x
Mi Enfoque #445

En las palabras inmortales de Ben Gurión… Umm Shmum
Palestina fue reconocida como Estado, ¿y ahora qué?
Gallina que come huevos, aunque le quemen el pico
¿Tener derecho a defenderse es sinónimo de poder ejercer ese derecho?
Una heroína israelí contra un "héroe" palestino
Una parábola

________________________________

En las palabras inmortales de Ben Gurión… Um-Shmum
Mi Enfoque #445, Noviembre 30, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Um = Acrónimo de las iniciales de las Naciones Unidas en hebreo.
Shm = Prefijo que significa desprecio.

El 29 de marzo de 1955, el Primer Ministro Ben Gurión, durante un debate en su gabinete, se refirió a las Naciones Unidas como "Um-Shmum", frase que hasta ahora expresa con exactitud el sentir de la gran mayoría de los israelíes hacia esa institución. Ben Gurión añadió: "lo importante no es lo que los goyim (gentiles) declaren sino lo que los judíos hagan".

La actitud de las Naciones Unidas hacia Israel continuó de mal a peor. El 10 de noviembre de 1975 la Asamblea General aprobó la Resolución #3379, que declaró que el sionismo es una forma de racismo y discriminación racial. 72 países votaron a favor, 35 en contra y 32 se abstuvieron de votar. (La Resolución #4686, en el año 1991, rescindió la infame resolución #3379).

La Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó el 15 de abril del 2002 una resolución apoyando "el derecho legítimo del pueblo palestino de resistir la ocupación israelí para liberar su tierra y poder ejercer su derecho de libre determinación", lo cual equivalía a un voto a favor del terrorismo palestino, que se desató pocos meses después. La Comisión, debido a su parcialidad y discriminación, fue disuelta en el año 2006 y reemplazada por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, lo cual equivalió a saltar de la sartén al fuego. El Consejo procedió a poner en su agenda fija "los abusos de Israel en Palestina", y a dedicar la mayor parte de su tiempo a condenar a Israel*. Su apoteosis fue el Informe Goldstone, culpando a Israel de crímenes de guerra. Su autor retiró públicamente su condena años después, pero el daño ya estaba hecho.

Las Naciones Unidas son hoy uno de los principales focos de antisemitismo en el mundo debido a sus obsesivos ataques y condenas de Israel, que incitan odio contra israelíes y judíos, y no ayudan a solucionar el problema palestino. Al contrario fortalecen a los extremistas y terroristas. En la sesión #61 de la Asamblea General (2006-2007) los embajadores tuvieron tiempo para emitir 22 resoluciones contra Israel, lo cual por supuesto causó que no tuviesen posibilidad de condenar siquiera una sola vez al genocidio de Sudán en Darfur.

El promedio anual de resoluciones de la Asamblea General que condenan a Israel es 19, en contraste a un número redondo (cero) de condenas a países de regimenes dictatoriales. La Organización Mundial de Salud, en su asamblea anual en el año 2005, aprobó una sola resolución contra un país específico: Israel fue condenado por violar los derechos de los palestinos a la salud. Para no quedarse atrás, la Organización Internacional de Trabajo, ese mismo año, aprobó un solo documento, que condenaba a Israel por violar los derechos de los trabajadores palestinos.

La sede de las Naciones Unidas en Ginebra adorna su corredor principal con diez enormes paneles dedicados a la causa palestina.

No cabe duda de que para el mundo, o por lo menos para las Naciones Unidas, los palestinos son las mayores víctimas del abuso de los derechos humanos, e Israel es el más grande abusador de dichos derechos.

* Es legítimo defender los derechos del pueblo palestino y mencionar sus problemas (causados principalmente por sus dirigentes que promueven el odio ciego a Israel), pero utilizar esa causa como pretexto para condenar obsesivamente a Israel y al pueblo judío no es otra cosa que antisemitismo.
________________________________

Palestina fue reconocida como Estado, ¿y ahora qué?
Mi Enfoque #445, Noviembre 30, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Una de las frases favoritas de un tío mío (que en paz descanse) era "aún si tuvieses (lo que fuere) pero te faltasen cincuenta centavos, no tendrás suficiente para comprar un boleto en el ómnibus". Adecuando la frase a las circunstancias actuales, podríamos decir "Aún si Abu Mazen logró que la Asamblea General apruebe a Palestina como Estado no miembro, pero no negocia la paz directamente con Israel, no le será suficiente para un Estado verdadero".

Ayer jueves, 29 de noviembre, 2012 (exactamente 65 años después de que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobará el plan de partición, aceptado por los judíos y rechazado por los árabes residentes en Palestina ―en esa época aún no se auto identificaban como "palestinos"― y por los países árabes vecinos), Abu Mazen, Presidente de la Autoridad Palestina solicitó de la Asamblea General que aprueben su pedido de considerar a Palestina como Estado no miembro de las Naciones Unidas.

138 países votaron a favor, 41 se abstuvieron, y 9 votaron en contra (Estados Unidos, Canadá, Israel, Panamá, la República Checa, las Islas Marshall, Micronesia, Nauru y Palau).

El hecho de que la Asamblea General aprobó la partición el 29 de noviembre y en la misma fecha, 65 años después, designó a Palestina como Estado no miembro, no es coincidencia. Los palestinos escogieron deliberadamente esa fecha para sus propios fines. 

Ciertamente la frase del clérigo inglés Charles Caleb Colton (1780-1832) "Imitación es la forma más sincera de admiración" no se aplica en este caso. Es sencillamente un intento palestino, similar a intentos anteriores de los árabes de apropiarse cínicamente de la historia de Israel. El Monte del Templo, donde estuvieron situados el Primer y Segundo Templo lo convirtieron en el tercer lugar más sagrado del Islam, a pesar de que no está mencionado en el Corán. Jerusalén, proclaman los palestinos, "es su eterna capital" (copiando la expresión judía) cuando nunca fue capital de un Estado palestino nunca existente, pero si fue capital de un Estado judío durante mil años. Jerusalén misma no fue mencionada ni una sola vez en el Corán (cientos de veces es mencionada en la Biblia judía).

La emisora oficial de la Autoridad Palestina anunció el resultado de la votación con la siguiente declaración:

Hoy el mundo entero reconoce la criminalidad de la ocupación. Debemos terminar la ocupación y recobrar nuestra tierra, desde Gaza a Nablus, Jerusalén, Haifa y Afula (ambas ciudades israelíes), toda Palestina. ¡Hermanos de Haifa, Yafo (parte de Tel Aviv), Gaza, todos hoy hablamos con una sola voz!

El acto de Abu Mazen ha violado la esencia misma del Acuerdo de Oslo: el Estado Palestino se establecerá unicamente como resultado de negociaciones de paz entre Israel y la Autoridad Palestina, que darán fin al conflicto.

La proclamación de "Estado no miembro" no da fin al conflicto. Al contrario le da la posibilidad a los palestinos de manifestar su hostilidad a Israel, denunciando al Estado Judío en la Corte Internacional de Justicia de la Haya por "crímenes de guerra".

Si ese es el propósito de Abu Mazen, el tiro le saldrá por la culata, ya que es debatible que las acciones de Israel, bombardear edificios vacíos, matar a terroristas en proceso de disparar, avisar a la población palestina que tome precauciones, y destruir almacenes de cohetes y morteros, puedan ser consideradas "crímenes de guerra", mientras que no hay duda de que las acciones de los palestinos, (ciudadanos del Estado palestino): disparar cohetes a zonas pobladas con el objeto de matar a civiles, y enviar suicidas bombas para que asesinen a gente inocente en buses y cafés, son para cualquier juez, por más prejuiciado que sea,  evidencia prima facie de crimen de guerra.
________________________________

Gallina que come huevos, aunque le quemen el pico
Mi Enfoque #445, Noviembre 30, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Ahmed Tibi nació en 1958 en la ciudad árabe israelí Taibe. Estudió medicina en la Universidad Hebrea de Jerusalén e hizo su internado en el Hospital Hadassah. En 1984 conoció en Túnez a Yasser Arafat, y fue su consejero político durante muchos años. 

En 1998 fue parte de la delegación palestina a las conversaciones del Río Wye. En 1999 aparentemente renunció y presentó su candidatura a la Knesset. Fue reelegido varias veces y hoy es vicepresidente del parlamento israelí. 

Se considera un "patriota palestino". Entre sus logros está haber apoyado a Abu Mazen en su negativa de considerar a Israel como Estado Judío. Esta semana viajó a Nueva York, acompañando a Abu Mazen, como parte de la delegación palestina a las Naciones Unidas.

Hace algunos meses dio un discurso en la emisora de la Autoridad Palestina donde alabó a los "mártires" palestinos (i.e. suicidas bombas) diciendo "la ocupación se refiere a ellos como terroristas, pero los verdaderos terroristas son los israelíes que ocupan Palestina". El Comité de Ética de la Knesset lo criticó, se defendió diciendo que los "mártires" a los que él se refería no son terroristas sino víctimas que mueren defendiendo a  su tierra.

Uno de los misterios de Israel es como se permite a un hombre, abiertamente enemigo del Estado, quinta columnista, representar a la nación en la Knesset.
________________________________

¿Tener derecho a defenderse es sinónimo de poder ejercer ese derecho?
Mi Enfoque #445, Noviembre 30, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Tienes razón pero vas preso        (Dicho popular)

La gran mayoría de los países del mundo reconoce que Israel, al igual que cualquier otro Estado, tiene derecho a defenderse. La misma mayoría le niega a Israel ejercer ese derecho, o lo limita tanto que equivale a no defenderse.

 Los árabes en general, y los palestinos en especial, son más consistentes y menos hipócritas. Ellos niegan el derecho de Israel a defenderse. Pueden disparar miles de cohetes a centros poblados israelíes pero si Israel ejecuta al terrorista responsable y destruye almacenes de cohetes, se sorprenden y gritan ¡Faul!

Durante la Segunda Guerra de Gaza, hace un par de semanas, los palestinos dispararon cerca de 1,500 cohetes a centros poblados israelíes, incluyendo a las ciudades de Ashkelon, Beersheba, Ashdod, Rishon, Tel Aviv, e incluso a Jerusalén, (a la que no respetaron a pesar de que en árabe la llaman Al Kuds, "la Santa", y que en ella está la Mezquita El Aksa, el tercer lugar más santo de los islámicos). Nadie los acusó de intento de genocidio.

Israel realizó un número similar de bombardeos, cerca de 1,500, destruyendo almacenes de cohetes y oficinas de las organizaciones terroristas. Los árabes, incluyendo a Abu Mazen (que no pisa Gaza desde hace años por temor de que sus hermanos palestinos de Hamás lo asesinen) pusieron el grito en el cielo, y gritaron ¡Genocidio!

La apuesta que no tiene pierde es que este no será el último round. Los palestinos recibirán de Irán nuevos cohetes, olvidarán la destrucción de cientos de edificios causada por la Fuerza Aérea Israelí, y renovarán el disparo de cohetes a poblaciones israelíes. Israel aguantará durante un tiempo hasta que la situación se vuelva nuevamente insufrible, y bombardeará los almacenes de armas y túneles de Hamás. Y este ciclo se repetirá cada tres o cuatro años, hasta que llegue el momento de que Israel se canse de "cortar el césped" y decida sacar la mala hierba de raíz.
________________________________

Una heroína israelí contra un "héroe" palestino
Mi Enfoque #445, Noviembre 30, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com


Yael Ram Matzpón, madre de cuatro hijos pequeños, vive en Sde Abraham, una población cercana a la frontera con Gaza. Hace unos días escuchó unos ruidos a las 3 de la mañana. Pensó que era su esposo que regresaba del trabajo. La puerta se abrió y Yael se encontró frente a un palestino de Gaza armado con un cuchillo.
― ¿Qué quiere? ―le preguntó― ¿Dinero?
El palestino le ordenó que se eche en el suelo. Ella se negó. El palestino la empujó y empezó a cortarle la cara y el cuerpo. Yael le tiró lo que tenía más a mano, le golpeó la cara, le arañó los ojos. Él también empezó a tirarle cosas, un espejo, una balanza, sin acertar.
Yael agarró a sus niños y entró a otra habitación. El palestino la siguió y Yael lo golpeó con una pesada campana de metal, y logró empujarlo fuera de la habitación. Cerró la puerta con llave y llamó por teléfono a un vecino.
El palestino saltó por una ventana y corrió. Soldados lo persiguieron y cuando se negó a detenerse le dispararon y lo mataron.
Así murió un "héroe" palestino, un "mártir" más.
________________________________

Una parábola
Mi Enfoque #445, Noviembre 30, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Había una vez una familia apellidada Salomón, cuyo principal deseo era trabajar, progresar y vivir en paz con sus vecinos. Para su mala suerte su casa estaba situada en un barrio donde no eran bien venidos. Los peores del barrio eran  los vecinos de la casa al lado, una familia llamada Suleimán.

Los miembros de la familia Suleimán eran personas violentas, fanáticas, intolerantes, carentes de interés en progresar o mejorar su situación. Su obsesión era matar a la familia Salomón, y, si esto no era factible, obligarles a abandonar la casa ancestral que había sido de los abuelos de los abuelos del Sr. Salomón.

Por algún motivo, que ellos mismos no entendían, la familia Salomón proporcionaba a los Suleimán electricidad de su caja eléctrica. También les proporcionaba agua, y combustible para su vehículo. Los Suleimán retribuían tirándoles rocas y piedras. Los Salomón sufrían estoicamente tratando de cerrar las ventanas cuando sentían que una piedra venía volando hacia ellos.

De vez en cuando, la situación se volvía tan insufrible, que el Sr. Salomón y sus hijos no tenían otra alternativa que ir a la casa de los Suleimán y darles una paliza que los dejaba maltrechos, y causaba que, durante algunas semanas, se abstuviesen de tirar piedras. Pero pasaban uno o dos meses, los Suleimán renovaban sus actividades hostiles.

En más de una ocasión los Salomón iban al alcalde de la ciudad a quejarse, pero éste no les hacía caso. Al contrario, cuando los Salomón les daban a los Suleimán una bien merecida paliza, el alcalde amenazaba con castigar, no a los Suleimán sino a los Salomón.

El Sr. Salomón fue a consultar con un sabio rabino, y le contó todo lo que le sucedía con sus vecinos.

―No tienes muchas alternativas. Si el alcalde no te permite defenderte como se debe y terminar con la agresión de tus vecinos, te recomiendo que refuerces muy bien tus ventanas, paredes y puertas para que las piedras que te tiran los vecinos hagan el mínimo daño posible ―le aconsejó el rabino.

― ¿Debo seguir proporcionándoles electricidad, agua y combustibles? ―preguntó el Sr. Salomón.

―Disculpa la franqueza, Salomón, pero hay una gran diferencia entre ser bueno y ser idiota. Tú no tienes porque dar electricidad y agua a gente que te odia, y te tira piedras que pueden romper la cabeza a tus hijos. Ellos tienen parientes cercanos que viven al otro lado de su casa, y ellos le pueden dar toda la ayuda que tus vecinos necesiten. No te digo que lo hagas inmediatamente, pero envíales una nota de que en tal fecha, dentro de unos meses, cesarás de ser un freier y que ellos mientras tanto lleguen a un acuerdo con sus parientes, o, si deciden usar su tiempo trabajando y ganándose la vida en vez de tirarte piedras día y noche, podrán hacer sus propios arreglos respecto a la electricidad y al agua.

Salomón siguió el consejo del rabino. Envió una nota a sus vecinos avisándoles que en seis meses dejaría de darles electricidad y agua. Esto no cambió la situación. Los vecinos continuaron tirando piedras y rocas, pero, por lo menos, Salomón dejó de sentirse freier.

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui