x
Mi Enfoque #430 Agosto 22, 2012

El terrorismo en el Sinai resultó ser una bendición para Morsi 
El asombroso Shimon Peres
Incidentes condenables y vergonzosos
Antisemitas que dan mal nombre a los antisemitas
Tres problemas básicos de la izquierda israelí
País sano y feliz
________________________________

El terrorismo en el Sinai resultó ser una bendición para Morsi
Mi Enfoque #430, 22 de agosto, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

El ataque terrorista a una base militar egipcia, donde fueron masacrados 16 soldados egipcios en el Sinai hace dos semanas, ha resultado ser una bendición para Morsi, el islámico fanático que es hoy Presidente de Egipto, y para la Hermandad Musulmana, el partido gobernante. Deben estar felicitándose mutuamente y diciendo cuan cierta es la frase popular, "No hay mal que por bien no venga".

Utilizando como pretexto el ataque terrorista, Morsi tomó dos pasos cuyo resultado será convertir a Egipto, en muy breve tiempo, en una dictadura fundamentalista similar a la que gobierna Irán, y en una amenaza existencial a Israel:

a) Eliminó de un plumazo el poder de los militares en Egipto, despidiendo a los generales que se oponían a un gobierno islámico extremista, y reemplazándolos con oficiales que se identifican con la Hermandad Musulmana.
b) Introdujo al Sinai tanques, cañones anti-tanques y misiles antiaéreos, lo cual está específicamente prohibido en las cláusulas del Tratado de Paz con Israel. Debido a que los terroristas del Sinai no tienen tanques ni aviones, no es difícil adivinar contra quien se usarán estos armamentos.

La Hermandad Musulmana ha expresado más de una vez su deseo de abrogar el Tratado de Paz con Israel, intención que Morsi expresa en términos más suaves: "hacer cambios en el Tratado". Si los egipcios unilateralmente anulan el Tratado, la única frontera "de paz" que le quedará a Israel sería la que tiene con Jordania, por lo menos mientras la dinastía Hashemita logre continuar en el poder.

La dirección electrónica de David Mandel es  enfoque@netvision.net.il
________________________________

El asombroso Shimon Peres
Mi Enfoque #430, 22 de agosto, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Es una característica esencial de los regimenes democráticos que los políticos no se eternizan en el poder siempre llega el momento, después de más o menos años, cuando pierden poder e influencia, y son reemplazados por otros. En las dictaduras―cuando no terminan en revolución―esto no ocurre. Por ejemplo, los hermanos Castro en Cuba se mantienen en el poder ya 53 años, desde el 1 de enero de 1959.

El caso de Shimon Peres es excepcional. Gracias a su talento político, durante las últimas seis décadas, desde 1953―cuando Peres, a los 29 años, fue nombrado por Ben Gurion Director General del Ministerio de Defensa―hasta hoy cuando tiene el alto honor de ser Presidente de Israel, se mantiene en la cumbre de la política israelí. Su contribución a la defensa de Israel, como creador de la industria de armamento electrónico israelí, y de la capacidad nuclear de Israel, es invaluable.

Shimon Peres encarna en su persona la historia del Estado de Israel. Su longevidad en el gobierno o en la oposición, no tiene igual en Israel, y posiblemente tampoco en el resto del mundo.

Nació en Polonia en el año 1923. Cuando tenía 11 años la familia inmigró a Israel y se radicó en Tel Aviv. Luego de estudiar en una escuela agrícola, pasó varios años en el Kibutz Geva, y fue uno de los fundadores del Kibutz Alumot. En el año 1943 fue elegido Secretario del Movimiento Juventud Laborista Sionista. En el año 1944 regresó al kibutz Alumot, donde trabajó en la agricultura y pastoreo de las ovejas.

En el año 1947 se incorporó a las filas del Haganá, (organización militar predecesora del ejército israelí), donde fue responsable de la adquisición de armas. En el año 1948 fue nombrado jefe de la incipiente fuerza marina de Israel, y, al terminar la Guerra de Independencia, fue el Director de la delegación del Ministerio de Defensa en los Estados Unidos, donde aprovechó su estadía para estudiar cursos en la Universidad de Harvard.

Fue Director General del Ministerio de Defensa desde 1953 a 1959, período durante el cual contribuyó al éxito de la Campaña del Sinai de 1956.

En 1959 fue elegido miembro de la Knesset, donde sirvió ininterrumpidamente, representando a distintos partidos en distintas épocas, (Mapai, Rafi, Partido Laborista, y Kadima), hasta que fue elegido Presidente de Israel en el mes de junio del 2007.

Desempeñó los siguientes cargos ministeriales:

1969 – Ministro de Absorción de Inmigrantes
1970 a 1974 – Ministro de Transportes y Comunicaciones
1974 – Ministro de Información
1977 – Ministro de Defensa
1977 – Primer Ministro (temporal debido a la renuncia de Itzjak Rabin)
1984 – 1986 Primer Ministro
1986 – 1988 Vice Primer Ministro y Ministro de Relaciones Exteriores
1988 – 1990 Vice Primer Ministro y Ministro de Finanzas
1992 – 1995 Ministro de Relaciones Exteriores
1995 – 1996 Primer Ministro y Ministro de Defensa
2005 Vice Primer Ministro
2006 Vice Primer Ministro y Ministro del Desarrollo del Negev y de la Galilea.
2007 Elegido Presidente de Israel por un período de 7 años.

Ha recibido el Premio Nobel a la Paz y la medalla Presidencial de Libertad de los Estados Unidos. Es autor de 10 libros, incluido sus memorias.

Últimamente se ha expresado contra la posibilidad de un ataque preventivo a Irán, declaraciones controversiales, ya que el Presidente de Israel, al igual que la Reina de Gran Bretaña, tiene la obligación de abstenerse de expresar declaraciones políticas.

Peres, como todo ser humano, ha cometido, durante su larga vida, errores, algunos de ellos trágicos, no para él sino para la nación. Peres fue el autor intelectual de los catastróficos Acuerdos de Oslo, cuyas consecuencias Israel aún no termina de pagar. También apoyó la retirada unilateral de israelíes de Gaza, en el año 2005, decisión que hoy se considera fue un grave error de Israel. En 1981 se opuso a bombardear el reactor nuclear que Saddam Hussein estaba construyendo en Irak, pero, para la gran suerte de la humanidad en general, y de Israel en especial, el Primer Ministro Begin no le hizo caso.

La dirección electrónica de David Mandel es  enfoque@netvision.net.il
________________________________

Incidentes condenables y vergonzosos
Mi Enfoque #430, 22 de agosto, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Durante los últimos días han ocurrido dos trágicos incidentes. En uno de ellos, una bomba incendiaria fue lanzada a un taxi donde viajaba una familia. El vehículo fue consumido por el fuego y los miembros de la familia sufrieron graves quemaduras. Hoy están hospitalizados en el Hospital Hadassah de Jerusalén.

En el otro incidente, una turba de desalmados atacó a un joven a patadas y puñetazos. Aún cuando cayó inconsciente al suelo continuaron golpeándolo. El muchacho fue rescatado y llevado al hospital donde continúa en estado crítico.

Lo que diferencia a estos incidentes de casos similares que han ocurrido en el pasado, es que, en esta ocasión, las víctimas no son judíos sino árabes, y los culpables de los atentados no son árabes sino judíos.

Ninguna nación es inmune de contar entre sus ciudadanos individuos anti-sociales, psicópatas, criminales, prejuiciados y dominados por el odio. La diferencia está en el trato que la comunidad da a esos individuos. ¿Se les juzga y se les castiga, o se les premia?*

Es una vergüenza que existan israelíes que se porten así, pero, a diferencia de casos similares (donde los culpables fueron palestinos y las víctimas fueron judíos, casos en los cuales la Autoridad Palestina no tomó ninguna medida contra los culpables), el gobierno de Israel ha condenado los atentados y lo mismo han hecho, a título personal, Netanyahu y Peres. La policía de Israel ya ha apresado a varios de ellos y está buscando a los que faltan. Serán juzgados y recibirán el castigo que la ley impone y ellos merecen.

* La Autoridad Palestina nunca investigó el linchamiento de dos israelíes en Ramallah, y nunca castigó a los culpables. Respecto a actos terroristas, la Autoridad Palestina, en muchos casos, los honra dando su nombre a calles y plazas.

La dirección electrónica de David Mandel es  enfoque@netvision.net.il
________________________________

Antisemitas que dan mal nombre a los antisemitas
Mi Enfoque #430, 22 de agosto, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

El antisemita que acusa a los judíos de conspirar para controlar el dinero, las finanzas, los medios de comunicación y los gobiernos del mundo, debería poner gran cuidado en ser específico, ya que si su afirmación es absurda, ilógica y claramente falsa, se desprestigia a si mismo y al antisemitismo en general. Esto es lo que ocurrió con Mahmoud Ahmadinejad, Presidente de Irán, que, en un discurso reciente, acusó a los sionistas de conspirar desde hace 400 años para controlar el mundo.

Su error fue usar la palabra "sionista", ya que el Movimiento Sionista fue fundado por Herzl recién en agosto del año 1897, hace 115 años, y no hace 400 años. Quedó en ridículo, situación que el distinguido estadista hubiese podido evitar si usaba la palabra judíos en vez de sionistas, (aunque esto le es imposible ya que él siempre aclara que no es anti-judío sino anti-sionista).

Otro que está haciendo pasar vergüenza a antisemitas cultos, también se llama, por extraña coincidencia, Mahmoud, pero tiene otro apellido. Se trata de Mahmoud Abbas, Presidente de la Autoridad Palestina. En el caso del Sr. Abbas su error no fue mencionar fechas falsas sino mencionar una duda absurda acerca de hechos históricos innegables. Esta semana emitió una declaración donde menciona un "pretendido Templo que supuestamente ha existido en Jerusalén". Mencionó que "Jerusalén será para siempre árabe, islámica y cristiana", ignorando deliberadamente que Jerusalén es judía desde el reinado del Rey David, hace 3,000 años, y que la ciudad tiene mayoría judía desde mediados del Siglo 19. No olvidó acusar a Israel de tener la intención de destruir la Mezquita El Aksa, con lo cual contribuyó a avivar las llamas del odio contra los judíos que los palestinos inculcan a sus hijos.

Hay algunos antisemitas que sufren de falta de originalidad. Entre ellos está el clérigo Salman al-Odeh, (para variar, este no se llama Mahmoud), de Arabia Saudita, que tiene un programa de televisión que es visto por millones. Hace una semana declaró que los judíos matan a seres humanos para confeccionar la matzá con la sangre de los asesinados, (Bostezos, ¿qué más hay de nuevo?). El pobre Odeh debe estar convencido de que Drácula y los demás vampiros son todos judíos, y que Israel debería llamarse Transilvania. No hay duda de que la acusación es respetable por su antigüedad, remontándose a la Edad Media, pero tiene el grave problema de no ser nada original, aparte por supuesto, de ser total y absolutamente falsa.

Querido al-Odeh, ¿Por qué no abre usted la Biblia, y lee Levítico, capítulo 7, versos 26 y 27, donde se dicta la pena de muerte para el que come cualquier tipo de sangre? Así se dará cuenta que está repitiendo estupideces y posiblemente se esmerará en encontrar una acusación menos absurda y menos manoseada.

Los antisemitas europeos que proponen boicotear los productos israelíes que se fabrican en Judea y Samaria no tienen la menor idea de la situación laboral en el West Bank. Ignoran que las firmas israelíes en esa zona dan trabajo a 80,000 (Ochenta mil) palestinos, lo cual significa que Israel es importantísima fuente de ingresos para las familias palestinas. El boicot, si tuviese éxito, conseguiría, al cerrar las fábricas, que 80,000 familias palestinas pierdan sus ingresos.

En mi Lima natal hay un antisemita que está haciendo quedar en ridículo a los antisemitas de América Latina. Se llama Martín Quispe Mayta, es de ascendencia inca y tiene aspiraciones de ser el Fuhrer peruano*. Desde joven, cuando leyó El judío internacional de Henry Ford, tiene una obsesión contra los judíos y los ve por todas partes. Está convencido de que Francisco Pizarro era judío también lo eran, para él, Winston Churchill, Teodoro Roosevelt, Che Guevara. Entre los "judíos" que aún están con vida enumera a Fidel Castro, y a Abimael Guzmán, fundador del Sendero Luminoso. [Es un enigma para mí porque no considera judío al ex presidente Fujimori]. Quispe promete que cuando la mayoría de los 30 millones de peruanos lo elijan como presidente, su primer acto será expulsar a la diminuta comunidad judía peruana, que consta de 2,500 personas, la mayoría de ellos tercera o cuarta generación en el Perú, país que generosamente brindó refugio a los abuelos o bisabuelos que llegaron en la década de los 20 y 30 del siglo pasado, escapando del antisemitismo europeo. 

* http://diariocorreo.pe/ultimas/noticias/1000134/edicion+lima/neonazi-peruano-brinda-declaraciones-a-diar

La dirección electrónica de David Mandel es  enfoque@netvision.net.il
________________________________

Tres problemas básicos de la izquierda israelí
Mi Enfoque #430, 22 de agosto, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

En Israel decir que uno es de izquierda no significa, o, por lo menos no principalmente, que uno tiene cierta ideología económica y social, sino que expresa su posición respecto al problema israelí-palestino, la cual, dependiendo del grado de moderación, o extremismo, izquierdista, fluctúa entre abogar por devolver parte de, (o todos) los territorios controlados por Israel desde la Guerra de los Seis Días, retornar a las fronteras del armisticio de 1949 y dividir Jerusalén, hasta exigir la desaparición del Estado judío, su sustitución por un Estado único con mayoría árabe y el retorno de los millones de descendientes de los refugiados palestinos de 1948.

La izquierda israelí hoy es minoría en la Knesset, y sabe que ha perdido la confianza del votante israelí, pero no reconoce que esto se debe a tres problemas:

1. La izquierda se niega a ver la realidad, y la realidad es que los árabes no aceptan hoy, nunca han aceptado en el pasado, y tampoco aceptarán en el futuro previsible, la existencia de un Estado judío en lo que ellos consideran el corazón del mundo árabe.

2. La gente de izquierda, por lo general, es atea, o, por lo menos no religiosa, y le es imposible entender la importancia de la religión en el mundo árabe. El Islam no es solamente una religión, es una ideología. Para los islámicos es una blasfemia, un insulto contra Allah, la existencia de un Estado judío en un territorio que en algún momento fue gobernado por musulmanes.

3. La gente de izquierda, la mayoría de ellos académicos, intelectuales, periodistas, y artistas, tiene, por lo general, un complejo de superioridad intelectual, cultural y moral sobre el resto de la población, lo cual hace que menosprecien a los que no comparten su ideología. Por lo tanto, les es difícil aceptar el principio democrático de que prima la opinión de la mayoría, cuando dicha opinión no concuerda con la de ellos. Un caso típico fue el del ex editor de Haaretz, David Landau, persona arrogante y grosera, que, en la época del Presidente Bush hijo, le dijo a Condoleezza Rice, Secretaria de Estado, en una cena oficial: "Israel necesita que los Estados Unidos lo violen", lo cual, traducido a términos más diplomáticos, significa que los Estados Unidos deben forzar a Israel a hacer lo que los izquierdistas quieren que haga, (aceptar todas las condiciones impuestas por los palestinos), pero que Israel no hace debido a que la mayoría democrática tiene ideas distintas. Otro ejemplo similar, pero expresado en forma más elegante, es un artículo publicado en estos días en el Jerusalem Post por el columnista de izquierda Gershon Baskin, donde ruega a los Estados Unidos que impida al gobierno israelí actuar unilateralmente respecto a Irán, ya que él se opone.

La dirección electrónica de David Mandel es  enfoque@netvision.net.il
________________________________

País sano y feliz
Mi Enfoque #430, 22 de agosto, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Si yo viviese en un barrio, donde todos los vecinos me odian, donde ninguno quiere hablar conmigo, donde me disparan balazos desde sus balcones a mis ventanas, donde me amenazan con demoler mi casa y matar a toda mi familia, donde arriesgo mi vida con sólo salir a la calle, dudo que me sentiría feliz. Mi preocupación y mi temor por mi familia me habrían convertido en un manojo de nervios, y mi salud se habría afectado terriblemente.

Por suerte, ese no es mi caso. Vivo en un barrio tranquilo, pastoral. Los vecinos son gente simpatiquísima, con los cuales me encanta conversar cuando salgo a la calle.

Pero, a nivel nacional, esa es la realidad. Todos los países vecinos nos odian. (Tampoco los países lejanos nos tienen excesiva simpatía). Ninguno quiere hablar con nosotros. Nos disparan cohetes con frecuencia. Nos amenazan con un holocausto nuclear. De acuerdo a toda lógica, es imposible que seamos felices y que nuestra justificada preocupación por sobrevivir nos permita disfrutar de plena salud.

Sin embargo, encuestas recientes demuestran que la población de Israel es una de las más felices y sanas del planeta. En lo que se refiere al Índice de Salud, Israel está en sexto lugar, detrás de Singapur, Italia, Australia, Suiza y Japón. Sigue España en el puesto siete, luego Holanda, Suecia y Alemania. Canadá está en el puesto 14, Gran Bretaña, en el 21, y Estados Unidos en el 33.

La expectativa de vida de Israel es de casi 82 años, contra 79 en los Estados Unidos. Su índice de obesidad es 13.8% contra 33.8% en los Estados Unidos.

Respecto al Índice de Felicidad, Israel está en el sexto puesto, detrás de Dinamarca, Noruega, Holanda, Suiza y Austria.

¿A qué se debe que Israel esté en tan alta posición? Para mí, la única explicación posible de algo que aparentemente es ilógico e inexplicable, es la inmensa terquedad judía en sobrevivir y disfrutar de la vida que Dios nos ha dado.

Fuentes: http://finance.yahoo.com/news/the-happiest-countries-in-the-world.html?page=all
http://www.israelnationalnews.com/News/News.aspx/159066

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui