x
Mi Enfoque #444

¿Cuándo es el próximo round?
Ganadores y perdedores
Y mientras tanto…
Explicaciones ultra-ortodoxas
________________________________

¿Cuándo es el próximo round?
Mi Enfoque #444, Noviembre 23, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Y el país disfrutó de paz durante cuarenta años
(Jueces 3:11, Jueces 5:31, Jueces 8:28)

Como lo demuestran las citas bíblicas que van arriba, la paz en este rincón del mundo siempre ha tenido una duración limitada. En esa lejana época era un máximo de cuarenta años. Hoy, cuando la vida moderna es muchísimo más rápida que en las épocas pastorales, los intervalos de paz son de menor duración. ÚItimamente no pasan más de tres a cuatro años entre guerra y guerra.

Entre la Guerra de Independencia (noviembre 1947 a julio 1949) y la Campaña de Suez (octubre 1956) transcurrieron siete años. La siguiente fue en junio de 1967, la Guerra de Seis Días, once años después, e inmediatamente comenzó la Guerra del Desgaste que duró hasta 1970. Tres años más tarde, en 1973, fue la Guerra de Yom Kippur. La Primera Guerra del Líbano fue en 1982. La Primera Intifada fue desde 1987 a 1993. La Segunda Intifada, desde el 2000 hasta el 2005. La Segunda Guerra del Líbano tuvo lugar en julio del 2006. La Primera Guerra de Gaza fue en enero del 2009, y la Segunda Guerra de Gaza, en noviembre del 2012, esta semana.

Tampoco podríamos aplicar con exactitud la frase "el país disfrutó de paz" ya que durante los "intervalos de paz" nunca faltaron suicidas bombas y cohetes disparados desde Gaza a las poblaciones del Negev, desde el Líbano a las ciudades de Galilea, o desde Irak a todo Israel, además de frecuentes acuchillamientos y constantes asesinatos de automovilistas en las carreteras israelíes. 

Hamás es una organización de fanáticos islámicos, creada con el fin de destruir a Israel. Su constitución responsabiliza a los judíos de todos los males de la humanidad y exige su exterminación. Rechaza rotundamente las tres condiciones mínimas que la Unión Europea, los Estados Unidos, Rusia y las Naciones Unidas le exigen:
• Renunciar el uso de la violencia.
• Reconocer el derecho de Israel a existir.
• Cumplir con las obligaciones de los acuerdos palestinos-israelíes.

Su fanatismo religioso, su odio implacable a los judíos y su convicción de que la mal llamada "Primavera árabe" (cuyo nombre debería ser "Triunfo de la Hermandad Musulmana") les otorga el incondicional apoyo de sus hermanos árabes, le obligan a continuar su objetivo de exterminar a Israel. Tal vez ver las ruinas de sus edificios gubernamentales y de sus almacenes de cohetes los repriman de disparar cohetes a poblaciones civiles israelíes, pero a juzgar por todos los precedentes, a diferencia de la época bíblica esto no durará cuarenta años. Tal vez dure cuarenta meses.

Mientras que Hamás no desista de su propósito de destruir Israel, es indudable que, tarde o temprano, habrá otro round.
________________________________

Ganadores y perdedores
Mi Enfoque #444, Noviembre 23, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

La última guerra entre Israel y los árabes donde no hubo duda de quien fue el ganador y quienes fueron los perdedores fue la Guerra de los Seis Días, en junio del año 1967.

La situación no es tan clara en las últimas guerras. En la Segunda Guerra del Líbano, en el verano del 2006, Israel destruyó gran parte de la infra estructura del Líbano y mató a más de quinientos terroristas de Hezbollah. Pero…Nasralla, el jefe de la organización terrorista, aunque desde esa época vive oculto en un bunker, hoy controla el Líbano, y tiene 40,000 cohetes apuntando a Israel. Israel, por su lado, consiguió que los habitantes del norte del país vivan, desde el 2006, una vida normal de paz relativa.

En la Primera Guerra de Gaza, en enero del 2006, Israel causó una gran destrucción en Gaza, pero se ganó la condena del Reporte Goldstone, cuyo autor se retractó años después, pero el daño a la reputación de Israel ya había sido hecho. Hamás continuó disparando cohetes a las poblaciones civiles de Israel, y continuó armándose con cohetes cada vez de mayor alcance.

En el conflicto de esta semana, Operación "Pilar de Defensa" ó Segunda Guerra de Gaza, Israel eliminó a cerca de cien importantes líderes de Hamás y de otras organizaciones terroristas, destruyó cientos de edificios y almacenes de cohetes, y demostró un gran avance de tecnología militar defensiva, "Cúpula de Fierro", que evitó el impacto de cientos de cohetes palestinos en ciudades israelíes y la posible muerte de decenas, tal vez centenares, de civiles israelíes. El gobierno de Israel considera que fue un gran triunfo haber recibido expresiones de simpatía y comprensión de los principales gobiernos occidentales, y especialmente aprecia las expresiones de apoyo del Presidente Obama. Hamás por su lado, está orgulloso de haber disparado en esos ocho días 1,400 cohetes, y que estos hayan causado pánico en Tel Aviv. Y aún más importante, consideran que es una gran victoria el hecho de que su organización logró sobrevivir prácticamente intacta. El hecho de que este round del conflicto terminó con la destrucción de gran parte de sus edificios gubernamentales no les importa. Tampoco consideran que la pérdida de una gran parte de sus cohetes haya dañado su capacidad de dispararlos a los israelíes porque están seguros de que Irán los repondrá en breve. Su logro más importante es que tácitamente ha logrado su legitimización con la visita de ministros árabes a Gaza.
El Presidente Morsi de Egipto, principal proponente del cese de fuego, ha incrementado su reputación y su importancia en el Medio Oriente, y se ha asegurado de que un Obama agradecido no cortará el subsidio que Estados Unidos proporciona a Egipto.
Netanyahu logró mejorar sus relaciones con Obama, pero el hecho de que 70% de los israelíes están descontentos con el cese de fuego, podría afectar los resultados de las próximas elecciones.
No es claro quien es el gran ganador en el conflicto, o siquiera si hay un ganador, pero de lo que no hay duda es que hay un gran perdedor. Abu Mazen, el presidente de la Autoridad Palestina, demostró, al no ser tomado en cuenta en las discusiones en el Cairo, de que carece totalmente de importancia. Continúa, contra los consejos de Obama y de los gobiernos de Europa Occidental, empecinado en pedir reconocimiento de Estado a la Asamblea de las Naciones Unidas. Lo logrará, pero al costo de declarar nulo de facto los Acuerdos de Oslo y de alejar aún más la posibilidad de una solución pacífica con Israel.
________________________________

Y mientras tanto…
Mi Enfoque #444, Noviembre 23, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Durante los ocho días del reciente conflicto murieron 800 árabes. Nadie protestó contra la embajada del país causante de esas muertes. Nadie protestó en las Naciones Unidas. Ningún periódico internacional, incluyendo El País de España, The Guardian de Gran Bretaña, y el New York Times de los Estados Unidos consideró necesario escribir editoriales denunciando la matanza. CNN a duras penas lo mencionó.

La explicación es muy sencilla. Los 800 árabes fueron matados en Siria por otros árabes. Cuando esto sucede a nadie en el mundo le interesa ni le llama la atención. El grito en el cielo sólo lo ponen cuando la muerte de un árabe, incluyendo la de un terrorista sanguinario como Ahmed Jabri, responsable del disparo de miles de cohetes a poblaciones civiles judías, fue obra de Israel.

Durante esos mismos días Hamás acusó a seis palestinos de Gaza de ser espías para Israel. Los mataron en el acto, sin necesidad de juzgarlos, y a uno de los cuerpos lo amarraron a una motocicleta y lo arrastraron por las calles de la ciudad. No vi condenación de este acto inhumano en la CNN y tampoco leí críticas al respecto en los medios de comunicación internacionales.
________________________________

Explicaciones ultra-ortodoxas
Mi Enfoque #444, Noviembre 23, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Hamás arreció este año su provocación a Israel. Desde el comienzo del 2012 disparó más de mil cohetes desde Gaza contra centros poblados israelíes, y en los cinco días que precedieron a la liquidación de Ahmed Jabri, más de ciento veinte.

Comentaristas políticos han presentado diversas teorías sobre la causa de la reciente confrontación. Unos dijeron que Hamás, organización afín a los Hermanos Musulmanes que hoy gobiernan Egipto, se sintieron apoyados y más seguros que nunca. Otros sugirieron que los gobernantes de Irán, temiendo un posible ataque israelí a sus instalaciones nucleares en el curso del próximo año, dieron instrucciones a Hamás para que distraigan a Israel.

Algunos rabinos ultra-ortodoxos, para no quedarse atrás, también han presentado sus teorías acerca de la causa de la campaña militar "Pilar de Defensa". El rabino Amnón Yitzhak dijo que era el cumplimiento de una profecía que él hizo hace seis meses: "Habrá guerra entre Israel y sus enemigos debido a que el gobierno de Israel quiere obligar a los estudiantes de las yeshivot a hacer servicio militar".

Carteles en las calles de Bnei Barak, suburbio ultra-ortodoxo de Tel Aviv, presentaron una teoría distinta: el conflicto estalló debido a que arqueólogos de la Universidad de Haifa están haciendo excavaciones en una zona cercana a Ramle que contiene algunas tumbas de hace 2,000 años.

La buena noticia es el anuncio del rabino Haim Kanlevsky asegurando que en Bnei Barak nunca caerán cohetes ni bombas, y que los residentes no tienen nada que temer. El rabino Gershon Edelstein declaró que el estudio de la Torah protege a la gente contra cohetes. No explicó porque Shderot y Ofakim, poblaciones del Negev que cuentan con varias yeshivot, han sido blanco de miles de cohetes en los últimos diez años, a pesar de que allí también se estudia Torah.
¿Por qué hay protección divina en Bnei Barak y no en Shderot? ¿Se deberá, tal vez―pido perdón a los doctos rabinos por este pensamiento herético―a que la protección divina tiene límites geográficos determinados por la distancia a Gaza?

 

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui