en el desempeño de sus labores, y que era "imparcial", limitó la inmigración judía y trató de ganarse la confianza y el apoyo de la población árabe. Para apaciguar a los palestinos nombró al líder extremista Haj Amin al-Husseini Gran Muftí de Jerusalem.
Después que regresó a Inglaterra, fue reelegido al Parlamento Británico en 1929, y dos años más tarde, en 1931, se convirtió en el líder del Partido Liberal, el primer judío que lideraba un importante partido político en la Gran Bretaña, posición que ocupó hasta 1935.
En 1937 recibió el título de Vizconde Samuel. En ese mismo año dio su apoyo al Primer Ministro Neville Chamberlain, en su política de apaciguamiento  hacia los nazis.
Es interesante constatar los paralelismos históricos que hay entre Herbert Samuel y el Primer Ministro Itzjak Rabin, separados por siete décadas:

• Herbert Samuel en 1921 e Itzjak Rabin en 1993 enfrentaron el mismo problema: violentos disturbios de la población árabe.
• Tanto Samuel como Rabin no supieron resolver la situación, y ambos tuvieron la misma desafortunada idea: poner al zorro a cargo del gallinero. Los dos, en sus respectivas épocas, pidieron a los líderes árabes que habían sido los principales autores de la violencia, - Haj Amin al-Husseini en 1921, y Yasser Arafat en 1993, - que se hagan responsables de la población árabe, calmen la situación y contribuyan a la convivencia pacífica y a la cooperación fructífera entre ambas comunidades.
• En ambos casos los líderes árabes utilizaron el poder que se les había otorgado para hacer justamente lo contrario de lo que se esperaba de ellos. Se dedicaron a fomentar odio y terror, e hicieron lo posible por destruir toda posibilidad de convivencia pacífica.
• El resultado de depositar confianza en las personas menos indicadas se reveló en toda su trágica amplitud años más tarde, en 1936 y en el año 2000 respectivamente, cuando ya Herbert Samuel e Itzjak Rabin habían desaparecido de la escena.
• La violencia y los actos de terror de los palestinos, en los dos casos, contaron con el apoyo y la ayuda monetaria de gobiernos extranjeros. Los tres años de terror, entre 1936 y 1939, fueron financiados por Italia y Alemania. Durante los cuatro años y medio de terror, entre setiembre del año 2000 y comienzos del 2005, los financió Saddam Hussein de Irak (quien daba generosas sumas a los familiares de los suicidas bombas, hasta que fue derrocado por los Estados Unidos en el año 2003), y por los clérigos fanáticos de Irán.
• En ambos casos el terror amenguó cuando los líderes árabes responsables ya no estuvieron presentes. Al-Husseini fue expulsado por los ingleses en 1937, y Yasser Arafat murió en un hospital francés en noviembre del año 2004, probablemente por los efectos del SIDA.

Considero que de los dos, Herbert Samuel e Itzjak Rabin, el segundo merece una crítica más severa. ya que si hubiera tomado en cuenta el precedente histórico de la errónea decisión de Samuel y sus lamentables resultados, nunca habría entregado voluntariamente a Yasser Arafat lo que Arafat no pudo conseguir practicando el terror durante 30 años. Como dijo el filósofo George Santayana, "aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo".
Ojalá que Olmert, o cualquier otro gobernante que la buena o mala suerte nos depare en el futuro, recuerde que la decisión de Ariel Sharon de desocupar unilateralmente Gaza ha tenido un resultado funesto (expresado en miles de cohetes disparados a poblaciones civiles, asesinatos, traumas psicológicos en la mayoría de los habitantes de Shderot, y continuos intentos de secuestro).
_________________________________________

Un lector me escribe sobre la antipatía que el mundo (o parte de él) siente hacia los judíos
Mi Enfoque #234, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

Un lector me escribe:

David:
En el último número (#233) de "Mi Enfoque" informaste que una encuesta de la BBC determinó que  Israel está en el segundo puesto, tras Irán, en la lista de países de mayor influencia negativa en el mundo.
Esa opinión no sólo la expresan los ciudadanos de países árabes (lo cual se explicaría por el conflicto actual) sino que también la expresan gente de muchas otras naciones que no están involucradas en el conflicto.
El hecho de que esa opinión negativa no está dirigida contra otras naciones, como por ejemplo  Japón y Alemania (enemigos del Occidente durante la Segunda Guerra Mundial y autores en esa época de genocidio, masacres y acciones inhumanas)  China (que está destruyendo culturalmente a Tibet) Sudán (que ha masacrado a cientos de miles en Darfur) o Corea del Norte, (cuyo régimen es el más despótico del mundo) o cualquier otra nación del planeta, me hace pensar que la causa de esa antipatía  habría que buscarla dentro del mismo pueblo judío.
El hecho de que tantos pueblos diferentes, en épocas tan diversas, durante miles de años, han sentido una general antipatía a los judíos, es una realidad que creo confirma mi hipótesis de que el problema es "interior", (es decir causado por el pueblo judío), y no "exterior", (originado en las otras naciones).
Sinceramente,
G.Q.

Mi contestación:

Estimado amigo:
Imaginemos que tienes ocasión de hablar con una persona que expresa odio y desprecio a los negros, sentimientos que estoy seguro que tu no compartes.
Digamos que le preguntas al hombre que es lo que los negros le han hecho para provocar su resentimiento, y que tu interlocutor te contesta que personalmente no le han hecho nada, pero que las características que, según él, tienen los negros motivan su antipatía.
¿Responsabilizarías a los negros por el odio que el sujeto les tiene, o atribuirías esos sentimientos negativos a los prejuicios, complejos y defectos de educación del que los odia?
Ahora, sustituye en el párrafo anterior la palabra "negros" por la palabra "judíos" y te será más fácil entender lo que estoy tratando de explicar: la causa del odio no es "interior", sino "exterior".
El problema lo tiene el que odia, no el odiado (aunque este último es el que "paga el pato"). A quien el psiquiatra debe curar es al obsesionado, no a la víctima de su obsesión.
Te saluda cordialmente
David Mandel

PD.- Acerca de "pagar el pato" lee el artículo que va a continuación
_________________________________________

¿Por qué los judíos "pagan el pato"?
Mi Enfoque #234, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il     

La conocida frase Pagar el pato significa, según la Real Academia, sufrir las consecuencias de una decisión o una acción ajena.
El origen de la frase, como lo explica el erudito José María Irribarren en su obra clásica, publicada en 1955, El porqué de los dichos. Sentido, origen y anécdota de los dichos, modismos y frases proverbiales de España con otras muchas curiosidades, fue una expresión anti-judía de burla que usaban los españoles cristianos contra sus compatriotas judíos.
Los españoles, sabiendo que los judíos declaraban tener, según el Antiguo Testamento, un pacto (brit, convenio) con Dios, y, considerando que esa creencia era una presunción insolente que debía ser castigada, acuñaron la frase “Aquí pagaréis el pacto”, (pronunciado pato, en castellano antiguo).
Esa no era la única mofa que hacían los españoles de los judíos. También los acusaban con sorna de adorar en sus sinagogas a una vaca, usando la palabra Torah para denotar a la tora, hembra del toro.
_________________________________________

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
UAofMWTKHQbkNIm
Enviado por Didem,
24/11/2012          המשך לקרוא המלצה...
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui