x
Mi Enfoque # 58 16 de julio, 2004

Mi Enfoque # 58    16 de julio, 2004

• Algunas observaciones sobre la Corte Internacional de (in)justicia
• Israel est¬á en el puesto 22avo (de 177 países) en su standard de vida
• Paralelos entre Moisés y Herzl
• El culpable de todo
• Apuntes breves

 

Algunas observaciones sobre la Corte Internacional de (in)justicia
Mi Enfoque # 58    16 de julio, 2004

No soy jurista y mucho menos soy eminente jurista. Para decir verdad, lo más cercano que llegué a la profesión legal fue tomar un curso sobre Ley Comercial durante mis estudios universitarios.
Aunque tal vez alguien proteste que no estoy capacitado para emitir mi opinión sobre la decisión de los eminentes juristas de la CIJ acerca de la Cerca de Seguridad, aquí va: el veredicto casi unánime de los jueces (con la honrosa excepción del juez americano) está viciada por donde se le mire.
Y me baso en los siguientes hechos y realidades, que la Corte se saltó olímpicamente a la garrocha, para emitir mi decisión legal:

1. Los estatutos de la CIJ establecen que sólo estados pueden presentar disputas legales para ser dirimidas
Que yo sepa, no existe en la actualidad un estado llamado Palestina. La Autoridad Palestina no es un estado y su representante en las Naciones Unidas tiene status sólo de observador. Por lo tanto la CIJ no tenía base para contemplar este caso. Al aceptar el caso la Corte reconoce a Palestina como estado.

2. Los estatutos de la CIJ establecen que la corte tiene competencia para examinar los casos únicamente cuando los estados involucrados han aceptado su intervención.
Israel no aceptó la intervención de la Corte en esta disputa, y por lo tanto los jueces carecían de competencia en este caso.

3. Los jueces no mencionaron ni tomaron en cuenta el Mandato de la Liga de las Naciones sobre Palestina
En 1922 la Liga de las Naciones, (organismo anterior a las Naciones Unidas) emitió un Mandato sobre Palestina cuya declaración explícita nombró a todo el territorio que hoy es Israel y la Ribera Occidental como "Hogar Nacional Judío". Los jueces evitaron mencionar el Mandato ya que esto habría significado reconocer los derechos de Israel sobre los territorios que la Corte pre­juzgó como "ocupados".

4. Los jueces rechazaron el derecho de Israel a defenderse contra el terror palestino
El artículo 51 de la Constitución de las Naciones Unidas reconoce el legítimo derecho de defensa individual o colectiva si un ataque armado ocurre contra un miembro de las Naciones Unidas.
La Corte dijo que el artículo 51 no se aplica en este caso por dos motivos:
a) El artículo 51 se refiere sólo a los actos de defensa contra ataques armados de un estado contra otro estado, e Israel no ha sido atacado por ningún estado. (Este argumento contradice el párrafo #1).
b) Los ataques contra Israel se originan en la Ribera Occidental que está bajo el control de Israel, y por lo tanto no son ataques externos que permitirían el derecho a la defensa.
Thomas Buergenthal, el juez americano, rechazó el primer argumento porque el artículo 51 no incluye tales limitaciones, y resoluciones posteriores de las Naciones Unidas, (incluyendo una que pasó al día siguiente del atentado del 11 de setiembre de 2001) reconocen explícitamente el derecho a defenderse contra el terrorismo.
Respecto al segundo argumento, Buergenthal declaró que si el propósito, para efectos de la ruta de la cerca, era declarar a la Ribera Occidental como territorio no israelí, era absurdo y contradictorio considerar que ataques provenientes de dicha región eran internos y no externos.
En todo "crimen" el abogado defensor presenta "atenuantes".  El rechazo absoluto de los jueces a aceptar el derecho de Israel a defenderse contra actos de terrorismo que han causado la muerte de más de mil personas equivale a decir que este "crimen" israelí no tiene ningún "atenuante".
Los jueces sólo tomaron en cuenta los intereses palestinos y así no tuvieron problemas en decidir que la Cerca es ilegal y causa daños y perjuicios a los palestinos.

5. Los jueces mintieron por omisión
Mentir por omisión es técnica que los jueces usaron cuando mencionaron las distintas guerras. Por ejemplo, referente a la guerra de 1948 los jueces se limitaron a decir "estalló un conflicto armado" sin mencionar que seis ejércitos árabes invadieron al estado de Israel.
Respecto a la guerra de 1967 los jueces callaron sobre los actos egipcios que fueron Causus Belli: la clausura del Estrecho de Tirán y la expulsión de las tropas de las Naciones Unidas del Sinai.
Increíble pero cierto: en ningún momento la Corte mencionó que los terroristas que atacan Israel son palestinos.
Estas omisiones tenían el propósito de establecer que Israel conquistó la Ribera Occidental en un acto de fuerza inadmisible y no en legítima guerra de defensa.

6. Los jueces en su decisión no se limitaron a emitir una opinión legal sino expresaron una opinión política
Al exigir los jueces de las Naciones Unidas una solución negociada a los problemas se pasaron de los límites de una opinión legal. Y al exigir el establecimiento de un Estado Palestino (que puede surgir sólo luego de negociaciones entre ambas partes) dictan el resultado de esa solución negociada.
 
7. Varios de los jueces de la CIJ son de países que no aceptan su jurisdicción
Madagascar, Eslovenia, Brasil, Alemania y Jordania no aceptan la jurisdicción de la CIJ. Es una ironía absurda que estos jueces, cuyos países natales no aceptan que la CIJ se entrometa en sus asuntos se permitan juzgar a otro país.

8. Uno de los jueces había emitido con anterioridad declaraciones prejuiciadas
El juez El­Araby, de Egipto, había declarado públicamente algún tiempo antes, Israel ocupa territorio palestino, y la ocupación en sí es contra la ley internacional.

9. Ningún juez israelí tiene derecho a ser juez en la CIJ
Israel es el único país miembro de las Naciones Unidas que no pertenece a ninguna región geográfica, y por lo tanto ninguna persona con nacionalidad israelí puede ser juez en la CIJ, cuyos miembros son elegidos de las distintas regiones. Un organismo que discrimina contra Israel no tiene derecho moral a juzgarlo.

 

Israel est¬á en el puesto 22avo (de 177 países) en su standard de vida
Mi Enfoque # 58    16 de julio, 2004

El índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas toma en cuenta la expectativa de vida, el porcentaje de alfabetismo en la población, el porcentaje de gente que está en institutos de enseñanza y el producto nacional bruto para clasificar la calidad de vida en 177 países.
Los cinco países que encabezan la lista son Noruega, (primero por cuarto vez consecutiva), Suecia, Australia, Canadá y Holanda.
Los siguientes 15 países son Bélgica, Islandia, Estados Unidos, Japón, Irlanda, Suiza, Gran Bretaña, Finlandia, Austria, Luxemburgo, Francia, Dinamarca, Nueva Zelanda, Alemania y España.
A continuación están Italia en el puesto 21 e Israel en el 22. Luego siguen Hong Kong, Grecia, Singapore, Portugal, Eslovenia, Corea del Sur.
El país latinoamericano que está más arriba en la clasificación es Argentina, (34). Lo siguen Chile, (43) y Costa Rica, (45). Perú está en el puesto 85.
Entre los países árabes el más alto es Bahrein, (40), seguido por Kuwait, (44) y Qatar, (47). Los vecinos de Israel están más bajos, con Saudi Arabia en el puesto 77, Líbano 80, Jordania 90, zonas palestinas 102, Siria 106, y Egipto 120.
Sierra Leone cierra la lista en el puesto 177.
Los ciudadanos de Israel tienen una expectativa de vida al nacer de 79 años, comparada con 77 para los nacidos en los Estados Unidos, y 69.7 para los peruanos.
El producto nacional bruto per cápita de Israel es $19,530 comparado a los $35,750 de Estados Unidos, y $5,010 del Perú.

 

Paralelos entre Moisés y Herzl
Basado en el artículo publicado por David Golinkin, en la página web www.schechter.edu
Mi Enfoque # 58    16 de julio, 2004

Moisés es la persona más importante en la Biblia Hebrea y en la historia del pueblo judío, al cual liberó de la esclavitud y condujo a la libertad.
Teodoro Herzl, quien murió hace cien años, es la personalidad judía más importante de la era moderna, fundador del movimiento sionista que eventualmente resultó en la creación del estado de Israel.
Un examen de las vidas de las dos personalidades nos demuestra asombrosos paralelos que nos ayudan a mejor entender sus caracteres y  éxitos.

Ambos crecieron en un ambiente asimilado o no judío
Moises se crió como egipcio en la corte del Faraón, sin ningún contacto con el pueblo judío. Ser educado como príncipe egipcio le dió la gran confianza en si mismo que le permitió años más tarde hablar de igual a igual con el Faraón.
Herzl venía de un hogar completamente asimilado, sin el complejo de inferioridad que sufrían tantos judíos, especialmente en Europa Oriental, donde eran tratados con desprecio como ciudadanos de segunda clase.

Ser testigos del injusto trato a los judíos les despertó a ambos su conciencia judía
Moisés se identificó con el sufrimiento de su pueblo cuando vió a un capataz egipcio golpear despiadadamente a un esclavo judío. Herzl tomó como suya la causa del pueblo judío cuando presenció como periodista las acusaciones injustas de traidor al Capitán Dreyfus, y la ola de antisemitismo que esto provocó en Francia.

Ambos propusieron la misma solución al problema judío
La solución que Moisés propuso al problema judío era clara y sencilla: sacar a los judíos de Egipto y llevarlos a la Tierra de Israel. La solución de Herzl fue exactamente la misma: sacar a los judíos de Europa y llevarlos a la Tierra de Israel.

Ambos encontraron oposición inicial de los judíos a sus actividades
La primera entrevista que Moisés y Aarón tuvieron con el Faraón resultó en la promulgación de leyes más duras contra los judíos. Los líderes judíos culparon a Moisés y a su hermano por haber empeorado su situación.
Herzl recibió amargas críticas de los judíos cuyo deseo era integrarse a los países donde vivían, y que consideraban que las ideas de Herzl proporcionaban munición a los antisemitas.

Ambos tenían "hutzpa" (descaro, impudencia) ilimitada
Moisés, un hombre que carecía de dinero, armas, o ejército, no tuvo el menor reparo en entrevistarse con el Faraón de Egipto, el hombre más poderoso del mundo, y hablarle de igual a igual.
Herzl, periodista sin fortuna propia ni cargo oficial, se entrevistó con el Sultán de Turquía, (la Tierra de Israel era una provincia del imperio turco), y le ofreció, si accedía a su petición, de ayudarle a pagar la deuda externa de Turquía.

Ambos nos enseñan una valiosa lección
Tanto Moisés como Herzl nos enseñan el poder del individuo para cambiar la historia. Moisés tomó un grupo de esclavos y los fusionó en un pueblo que hoy 3,400 años más tarde vive aún, más vibrante que nunca. Sin Moisés los esclavos hebreos nunca habrían escapado a la libertad.
Herzl de un grupo de gente odiados, perseguidos, y esparcidos por el mundo por cerca de 2,000 años creó un movimiento nacional que culminó en la creación de un estado judío independiente. Sin Herzl no existiría hoy el estado de Israel.

 

El culpable de todo
Mi Enfoque # 58    16 de julio, 2004

Un visitante del espacio, si lee los periódicos europeos y sus columnistas, si ve televisión, si es testigo de tantas manifestaciones multitudinarias, si escucha los debates en las Naciones Unidas, si lee el resultado de encuestas populares, llegaría a la inescapable conclusión de que Israel es el más grande villano de ahora y de todos los tiempos, digno heredero de los nazis posible causante de una Tercera Guerra Mundial, (palabras del Excelentísimo Embajador de Francia en la Gran Bretaña) culpable del atraso, primitivismo y falta de democracia de los países árabes el más grande peligro para la paz mundial (según encuesta realizada en Europa hace algunos meses) un país cuya creación fué un error histórico, (palabras de Michel Rocard, ex­Primer Ministro de Francia) el país que está detrás del terrorismo en Saudi Arabia, (declaraciones del heredero al trono de Saudi Arabia) un país tan cínico que sus propias autoridades fueron los que pusieron la bomba en Tel Aviv que mató hace unos días a dos personas e hirió a treinta, para echar la culpa a los inocentes palestinos (explicación de Arafat).
En conclusión, si Israel no existiese todo sería paz y felicidad, especialmente en el Medio Oriente, y los países árabes e islámicos podrían por fin alcanzar la democracia y el progreso que la existencia de Israel les imposibilita obtener.
Pero como el visitante del espacio no lleva en la sangre el germen antisemita, y es un estudioso de la verdad, decide revisar la historia de las últimas décadas y se da con una gran sorpresa: ¡Israel no es culpable de todas las desgracias de la humanidad. Ni siquiera de la mayoría de ellas!
Por ejemplo, las tres guerras que India y Pakistán han luchado desde la independencia de ambos países, y los recientes amagos de amenaza nuclear entre ambos países, parece que no fueron causadas por Israel.
La intervención de Egipto en 1962 en la guerra civil del Yemen, que incluyó el uso de gas venenoso por primera vez en las guerras árabes fratricidas, fue una idea original de Nasser, y no un consejo que le dio Israel.
La masacre, (entre 20,000 a 40,000 muertos) realizada por el presidente sirio Hafez Assad en febrero de 1982, cuando destruyó totalmente la ciudad de Hama y trajo generadores de gas cianuro para asegurarse de que nadie quedaba vivo entre los escombros, parece que no fue realizada por Israel.
La matanza de los kurdos con gases venenosos realizada por Saddam Hussein fue idea de Saddam, tal vez por orden de Israel, (¿o inspirado por las acciones de Nasser y Hafez Assad?).
El millón de argelinos que murieron luchando por su independencia contra Francia parece que no fueron matados por Israel. Y tampoco los miles que han muerto y siguen muriendo en la guerra civil de los fundamentalistas contra el gobierno en ese país.
La guerra civil en el Sudán y las actuales masacres en Dafur, aunque es extraño decirlo, no tienen relación con Israel.
La larga guerra entre Irak e Irán, que dejó más de un millón de muertos en la década de los 80, se realizó sin intervención de Israel.
La guerra en Chechenia, la muerte de decenas de miles durante la campaña terrorista del Sendero Luminoso en el Perú, las guerras entre los países que formaban parte de la Federación Yugoeslava, la masacre de Ruanda, la guerra en Afganistán contra el gobierno de Talibán, los actos terroristas en Madrid, las numerosas guerras entre países y guerras civiles en el continente africano, y tantos otros eventos sangrientos que han ocurrido en el mundo, es posible que no tengan nada que ver con Israel.
Pero no se puede negar que Israel es un chivo expiatorio irreemplazable, y la explicación ideal para todo lo malo que sucede en el mundo. Como dice Vargas Llosa en uno de sus últimos artículos criticando a Israel, "nos debería dar vergüenza".

 

Apuntes breves
Mi Enfoque # 58    16 de julio, 2004

Comentarios de autoridades palestinas sobre la bomba que mató esta semana a dos personas en Tel Aviv
Hace unos días estalló una bomba cerca a un paradero de ómnibus en Tel Aviv. Dos personas murieron y más de 30 fueron heridas. Este acto, ocurrido luego de que la Corte Internacional de Justicia emitiese un veredicto favorable a los palestinos que niega toda relación de la Cerca de Seguridad con actos terroristas, pudo perjudicar la imagen palestina en los medios de comunicación.
Arafat encontró una solución: insinuó que fueron las autoridades israelíes las que pusieron la bomba, a pesar de que una organización de Al Fatah, que depende directamente de Arafat, proclamó orgullosa ser autora del atentado.
Otras personalidades palestinas también criticaron duramente el incidente: "¡Idiotas! ¿No podían acaso esperar unos cuantos días?"

Campos vacacionales de los niños palestinos
El pequeño Ahmed regresa a su casa contento y cansado luego de pasar un lindo día en un campo vacacional palestino. "¿Yah habibi, que te enseñaron hoy en el campo?", le pregunta su mamá.
"Hoy aprendimos a armar granadas y ametralladoras Kalashnikov", contesta el niño.
"¡Ay, que lindo es mi hijito!", exclama la orgullosa mamá.

Uganda quiere convertir al aeropuerto de Entebbe en una atracción turística
28 años luego que comandos israelíes, dirigidos por Yoni Netanyahu, (hermano del ex­Primer Ministro), libertaron a 102 rehenes israelíes capturados por terroristas árabes, el gobierno de Uganda ha decidido invertir medio millón de dólares para renovar el terminal y convertirlo en una atracción para turistas israelíes.

Los últimos simpatizantes de Saddam Hussein
El juicio que se ha iniciado a Saddam Hussein en Irak ha renovado la simpatía que siempre tuvo entre los palestinos.
Alguien que daba miles de dólares a las familias de los suicidas­bombas y que bombardeó Israel con cohetes Scud merece, según los palestinos, toda simpatía.
El hecho de que Saddam torturó y asesinó a decenas de miles de iraquíes, y que se rindió en forma abyecta no ha cambiado la imagen de héroe que Saddam continúa teniendo con los palestinos.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui