x
Mi Enfoque #369

Tratando de entender a Obama
No todas las primaveras tienen un final feliz
Algunas preguntas y respuestas sobre refugiados

Las ventajas de los fundamentalistas sobre los demócratas

Tratando de entender a Obama
Mi Enfoque #369, 26 de mayo, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Obama, lo dicen todos, (y lo creen muchos, incluido el mismo Obama), es uno de los presidentes más inteligentes en la historia de los Estados Unidos.

Tomando en cuenta que, entre los factores que determinan la inteligencia de la persona, la memoria ocupa un lugar primordial, es sumamente extraño que el presidente Obama aparentemente ha olvidado el texto de la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, (emitido el 22 de noviembre de 1967), en cuyo primer párrafo sus autores,  Lord Caradon de la Gran Bretaña, Eugene Rostow y Arthur Goldberg de los Estados Unidos, deliberadamente escribieron "Retirada de las fuerzas armadas de Israel de territorios ocupados en el reciente conflicto", y no de los territorios ocupados. 

El objeto de no incluir el artículo los  ("the" en inglés) se basó en la comprensión de que las fronteras del armisticio del 49 habían quedado nulas como resultado de la victoria en una guerra defensiva, causada por el bloqueo egipcio del Estrecho de Tirán, casus belli.

Es entendible que los palestinos se nieguen a aceptar dicha interpretación, pero es mucho más difícil de entender porque el presidente de los Estados Unidos, país cuyos representantes redactaron la Resolución, no la toma en cuenta.

Es regla esencial en los países democráticos que los presidentes recién elegidos respeten las obligaciones incurridas por mandatarios anteriores. El presidente George W. Bush, en una carta dirigida al Primer Ministro Ariel Sharon, el 14 de abril del año 2004, escribió:

Como parte de un acuerdo final de paz, Israel debe tener fronteras seguras y reconocidas, que deberán surgir de negociaciones entre las partes de conformidad con las Resoluciones 242 y 338 del Consejo de Seguridad. A la luz de las nuevas realidades que hay en el terreno, incluyendo los ya existentes importantes centros de población israelíes, no es realista esperar que el resultado de negociaciones sobre el status final sea un retorno completo y pleno a las líneas del armisticio de 1949, y todos los esfuerzos previos para negociar una solución de dos estados han llegado a la misma conclusión. Es realista esperar que cualquier acuerdo sobre el status final sólo se logre en base a cambios acordados mutuamente que reflejen estas realidades.

El presidente Obama violó esa regla democrática al hacer caso omiso de una carta escrita por su predecesor.

Para tratar de entender la posición de Obama hay que tomar en cuenta que el presidente es una personalidad política, cuyas decisiones y declaraciones se basan en lo que él considera el interés de su nación.

 Es posible que Obama, a diferencia de todos sus predecesores, considere que es preferible para los Estados Unidos favorecer en cualquier disputa el lado de los árabes. Después de todo son más de 300 millones, con un territorio de 14 millones de kilómetros2, mientras que la población de Israel es de 7,750,000 personas (5,800,000 de ellos judíos) y su territorio, (aún incluyendo la Ribera Occidental y Gaza), no llega a los 28,000 kilómetros2. Y, más importante aún, los árabes controlan las mayores reservas mundiales de petróleo.

Obama, aparentemente, no conoce la historia judía, como lo demostró al declarar en su discurso en El Cairo, el 4 de junio del 2009, que "los judíos merecen un estado por sus sufrimientos en el Holocausto", aceptando así la versión árabe de la creación del Estado de Israel, lo cual les da motivo para quejarse de que "los árabes están pagando por los remordimientos de los europeos".

La declaración de Obama en el Cairo ignora por completo que Israel es el hogar ancestral del pueblo judío, reconocido legalmente en la Conferencia de San Remo de los aliados en abril de 1920, confirmado poco tiempo después por la Liga de las Naciones.

No debemos olvidar que, al igual que todos nosotros, Obama es un ser humano, y como tal está influenciado subconscientemente por la educación recibida, incluyendo prejuicios que le pueden haber inculcado durante su niñez. Durante su niñez en Indonesia estudió en un colegio musulmán donde asimiló la teología y puntos de vista musulmanes, parte de su formación que hoy posiblemente influye, aún sin darse cuenta, en sus puntos de vista.
Envía tu comentario a Enfoque@netvision.net.il
_________________________________

No todas las primaveras tienen un final feliz
Mi Enfoque #369, 26 de mayo, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Estamos viviendo momentos históricos en el Medio Oriente, lo que se ha dado en llamar "Primavera árabe".

Millones de valientes hombres y mujeres en diversos países árabes están arriesgando su vida protestando contra la tiranía y la corrupción. El mundo contempla su lucha con admiración por el coraje que se necesita para luchar contra dictaduras que no tienen reparos en disparar a civiles desarmados, apresar sin motivo, torturar, y asesinar.

Todos deseamos que triunfen las fuerzas democráticas. Especialmente nosotros en Israel, ya que es sabido que nunca hay guerras entre países democráticos. Las diferencias entre los países democráticos se arreglan, no con las armas, sino mediante encuentros diplomáticos de mutuo respeto. Cuando hay descontento en países democráticos la solución no es, a diferencia de las dictaduras, iniciar conflictos internacionales para que sus súbditos olviden los problemas internos, sino convocar a nuevas elecciones.

Pero, debemos recordar la frase popular: "Saltan de la sartén al fuego". La heroica lucha puede traer como consecuencia resultados peores que las dictaduras derrocadas, ya que, como dice otra frase popular, "En rió revuelto, ganancia de pescadores".

Hay un precedente histórico, no muy lejano, de una primavera que terminó en tragedia. Hace tres décadas el mundo admiró el coraje que la población civil de uno de los países cercanos a Israel demostró en su lucha contra una dictadura brutal, opresiva y corrupta. La resistencia del pueblo logró que el dictador abandone el país y lo suceda un primer ministro democrático.

Lamentablemente esa primavera no tuvo un final feliz. Quien quedó al final con el poder fue un régimen dictatorial infinitamente peor que la dictadura derrocada.

Me refiero a Irán en el año 1979. Las demostraciones contra el Shah Mohamad Reza Palavi comenzaron gradualmente en octubre del año 1977 y se intensificaron a partir de enero del 78. Fueron ocasionadas por la tiranía del régimen y su corrupción. Entre agosto y diciembre del 78 las huelgas y las demostraciones paralizaron al país.

El Shah, presionado por el Presidente Carter de los Estados Unidos, (acto similar a la presión de Obama a Mubarak para que renuncie), abandonó Irán, a mediados de enero del año 1979 dejando a cargo del gobierno a Shapour Bakhtiar, demócrata que había sido un político opuesto al régimen del Shah.

Bakhtiar disolvió la temida policía secreta SAVAK, liberó a los prisioneros políticos, ordenó al ejército que permitan las demostraciones, prometió libres elecciones y permitió al líder religioso Ayatolá Khomeini, que había estado exilado en Francia, regresar a Irán.

El primero de febrero de 1979 Ayatolá Khomeini regresó a Irán, y fue recibido por millones. Lo primero que hizo fue rechazar el gobierno de Bakhtiar y nombrar a su propio Primer Ministro. Organizó un referéndum, el primero de abril del 79, que convirtió a Irán en una republica Islámica, con una nueva constitución. Khomeini se nombró a si mismo Líder Supremo.

En Egipto y Siria existe la posibilidad de que la Hermandad Musulmana, no menos fanática que los ayatolas de Irán, asuma el poder tan pronto encuentre la oportunidad. Y eso, como ya lo hemos visto en Irán, es camino de un solo sentido.

Respecto a Bakhtiar tuvo que abandonar el país. Fue asesinado en Paris en 1991 por agentes de Khomeini.
Envía tu comentario a Enfoque@netvision.net.il
_________________________________

Algunas preguntas y respuestas sobre refugiados
Mi Enfoque #369, 26 de mayo, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

¿Cuántos árabes se volvieron refugiados a raíz de la Guerra de 1948?
Hay controversia sobre el número de árabes que abandonaron sus hogares y pueblos durante la Guerra de 1948. Los números fluctúan entre 300,000 y 600,000

¿Cuántos judíos huyeron o fueron expulsados de los países árabes a raíz de la Guerra de 1948?
Desde 1948 hasta 1970 entre 800,000 a 1,000.000 de judíos huyeron o fueron expulsados de los países árabes donde habían vivido durante centenares de años, o milenios en el caso de Irak.

¿Qué hicieron las Naciones Unidas respecto a los refugiados árabes?
Crearon una organización especial, la UNRWA, (United Nations Relief and Works Agency for Palestine Refugees in the Near East), que hasta ahora existe y continúa a cargo de los hijos, nietos y bisnietos de los refugiados originales.

¿Qué hicieron las Naciones Unidas respecto a los refugiados judíos?
Nada.

¿Cuántos refugiados árabes hay hoy?
El caso de los palestinos es sui géneris ya que en ningún otro caso los hijos y nietos de los refugiados originales heredan de sus antecesores la categoría de refugiados. En el caso de los palestinos, los refugiados, descendientes de los originales, hoy dicen ser más de 7 millones.

¿Cuántos refugiados judíos hay hoy?
Ni uno. Israel ha recibido y asimilado millones de judíos provenientes de otros países, tales como Etiopía y la Unión Soviética. Ninguno de ellos, ni sus hijos ni sus nietos son considerados, o se consideran a si mismos, refugiados.

¿Cuántos árabes permanecieron en territorios controlados por Israel después de la Guerra de 1948?
160,000 árabes optaron por no huir. Hoy sus descendientes, alrededor de 1,600,000 son ciudadanos de Israel.

¿Cuántos judíos permanecieron en territorios controlados por Jordania y Egipto después de la Guerra de 1948?
Ni uno.

¿Si se firma la paz cuantos árabes vivirán en Israel?
Israel tiene hoy más de 1,500,000 ciudadanos árabes. Si se firma la paz ellos, sus hijos, y nietos continuarán viviendo en Israel, disfrutando de todos los derechos que les otorga su condición de ciudadanos.

¿Si se firma la paz cuantos judíos vivirán en Palestina?
Mahmoud Abbas ha declarado repetidamente que no permitira que uno solo quede en territorio palestino.
Envía tu comentario a Enfoque@netvision.net.il
_________________________________

Las ventajas de los fundamentalistas sobre los demócratas
Mi Enfoque #369, 26 de mayo, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Túnez y Egipto se han librado de sus dictadores. En Libia se está librando una guerra civil. Los manifestantes en Yemen y Siria siguen exigiendo la caída del régimen. La expulsión de los dictadores deja el campo abierto para nuevas fuerzas que, en el mundo árabe, son básicamente dos: los fundamentalistas y los demócratas.
En la democracia los perdedores aceptan la derrota ya que saben que en el futuro tendrán una nueva oportunidad. Los partidos pueden llegar a entendimientos.
Para los fundamentalistas el conflicto no está entre ideologías y puntos de vista diversos sino entre la verdad y la falsedad. Los que proponen la falsedad no tienen ningún derecho. Por el contrario, deben ser extirpados. El fundamentalismo no permite entendimientos.
Según el eminente islamista Bernard Lewis, el fundamentalismo tiene varias ventajas sobre la democracia:
• Usa lenguaje al cual las masas árabes están acostumbradas. Los defensores de la democracia usan lenguaje y términos desacostumbrados para las masas, y no fáciles de entender.
• Las mezquitas proveen centros de reunión y comunicación que los gobiernos no pueden suprimir ni controlar.
• Los demócratas tienen la desventaja de que su condición e ideología les obligan a dar a los fundamentalistas igual oportunidad para propaganda y lucha por el poder. Los fundamentalistas no tienen ese problema. Elecciones son para ellos solo uno de los caminos para llegar al poder, y es un camino de un solo sentido.
• Los demócratas permiten la libertad de expresión. Los fundamentalistas, no sólo que no permiten libertad de expresión, sino que es su deber religioso extirpar las ideas contrarias a la ley de Dios.
• Los fundamentalistas usan tácticas de represión y terror que los demócratas no pueden usar.
El resultado del gobierno de fanáticos fundamentalistas es intolerancia, pobreza y tiranía. No entienden el mundo actual y no tienen soluciones para los problemas de las sociedades modernas. Atribuyen los problemas a la falta de religión y moral.
Para los fundamentalistas, (Irán, Hamás, Hizbolah) la existencia del Estado Judío en un territorio que en una época fue regido por el Islam es una blasfemia contra Dios. Es totalmente inaceptable, y es un pecado mortal no luchar contra él.
Si el fundamentalismo, (la Hermandad Musulmana), llega al poder en Egipto y Siria, la posibilidad de nuevas guerras es muy grande.

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui