x
Mi Enfoque # 40 13 de marzo, 2004

Mi Enfoque # 40    13 de marzo, 2004

El lugar más frío en Israel
La solución a todos los problemas del mundo
Las mujeres en la Biblia
Las mujeres en el Israel de hoy
Somos palestinos pero no somos idiotas

 

El lugar más frío en Israel
Mi Enfoque # 40    13 de marzo, 2004

Hace años un Javer Knesset (miembro del Parlamento israelí) me preguntó, “¿Sabes cual es el sitio más frío en Israel?
“Seguramente la cumbre nevada del Monte Hermón”, le contesté.
“No”, me dijo. “Es la Knesset. Allí hay 120 bajo cero”.
Aunque él debe haber exagerado algo, sabía de lo que hablaba. En la Knesset ha habido, y sigue habiendo, de todo. Hace años un inmigrante fugado de Francia, donde hizo estafas por más de 40 millones de dólares, y fué requerido por la Interpol, se presentó a elecciones y salió elegido miembro de la Knesset. Luego, fué declarado culpable de comprar votos y condenado a arresto domiciliario. Ya no es parlamentario, pero continúa siendo estafador.
Ahmed Tibi, parlamentario por un partido árabe y consejero personal de Arafat, durante una de sus periódicas visitas a Arafat coreó entusiastamente con el “líder” palestino su slogan de enviar un millón de “mártires” a Jerusalem.
Otro parlamentario árabe, Azmi Bishara, ex-Jefe del Departamento de Filosofía de la Universidad de Bir-Zeit en Ramallah, centro de actividad terrorista, visitó Siria donde publicamente incitó a los árabes a luchar contra Israel.
La más joven parlamentaria hoy en la Knesset –aún no cumplió los 30 años-, trabajaba anteriormente como moza en un café. Su padre es un hombre prominente en los círculos gangsteriles de Israel, a quien sus colegas o sus competidores en el ramo le pusieron hace algunas semanas una bomba bajo el auto cuando lo tenía estacionado en una zona central de Tel Aviv. Por suerte para el padre de la parlamentaria, y también para los inocentes transeuntes, la policía descubrió la bomba a tiempo y la logró desarmar antes de que explote.
Pero los parlamentarios que han tenido el impacto más nocivo, y casi fatal, para Israel fueron tres miembros del partido derechista Tsomet, Gonen Segev, Alex Goldfarb, y Esther Salmovitz. El gobierno de Rabin, bajo la influencia de Shimon Peres y Yossi Beilin, los sobornó –Segev fué nombrado ministro y Goldfarb vice-ministro - para que desertasen de su partido y votasen en favor del acuerdo de Oslo, que, gracias a ellos, fué aprobado por sólo dos votos. El eventual resultado: miles de muertos y heridos, la deteriorizacion de la imagen de Israel y de los judíos en el mundo, y el recrudecimiento del antisemitismo.

 

La solución a todos los problemas del mundo
Mi Enfoque # 40    13 de marzo, 2004

De acuerdo a las interminables horas que las Naciones Unidas dedican a discutir y condenar a Israel, que en mucho exceden al tiempo que esta institución dedica a otros paises y temas y a las numerosas resoluciones tomadas contra el país judío, que igualan o sobrepasan el número de resoluciones tomadas respecto a todos los otros paises del mundo juntos, es indudable que Israel es el mayor problema que el mundo enfrenta.
Juzgando por la enorme cantidad de artículos que los periódicos del mundo publican acerca de esta pequeña nación de 6 millones de habitantes, no cabe duda que Israel, el centro de atención del mundo, es el foco que peligra la paz mundial, (opinión compartida por la mayoría de los europeos, según un sondeo reciente). Por ejemplo, en 1997, cuando aún parecía que Arafat había firmado de buena fe el acuerdo de Oslo, el New York Times publicó más de 500 artículos sobre Israel, comparado con 300 sobre Corea, 150 sobre Cambodia, 120 sobre el Perú, y sólo 20 sobre Australia, todos ellos paises que en área y población son infinitamente más grandes que Israel.
Las demostraciones multitudinarias de izquierdistas y anti-globalistas en calles, plazas, y universidades, en Europa y en Estados Unidos, en las cuales, sea cual fuese el tema que provoca la manifestación, nunca faltan los carteles igualando a Israel con los nazis, y a Sharon con Hitler, es una prueba más de que Israel es culpable de todos los males que afligen al mundo.
Es claro y evidente para toda persona liberal y progresista que la solución a todos los problemas del mundo es la eliminación del estado judío de Israel. Si esto se pudiese conseguir en forma gradual o, aún mejor, en una sola intentona, los siguientes problemas, entre otros, se solucionarían de inmediato:
 El conflicto fronterizo de Cachemira entre la India y el Pakistán que casi resultó en guerra atómica entre ambos paises.
 Los genocidios, masacres, y hambrunas que ocurren en muchos de los paises africanos.
 La guerra de los chechenios contra los rusos
 Los odios asesinos entre las sectas islámicas de los Sunni y los Shiitas.
 El odio y la intolerancia en Irlanda del Norte entre protestantes y católicos
 Las pretensiones de ETA de declarar independiente a la región vasca en España
Otros beneficios que resultarían de la eliminación de Israel sería lograr de inmediato democracia, liberalización y progreso en los paises islámicos que hoy viven bajo regimenes dictatoriales, tales como Egipto, Siria, Iran.
Y hay quienes aseguran que una vez que Israel sea ya historia, (tipo Museo de los Judíos que Hitler había planeado inaugurar tan pronto los nazis triunfasen en la Segunda Guerra Mundial), se descubrirá la cura para el cancer y el resfriado.

 

Las mujeres en la Biblia
Mi Enfoque # 40    13 de marzo, 2004

En el curso de los últimos años tuve ocasión de leer la Biblia de principio a fin, haciendo investigación para el libro en inglés que acabo de publicar, Who's Who in the Bible. Contra la impresión general de que las mujeres en la época bíblica no se hacían notar mayormente, descubrí que un buen número de ellas eran de armas tomar, y algunas hasta justificarían los sentimientos del más extremista de los misóginos.
Aquí van algunos ejemplos:
Eva, la primera mujer, incitó a Adam a comer del fruto prohibido, lo cual resultó en la expulsión de la pareja del paraiso, obligación del hombre de ganarse de allí en adelante la vida con el sudor de su frente, y dolores de la mujer en el parto.
Rebeca fué la autora intelectual de la impostura de Jacob, con la cual este consiguió que su padre Isaac lo bendiga, bendición que el anciano hubiese preferido otorgar a Esau, hermano mayor de Jacob.
Tamar, las dos veces viuda nuera de Judah, se disfrazó para lograr quedar en cinta de su ex-suegro.
Jael recibió en su tienda a Sisera, el comandante del derrotado ejército cananeo, que venía huyendo del campo de batalla. Le dió un vaso de leche para su sed, y, una vez que el agotado Sisera se quedó dormido, agarró un martillo y lo mató clavándole un clavo en la cabeza.
Abimelech, el hijo de Gideon, murió con la cabeza aplastada por la piedra de molino que le arrojó una mujer desde lo alto de las murallas de Thebez, ciudad que él estaba sitiando. Agonizando, para evitar la verguenza de que alguien diga que una mujer lo había matado, pidió a uno de sus soldados que lo atravieze con la espada.
Batsheba, esposa de Uriah, un oficial en el ejército de Israel, vivía en una casa cercana al palacio real. En una ocasión, cuando su esposo estaba en campaña, subió al techo para bañárse desnuda, y consiguió así llamar la atención del Rey David, que solía a esa hora tomar el fresco en el techo del palacio. La pareja tuvo un “affaire”, a consecuencias del cual Batsheba cayó en cinta. David, para evitar el escándalo, no encontró mejor solución que hacer matar al esposo.  Muchos años después, cuando Adonijah, el mayor de los hijos sobrevivientes de David, se consideraba heredero al trono, Batsheba logró, con la cooperación del profeta Nathan, convencer al anciano Rey David, de que él había prometido nombrar al hijo de ella, Salomón, como su sucesor. (“Yo no me acuerdo muy claramente, pero, si ustedes lo dicen, debe ser cierto”, fué, me imagino, la contestación de David).
Jezabel, el verdadero poder detras del trono de su esposo, el Rey Ahab, era una mujer de carácter fuerte, manipuladora y sin escrúpulos. Cuando Ahab se deprimió por no poder conseguir unas tierras cuyo dueño Naboth se negaba a vendérselas, Jezabel hizo que Naboth fuese declarado culpable de blasfemia en un juicio amañado. Luego de que el pobre hombre fuera ejecutado, Ahab tomó posesión de sus tierras.
No olvidemos a Athalia, la única mujer que reinó en Judah. Cuando su hijo, el Rey Ahaziah, murió a la edad de 22 años, Athalia hizo matar a todos los miembros de la familia real y asumió el poder personalmente. El único que escapó de la masacre fué un bebe, su pequeño nieto Joash, a quien el Gran Sacerdote escondió en sus aposentos. Cuando Joash cumplió siete años el Gran Sacerdote conspiró con un grupo de comandantes del ejército contra Athalia. Joash fué proclamado rey, y Athalia fué ejecutada.
Y, “last but not least”, Hadasah, mejor conocida como Esther, la heroina de los acontecimientos de Purim, aunque recluida en el harem real, logró desbaratar el complot genocida del poderoso primer ministro de Persia, precursor de Hitler en su intento de eliminar a todos los judíos.
Con seguridad que ninguna de estas mujeres bíblicas hubiese estado contenta limitándose a cocinar.

 

Las mujeres en el Israel de hoy
Mi Enfoque # 40    13 de marzo, 2004

Algunas estadísticas respecto a las mujeres en el Israel de hoy. Primero de todo, son más numerosas que los hombres, ya que por cada 100 hombres hay 103 mujeres.
Aunque hay más mujeres con diplomas universitarios que hombres, el promedio del sueldo de una mujer es 23% más bajo de lo que un hombre recibe haciendo el mismo trabajo.
En política siempre han habido mujeres ministras, (según Ben Gurion, la única persona en su gabinete con cojones era Golda Meir, lo cual, algunos decían, era la razón por la cual ella usaba faldas largas).
En la Knesset, de los 120 parlamentarios, 18 son mujeres, equivalente al 15%. En los partidos Likud, Maaraj y Shinui el porcentaje de parlamentarias sube al 20%: 8 de 40, 4 de 19, y 3 de 15 respectivamente. De los 8 parlamentarios que tienen los tres partidos árabes ninguno es mujer.
En el sector judicial las mujeres están mucho mejor representadas, ya que el 48% de los jueces en Israel pertenecen al sexo femenino.

 

Somos palestinos pero no somos idiotas
Mi Enfoque # 40    13 de marzo, 2004

Evidentemente la decisión ya ha sido tomada. En el curso de los próximos meses Israel entregará la franja de Gaza a la soberanía palestina, transfiriendo de regreso a Israel a todos los judíos que hoy habitan en esa región.
Muchos de los que han tomado nota de los intensos sentimientos pro-Palestina y anti-Israel de los árabes en Israel, especialmente de sus representantes en la Knesset, sugieren que, para hacer feliz a dichas personas, y también como intercambio si ciertas zonas de la Ribera Occidental quedasen como parte de Israel, que se transfieran a la soberanía palestina varias ciudades y pueblos árabes que se encuentran hoy en el lado israelí de la frontera.
Esta transferencia, solamente política, no física a diferencia de la transferencia de los judíos de Gaza a Israel, no les significaría ninguna inconveniencia a los árabes, ya que continuarían viviendo en sus mismas casas y en sus mismos pueblos yendo a sus mismas mezquitas, donde los mismos clérigos musulmanes continuarían condenando en sus mismos sermones a Israel y, por supuesto, seguirían siendo representados por los mismos parlamentarios, ya no como miembros de la vilipendiada Knesset, sino miembros del parlamento palestino. 
La única diferencia es que estos pueblos árabes estarían bajo el anhelado regimen palestino, y ya no bajo el odiado regimen israelí. En realidad es una solución maravillosa que haría feliz a todos los involucrados.
¿Porqué entonces los parlamentarios árabes, que se identifican como árabes palestinos, están protestando a voz en cuello contra la sugerencia de recibir ciudadanía palestina y pasar al régimen de Arafat?
Hay tres posibles razones:
a) Continuar siendo ciudadanos israelíes es servir de quinta columna a favor de Arafat y de su anhelo de eventualmente apoderarse de todo Israel.
b) Continuar siendo ciudadanos israelíes es contribuir al factor demográfico que da esperanza a los árabes de algún día ser mayoría en Israel, y así destruir al estado judío.
c) Los parlamentarios árabes serán todo lo patriotas palestinos que se quiera, pero no son ignorantes ni estúpidos. Tibi, por ejemplo, es médico, y Bishara fué Jefe del Departamento de Filosofía de la Universidad Palestina de Bir-Zeit. Ellos ven claramente el despotismo y la corrupción del régimen de Arafat, y, posiblemente, se digan a sí mismos, “!Púchica, que suerte tengo de vivir en Israel!”

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui