x
Mi Enfoque # 60 31 de julio, 2004

Mi Enfoque # 60    31 de julio, 2004

¡Pobre de ti si te agarro rezando!
Una interesante propuesta para solucionar el problema israelí-palestino
¡Más vale tarde que nunca! El New York Times está desilusionado de Arafat
Los judíos no judíos
El ladino (idioma judeo-español) se está muriendo

 

¡Pobre de ti si te agarro rezando!
Mi Enfoque # 60    31 de julio, 2004

¿Cual de las siguientes alternativas que se refieren al titular de arriba es la correcta?
a)  La policía de Jerusalem detuvo a un estudiante de una yeshiva (seminario
  religioso judío) por rezar en el Monte del Templo, (noticia dada por la radio de Israel).
b)   Es el "punch line" del chiste que va abajo *
c)   Ambas respuestas son correctas.

¡Y la respuesta es C!

* Durante la celebración de Yom Kipur, el Día del Perdón, un judío se acerca al portero que está en la entrada de la sinagoga y le pide que le deje entrar.
"¿Has comprado un ticket para los servicios religiosos?",  le pregunta el portero.
"No, no he comprado"
"¡Entonces no puedes entrar!"
"Es que necesito darle un mensaje urgente al Sr. Cohen que está allí adentro.
"Bueno, te voy a dejar entrar, pero ¡pobre de ti si te agarro rezando!"

 

Una interesante propuesta para solucionar el problema israelí-palestino
Mi Enfoque # 60    31 de julio, 2004

Un amigo me envió un interesante artículo escrito por Rachel Neuwirth, periodista que reside en Los Ángeles, en el cual la autora presenta un análisis de porque el Mapa de Ruta está condenado al fracaso, y propone una solución al conflicto israelí-palestino que, ella está convencida, hará feliz a ambas partes.
La Srta. Neuwirth sostiene que los siguientes argumentos están basados en falsas premisas:

a)   Israel debe cambiar "tierra por paz" para crear un país árabe mas.
Hay 22 países árabes en el Cercano Oriente con un territorio total de más de 5 millones de millas cuadradas. Israel con todos los territorios "ocupados" sólo llega a diez mil millas cuadradas. Es decir que los árabes tienen 500 veces más territorio que Israel, o, expresándolo en distinta forma, los árabes tienen el 99.8% del total.

b)  Los "palestinos" son un pueblo con identidad propia que merece su propio estado
Hasta la independencia de Israel en 1948 la palabra "palestinos" se refería únicamente a los judíos que vivían en la tierra de Israel. Los árabes que vivían en la zona eran llamados "árabes", no palestinos. En el transcurso de los últimos tres mil años nunca existió una nación palestina, ni un lenguaje palestino, ni una religión palestina que se diferenciase de los otros árabes de la región. El pueblo "palestino" es una invención de la Liga Árabe.

c)  Un estado palestino es viable en la Ribera Occidental y Gaza junto a un estado judío viable.
Si la población de Israel continúa aumentando al ritmo de crecimiento promedio de los últimos años, en cien años habrá 28 millones de judíos y 23 millones de árabes israelíes. Un total de 51 millones de personas en un territorio de menos de 8,000 millas cuadradas con una densidad de población de 6,500 por milla cuadrada. Los árabes en los territorios "ocupados" serán 120 millones en cien años en un área de 2,300 millas cuadradas, con una densidad astronómica de 52,000 personas por milla cuadrada. A no ser que se construya un segundo y tercer piso sobre todos los territorios no habrá sitio ni para que estén parados.

d)  La posesión árabe de 22 países y 5 millones de millas cuadradas es legítima y no se puede discutir.
Antes de que Mahoma funde el islamismo hace 1,400 años los árabes vivían en la Península Arábica, principalmente en lo que hoy es Saudi Arabia y Yemen. El islamismo es una religión que se expandió por la conquista y la fuerza de las armas. Aunque Arafat, creyendo sus propios mitos, asegura que nunca hubo un Templo Judío en Jerusalem, y que los habitantes originales de la tierra de Israel eran árabes, la realidad es que los árabes llegaron recién en el año 638 a la tierra de Israel, cuya capital Jerusalem había sido fundada por el Rey David más de 1,600 años antes.
La mayoría de los 22 países árabes, incluyendo Irak y Jordania, fueron creados por Francia e Inglaterra durante el siglo 20.

La solución que propone la Srta. Neuwirth es la siguiente:
Saudi Arabia, país vecino de Israel, con enorme riqueza en yacimientos de petróleo, tiene una extensión de más de 750,000 millas cuadras, con una densidad de población de sólo 33 personas por milla cuadrada, comparada a mil personas por milla cuadrada en Israel y los territorios. Si Saudi Arabia generosamente cediese sólo un 4% de su territorio, es decir unas 30,000 millas cuadradas, para que se establezca allí un estado palestino, este sería 13 veces más grande de lo que hoy propone el Mapa de Ruta. Los árabes de Palestina regresarían a su patria ancestral, cercana a sus ciudades santas de Meca y Medina, y allí construirían su propio estado con completa independencia política. Este proyecto, similar al de los negros americanos que regresaron a África y fundaron el estado de Liberia, costaría una fracción de lo que hoy gastan los países árabes en armas y en mantener a los refugiados palestinos en sus campos de refugiados.

Creo que habrán muy pocos en Israel que expresen disconformidad con la propuesta de la Srta. Neuwirth. Ahora solo falta convencer a los palestinos y a los Sauditas, lo cual probablemente sea más difícil. El caso es similar al del casamentero que, tras lograr convencer al zapatero remendón del pueblo para que permita que su hijo se case con la hija del Barón Rothschild, se despide diciendo "Ahora trataré de convencer a Rothschild".

 

¡Más vale tarde que nunca! El New York Times está desilusionado de Arafat
Mi Enfoque # 60    31 de julio, 2004

Hace unos días el New York Times publicó una editorial pidiéndole a Arafat que renuncie, lo cual es increíble viniendo de un periódico que por más de diez años apoyó incondicionalmente a Arafat, y lo defendió contra toda crítica.
Parece que recién ahora se están dando cuenta de que Arafat es un hombre corrupto cuyo interés fue, y continúa siendo, destruir el estado de Israel en vez de establecer las bases para un estado palestino en Gaza y en la Ribera Occidental.
Los ojos se le abrieron al NY Times cuando los mismos palestinos empezaron a exigir que se ponga final a la corrupción y al despotismo. El editorial acusa a Arafat de abusar de su autoridad sobre los fondos de su gobierno y sobre las milicias terroristas que él apoya.
Ingenuamente el periódico expresa su asombro de que a Arafat no le importa ni le interesa que el resultado de su guerra de los últimos 4 años es la ruina total de las tierras palestinas y la anulación de todo lo que había logrado con el acuerdo de Oslo.
El NY Times llega al extremo, para dicho periódico, de calificar de absurdas las acusaciones de Arafat que la culpa de todos sus problemas la tienen los sionistas, el Occidente, y los otros países árabes.
Como dicen en inglés, What will be next?
Hay rumores de que en un próximo editorial el NY Times declarará que han descubierto que la Tierra es redonda.

 

Los judíos no judíos
Mi Enfoque # 60    31 de julio, 2004

El historiador Paul Jonson, en su excelente Historia de los judíos menciona a un tipo especial de judío, el judío no judío, y lo define como un judío que niega que exista identidad judía o que tiene actitud anti-semita contra los judíos. Karl Marx, por ejemplo, era un anti-semita furibundo. Kurt Eisner y Rosa Luxemburg, (ambos asesinados por la ultra-derecha), socialistas revolucionarios en Alemania, después de la Primera Guerra Mundial, consideraban que no existían ni judíos ni judaísmo.
Muchos de estos judíos no judíos fueron revolucionarios violentos, como por ejemplo Bela Kun en Hungría, León Trotsky en Rusia, y Ana Pauker en Rumanía.
Este fenómeno de judíos que no sólo no se identifican como judíos sino que hacen causa común con anti-semitas no es algo nuevo, ya que existe desde la época de la Biblia. Por ejemplo, el capítulo 18 del Segundo Libro de Reyes menciona a Rabshakeh, comandante del ejército asirio que sitió a Jerusalem, y que a gritos, exigió en hebreo, desde afuera de las murallas de la ciudad, que el rey Hezekiah se rindiese. Los enviados del rey le pidieron que por favor hablase en arameo para que el pueblo no entendiese sus amenazas. Rabshakeh hizo caso omiso de sus ruegos y continuó amenazando a voz en cuello en hebreo. El hecho de que Rabshakeh hablase un hebreo perfecto indica que es muy probable que pertenecía a las "diez tribus perdidas", los israelitas del reino norte de Israel que fueron conquistados años antes por los asirios y deportados.
Tampoco hoy faltan judíos no judíos. El caso m¬ás notorio de los últimos tiempos es el de Mordecai Vanunu, quien terminó recientemente de cumplir una condena de 18 años por divulgar secretos atómicos de Israel. En una entrevista que Vanunu concedió hace algunos días al periódico saudita Al Wasat declaró que hay casi 100% de pruebas que Israel asesinó al Presidente Kennedy para evitar que obligue al Primer Ministro de ese entonces, David Ben Gurión, a revelar los secretos nucleares de Israel. (La fantasía enfermiza de Vanunu le hace competencia a la de Arafat, que acaba de revelar que fue Ariel Sharon quien asesinó al Primer Ministro Rabin. No estoy seguro quien inspira a quien, si Vanunu a Arafat, o Arafat a Vanunu, o ambos tienen el mismo psiquiatra).
Vanunu también dijo que hay peligro de que algún futuro Primer Ministro de Israel enloquezca y bombardee a países árabes con bombas atómicas. Y como broche de oro del reportaje Vanunu declaró con todo desparpajo que no hay ninguna necesidad de que Israel exista.
Vanunu no aguanta estar entre judíos, y está desesperado por irse de Israel, pero las autoridades no se lo permiten por temor de que divulgue mas secretos atómicos en el extranjero.
La situación de Vanunu me recuerda la tesis que el escritor y filósofo existencialista francés Jean Paul Sartre presentó en su obra de teatro de un solo acto, Huis Close ó No hay salida: el infierno consiste en estar en la misma habitación con la gente a la que uno más odia.
Para Vanunu, judío no judío, permanecer en Israel, con la gente a la que él más odia, equivale a permanecer en el infierno.

 

El ladino (idioma judeo-español) se está muriendo
Mi Enfoque # 60    31 de julio, 2004

La Biblia menciona que ya desde la época del Rey Salomón judíos viajaban a tierras remotas en barcos de los fenicios, un pueblo vecino que habitaba en lo que hoy es Líbano y hablaba un idioma muy similar al hebreo. Es muy probable que en las colonias que los fenicios fundaron en la península hispánica, mucho antes de la conquista romana, también vivieron judíos.
Los nombres de las colonias fenicias han sobrevivido en algunas de las ciudades españolas. Por ejemplo Málaga es una derivación de la palabra semítica Malajá, que en hebreo significa "Factoría". Cádiz viene del nombre romano Gades, que fue corrupción del nombre original fenicio, Gader, que en hebreo significa "Cerca", y se refería a que la ciudad estaba rodeada por una muralla.
El mismo nombre España viene del fenicio, Shfania, "Tierra de los conejos", (shafan en hebreo significa "conejo").
Los judíos vivieron en España hasta fines del siglo 15, cuando los Reyes Católicos, incitados por Tomás de Torquemada, le dieron a los judíos la alternativa de convertirse al cristianismo o ser expulsados del país. Se calcula que una tercera parte se convirtió, una tercera parte fue matada, y la otra tercera parte logró radicarse en otros países, especialmente Holanda y Turquía.
Los judíos españoles se llevaron consigo el dialecto judeo-español que hablaban, llamado "ladino", que les ayudó a preservar su cultura en el exilio.
El judeo-español tenía algunas particularidades provenientes de la religión judía y la tradición hebrea. Por ejemplo decían El Dio en vez de Dios, que les parecía un vocablo plural que reflejaba la Trinidad Cristiana.
Algunas palabras del judeo-español han pasado a ser parte integral del idioma castellano. El ejemplo más conocido es sábado, que viene del hebreo shabbat. Otros ejemplos sacados del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española son: malsín (denunciador, soplón), que viene del hebreo malshin, donde tiene el mismo significado máncer (hijo de mujer pública), que viene del hebreo mamzer, (bastardo) desmazalado (desdichado, abatido, sin suerte), derivado del hebreo mazal (destino, suerte).
Hoy el ladino está muriendo lentamente. En Israel lo hablan o entienden alrededor de 200,000 personas, pero la mayoría de ellas son ya mayores de sesenta años. A diferencia del yiddish, (judeo-alemán) que es hablado en los hogares de los judíos ultra-ortodoxos provenientes de Europa, el ladino ya no es un idioma vivo.
El gobierno de Israel estableció hace siete años la Autoridad Nacional del Ladino para promover el interés en el lenguaje y en la cultura. Esta institución cuenta con un presupuesto anual de $275,000 que usa para organizar conferencias y clases del idioma. El ladino también se enseña en algunas universidades en Israel.

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui