x
Mi Enfoque #334 Setiembre 28, 2010

• "Iríamos hasta el fin del mundo, (o por lo menos a la India) si eso nos ayuda a destruir Israel"
• Chivos expiatorios, gallos y gallinas
• Noticias y comentarios cortos
• Una moderna fábula de Esopo: "El granjero, el zorro y el gallinero"
• Eminente médico, pionero tecnológico, humor excepcional y rimador sin igual
_______________________________________

"Iríamos hasta el fin del mundo, (o por lo menos a la India) si eso nos ayuda a destruir Israel"
Mi Enfoque # 334, Setiembre 28, 2010, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il

Uno, Jamal Zahalka, es un árabe israelí, representante de su partido en la Knesset. Otro, Ilan Pappe, es un judío israelí, que hoy enseña en una universidad británica. El tercero, Mustafá Barghouti, es un alto funcionario de la Autoridad Palestina. El cuarto, Richard Falk, americano de origen judío, fue el representante en Gaza del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, (nombre orwelliano de una organización que en realidad se debería llamar "Consejo Que Niega los Derechos Humanos a Israel").

Lo que los cuatro personajes tienen en común es un odio obsesivo e implacable a Israel. Esa obsesión, que les hace poner a un lado limitaciones en dinero, tiempo o distancia cuando el objetivo es destruir Israel, llevó a los cuatro, la semana pasada, a la lejana India donde participaron en una conferencia anti-israelí.

El parlamentario Zahalka pidió al gobierno hindú que cese de comprar armamento israelí, pues, según él, "su inefectividad se demostró en la guerra de Israel contra Hizballah".

El profesor Ilan Pappe comentó que el incidente de la flotilla "ha demostrado quienes realmente son los israelíes", y criticó al mundo árabe por "no hacer nada contra Israel".

Richard Falk, quien anteriormente había criticado a Israel, por expulsar a cuatro líderes de Hamás, de Jerusalén, dio un discurso condenando a Israel.

Otros participantes en la conferencia criticaron la presencia de judíos, no sólo en Judea y Samaria sino también en el desierto del Negev, que, según ellos, "pertenece a tribus beduinas".

Lamentablemente para los conferencistas, sus exhortaciones al gobierno hindú cayeron en oídos sordos. Les hubiese sido mejor hacer la conferencia en Teherán.

Israel es hoy el principal proveedor del Ministerio de Defensa de la India, que, el año pasado, firmó con el Estado Judío contratos por un valor mayor a los 1,000 millones de dólares. La población de la India, según encuestas recientes, ocupa el primer lugar en el mundo en apoyo a Israel, con 58%. (Estados Unidos es segundo con 56%).

India, cuyo principal enemigo es Pakistán, un país musulmán, (su nombre oficial es "República Islámica de Pakistán"), y cuya minoría musulmana (138 millones del total de 1,180 millones de habitantes) incluye extremistas que han realizado numerosos actos de terror, tiene demasiado en común con Israel para dejarse convencer por un puñado de obsesionados anti-israelíes.
_______________________________________

Chivos expiatorios, gallos y gallinas
Mi Enfoque # 334, Setiembre 28, 2010, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il

Y Aarón  pondrá sus dos manos sobre la cabeza del chivo vivo, y confesará todos los pecados del pueblo de Israel poniéndolos sobre la cabeza del chivo, y lo enviará con un hombre al desierto. (Levítico, capítulo 16).

En la Torah, los pecados del pueblo se expiaban transfiriéndolos a dos chivos, uno de los cuales era sacrificado a Dios, y el otro era enviado al desierto.

(El cristianismo lleva este mismo concepto a un extremo: los pecados no se expían transfiriéndolos a chivos, sino a un ser humano o divino, Jesús, quien murió crucificado para así asumir los pecados de la humanidad, según la teología cristiana).

Hoy, en el judaísmo, ya no hay sacrificios de animales ni transferencia de pecados a chivos. Pero, existe un ritual controversial, practicado por algunos judíos, especialmente entre los ultra ortodoxos, en el día anterior a Yom Kippur. Se llama Kapparot y consiste en transferir los pecados a gallos y gallinas. Su origen, que no es bíblico, data del siglo 6.

(Otro ritual, mucho menos controversial, se llama Tashlij. Se realiza en la tarde del primer día de Rosh Hashaná, y consiste en el acto simbólico de arrojar al agua los pecados, basado en el versículo 19 del capítulo 7 del profeta Miqueas: Arroja al fondo del mar todos nuestros pecados).

Volviendo a los gallos y a las gallinas, en el ritual por el cual se descargan los pecados sobre estas aves inocentes, el penitente, ―si es hombre, usa un gallo si es mujer, usa una gallina― agarra el ave y le da vueltas tres veces sobre su cabeza, mientras recita lo siguiente:

Este es tu cambio
Este es tu substituto
Esta es tu expiación
El gallo [gallina] irá a su muerte
Y yo tendré paz y una vida
Larga y buena.

Luego se mata al ave y se dona a los pobres para su comida antes del ayuno. O, también se acostumbra, en vez de dar el ave, donar su precio a los pobres.

Muchos rabinos en siglos anteriores, incluyendo Yosek Karo, autor del Shuljan Aruj, se opusieron a ese ritual, por considerarlo anti-judío ya que en el judaísmo sólo pueden haber sacrificios de animales en el Templo, que no existe por haber sido destruido por los romanos hace 2,000 años.

Hoy, la oposición al ritual de Kapparot se basa principalmente en el hecho de que es cruel para las aves, que pasan horas bajo el sol encerradas en pequeñas jaulas.

Nota personal -  Desde el día de mi bar-mitzvá, cuando mi padre fue llamado a la Torah, y dijo la corta plegaria, Baruj she pterani meansho shelazeh, ("Bendito el que me libra de la responsabilidad por los actos de éste"), entendí que la responsabilidad por mis actos, incluyendo interesantes futuros pecados, era desde ese momento sólo mía, y que no debería transferirla a otros, fuesen divinos, humanos, chivos o gallos. (Y así siempre lo he hecho, especialmente cuando cualquier faux pas que yo hubiese cometido reunía tres requisitos: a) era obvia la identidad del responsable b) el acto era de conocimiento público y c) no tenía otro a quien culpar).
_______________________________________

Noticias y comentarios cortos
Mi Enfoque # 334, Setiembre 28, 2010, por David Mandel

• Un barco, llevando un pequeño grupo de judíos pro-palestinos, está navegando hacia Gaza, en demostración, que, según ellos prometen, será pacífica, contra el bloqueo (impuesto por Israel al régimen de Hamás para impedir el contrabando de armas y explosivo). Al mismo tiempo, terroristas de Hamás, que, un par de semanas antes, habían asesinado a otros automovilistas, emboscaron a un auto en una carretera, y dispararon a quemarropa, hiriendo a un hombre y a su esposa que estaba en cinta.
Comentario: Lo "cortés" no quita lo "valiente"

• La Universidad Ben Gurión, de Beersheba, hervidero de profesores anti-israelíes que promueven, mediante libros, artículos y conferencias, boicots contra Israel, está haciendo esfuerzos desesperados para evitar que una universidad de Sud África cumpla con su amenaza de boicotear a la Universidad de Ben Gurión.
Comentario: Cría cuervos y te sacarán los ojos

• El mundo protesta contra el hecho de que judíos construyen casas en Judea y Samaria, pero nadie protesta contra las casas que árabes construyen en Israel.
Un millón de árabes viven en Israel, pero Mahmoud Abbas, el presidente de la Autoridad Palestina, dice que ni a un solo judío se le permitirá vivir en lo que algún día será el Estado de Palestina.
Comentario: Una cosa es con guitarra y otra con cajón

• Si en Israel alguien se negase a vender un terreno a un árabe el mundo entero gritaría "¡Discriminación! La Autoridad Palestina acaba de confirmar una ley dando pena de muerte a quien venda un terreno a un judío, y nadie en el mundo ha protestado.
Comentario: No a todos se mide con la misma vara
______________________________________

Una moderna fábula de Esopo: "El granjero, el zorro y el gallinero"
Mi Enfoque # 334, Setiembre 28, 2010, por David Mandel

"El granjero, el zorro y el gallinero"

Un granjero cuidaba un gallinero donde las aves habían empezado a alborotarse. El hombre estaba desconcertado y no sabía que hacer para controlar la situación.

"Mi familia está cansada", decía, pero la realidad era que el cansado era él.

"Si tú no puedes controlar a las aves, trae a alguien que si puede", le aconsejó un amigo que presumía de ser sabio e inteligente.

"¡Qué buena idea!", contestó el granjero, feliz al ver la posibilidad de que otro se encargue del problema. "¿A quien sugieres?", preguntó a su amigo.

"El zorro sería el más apropiado para cuidar el gallinero", dijo el que presumía de ser muy inteligente.

"¡El zorro!", exclamó incrédulo el granjero. "¡Pero si ese animal nos hizo tantos problemas, atacando y comiéndose a las gallinas! ¿Acaso no recuerdas todos los esfuerzos que hicimos para echarlo del pueblo vecino y que se fuese lejos de aquí?"

"Claro que me acuerdo", contestó el amigo, "Pero te aseguro que se portará en forma completamente distinta si le das la responsabilidad de cuidar el gallinero, y le demuestras fe en su honestidad y seriedad".

"De acuerdo", contestó el granjero, olvidando sus dudas, "Si tú, que eres tan sabio e inteligente lo aconsejas, traer al zorro debe ser la solución a mi problema".

El granjero hizo traer al zorro que estaba en un pueblo muy lejano, abandonado y muerto de hambre, y lo puso a cargo del gallinero. El zorro prometió solemnemente que trataría bien a las gallinas, y que pondría orden en el gallinero.

Pocos días después, el zorro contó a sus amigos que la promesa que había hecho era una mentira. El granjero escuchó la grabación, pero no le dio importancia ya que estaba contentísimo por haber transferido a otro la responsabilidad de hacer orden en el gallinero.

Los pueblos vecinos estuvieron encantados con esa solución al problema del gallinero, y dieron un premio a los tres: al granjero, a su consejero y al zorro.

Para el granjero y su consejero fue una gran sorpresa, (aunque no para otros), cuando el zorro, tan pronto estuvo a cargo del gallinero, se dedico a atacar y a devorar las gallinas. Y, cuando el granjero se dio cuenta de su grave error y trató de sacarlo del gallinero, ya no lo pudo hacer porque todos los pueblos vecinos salieron en defensa del zorro.

Moraleja: Seguimos, y seguiremos por mucho tiempo, pagando por los Acuerdos de Oslo.
______________________________________

Eminente médico, pionero tecnológico, humor excepcional y rimador sin igual
Mi Enfoque # 334, Setiembre 28, 2010, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il

En las (ya numerosas) décadas que estoy dando vueltas en este mundo, he tenido la oportunidad, la suerte, y, en algunos casos, el privilegio, de conocer y alternar con gente que es excepcional en el campo de sus actividades, sean estas políticas, literarias, comerciales, académicas u otras profesiones.
 
Una de esas personas, cuya amistad me honra, es mi vecino, el Profesor Isaac Kaplan, eminente médico y profesor en el campo de la cirugía plástica, pionero tecnológico e inventor de aparatos láser para uso quirúrgico,  logros que le han conferido enorme y merecida reputación internacional.
 
No tengo experiencia personal del excepcional talento quirúrgico del Profesor Kaplan, pero si he disfrutado de su brillante humor, de su increíble facilidad para rimar, y de su inigualable capacidad para unir ambas características.
 
Hoy, ya pasados los 90 años, cuando lo invitan a dar el discurso de apertura en los congresos de medicina y cirugía plástica en distintos países, (lo cual sucede con gran frecuencia) lo hace con un poema rimado apropiado para el tema pero que rebosa humor.
 
Ha escrito varios libros, incluyendo autobiografías en poemas rimados, cada uno de ellos una joya humorística.
 
Aquí va un ejemplo, en libre traducción:
 
FALOPLASTIA
 
Años atrás, en Vietnam, tuve una revelación.
El cáncer del pene era allí frecuente condición,
y muchos hombres habían sufrido amputación.

Por lo tanto, ideé para ellos una reconstrucción
que permitiese al pene orinar y cumplir otra función,
aún más placentera, la reproducción.

Tiempo después, en Australia, en una reunión,
a cirujanos plásticos di información
de cómo lograr, para el pene, rehabilitación.

Me escucharon atentos y sin interrupción,
hasta que uno de ellos, sin inhibición,
me sometió a la siguiente interrogación:

"Respecto al tamaño, ¿cual es su determinación?"
"Eso es fácil. Me mido el mío", fue mi contestación,
"y mi tamaño, dividido en dos, otorgo con precisión".

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui