x
Mi Enfoque # 37 20 de febrero, 2004

Mi Enfoque # 37    20 de febrero, 2004

Mel Gibson: roguemos que no sea un caso “de tal padre, tal hijo”.
Algunas buenas noticias y algunas malas noticias
Para cada cosa hay su momento, y cada propósito bajo el cielo tiene su tiempo
Hatikvah no es el himno de Israel. Por lo menos no lo es oficialmente

*******************************************************************

Mel Gibson: roguemos que no sea un caso “de tal padre, tal hijo”.
Mi Enfoque # 37    20 de febrero, 2004

El miércoles próximo se estrenará la película La pasión de Cristo de Mel Gibson simultaneamente en 2,800 cinemas. Originalmente se había planeado hacerlo en sólo 2,000 salas, pero la controversia que rodea al film ha causado enorme interés y expectativa entre el público cristiano. La reacción de muchos de los líderes judíos es recelo y temor de que el anti-semitismo resurgente en el mundo aproveche la base teológica de la película para aumentar el odio al pueblo judío.
Este temor ha sido aumentado por las declaraciones del Sr. Hutton Gibson, padre de Mel, que en una entrevista radial manifestó lo siguiente:
• La Shoa, (Holocausto) nunca ocurrió.
• Los campos de exterminio nazi son una ficción.
• Los seis millones de judíos que desaparecieron de Europa durante el regimen nazi, sencillamente se mudaron a otros paises.
• Los judíos están conspirando para apoderarse de la Iglesia Católica y del mundo entero.
• Alan Greenspan, presidente del Federal Reserve, debería ser colgado.
La sabiduría popular dice que “de tal padre, tal hijo”, y también asegura que “la manzana no cae lejos del árbol”. Esperemos que en el caso de Mel Gibson estos dichos no reflejen la realidad, ya que, si no, es probable que el heroe de su próxima película sea un miembro de la Santa Inquisición que entusiastamente se dedica a quemar judíos en la hoguera.

*******************************************************************

Algunas buenas noticias y algunas malas noticias
Mi Enfoque # 37    20 de febrero, 2004

Buena noticia: en el año 2003 la economía del país creció, despues de dos años de contracción, a un ritmo de 1.3% anual.
Mala noticia: esto no fué suficiente para igualar el 2% que la población aumentó durante el año pasado. En otras palabras, el retroceso continuó.

Buena noticia: en la segunda mitad del año, las exportaciones de bienes y servicios aumentaron a un ritmo anualizado de 9%.
Mala noticia: pero las importaciones aumentaron en un 10%

Buena noticia: el número de asesinados por el terror palestino bajó en más del 50% en 2003, de 456 asesinados a 213.
Mala noticia: el porcentaje de crímenes dentro de Israel subió en un 4%

Buena noticia: el número de asesinatos de israelíes por israelíes bajó de 167 a 163
Mala noticia: los casos de crímenes juveniles subieron de 31,714 a 33,957

*******************************************************************

Para cada cosa hay su momento, y cada propósito bajo el cielo tiene su tiempo
Mi Enfoque # 37    20 de febrero, 2004

Kohelet aconseja en este verso (Eclesiastés 3:1) que lo que se hace, se debe hacer a su debido momento, ni antes ni después. Y hoy en Israel tanto la derecha como la izquierda están de acuerdo en que esta sabia advertencia de Kohelet  se puede aplicar al propósito de Ariel Sharon de unilateralmente desalojar a todos los judíos de Gaza.
Practicamente nadie en Israel, desde la extrema derecha hasta la izquierda anti-sionista, pasando por toda la gama de opiniones intermedias, opina que el día que haya verdadera paz con los palestinos los pocos miles de judíos que hoy viven en Gaza, defendidos por unidades del ejército, deba o pueda permanecer en medio de una población de más de un millón de árabes. (Respecto a la Ribera Occidental del Jordán, donde hoy viven más de un cuarto de millón de judíos, no existe igual consenso).
La izquierda cree que el momento apropiado para salir de Gaza fué cuando se firmó el acuerdo de la Ruta del Camino en Akaba, Jordania, hace algunos meses. Tal decisión unilateral de Israel, dice la izquierda, hubiese causado una impresión muy favorable en la opinión mundial demostrando la sinceridad de Israel en la busqueda de una solución al problema, y hubiese reforzado la posición de Abu Mazen, el primer ministro palestino que, mucho mas que Abu Ala, el actual primer ministro, actuaba en forma independiente de Arafat.   
La derecha opina que salir ahora de Gaza, sin recibir un gesto recíproco de los palestinos, es premiar al terror, y alentar a los palestinos en su creencia de que por medio de la violencia conseguirán también desalojar a los judíos de la Ribera Occidental, y eventualmente de todo Israel.
Incluso Arafat y Bush no están muy entusiastas acerca de la idea de la salida unilateral de Gaza. Arafat teme que ese paso deje a Gaza en manos de Hamas, aumentando el prestigio y popularidad del grupo terrorista que es su rival.
Bush teme la incertidumbre de lo que podría pasar, y su impacto en un año de elecciones presidenciales en Estados Unidos. Tal vez Hamas, convencido de que fué el terror lo que indujo a Sharon a sacar a los judíos de Gaza, dispare cohetes contra ciudades judías vecinas y cause decenas de víctimas. Esto haría que Israel finalmente se saque los guantes con los cuales, durante más de tres años, ha luchado contra el terror, y ataque con todo su poderío militar a Gaza en una guerra sin cuartel, cuyas consecuencias son imprevistas.
Este dilema es otra prueba de que Israel está bajo la maldición china: “!Que vivas en épocas interesantes!”

*******************************************************************

Hatikvah no es el himno de Israel. Por lo menos no lo es oficialmente
Mi Enfoque # 37    20 de febrero, 2004

Siempre que en lo íntimo del corazón
el alma del judío añore,
y sus ojos hacia el oriente,
miren a Zion,
nuestra esperanza no se perderá.
La esperanza de dos mil años
de ser una nación libre en nuestra tierra,
la tierra de Zion y Jerusalem.

Hatikvah, el himno del pueblo judío, no ha sido, hasta el momento, declarado himno oficial de Israel por la Knesset. Esta demora no es un caso único ya que, por ejemplo, The Star Spangled Banner recién fué declarado himno nacional de los Estados Unidos en 1931.
La posible razón de que Hatikvah no es oficialmente el himno del estado es que el 20% de los ciudadanos de Israel, no son judíos, y por supuesto su alma no es judía ni tampoco han añorado durante dos mil años a Zion o a Jerusalem.
Otras razón es tal vez la preferencia de algunos de que el himno de Israel sea un salmo, o una poesía de Bialik, o tal vez “Jerusalem de Oro”, la canción que Naomi Shemer escribió en 1967 en la época de la Guerra de los Seis Días. Incluso hay quienes proponen a “Aleluya” la canción israelí que ganó el concurso de Eurovisión.
Para nosotros, los que vivimos en Israel, cantar la esperanza de vivir como nación libre en nuestra tierra de Zion, es anacrónico, ya que desde 1948, hace más de medio siglo, Israel ya no es una esperanza ni una añoranza sino una realidad, por más que los palestinos y sus simpatizantes la quieran negar y destruir.
La letra de Hatikvah fué escrita por Naftali Herz Imber, (nacido en Galicia en 1856), a la edad de 22 años, en 1878, inspirado por la fundación de Petah Tikvah en Israel. El nombre original del poema fué “Tikvatenu”, Nuestra Esperanza.
Un agricultor de Rishon Le Zion, Samuel Cohen, nacido en Moldavia, adaptó al poema la melodía de una canción popular moldavia-rumana, llamada Carul cu Boi (Carreta y bueyes). Este mismo tema musical folklórico fué usado por el compositor Bedrich Smetana como base de su poema sinfónico, "El Moldau." 
Imber llegó a la tierra de Israel en 1882, y permaneció aquí durante seis años escribiendo poesías y artículos para periódicos hebreos. En 1892 emigró a Estados Unidos donde, en una cruel ironía del destino, el autor de “La Esperanza” murió en la extrema pobreza en 1909.
Hatikvah fué cantada al cierre del Sexto Congreso Sionista en Basel en 1903, el último congreso que presidió Teodoro Herzl, quien murió al año siguiente. En 1933, en el 18 Congreso Sionista, realizado en Praga, Hatikvah fué designada oficialmente como himno del movimiento sionista.
El 14 de mayo de 1948, cuando se declaró la independencia del Estado de Israel, la asamblea cantó Hatikvah al iniciarse la histórica ceremonia.
Hoy, Hatikvah es el único himno en el mundo que es cantado por más gente fuera del país que en la patria. También es el único himno cantado frecuentemente por gente cuyo idioma natal no es el del himno.
El pueblo judío ha sobrevivido en el exilio gracias a su fé y a su esperanza, expresada por Hatikvah en sólo 8 líneas que contienen la esencia del caracter y la historia del pueblo judío de los últimos dos mil años.

Siempre que en lo íntimo del corazón
el alma del judío añore,
y sus ojos hacia el oriente,
miren a Zion,
nuestra esperanza no se perderá.
La esperanza de dos mil años
de ser una nación libre en nuestra tierra,
la tierra de Zion y Jerusalem.

Para escuchar una bellísima interpretación de Hatikvah por Barbra Streisand visita el web site http://www.ivrit.org/html/literary/whose_hatikva.htm y luego haz click sobre la frase Barbra Streisand sings Hatikvah

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui