x
Mi Enfoque # 90 14 de mayo, 2005

Mi Enfoque # 90   14 de mayo, 2005

• Nuestro deber, relatar el Holocausto
• Breve historia de los judíos en Polonia
• Celebrando los 57 años de Israel
• Un examen con respuestas múltiples para un antisemita
• La Universidad de Haifa contraataca


Nuestro deber, relatar el Holocausto

La historia del pueblo judío está colmada de trágicos episodios: la esclavitud en Egipto la destrucción del Primer Templo y el exilio de 70 años a Babilonia la destrucción del Segundo Templo que dio inicio a un exilio que duró dos mil años la expulsión de España las conversiones forzadas las hogueras de la Inquisición los pogroms los largos siglos de odio antisemita y discriminación. Todos estos eventos culminaron en el Holocausto, donde una tercera parte de nuestro pueblo fue exterminada por los asesinos nazis.
La historia del pueblo judío está colmada de trágicos episodios: la esclavitud en Egipto la destrucción del Primer Templo y el exilio de 70 años a Babilonia la destrucción del Segundo Templo que dio inicio a un exilio que duró dos mil años la expulsión de España las conversiones forzadas las hogueras de la Inquisición los pogroms los largos siglos de odio antisemita y discriminación. Todos estos eventos culminaron en el Holocausto, donde una tercera parte de nuestro pueblo fue exterminada por los asesinos nazis.
La respuesta que da la Hagadá de Pesaj a las cuatro preguntas de porqué esa noche es distinta de todas las otras noches, comienza así:

"Si el Santo, bendito sea Su nombre, no hubiera sacado a nuestros padres de Egipto, nosotros, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos estaríamos subyugados al faraón en Egipto. Por lo tanto, aunque fuéramos todos sabios, todos doctos, todos ancianos, todos conocedores de la Torá, igualmente sería nuestro deber relatar el éxodo de Egipto".

Deberíamos también aplicar esa respuesta a la pregunta de por que recordamos el Holocausto (insistencia judía que irrita y harta a los antisemitas de hoy), diciendo:

"Si el Santo, bendito sea Su nombre, no hubiera sacado a nuestros padres de Europa, nosotros, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos habríamos sido exterminados por los nazis en Europa. Por lo tanto, aunque fuéramos todos sabios, todos doctos, todos ancianos, todos conocedores de la Torá, igualmente sería nuestro deber relatar el Holocausto".

La semana pasada tuve el privilegio de tomar parte en "La Marcha de los que Viven" con otras 21,000 personas, judías y no judías, de Israel y de muchos otros países, desde el campo de exterminio de Auschwitz a la inmensa fábrica de muerte que fue Birkenau, donde la eficiencia alemana les permitió minimizar a una o dos horas el tiempo que duraba entre la llegada de los trenes que traían judíos de toda Europa, hacinados como ganado en los sofocantes vagones cerrados, hasta el momento en que el humo de los cuerpos cremados se elevaba hacia las nubes.*
Al igual que los musulmanes consideran su deber visitar Meca por lo menos una vez en su vida, creo fervientemente que es deber de cada judío hacer un peregrinaje, por lo menos una vez en la vida, a los campos de exterminio y jurar allí ¡Nunca más!

*  Es usual llamar a Polonia el más grande cementerio judío en el mundo, pero, como dijo Eli Wiesel, eso no es verdad. El más grande cementerio judío del mundo son las nubes y el cielo sobre Auschwitz, Birkenau, Maidanek, Treblinka, Buchenwald y los otros campos de exterminio, que guardan el humo de los millones de cuerpos gaseados y calcinados en los crematorios nazis.


Breve historia de los judíos en Polonia

Mercaderes ambulantes judíos de Europa occidental, especialmente de lo que hoy es la República Checa, empezaron a visitar Polonia durante los siglos 10 y 11, estableciendo comunidades. Se han encontrado monedas con inscripciones en hebreo que mencionan a los príncipes polacos del siglo 12. En el siglo 14, el rey Casimiro el Grande, invitó a judíos a inmigrar a Polonia, a pesar de la oposición de la Iglesia y del antisemitismo de los polacos. Prohibidos de poseer tierras, los judíos se dedicaban al comercio, a la pequeña industria, y al préstamo de dinero. Su número fue aumentando, a pesar de las persecuciones y pogroms que causaron la muerte de miles y la conversión forzada de muchos, y, al estallar en 1939 la Segunda Guerra Mundial, 10% de la población del país eran judíos, concentrados en las grandes ciudades. Varsovia, por ejemplo, era 33% judía.
Los alemanes, luego de conquistar Polonia, obligaron a los judíos a vivir congestionados en ghetos, áreas pequeñas en cada ciudad rodeadas por muros. Esto facilitó a los nazis, entusiastamente ayudados por los polacos, a enviar a los judíos a los campos de exterminio.
Polonia fue liberada por los rusos en 1945. De los tres millones de judíos que habían vivido en Polonia, 80,000 sobrevivieron la guerra y 150,000 fueron repatriados por los rusos, dando un total de 230,000. Muchos de ellos regresaron a sus pueblos, donde encontraron que sus vecinos polacos se habían apropiado de sus casas y no tenían la mas mínima intención de devolverlas a los legítimos dueños. En vez de ser bienvenidos, los sobrevivientes solo encontraron rechazo y odio en la población. Renovados pogroms y asesinatos ocasionaron la emigración en masa de los judíos. Algunos miles se quedaron pero la hostilidad del gobierno comunista, a consecuencia de la Guerra de los Seis Días, hizo que prácticamente todos emigraran entre los años 1968 y 1969. Mil años de vida judía en Polonia llegaron así a su fin.
Paradójicamente, los campos nazis de exterminio, preservados como museos, y el pasado judío en Polonia, son hoy fuente de entrada para la industria turística del país.
Hace no mucho tiempo el gobierno polaco decidió hacer una exhibición honrando la memoria de sus antiguos ciudadanos judíos. El nombre de la exhibición, "Ellos vivieron entre nosotros", es un lapsus freudiano que, a pesar de las seguramente buenas intenciones de los organizadores, refleja lo que los polacos siempre han pensado y siguen pensando acerca de los judíos: ellos no están incluidos entre nosotros. 


Celebrando los 57 años de Israel

Un escritor árabe israelí, relamiéndose los labios, escribió hace algunos meses "Reconozcámoslo, el sionismo ha terminado en un fracaso".
Si Israel es un fracaso, ojalá tengamos otros mil fracasos como este.
En 1948 vivían aquí 600,000 judíos. Hoy viven 5 y medio millones.
Israel que hasta hace algunos años no tenia relaciones con la mayoría de los países del tercer mundo, los tiene hoy con todos ellos, y también con China, Rusia, India, y hasta con dos importantes países árabes limítrofes, Egipto y Jordania.
Israel, donde, durante la década de los cincuenta, existía el racionamiento de comida, tiene hoy un ingreso per capita mas alto que la mitad de los países que forman la Unión Europea.
Israel, que sufría hace veinte años de hiper inflación, tiene hoy una de las monedas mas sólidas del mundo y mínima inflación.
Israel, que prácticamente carecía de industrias en 1948, es hoy uno de los líderes tecnológicos del mundo.
Un millón de judíos soviéticos que vivían apresados bajo Stalin y decenas de miles de judíos etíopes discriminados hoy viven libres en Israel.
En un mundo donde los países adelantados no son capaces de absorber y asimilar inmigrantes, Israel, en el curso de 10 años, absorbió con gran éxito un número equivalente al 20% de su población.
Europa está disminuyendo de población, pero Israel sigue creciendo demográficamente.
Mientras que la economía de países como Alemania y Francia están pasando por una etapa de estancamiento, Israel, a pesar de haber sufrido durante los últimos 4 años, una cruel e inhumana Guerra de Terror, esta hoy progresando económicamente.
Sus músicos y escritores son reconocidos y honrados mundialmente. Israelíes han recibido en los últimos años premios Nobel.
Y, como distintas personas tienen distintas prioridades, muchos dirían, last but not least, el equipo Maccabi Tel Aviv se ha coronado por segundo año consecutivo campeón de basket de Europa.
No sé como define la palabra "fracaso" el escritor árabe israelí, pero, si él quisiera escuchar mi opinión, yo le aconsejaría que no la aplique a Israel.


Un examen con respuestas múltiples para un antisemita

Un compañero (no judío) de mi colegio, con el cual he mantenido durante décadas entrañable amistad, me escribe en su última carta:
 
"Hace algunas semanas, durante una visita a Buenos Aires, conversé con un colega piloto en la librería El Ateneo. Me di cuenta que mi interlocutor era un acérrimo antisemita, pues, mientras hojeaba un libro Los judíos y el mundo del dinero, me hablaba pestes de los judíos. Se remontó a la época de la Biblia culpando a los judíos de homicidios, violaciones, incestos, y parricidios mencionados en las Santas Escrituras. Luego hizo un breve resumen de los siglos transcurridos desde esa lejana época hasta hoy, período durante el cual los judíos se apoderaron de cuanta riqueza encontraban, y continuaron con atrocidades que han culminado en acciones terroristas contra los palestinos a quienes han robado su tierra".

Ese odio fanático y obsesivo contra un pueblo es imposible de refutar. No tiene importancia el hecho de que el antisemita expresa opiniones que demuestran profunda y completa ignorancia de la Biblia, de la historia milenaria del pueblo judío, y de la historia del conflicto árabe israelí de los últimos cien años. Las razones expuestas le sirven solo como pretexto para su aversión. Su odio tampoco es necesariamente producto de una deficiencia mental, ya que muchas personas del mas alto nivel mental, (el mismo Hitler, Saramago ganador del premio Nobel a la literatura, Theodorakis, el famoso compositor griego, y muchos otros) han vilipendiado, deshumanizado y demonizado al pueblo judío.
Si yo hubiese sido mi amigo le habría hecho a su interlocutor un pequeño examen de respuestas múltiples para tratar de entender como auto justifica su odio:

Instrucciones: En cada pregunta marque una sola de las cuatro respuestas. Recibirá cinco puntos por cada respuesta correcta. Prohibido copiar las respuestas del vecino.

• La perversión y criminalidad de los judíos:
a) ¿Es hereditaria, y se transmite a través de los genes?
b) ¿Se debe a las prédicas de su religión?
c) ¿Se adquiere por la educación que reciben en sus hogares y escuelas?
d) Todas las tres respuestas de arriba son correctas.

• Si la causa es únicamente herencia genética:
a) ¿Ambos padres tienen que ser judíos?
b) ¿Basta que el padre lo sea?
c) ¿Basta que la madre lo sea?
d) Todas las tres respuestas de arriba son correctas.

• Si la causa se debe a las prédicas de su religión:
a) ¿Si un judío se convierte al cristianismo, como por ejemplo el Cardenal Lustiger de París, deja de inmediato de ser criminal y perverso?
b) ¿Si un cristiano se convierte al judaísmo, como, por ejemplo, los 400 cajamarquinos que se convirtieron y han venido a vivir a Israel, ipso facto se vuelve criminal y perverso?
c) ¿Un judío ateo y libre pensador, que no sigue las pautas de su religión, ya no puede ser considerado criminal y perverso?
d) Todas las tres respuestas de arriba son correctas.

• Si la causa está en la educación que el niño judío recibe en su hogar y en la escuela:
a) ¿Si, como es mi caso personal, el colegio donde me eduqué era de misioneros protestantes, eso significa que mi educación en un colegio cristiano me ha librado del cargo de ser criminal y perverso?
b) ¿En las escuelas judías hay un currículo especial donde enseñan a ser perversos y criminales?
c) ¿Si en el colegio judío estudian también niños cristianos, como muchos casos que han habido en el colegio judío de Lima, y estos niños estudian los mismos cursos que sus compañeros judíos, también ellos crecerán como criminales y perversos?
d) Todas las tres respuestas de arriba son correctas.

 

La Universidad de Haifa contraataca

En vísperas del festival de Pesaj los miembros de la Asociación Británica de Profesores Universitarios, (AUT), incitados por dirigentes anti sionistas y pro palestinos, votaron a favor de boicotear dos universidades israelíes usando diversos pretextos. Esta es la primera acción contra académicos judíos que se ha hecho en Europa desde los años 30 cuando los nazis expulsaron a los profesores judíos de las universidades.
A diferencia de la época nazi los judíos hoy no se quedan callados y aceptan pasivamente medidas anti semitas. Hoy sabemos protestar y luchar contra tales actos discriminatorios.
La Universidad de Haifa, a través de sus abogados, ha enviado una carta de advertencia a la AUT por haber difamado a la Universidad al acusarla falsamente de perseguir al Dr. Ilan Pappe. Esta difamación, que daña la reputación y el buen nombre de la Universidad, continúa pues aparece en la página WEB de la AUT.
La carta menciona que la decisión de la AUT fue tomada sin debate, aprovechando un momento cuando la mayoría de sus miembros judíos no podían atender, negándose a cambiar la fecha de la votación, e impidiendo que delegados hablen contra la resolución.
La carta incluye información respecto al Dr. Pappe que la universidad habría estado gustosa de proporcionar si la AUT se la hubiese pedido.
La carta refuta completamente las acusaciones del Dr. Pappe, y, por el contrario, declara que la Universidad siempre ha mostrado gran tolerancia a Pappe a pesar de su obvio desprecio por la institución. La Universidad nunca tomó, ni piensa tomar, medidas contra Pappe.
Respecto a la acusación de que la Universidad es racista y discrimina contra los árabes, la carta menciona que el 20% del alumnado es árabe, y que muchos de los profesores también lo son.
Es probable que la AUT conteste con esa conocida frase que dice Don't confuse us with facts. Our mind is made up. (No nos confunda con los hechos. Nuestra mente ya ha decidido).

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui