x
Mi Enfoque #387

Shaná Tová 5772
Dugri, el discurso de Netanyahu en las Naciones Unidas
Lo que se quedó en el tintero

Sesión del gabinete de Netanyahu. Agenda: ¿Qué hacer ahora?
________________________________

¡Shaná Tová 5772!
Mi Enfoque #387, 26 de setiembre, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Me dijeron "Sonríe, la situación podría ser peor".
Sonreí y efectivamente la situación se puso peor.

El año que termina esta semana, 5771, no está entre los años más malos que Israel ha tenido en su historia―felizmente no hubo guerra y los actos de terroristas palestinos, aunque continuaron, causaron un número limitado de víctimas―pero no fue un año que Israel recordará con nostalgia. Para describirlo, podríamos decir que fue un annus horribilis, usando la frase que la reina Isabel II de Gran Bretaña acuñó, refiriéndose a su mal año 1992.
Durante el año 5771, nuestro ex-mejor amigo en el Medio Oriente, Turquía, se convirtió en un enemigo declarado Mubarak, el dictador de Egipto que mantuvo la paz con Israel durante tres décadas, fue derrocado, y hay probabilidades de que sea sustituido por un régimen islamista Irán continuó desarrollando armas nucleares, negando el Holocausto, y amenazando con destruir Israel Obama, el presidente de los Estados Unidos, exigió el retorno de Israel a las fronteras indefensibles de 1967 Mahmoud Abbas, el presidente de la Autoridad Palestina, se negó a negociar y decidió establecer un Estado sin paz con Israel, judenrein, en el cual no recibirá a los refugiados palestinos. Hasta Bill Clinton, el ex-presidente de los Estados Unidos, que había culpado a Arafat del fracaso de la Conferencia de Camp David en el año 2000, declaró que Netanyahu era el culpable de que no haya paz.
Si hubiese un Concurso Mundial de Impopularidad no se quien saldría segundo, pero Israel tiene el primer puesto asegurado.
Mi ferviente deseo es que el nuevo año 5772 traiga con él una paz justa y duradera en el Medio Oriente, y que sea el inicio de una era de prosperidad y tolerancia aquí y en todo el mundo.
Y mi deseo para ti, querido lector, es que en el año 5772 disfrutes de salud, felicidad y tranquilidad. En las palabras del Rey Salomón, "Come tu pan con placer y bebe tu vino con alegría. Y disfruta de la vida con la mujer que amas". (Eclesiastés 9:7-9).
________________________________

Dugri, el discurso de Netanyahu en las Naciones Unidas
Mi Enfoque #387, 26 de setiembre, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Una de las frases más memorables del discurso que Benjamín Netanyahu dio el viernes 23 de setiembre del año 2011 a la Asamblea General de las Naciones Unidas fue―dirigiéndose a Mahmoud Abbas, el presidente de la Autoridad Palestina― "Hablemos dugri".

"Dugri" es una palabra que no está en la lista de palabras hebreas de la Academia de la Lengua Hebrea". Pertenece a la jerga popular. Significa "claridad, honestidad, sin rodeos ni eufemismos". Como muchas otras palabras en el lenguaje hebreo de diario, dugri viene del árabe, que a su vez lo importó del turco, idioma en el cual la palabra dogru significa "directo, verdadero, honesto, correcto, preciso".

"Dugri" es una perfecta descripción del discurso de Netanyahu. Habló en la forma más clara posible, sin rodeos, sin eufemismos. Comenzó ofreciendo la mano de amistad y paz de Israel a Egipto, Jordania, Turquía, a los otros países árabes del norte de África y de la Península Árabe, a los ciudadanos de Siria, Líbano e Irán, y, en especial, al pueblo palestino.

Netanyahu denunció la declaración de las Naciones Unidas en 1975 que calificó al sionismo, el movimiento nacional judío, de racismo. Dijo que en 1980, la Asamblea General, en vez de aplaudir la paz entre Israel y Egipto, criticó y condenó el acuerdo. Y agregó que Israel injustamente recibe más condenas que todos los otros países del mundo juntos ¡21 resoluciones de la Asamblea General, de un total de 27, condenan a Israel!

No tuvo reparos en decir que la Asamblea General era un teatro del absurdo, donde no solamente Israel está obligado a hacer el papel de villano, sino que los verdaderos villanos reciben los roles principales: Libia, bajo Gaddafi, dirigía la Comisión de Derechos Humanos Irak, bajo Saddam Hussein, estaba a cargo de la Comisión de Desarmamiento y hoy, el Líbano, país controlado por Hizballah, preside el Consejo de Seguridad.

Recordó que Israel retiró todas sus fuerzas del norte de Líbano y de Gaza, y lo único que consiguió es que ambos territorios, hoy controlados por organizaciones terroristas, amenazan a Israel con decenas de miles de cohetes y morteros.

Terminó invitando al Presidente Abbas a reunirse con él ese mismo día, ya que no sólo estaban en la misma ciudad, Nueva York, sino también en el mismo edificio, para iniciar, sin condiciones, las negociaciones de paz.

Nota A diferencia de los palestinos de Cisjordania y Gaza los televidentes de Israel pudieron ver y escuchar ambos discursos, el de Abbas y el de Netanyahu. En Cisjordania y Gaza, por decisión política de los dirigentes palestinos, no transmitieron el discurso de Netanyahu, cumpliendo así con la frase "No hay peor sordo que el que no quiere oir".
________________________________

Lo que se quedó en el tintero
Mi Enfoque #387, 26 de setiembre, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Escuché con atención el discurso que dio Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, el día viernes 23 de setiembre, 2011, a la Asamblea General de las Naciones Unidas, y llegué a la conclusión de que, tal vez por olvido, tal vez para no alargar demasiado su discurso y correr el riesgo de aburrir a sus oyentes, hubo puntos importantes que Abbas no mencionó, y que obviamente se quedaron en el tintero. Algunos de ellos son los siguientes:

• Abbas dijo que los asentamientos, (que ocupan unicamente el 1.36% de la Cisjordania) eran la causa principal de que no habían negociaciones de paz, pero olvidó decir que Netanyahu congeló los asentamientos durante diez meses, período durante el cual los palestinos también se negaron a negociar.
• Abbas olvidó explicar porque, desde 1949 hasta 1967, cuando Jordania controlaba la Cisjordania y Egipto Gaza, no hubo ningún pedido para establecer un estado independiente palestino.
• La Organización de Liberación Palestina, OLP, de la cual Abbas en presidente, fue fundada en 1964, tres años antes de que Israel ocupase la Cisjordania. Abbas olvidó mencionar a que liberación de que Palestina se refiere el nombre de su organización.
• Abbas calificó a su difunto jefe Arafat de "hombre de paz" pero olvidó mencionar que Arafat rechazó las propuestas de Clinton y de Barak en julio del año 2000, sin siquiera presentar una contra oferta.
• Abbas olvidó mencionar que Arafat colaboró con Hamás y Fatah para enviar cientos de terroristas suicidas a Israel que mataron a más de mil israelíes.
• Abbas olvidó mencionar que Olmert, en el año 2008, le ofreció entregarle el equivalente del 100% de los territorios de Cisjordania y compartir la soberanía de Jerusalén. También olvidó explicar porque  rechazó la oferta de Olmert.
• Abbas olvidó mencionar que su país está dividido en dos regimenes que se odian uno al otro, y que él solamente controla Cisjordania y no Gaza.
• Abbas olvidó mencionar que los dirigentes de Hamás han declarado públicamente que condenan la moción de Abbas de pedir a la Asamblea General que declare la independencia de un Estado Palestino.
• Abbas olvidó mencionar que en sus mezquitas, colegios y medios de comunicación continúa la demonización de Israel y de los judíos.
• Abbas olvidó mencionar que la Autoridad Palestina honra a los asesinos de israelíes dándoles sus nombres a calles y plazas.
• Abbas acusó de apartheid a Israel, país donde más de un millón de árabes gozan de los mismos derechos, y no ve contradicción en declarar que no permitirá la presencia de un solo judío en su futuro estado.
• Abbas no dijo que el futuro Estado Palestino recibirá a los refugiados palestinos, sino que estos deberán radicarse en Israel.
• Abbas llamó "Cerca de Anexamiento" a la Cerca de Seguridad, pero olvidó mencionar la razón por la cual Israel se vio obligada a construirla, y el éxito que ha tenido en impedir la entrada de terroristas suicidas a ciudades israelíes.
• Abbas dijo que el Estado de Palestina ocupará unicamente el 22% del territorio de la "Palestina histórica", pero olvidó decir que  en la Conferencia de San Remo, en 1920, se estableció que toda la Tierra de Israel sería el Hogar Nacional del Pueblo Judío. Tampoco mencionó que, años más tarde, cuando Gran Bretaña unilateralmente cercenó la Transjordania, la Liga de las Naciones confirmó que la Cisjordania sería el Hogar Judío.
• Abbas dijo que los palestinos están "armados solo con la esperanza" pero olvidó mencionar los miles de cohetes, Kassam y Grad, que los palestinos han disparado, y siguen disparando, a poblaciones civiles israelíes.

Para compensar sus olvidos Abbas no tuvo reparos en incluir mentiras, falsedades, y calumnias, como por ejemplo: "las excavaciones arqueológicas amenazan los lugares santos musulmanes", "el ejército israelí apoya los desmanes de algunos fanáticos de los asentamientos", "Israel practica limpieza étnica".

Pero todos esos olvidos, mentiras y calumnias, no son nada comparados a la siguiente frase: "Vengo hoy de la Tierra Santa, de la tierra de Palestina, donde el profeta Mahoma ascendió al cielo, y donde nació Jesucristo"*.

¿Qué falta en esa frase donde Abbas hace alusión al Islam y al Cristianismo? ¿Qué religión, que pueblo, es el gran ausente en ese párrafo clave del discurso de Abbas?

¡Los judíos!

¡Y allí está justamente el problema! Para Abbas, para Hamás, para los palestinos, para los árabes, para los islámicos, los judíos no tienen ningún derecho en Tierra Santa, y ni siquiera merecen ser mencionados.

* Gideon Levi, principal columnista del periódico Haaretz comentó que le gustaba todo en el discurso de Abbas, "aparte de su insignificante error de no mencionar a los judíos, cuando mencionó a cristianos y musulmanes".
________________________________

Sesión del gabinete de Netanyahu. Agenda: ¿Qué hacer ahora?
Mi Enfoque #387, 26 de setiembre, 2011, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Netanyahu Ya estoy de regreso de mi visita a Nueva York. En mi discurso en la Asamblea General dije "no vine para recibir aplausos", y no me decepcioné. Otra buena noticia es que no me tiraron tomates. Pero, comencemos la sesión. En la agenda de hoy está la pregunta ¿Qué hacer ahora?

Un ministro ¿Qué les parece si permitimos que los líderes del Fatah y de la OLP, nuestros enemigos implacables durante décadas, ingresen a la Cisjordania y a Gaza y establezcan una Autoridad Palestina que gobierne en sus territorios?

Netanyahu ¡Ya lo hicimos! Firmamos el Acuerdo de Oslo en 1993. En vez de solucionar la situación, iniciaron, siete años después, una guerra de terror en la cual murieron más de mil israelíes.

Otro ministro Tengo una idea. ¿Qué tal si les ofrecemos retornar a las fronteras del 67, con pequeñas modificaciones mutuas y compartimos Jerusalén como capital de ambos estados?

Netanyahu ¡Ya lo hicimos, no una vez sino tres veces! La primera en Camp David, en julio del 2000. Arafat no aceptó. En enero del 2001, en Taba, Egipto, Barak repitió la oferta, y Arafat nuevamente no aceptó. Y, en agosto del 2008, Olmert propuso lo mismo y Mahmoud Abbas no aceptó.

Otro ministro ¿Qué les parece si desarmamos asentamientos, sacamos de allí―por la fuerza si fuese necesario―a los israelíes, y entregamos el territorio, sin un solo judío, a los palestinos, como gesto de nuestra buena voluntad?

Netanyahu ¡Ya lo hicimos! En agosto del 2005 sacamos por la fuerza a los 8,000 israelíes que vivieron durante décadas en Gaza, y dejamos intactas todas las instalaciones industriales y agrícolas para que los palestinos las usen. En vez de eso las destruyeron y usaron los lugares para disparar desde allí miles de cohetes y morteros a nuestras poblaciones civiles.

Otro ministro Abbas dice que los asentamientos constituyen el principal problema, y no negociará mientras construyamos en ellos. ¿Qué les parece si congelamos todas las construcciones en los asentamientos durante algunos meses para poder negociar?

Netanyahu ¡Ya lo hicimos! El 25 de noviembre del 2009 declaré que Israel congelaba la construcción en los asentamientos durante diez meses para poder reiniciar las conversaciones de paz. Durante los siguientes diez meses, durante los cuales no hubo construcción, los palestinos continuaron rehusando participar en negociaciones.

Otro ministro ¿Por qué no los invitamos a sentarse a negociar la paz con nosotros sin previas condiciones de ningún lado?

Netanyahu ¡Ya lo hacemos! Se niegan a negociar con nosotros si previamente no aceptamos retirarnos a las fronteras del 67, recibir a todos los millones de descendientes de los refugiados palestinos del 48 y dividir Jerusalén.

Otro ministro ¿Qué otra cosa podemos hacer?

Netanyahu Sigamos haciendo lo mismo que hacemos desde que existe Israel, lo que recomienda Voltaire en la frase final del libro Cándido: "Cultivemos nuestro jardín".
________________________________

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui