x
Mi Enfoque # 38 28 de febrero, 2004

Mi Enfoque # 38    28 de febrero, 2004

Comentarios a una columna de Yoel Marcus en Haaretz.
La Línea Verde y sus orígenes
Israel no cree que allá en La Haya halla justicia
La “Pasión de Cristo” de Mel Gibson es una versión en tecnología moderna de los “dramas de la pasión” del Medioevo.
Arafat no es palestino

Nota: Si en tu pantalla las letras con acentos aparecen sustituidas por caracteres raros, toma nota de que he incluido al final de este e-mail el mismo texto que va a continuación, pero eliminando los acentos.

 

Comentarios a una columna de Yoel Marcus en Haaretz
Mi Enfoque # 38    28 de febrero, 2004

De cuando en cuando siento una necesidad inexplicable de hacerme hervir la sangre, y leo el periódico Haaretz. Nunca falla. Ayer, por ejemplo, leí una joya de Yoel Marcus, “Derrotados y pobrísimos en La Haya”. Por límites de espacio no citaré el artículo completo, pero los suficientes párrafos bastan para entender que con columnistas como Marcus, y varios de sus colegas en Haaretz, no tenemos necesidad de enemigos.

1. Hace mucho tiempo que no me he sentido tan pequeño, incómodo y con la cara tan roja de verguenza como durante la exhibición de lloriqueos y gimoteos organizada por Israel en La Haya. Carteles con las fotos de los 935 muertos por el terror velas prendidas en memoria de los muertos miembros de “Zaka”, grupo de rescate de cuerpos en su “ropa de trabajo” padres hablando de la pérdida de sus hijos doctores describiendo las heridas mortales y mutilaciones causadas por las bombas y clavos los restos de un omnibus quemado.Para mi esto es equivalente a esos pobres desgraciados mendigos que enseñan sus muñones a los transeuntes esperanzados en despertar compasión y recibir caridad.
2. Los palestinos podrían hacer demostración similar con fotos de sus más de 3,000 víctimas, sus hogares destruidos, y sus frustraciones en las barreras militares. Mientras Israel busca compasión los palestinos buscan justicia.
3. Si la única razón por la cual la cerca está siendo construida es para prevenir el terror, podrian haberla construido en la “Línea Verde”. Pero al haberlo hecho fuera de las fronteras establecidas por el Mandato Británico, Israel está unilateralmente creando una nueva frontera con la cual se ha apoderado de parte del territorio de la Autoridad Palestina.
4. No hay poder en el mundo que pueda evitar que un suicida entre a Israel. Tarde o temprano la cerca caerá como cayó el Muro de Berlin.

Mis comentarios a los 4 párrafos de Marcus que van arriba:
1. Yo creo que era ya hora de que el mundo vea y comprenda la razón de la necesidad que haya una cerca contra el terror. Yo personalmente dormiré más tranquilo el día que la terminen de construir. Marcus no necesita sentirse avergonzado por esta exhibición, a no ser que esté totalmente identificado con aquellos que envían a los suicidas. Su comparación a mendigos es insultante y ofensiva.
2. Marcus olvida que los sufrimientos de los palestinos son consecuencia directa de la guerra de terror iniciada por Arafat y su camarilla.
3. Aquí Marcus, emulando a sus amigos palestinos, no tiene escrúpulos en tergiversar la historia. Las fronteras de la “Línea Verde” fueron las del armisticio firmado en junio de 1949 con los países árabes agresores. Las fronteras del Mandato Británico incluían originalmente todo lo que es hoy Israel, Gaza, Judea, Samaria, y el reino de Jordania –  (ver abajo el artículo sobre las fronteras de Israel).
4. Tal vez este sea el deseo secreto de Marcus, pero la experiencia de los últimos años nos enseña exactamente lo contrario. Desde que existe una cerca alrededor de la Franja de Gaza, ni un solo suicida ha entrado a Israel desde allí.
Para información del (quinta) columnista Marcus, por supuesto que hay un poder en el mundo que evita que suicidas entren a Israel. Ese poder, Sr. Marcus, es el ejército de Israel que en el último año ha capturado a decenas de suicidas en camino a Israel o preparando sus bombas. El ejército de Israel, su policía, su fuerza de inteligencia, con la ayuda de la cerca y en constante alerta harán que los suicidas potenciales y aquellos que los envían se sientan muy frustrados.
La tendenciosa comparación con el Muro de Berlín, tan usada por los palestinos y sus simpatizantes, es totalmente erronea. El Muro de Berlín fué construido por un régimen dictatorial para evitar que sus ciudadanos se escapen hacia la libertad. El propósito del cerco contra el terror que Israel está construyendo es evitar que fanáticos incitados por gobernantes corruptos entren a Israel a sembrar la muerte.
Respecto a que algún día caerá el cerco, en eso si que estoy de acuerdo con Marcus. La cerca caerá cuando los palestinos decidan vivir en paz y cooperación con sus vecinos en Israel, rechacen la vía del terror, y renuncien a su sueño de destruir el estado judío de Israel. Aunque esto, en mi opinión no creo que sucederá en un futuro muy próximo. Lo más probable es que el Mesías llegará antes.

 

La Línea Verde y sus orígenes
Mi Enfoque # 38    28 de febrero, 2004

El Medio Oriente fué parte integral del imperio turco desde el siglo 16 hasta comienzos del siglo 20, cuando Turquía, aliada de Alemania, fué derrotada por las fuerzas aliadas.
El imperio turco fué desmembrado, y de sus restos nacieron varios paises incluyendo la actual República Turca. La Liga de las Naciones (organización que precedió a las Naciones Unidas) consideró que algunas de las regiones no estaban aún preparadas para gobernarse a si mismas, e instituyó el sistema de Mandatos para administrar dichos territorios por un período temporal.
A Francia le dieron un Mandato que cubría los territorios de Siria y Líbano, hasta ese momento una sola unidad. En 1920 Francia hizo una frontera entre ambos países para que el Líbano, donde los cristianos predominaban, fuese un país separado. Líbano fué declarado independiente en 1941 y Siria en 1946.
A Gran Bretaña le dieron Mandatos sobre Irak y Palestina, (territorio que incluía lo que hoy es Israel, Gaza, Judea, Samaria, y Jordania). El Mandato de Palestina fué dado en julio de 1922. Dos meses más tarde, en setiembre de 1922, Gran Bretaña y la Liga de las Naciones decidieron que había que premiar a los Hashemitas por haber luchado a su lado contra los turcos y compensarlos por haber sido expulsados de Saudi Arabia por Ibn Saud. Con ese motivo separaron los territorios al este del río Jordán, que constituían las tres cuartas partes del Mandato y se los dieron a los Hashemitas, prohibiendo a los judíos establecerse en esa zona. La restante cuarta parte, que quedó con el nombre de Palestina, se reservó para los judíos.
Transjordania fué declarada independiente, aunque sujeta al Mandato, en 1923. En 1946 Gran Bretaña le otorgó independencia completa.
El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó por mayoría una resolución para dividir el territorio de Palestina, (la cuarta parte del Mandato original), en tres partes: un país judío, un país árabe y una zona internacional, (Jerusalem y Belén). Gran Bretaña anunció que su Mandato terminaría en mayo de 1948. Los judíos de Palestina aceptaron el plan de partición. Los árabes lo rechazaron.
El 14 de mayo de 1948 se declaró la independencia de Israel. El día siguiente, 15 de mayo de 1948, los ejércitos de seis países árabes, Egipto, Transjordania, Irak, Saudi Arabia, y el Líbano invadieron al nuevo estado judío, que contaba con sólo 600,000 habitantes.
La lucha armada terminó oficialmente en enero de 1949, y el resultado fué que Israel no sólo permaneció con las 5,600 millas cuadradas que le otorgó el plan de partición sino que obtuvo 2,500 millas más. Egipto quedó en control de la Franja de Gaza, y Transjordania anexó la zona oriental de la ciudad de Jerusalem y la Ribera Occidental del río Jordán, lo cual les dió motivo para cambiar el nombre de su país a Jordania.
Durante los siguientes seis meses, hasta julio de 1949, Israel firmó acuerdos de armisticio con Egipto, Líbano, Jordania, y Siria, de acuerdo a los cuales las fronteras existentes en el momento del cese del fuego se consideraron las líneas de armisticio, que en los mapas de Israel fueron impresas con color verde. Los países árabes se negaron a aceptar la existencia de Israel, y continuaron considerándose en guerra con el estado judío. Tampoco reconocieron a las líneas de armisticio como frontera legal de Israel. Hoy Israel tiene fronteras internacionalmente reconocidas con Egipto, Jordania, y el Líbano. La “Línea Verde”, armisticio del año 1949,  aparece en los mapas bordeando unicamente a Judea y Samaria.
Los paises que han atestiguado en La Haya contra Israel reconocieron a regañadientes que si la Cerca siguiese la “Línea Verde” no tendrían inconveniente en que se construya.
Hay que recordar nuestra historia, no tan lejana, pero ya tergiversada y convertida en mito, leyenda y fantasía por nuestros enemigos, para entender cuan irónica es la proclamación de los palestinos y sus simpatizantes de que la “Línea Verde”, nunca reconocida por los árabes como frontera legal de Israel, es hoy considerada frontera inmaculada, inamovible, y sagrada del pueblo palestino.

 

Israel no cree que allá en La Haya halla justicia
Mi Enfoque # 38    28 de febrero, 2004

La Corte Internacional de Justicia de La Haya, a pedido de la Asamble General de las Naciones Unidas, dará su opinión sobre las “consecuencias legales” del cerco de seguridad de Israel.
Israel decidió no presentar ningun argumento porque considera que este asunto está viciado desde su comienzo ya que la decisión de la Corte estará basada en el reporte emitido en Noviembre de 2003 por el Secretario General Kofi Annan, que menciona las consecuencias negativas de la cerca para los derechos humanos de los palestinos, pero no se digna mencionar ni de paso un solo acto terrorista contra los israelíes.
El hecho de que la Corte, en una carta a las autoridades israelíes, se refiere a la “construcción de una cerca en territorios palestinos ocupados”, es prueba adicional para Israel de que este asunto se ha politizado y está pre-juzgado.
Estados Unidos, los paises europeos, y la Unión Europea también han declinado participar en el debate, dejando el campo libre a Argelia, Saudi Arabia, Bangladesh, Cuba, Indonesia, Sudán y otros cuantos países similares que no brillan precisamente por su democracia ni por su respeto a los derechos humanos.
El representante de Belice también se unió al coro de condenas a Israel en La Haya. Y no es la primera vez que este país caribeño, tan lejano del Medio Oriente, es uno de los más vociferos detractores de Israel. Ya lo fué, y muy activamente, en esa orgía anti-israelí y anti-semita, que fué la Conferencia de Durban, en el año 2000.
¿Pero qué vela tiene Belice, un pequeño país en Centro América, en este pretendido entierro de Israel?
Un poco de investigación y la explicación salta a la vista: el Primer Ministro del país caribeño es Said Musa, hijo de palestinos, más identificado con la causa de sus ancestros que con los problemas de su país de adopción.
Algo que muy posiblemente la Corte de la Haya no tomará en cuenta es que una cerca entre paises es  muy común. Existe, por ejemplo, entre países amigos como Méjico y Estados Unidos países enemigos como Korea del Sur y Korea del Norte entre Melilla, colonia española en el norte de Africa y Marruecos entre Kuwait e Irak entre Lituania y Belarus entre Namibia y Angola entre la India y Pakistan entre Slovakia y Ukrania. Hasta Saudi Arabia está estudiando construir una cerca en su frontera con el Yemen.
Si, como se cree, la Corte Internacional de La Haya y la Asamblea General de las Naciones Unidas condenen a Israel por construir una cerca contra suicidas, nuestra conclusión debe ser, en las palabras del inmortal Don Quijote, “Sancho, si los perros ladran, es señal que cabalgamos”.

 

La “Pasión de Cristo” de Mel Gibson es una versión en tecnología moderna de los “dramas de la pasión” del Medioevo.
Mi Enfoque # 38    28 de febrero, 2004

Aunque no he visto la película de Mel Gibson he leido innumerables artículos a favor y en contra, y conversado con gente que la ha visto en Estados Unidos. Todos concuerdan que la película, cuyo tema son las últimas horas de la vida de Jesús, es la más violenta de todas las películas sobre Jesús que se han filmado hasta el momento gráfica, al punto casi de sadismo, en su representación de las torturas y vejámenes que Jesús, según el Nuevo Testamento, sufrió antes de que lo crucifiquen.
Pero, tal como Kohelet dijo, “no hay nada nuevo bajo el sol”, (Eclesiastés 1:9), “La  Pasión” de Gibson, exceptuando por su moderna tecnología, es idéntica a los “dramas de la pasión” que se originaron en la Edad Media, en el siglo 15, en Alemania, durante la Semana Santa. Estos dramas eran representaciones de la vida de Jesús, especialmente de sus últimas horas, sus sufrimientos y su muerte. 
La principal característica de estos dramas consistía en culpar a los judíos, acusándolos de asesinos de Cristo. Inevitablemente, los espectadores, luego de horas de ver sufrir a su salvador a manos de los judíos, reaccionaban en forma prevista, saqueando al barrio judío, robando y matando.
El más famoso de los dramas de la pasión, que ha sobrevivido hasta nuestros días, es el que se representa en el pequeño pueblo de Oberammergau cada diez años. De sus 5,000 habitantes, más de 2,000 actúan en la obra, que es vista por cerca de medio millón de personas. La presentación dura seis horas.
Hitler, en 1934, asistió a una de las funciones y la elogió entusiastamente por haber logrado representar en forma tan convincente el caracter judío y la amenaza del judaismo.
El anti-semitismo de los dramas de la pasión era explicado hasta hace poco tiempo por sus defensores que aducían  que la representación y culpabilidad de los judíos correspondía a la enseñanzas del Vaticano, lo cual era verdad. Esto cambió cuando el Segundo Concilio del Vaticano exoneró a los judíos de culpabilidad por la muerte de Jesús.
Lamentablemente Gibson pertenece a una secta católica que no acepta las decisiones del Segundo Concilio del Vaticano.
Es muy probable que Gibson, a diferencia de su padre, no es anti-semita, que no ha querido hacer una película que culpa a los judíos, y que, en resumen, sus intenciones eran buenas. Pero, como dice la frase, “el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones”.
La reacción que su película causará en los espectadores, muchos de ellos probablemente menos enterados que Gibson acerca de la verdadera situación en Judea en el siglo 1, es tan previsible como la reacción de los espectadores de los dramas de la pasión. Aunque no habrán saqueos ni matanzas de judíos, Gibson ha contribuido con su dinero y su talento a revivir una de las principales excusas del anti-semitismo en una ¬¬¬época cuando el anti-semitismo está alcanzando la popularidad que tenía en la década de los treinta. Como dicen en inglés, “it is the right film for the right time”.
Esta mañana leí en el periódico que en un pueblo de Estados Unidos el pastor de un templo colocó en la fachada un gran cartel que decía “Los Judíos mataron a Cristo”. Nadie reaccionó hasta que vino una mujer judía con una escalera, y borró del cartel la palabra “Judíos”.
No será el último caso.

 

Arafat no es palestino
Mi Enfoque # 38    28 de febrero, 2004

(Este artículo está basado en información que aparece en el libro La guerra de Arafat, por Efraim Karsh).
Es una ironía histórica que Arafat, el más famoso palestino, no es palestino de acuerdo a la definición que da la Constitución Nacional Palestina: “palestinos son aquellos residentes árabes que, hasta 1947, vivían permanentemente en Palestina”.
Arafat es tan palestino como el difunto intelectual “palestino” Edward Said, también nacido en Egipto, y que también pretendía haber nacido en Jerusalem.
Muhammad Abdel Rahman Abdel Rauf Arafat al-Qudwa al-Husseini, sexto hijo de un mercader textil de descendencia Gaza-egipcia, nació en El Cairo, estudió en El Cairo, y nunca vivió en Palestina excepto por cortas visitas, hasta que el malhadado acuerdo de Oslo le permitió establecerse en Gaza. Y hasta ahora cuando habla árabe tiene acento egipcio.
Por suerte para Arafat su vívida imaginación le ha permitido proclamar haber nacido en Gaza, haber luchado contra tanques judíos en las calles de Jerusalem, y haber escapado con sus padres, hermanos y abuelos caminando días seguidos por el desierto. A estas alturas, de tanto repetir sus fantasías, está, aparentemente, convencido de que así fué.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui