x
Mi Enfoque #341 Noviembre 10, 2010

En este número:

• Debate sobre los estipendios a los estudiantes del kolel
• Ha vuelto la tranquilidad al valle
• De Ripley… Aunque usted no lo crea
• Quise comprar un libro, pero no pude
• El mejor sitio del mundo para vivir…pero, los departamentos están muy caros.

_______________________________________

Debate sobre los estipendios a los estudiantes del kolel
Mi Enfoque # 341, Noviembre 10, 2010, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Un kolel es una institución donde estudiantes casados estudian a tiempo completo el Talmud y la literatura rabínica, (en la yeshiva estudian los solteros). No trabajan, estudian por años indefinidos, y reciben un estipendio de su institución, que, a la vez recibe el dinero del gobierno y de donaciones.

El kolel es una institución relativamente nueva que se creó a fines del siglo 19, y no tiene precedentes en siglos anteriores. Durante la época bíblica y talmúdica no existían rabinos ni estudiantes que no trabajaban o eran mantenidos por otros. Todos los grandes rabinos citados en el Talmud trabajaban y tenían profesiones. Maimónides, la más grande autoridad del judaísmo durante la Edad Media, (ejercía su profesión de médico), escribió que cualquiera que recibe caridad para estudiar la Torah incurre en herejía y avergüenza la Torah.

En Israel, a diferencia de las comunidades judías en los Estados Unidos, Europa, Canadá y otros países, hay decenas de miles de estudiantes que no trabajan ni mantienen a sus familias, (las esposas generalmente trabajan), y, en vez de contribuir a la economía y progreso del país, constituyen una carga para el presupuesto de la nación.

Los estudiantes del kolel reciben, cada uno de ellos, entre 2,500 a 3,000 shekels al mes. Un editorial del Jerusalem Post menciona que hay cerca de 100,000 estudiantes a tiempo completo que estudian en un kolel o en una yeshiva.

Un rabino, Yaakov Sitruk, director de una Yeshiva, dice que no es cierto que los estudiantes del kolel no contribuyan al país. Contribuyen, pero a su propio modo: "Tienen sesiones especiales de rezo cuando hay emergencias nacionales, tales como guerras".

Recientemente, los estudiantes de universidades y academias seculares, han llegado a la conclusión de que son fraiers. Esta palabra, aún no considerada oficialmente parte del idioma hebreo, es sumamente difícil de traducir, ya que, aunque existe en Yiddish y en otros idiomas, su significado en Israel es sui géneris. Generalmente, se refiere a una persona bobalicona, de cuya ingenuidad se aprovechan otras personas.

Los estudiantes seculares mantienen que no es justo que el Gobierno dé estipendios a los estudiantes del kolel y de las yeshivot, pero discrimina contra los seculares, que han servido al gobierno en el ejército, que tienen que trabajar (muchos de ellos) para pagar sus estudios, pagan impuestos, tienen familias que mantener, y contribuyen al progreso del país.

Se calcula que, al paso que vamos, en el año 2022 el número de estudiantes de kolel y yeshivot será el doble del de hoy.

Irán se puede ahorrar el costo de fabricar armas nucleares. Le bastará esperar diez  o quince años, cuando la gran mayoría de los jóvenes en edad militar defiendan al país, no con tanques y aviones, sino con sesiones especiales de rezos.

Parafraseando a George Santana, para los que deseen recordar historia y no repetirla, les aconsejo leer la Biblia, la cual relata que los habitantes de Jerusalén estaban convencidos de que Jerusalén nunca sería conquistada por los babilonios ya que Dios defendía la ciudad donde estaba su Templo. Lamentablemente, los babilonios no compartían la misma creencia. Conquistaron Jerusalén, destruyeron el Templo, y exilaron a los habitantes. Las sesiones especiales de rezo no tuvieron el resultado esperado. 
_______________________________________

Ha vuelto la tranquilidad al valle
Mi Enfoque # 341, Noviembre 10, 2010, por David Mandel, www.mandeldavid.com

There will be peace in the valley for me, some day
(Canción de Elvis Presley)

Beit Yala, en las afueras de Belén, y Giló, un suburbio de Jerusalén, están separadas por un pequeño valle. Durante la Segunda Intifada (2000 al 2004) los dos barrios fueron frente de guerra. Hoy la tranquilidad ha vuelto al valle que separa a los residentes de ambas poblaciones.

Un millonario palestino, con negocios en Panamá, construyó, a fines de la década de los 90, una residencia en Beit Yala, tan imponente y majestuosa que los vecinos la llamaron Al-Qasr, El Palacio. La mansión, revestida de piedra labrada, tiene 1,500 metros2 de área construida. Desde sus amplios balcones se contempla el valle pastoral que separa a Beit Yala de Giló.

Antes de que su dueño la pudiese ocupar, Arafat inició la Guerra del Terror (también llamada Segunda Intifada), y terroristas palestinos se apoderaron de la mansión y la utilizaron para disparar todas las noches desde sus ventanas a los habitantes de la vecina población de Giló. El ejército de Israel devolvió los disparos, y construyó un muro para dificultar la puntería de los terroristas y proteger a los residentes.

Hoy reina nuevamente la tranquilidad. Las fuerzas de seguridad de Israel y de Palestina están cooperando para reparar la mansión que sufrió graves daños en el diario intercambio de fuego. Y en Giló están desmantelando el muro de protección.
_______________________________________

De Ripley… Aunque usted no lo crea
Mi Enfoque # 341, Noviembre 10, 2010, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Robert Ripley, (1890-1949), fue un dibujante americano que creó la famosa serie Aunque usted no lo crea,  donde se muestran hechos extraños y curiosos, difíciles de creer pero reales.

En Israel tenemos un caso clásico que merece ser mencionado en Aunque usted no lo crea. Un diputado de la Knesset, Azmi Bishara, bajo sospecha de haber pasado información secreta a la organización terrorista libanesa Hizbalah durante la Guerra del Líbano del año 2006, huyó de Israel cuando la policía lo citó para interrogarlo. Desde entonces ha vivido en diversos países árabes, donde continúa su campaña contra Israel.

El Gobierno israelí "para facilitarle su vida post–Knesset" ha pagado a Bishara, desde que se fugó hasta hoy, 500,000 shekels (aproximadamente US$140,000), lo cual incluye una pensión mensual de US$2,000 suma que continúa siendo pagada en forma puntual.

Tuvieron que pasar tres años desde la fuga de Bishara para que alguien en la Knesset llegase a la conclusión de que pagar pensión a un traidor, (en otros países probablemente habría sido condenado a muerte), era el equivalente de añadir insulto a la injuria. Tan pronto se dio cuenta de esta anomalía, presentó un proyecto de ley para bloquear los pagos a Bishara.

El proyecto de ley pasó a un comité de la Knesset, que fue boicoteado por los diputados árabes. Luego de haber sido aprobado por unanimidad, el proyecto ha sido enviado al pleno para su primera lectura, procedimiento necesario antes de convertirse en ley.

Este caso me lleva a dos conclusiones:

a) Bishara no tiene empacho en recibir dinero de un país al cual ha traicionado en tiempo de guerra. Es decir, aparte de ser traidor, es un hipócrita y un sinvergüenza.
b) Los tres o más años que le demoró a la Knesset darse cuenta de que mantener a un traidor, que aún hoy continúa sus actividades contra el Estado, es absurdo, inmoral y contraproducente, es evidencia de lo que sospechan muchos en Israel: para ser elegido a la Knesset el candidato no necesita inteligencia.
______________________________________

Quise comprar un libro, pero no pude
Mi Enfoque # 341, Noviembre 10, 2010, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Hace unos días leí en Internet la descripción de un libro, publicado en España, que me interesó, y decidí comprarlo. Con la ayuda de Google encontré que la Casa del Libro (www.casadellibro.com) lo vende, así que visité su página Web.

La Casa del Libro es una de las cadenas de librerías más importantes y prestigiosas de España. Fue fundada en 1923, cuando inauguró su primera tienda en la Gran Vía  de Madrid. Hoy cuenta con 26 tiendas, y, desde 1992, pertenece al Grupo Planeta.

Encontré que tienen el libro. El precio me pareció razonable, y apreté el botón "Iniciar compra". Se abrió en la pantalla una página donde me pedían mi nombre, apellido, y correo electrónico, todo lo cual informé sin problema.

Cuando llegué al rubro "País", allí fue donde fracasé. La lista de países y territorios que muestra la Casa del Libro bajo "País" tiene 221 nombres. Menciona lugares como  Karibati, Islas Niue, Saint Barthelemy, San Eustaquio, Tadzhikistán, y Tuvalu, desconocidos para mí, a pesar de que en el curso de Geografía, en el colegio, siempre saqué buenas notas, gracias a la enseñanza del Profesor Torres, quien, usando métodos de terror que nos hacían temblar de miedo, logró inculcarnos suficientes conocimientos geográficos. Hasta hoy tengo horribles pesadillas donde me veo en su clase y él, carente de todo sentimiento humano, me está tomando examen.

Disculpen, estoy divagando. Regresemos a la lista de países y territorios a los cuales la Casa del Libro vende y envía libros. Esta incluye países que, de acuerdo a la Casa del Libro, tienen numerosos lectores de libros en español. Figuran, por ejemplo, Afganistán, Bangla Desh, Corea del Norte, Groenlandia, Kyrgyzistán, Nauru, Ruanda, y Samoa Occidental. Pero, por más que busqué y rebusqué no encontré "Israel". La lista salta de "Islas del Canal" a "Italia".

Por un momento pensé que una solución sería escoger un país vecino para que la Casa del Libro envíe el libro allá, y yo pudiese ir a recogerlo. Podría ser, por ejemplo, Egipto, Jordania, ó Siria, pero deseché la idea por no ser práctica. Así que quedé frustrado, sin poder comprar el libro.

Hasta ahora no entiendo porque no incluyen a Israel en su lista. Estoy seguro de que en Israel, con sus decenas de miles de inmigrantes de América Latina, hay muchísimos más lectores de libros en castellano que los que hay en Afganistán, Bangla Desh o Ruanda juntos.

¿Tal vez la ausencia de "Israel" se debe a ignorancia geográfica? Si así fuese, sería fácil de subsanar. Basta con que el encargado de la página Web de la Casa del Libro baje al primer piso de la librería, y revise allí un atlas en los estantes de los libros de geografía.

Mi paranoia me dice que la explicación más probable de la ausencia de Israel en la lista de la Casa del Libro es una expresión de simpatía al anhelo, tantas veces expresado, del Presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, de borrar del mapa al Estado Judío.

PD.- Incluyo abajo un link a un corto film de Youtube donde se ve a un increíble niñito de dos años que sabe decir las capitales de todo el mundo. Al final del film, cuando su padre (en árabe) le pregunta ¿Cual es la capital de Israel?, el niño repite como lorito lo que el padre le enseñó: ¡Israel no existe! http://www.youtube.com/watch?v=nBXCYEXxKXA  Así se enseña y se perenniza el odio.
______________________________________

El mejor sitio del mundo para vivir… pero, los departamentos están muy caros
Mi Enfoque # 341, Noviembre 10, 2010, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Un estudio recientemente publicado informa que la mayoría de los israelíes (69%) considera que Israel es el mejor sitio del mundo para vivir.

75% de los entrevistados dijeron que, aún si su situación financiera les permitiese vivir cómodamente en otros países, no se irían de Israel.

Lo que más causa preocupación a los israelíes, de acuerdo al estudio, es la violencia en la sociedad (81%), seguida por la corrupción del gobierno (72%), y la pobreza (70%). En el cuarto lugar está el conflicto con los palestinos, (69%).

Pero, no es barato vivir en el mejor sitio del mundo. A pesar de la actual crisis económica mundial Israel no sólo ha sobrevivido sino que ha prosperado. Su índice de desocupación es mucho menor que el de Estados Unidos. Su moneda se fortalece cada vez más. Donde más se nota el actual auge de la economía israelí es en el precio de los departamentos. Mientras que en Estados Unidos hay lugares donde los departamentos han bajado a la mitad, o aún menos, del precio que tenían hace un par de años, en Israel los precios han subido notablemente.

El departamento más caro que se ha vendido en lo que va del año 2010 está en Tel Aviv, en la esquina de la calle Frishman con el Boulevard Dizengoff. El comprador pagó el equivalente de 20 millones de dólares por un departamento de 800 metros2, seis habitaciones, que estará listo en el año 2011.

Un departamento de 200 metros2 en el Boulevard Rothschild se vendió por 11 millones de dólares. En Jerusalén, en el proyecto Mamila, cercano a la Ciudad Antigua, un departamento de 494 metros2 se vendió también en 11 millones de dólares.

Una casa en la Colonia Alemana, en Jerusalén, construida hace 60 años, se vendió en más de seis millones de dólares.

Debe ser verdad la frase popular que dice "el que quiere celeste que le cueste".
______________________________________

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui