x
Mi Enfoque #449 Febrero 14, 2013

La obsesión enfermiza de Vargas Llosa
Hasbará es un fracaso
Mitos y realidades del conflicto israelí-palestino
Nadie es inmune
Cuando la vida imita a la ficción

________________________________

La obsesión enfermiza de Vargas Llosa
Mi Enfoque #449, Febrero 14, 2013, por David Mandel, www.mandeldavid.com

El laureado escritor Vargas Llosa, desde que recibió el Premio Nobel, no había vuelto a escribir los artículos insultantes e inflamatorios contra Israel a los que ya nos tenía acostumbrados. Muchos pensaron que, habiendo logrado su propósito (recibir el Premio Nobel), no sentía la necesidad de continuar demostrando una posición tan popular como es la de atacar a Israel, calificar de extremistas a sus dirigentes, culparlos de la falta de paz en el Medio Oriente, y exonerar (con su silencio) a los palestinos de toda responsabilidad.

 Su reciente artículo, "Ganar batallas, perder la guerra", me ha hecho entender que los que así pensaban estaban equivocados. Sus desmedidos ataques a Israel no se debían a una posición cínica para promover su candidatura al Premio Nobel, como muchos creían. No, la razón de sus insultos a Israel es completamente distinta: es la expresión de una obsesión enfermiza y ciega que culpa a Israel de todos los males y lo responsabiliza exclusivamente por una "futura catástrofe que abrasará a todo el Medio Orienta y acaso al mundo entero".

Vargas Llosa comienza su artículo con la frase Cada vez me gana el pesimismo sobre Israel y pienso que la derechización de su sociedad y sus gobiernos es irreversible. ¡Calificar las últimas elecciones, realizadas hace menos de un mes, en las cuales los partidos de derecha Likud e Israel Beiteinu bajaron su representación de 42 a 31, y un nuevo partido de centro izquierda recibió 19 mandatos, como "derechización de Israel" es evidencia de increible ignorancia o tergiversación deliberada de la realidad. Uno u otro caso demuestra muy poca vergüenza.

Para Vargas Llosa el triunfo del islamismo fanático, también llamado "primavera árabe", no exige comentario. Las amenazas nucleares genocidas de Irán de borrar del mapa a Israel carecen de toda importancia. La negativa de Hamás, organización terrorista que controla a la mitad de la población palestina,  de aceptar a Israel y su declaración de que no descansarán hasta que todo Palestina sea suya, desde el río Jordán hasta el Mar Mediterráneo, son ignoradas. Los 40,000 cohetes de Hezbollah que apuntan a las ciudades y pueblos de Israel no existen para el escritor. Los 60,000 árabes sirios muertos en la guerra civil no merecen mención ya que, aún si el escritor quisiera esforzarse, no tiene forma de culpar a Israel por esas masacres. Tampoco es interesante para Vargas Llosa la posibilidad de que el inmenso stock de armas químicas y biológicas de los sirios caiga en manos de rebeldes islámicos y sea utilizado contra Israel.

Según el escritor "Israel se está encerrando en la paranoia" al atribuir "las amonestaciones y condenas frecuentes que recibe de las Naciones Unidas" al antisemitismo. Pero, ¿qué otra explicación hay al hecho de que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha adoptado, año tras año, más resoluciones condenando a Israel que a todos los otros Estados del mundo combinados? ¿A qué se debe que Israel es el único país que está en la agenda fija de cada sesión del Consejo?  ¿Por qué es el conflicto israelí-palestino el único donde el Consejo examina las acciones de un solo lado? 

Algunas de las frases del eminente escritor denotan una ignorancia, voluntaria o involuntaria,  de la realidad que, si tuviese vergüenza, debería avergonzarlo. Por ejemplo la frase "Israel necesita un gobierno con genuino liderazgo, capaz de retirarse de los territorios ocupados como Ariel Sharon retiró las colonias de la Franja de Gaza en 2005", hace caso omiso del hecho de que ese retiro unilateral sirvió a los palestinos para disparar miles de cohetes, desde el territorio de Gaza a poblaciones civiles israelíes, entre el año 2005 al 2012. Para Vargas Llosa es muy fácil proponer retiradas unilaterales, pero para el gobierno de Israel sería irresponsable no tomar en cuenta la real posibilidad, basada en precedentes, de que esto también ocurra si hay nuevos retiros unilaterales. 

Lo de "genuino liderazgo", refiriéndose a Ariel Sharon, es una frase de increíble hipocresía o, tal vez, evidencia de senilidad, ya que Vargas Llosa parece olvidar, o cree que sus lectores hemos olvidado, que nunca mencionó a Sharon sin agregar las palabras "carnicero" y "extremista".

Vargas Llosa considera que Netanyahu, el primer líder israelí que declaró en un discurso público que las negociaciones de paz tienen que dar como resultado dos Estados para dos naciones, y el único que voluntariamente congeló todas las construcciones en los territorios en disputa en Samaria y Judea durante diez meses, (sin conseguir que los palestinos acepten negociar), "encabeza la marea extremista". ¡Por favor, Sr. Vargas Llosa, respete un poco la inteligencia de sus lectores!

Su sugerencia de que "Estados Unidos puede convencer a Netanyahu de que reabra las negociaciones" parece inspirada por algún libro de George Orwell, donde a lo blanco se llama negro, y a lo negro se llama blanco. Netanyahu ha declarado decenas de veces que está dispuesto a reabrir las negociaciones en cualquier momento sin pre-condiciones. Son los palestinos los que se niegan a negociar utilizando diversos pretextos.

Su insinuacion sobre la gran influencia que ejercen los israelies o los judios sobre el Congreso americano parece inspirada por Los protocolos de los sabios de Sion.

La única frase de Vargas Llosa con la cual estoy de acuerdo es la última de su artículo, "Hay muchísima gente que, cuando se trata de Israel, prefiere taparse las orejas y los ojos en vez de encarar la realidad".  Creo que es una excelente descripción de sus artículos respecto a Israel.

________________________________

Hasbará es un fracaso
Mi Enfoque #449, Febrero 14, 2013, por David Mandel, www.mandeldavid.com

El patético y fracasado esfuerzo de Israel de presentar su caso a la opinión pública mundial se denomina en hebreo hasbará, palabra que significa "explicación".

Una de las causas de este debacle es el bajísimo presupuesto que Israel dedica a la diplomacia. En términos del Producto Interno Bruto (PIB) Israel sólo invierte el 0.15%. Otros países, que no tienen el problema de relaciones públicas de Israel invierten mucho más. Noruega, por ejemplo, invierte el 0.9%, Gran Bretaña el 0.75%, Alemania el 0.4%:

• Israel carece de representantes en 57 de los 160 países con los cuales tiene relaciones diplomáticas.
• El número de delegados de las misiones diplomáticas israelíes ha bajado en los últimos 30 años a menos de la mitad, de un promedio de 4.5 diplomáticos israelíes por misión a 2.
• Israel tiene relaciones diplomáticas con 40 Estados africanos al sur del Sahara pero mantiene delegaciones sólo en 10, mientras que los palestinos tienen delegaciones en todos esos países a los cuales presentan argumentos contra Israel, que no pueden ser refutados por la ausencia de diplomáticos israelíes.

El nombre mismo de Hasbará es ridículo. ¿Alguien puede imaginar que Estados Unidos, Rusia, China o cualquier otro país tengan un "Ministerio de Explicaciones" dedicado a explicar y justificar las acciones de un país soberano?
________________________________

Mitos y realidades del conflicto israelí-palestino
Mi Enfoque #449, Febrero 14, 2013, por David Mandel, www.mandeldavid.com

La demonización y delegitimización de Israel están basadas en mitos y falsedades que, gracias al gran éxito de la propaganda de árabes, palestinos, ultra izquierdistas y antisemitas son hoy consideradas por muchos en el mundo como verdades indiscutibles. Aquí van algunos ejemplos:

Mito:  Israel ocupó Judea y Samaria en el año 1967 en una guerra de conquista.
Realidad: Israel ocupó esos territorios en el año 1967 como consecuencia de una guerra defensiva contra la agresión de Egipto, Jordania y Siria.

Mito:  La Organización de Liberación Palestina (OLP) fue fundada después de 1967 para combatir la ocupación israelí de Judea y Samaria.
Realidad: La OLP fue fundada en 1964, tres años antes de que Israel ocupase los territorios. La "liberación de Palestina" es un eufemismo que significa "la destrucción de Israel".

Mito:  Israel en 1967 conquistó una nación soberana Palestina.
Realidad: Nunca existió una nación soberana Palestina. En 1967 los territorios hoy considerados "palestinos" eran parte de Jordania. Hasta 1948 habían sido parte del Mandato Británico, y, durante 400 años, hasta el final de la Primera Guerra Mundial, habían sido una provincia del imperio otomano. La Liga de las Naciones, después de la derrota de los otomanos, desmembró su imperio, creo con fronteras artificiales varios Estados árabes y reservó Palestina (incluyendo la Transjordania) para que sea Hogar del Pueblo Judíos.

Mito:  Los palestinos son un pueblo antiguo que ha vivido durante cientos de años en lo que hoy llaman Palestina.
Realidad: En el siglo 19, de acuerdo a informes de viajeros como Mark Twain, en su libro "Inocentes en el extranjero", Palestina era una región desolada con muy pocos habitantes. La mayoría de ellos, de acuerdo a la historiadora Joan Peters, en su libro "Desde Tiempo Inmemorial" llegaron a la tierra de Israel a fines del siglo 19 y principios del siglo 20, procedentes de los países árabes vecinos, atraídos por las oportunidades de trabajo producidas por la inmigración judía.

Mito:  Israel está "judaizando" Jerusalén.
Realidad: Jerusalén siempre ha tenido mayoría judía desde 1860. Hoy una mayoría absoluta (más del 60%) de la población de la ciudad es judía.

Mito:  Israel es un Estado con ambiciones de expansión
Realidad: Israel retornó el Sinai (un territorio más grande que Israel) a Egipto a cambio de una dudosa paz. Israel se retiró unilateralmente de Gaza con la esperanza de que los palestinos sentasen allí las bases de un Estado que conviva con Israel en paz, y lo único que consiguió fue un régimen islámico fanático en Gaza que ha proclamado que nunca aceptará la existencia de Israel.

Mito:  Israel sigue ocupando Gaza, "la prisión más grande del mundo"
Realidad: No hay un solo israelí en Gaza, ni militar ni civil. Gaza es gobernada en forma independiente por Hamás, una organización islámica fanática, que ha recibido visitas de líderes internacionales como el Emir de Qatar y ministros egipcios. Hay que diferenciar entre "ocupacion" y "bloqueo". Por ejemplo, durante el gobierno de Kennedy Estados Unidos bloqueo Cuba, pero no la ocupo. Desde el 2005 no hay un solo israeli en Gaza. Israel bloquea Gaza para impedir que por via maritima o terrestre entre armamentos y explosivos que serian usados contra civiles israelies. La poblacion de Gaza es gobernada por la organizacion islamica Hamas.

Mito:  La población de Gaza se muere de hambre.
Realidad: Eso es una fantasía. La expectativa de vida en Gaza es de 73 años, mayor que la de Egipto (72), que la de Turquía (72), que la de Siria (71) o que el promedio mundial (66). Israel envía diariamente (incluso durante los días de guerra) caravanas de camiones con todo lo que Gaza necesita y recibe miles de enfermos palestinos en los hospitales israelíes. El bloqueo marítimo de Gaza tiene por único objeto impedir el contrabando de armas.

Mito:  Israel es culpable del genocidio de la población árabe.
Realidad: En 1967 la población palestina en Judea, Samaria y Gaza era cerca de un millón de personas. Hoy ese número se aproxima a los cuatro millones. Es un genocidio sui generis en el cual la población, en vez de ser diezmada, se cuadriplica.

Mito:  Gaza es el territorio más densamente poblado del mundo.
Realidad: En Gaza viven 4,600 personas por kilómetro cuadrado. En París viven 20,000 personas por kilómetro cuadrado. En Tel Aviv la densidad de la población pasa de las 7,500 personas por kilómetro cuadrado.

Mito:  La Cerca de Separación erigida por Israel es demostración de su política de apartheid.
Realidad: La Cerca fue construida para eliminar la entrada de suicidas bombas y terroristas palestinos que causaron la muerte de más de mil cien israelíes e hirieron a más de 10,000. Desde que la Cerca fue construida el número de infiltrados terroristas ha bajado hasta casi cero. Cuando algún día haya una paz verdadera será más fácil desmantelar la Cerca que resucitar a los miles de israelíes que hubiesen sido asesinados si la Cerca no existiera.

Mito:  Los palestinos quieren la paz con Israel
Realidad: Los palestinos están divididos en dos grupos, ninguno de los cuales está muy interesado en hacer paz con Israel: los extremistas como Hamás que ha jurado la destrucción de Israel, y los moderados (todo es relativo) como Mahmoud Abbas y su organización Fatah que glorifica a los terroristas y suicidas dando sus nombres a calles y plazas, y que ha declarado que en el futuro Estado palestino no permitirá la presencia de un solo judío.
________________________________

Nadie es inmune
Mi Enfoque #449, Febrero 14, 2013, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Nunca, en todos los partidos de básquetbol a los que he asistido, he escuchado que el público insulte al árbitro. En contraste, nunca he estado en un partido de fútbol donde no hay alguien que a gritos atribuye a la madre del árbitro acciones reñidas con la moral.
El fútbol, a diferencia de otros deportes, atrae a elementos antisociales que no tienen reparos en expresar sus sentimientos de intolerancia, prejuicio y racismo con el pretexto de expresar aliento a "su" equipo, llegando, muchas veces, al extremo de usar la violencia. No existe un solo país en el mundo que sea inmune a esta plaga.

Israel tampoco es inmune. Los peores practicantes de la intolerancia y el odio en el fútbol israelí  son algunos hinchas (su número se calcula entre 200 a 1,000) del equipo de Betar Yerushalayim, en especial un grupo que se llama a si mismo "La Familia", (aunque no está compuesto de gente de habla española).

Dichos hinchas, fanáticos, ignorantes y primitivos, manifestaron su descontento cuando las autoridades del equipo contrataron a dos jugadores oriundos de Chechnia, inaceptables para los miembros de La Familia por ser musulmanes. Llevaron al estadio letreros que decían "Betar debe mantenerse puro", sin entender que esa frase es similar al slogan de los nazis que defendían "la pureza aria". Su siguiente acción criminal fue vandalizar y quemar las oficinas de Betar destruyendo muchos de los trofeos del equipo.

La policía detuvo a varios de los malhechores que serán juzgados y castigados por la ley. A los miembros de La Familia se les advirtió que se les prohibirá su ingreso al estadio por varios años
________________________________

Cuando la vida imita a la ficción
Mi Enfoque #449, Febrero 14, 2013, por David Mandel, www.mandeldavid.com

La vida imita al arte mucho más de lo  que el arte imita a la vida
(Oscar Wilde en la Decadencia de la Mentira)

Uno de los personajes en el libro de Alejandro Dumas, "El Vizconde de Bragelonne", tercer y último libro en la trilogía de "Los tres mosqueteros" es un prisionero misterioso, encarcelado por razones desconocidas en la Bastilla durante el reinado de Luis XIV (siglos 17 y 18). No se conocía su identidad porque su rostro estaba cubierto por una máscara de hierro, y tampoco no se sabía de qué delito se le culpaba. Según Dumas se trataba de un hermano gemelo del rey.

Esta semana salió a luz un caso similar ocurrido en Israel. La emisora ABC de Australia informó que un prisionero estuvo detenido en completo aislamiento, en una de las cárceles más seguras de Israel, desde principios del año 2010 hasta que fue encontrado ahorcado en su celda a fines de ese mismo año.  Ninguno de los guardias sabía su nombre (lo llamaban "prisionero X") ni el motivo por el cual estaba preso.

Según la emisora, el preso, nacido en Australia, trabajaba para el Mossad, la agencia de espionaje israelí. Se llamaba Ben Zygier, había emigrado a Israel diez años antes, se había casado con una mujer israelí con la que tuvo dos hijos, y se había cambiado el nombre a Ben Allón o Ben Allen.

El martes de esta semana, tres diputados de la Knesset, (uno de ellos de un partido árabe, otro de la extrema izquierda, y el tercero del partido comunista), violando una orden judicial que, por motivos de seguridad del Estado, prohibía la publicidad del caso, interpelaron al Ministro de Justicia respecto al misterioso suicida.  El Ministro contestó que el tema no era de su jurisdicción, y que debían dirigir sus preguntas no a él sino al Ministro de Seguridad Pública.

Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
LOS CHARLATANES SIN CEREBRO
Enviado por Carlos,
17/08/2014          Para leer el comentario...
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui