David Mandel - Tiempo de llorar y tiempo de reir

Crónicas de Israel en 3 volúmenes

Recopilación de los artículos publicados en Mi Enfoque
desde marzo del 2003 hasta setiembre del 2009

Precio para enviar al extranjero:
US $89.oo por los tres volúmenes más $20.oo por envío aéreo certificado.
Forma de pago: Cheque de banco americano a David Mandel. Enviar a Savyon Books, P.O.Box 102, Savyon 56530
Lectores del Perú pueden depositar el pago en la cuenta bancaria de David Mandel en el Perú (escribir a savyonbooks@gmail.com para recibir detalles de la cuenta).

Precio en Israel:
349.oo NIS por los tres volúmenes más 20.oo NIS por envío postal certificado.
Forma de pago: Cheque a David Mandel. Enviar a Savyon Books, P.O.Box 102, Savyon 56530

Los artículos cubren una gran variedad de temas relacionados con el judaismo en general e Israel en especial. Son objetivos, concisos, entretenidos y didácticos. Incluyen comentarios y análisis de actualidad, paralelos bíblicos, citas, biografías, historias y argumentadas defensas de las posiciones de Israel. Su estilo ameno, coloquial, matizado con humor e ironía, les otorga un sello personal que los hace inconfundibles.

Aquí va el Prefacio del primer volumen:

"No hay límites a la cantidad de libros que se publican" (Eclesiastés 12:12), le advirtió el sabio y anciano rey Salomón a su hijo. Rehoboam escuchó el consejo de su padre y se abstuvo de escribir libros, o, si lo hizo, deben haber sido tan malos que la Biblia no los menciona. Tampoco escribió poesías como lo había hecho su abuelo David.
(En un ejemplo clásico de "haz lo que digo, no lo que hago", el Rey Salomón no siguió su propio consejo, y escribió, según la tradición, tres libros, El Cantar de los Cantares, poema de amor escrito cuando era un hombre joven y apasionado Proverbios, un compendio de sabios consejos, escrito cuando era ya un hombre maduro y Eclesiastés, un libro donde expresa la desilusión que en su ancianidad sintió al ver que todo es vanidad).
Aunque la sabiduría y justicia del Rey Salomón hacen de él uno de los personajes más admirados en la Biblia, no he seguido su consejo, y el libro que ahora tienes en la mano, amigo lector, es la evidencia de que he añadido uno más a la cantidad sin límites de libros que se publican.
Mi explicación (o excusa) es que, en los últimos años, - durante los cuales Israel ha sido víctima de la más inhumana, fanática y empecinada campaña de terror que país alguno haya jamás sufrido, la cual, lloviendo sobre mojado, es acompañada por una ola mundial de antisemitismo que no tiene igual desde la época de Hitler, - mis amigos en el extranjero, viendo las terribles imágenes en la televisión, me escribían preguntando como podíamos vivir así, y que pensaban los israelíes acerca del presente y el futuro de nuestro país.
En mis respuestas les contaba del callado heroísmo del pueblo israelí, que, a pesar de las bombas en los restaurantes, centros comerciales, y vehículos públicos, continúa tratando de hacer vida normal, haciendo así realidad la frase de los Salmos, (118:17), No moriré pero viviré. También enviaba a mis amigos comentarios sobre temas de actualidad judíos e israelíes, mirados desde aquí, ya que, parafraseando a Mati Caspi en su canción Tomaste mi mano en la tuya, lo que se ve desde aquí no siempre se ve desde allá.
Mis cartas eventualmente se convirtieron en boletines, a los cuales di el nombre Mi Enfoque, refiriéndome que expresan mi punto de vista personal. Los primeros llegaban a unos treinta amigos, algunos de los cuales los re-enviaban a sus propias listas. Gente que no conocía me escribieron para pedir inscripción en mi lista. El aumento de la circulación del boletín fue geométrico, y hoy, gracias a la magia del Internet, Mi Enfoque llega a más de 5,000 personas.
Revisando los artículos que han aparecido en Mi Enfoque en los últimos años veo que en su conjunto forman una crónica de Israel, vista desde los ojos de un ciudadano común y corriente, quien, cómo la gran mayoría de los que tenemos el privilegio de vivir en este pequeño país, siente un amor profundo a nuestro pueblo, a nuestra tierra, y a nuestra tradición.
Los temas que comento en Mi Enfoque son muchos y muy variados. Algunos ejemplos:
• Un muro para prevenir lamentos trata sobre el plan del gobierno de Israel para construir una cerca de seguridad que impide a los terroristas entrar a Israel como Pedro por su casa.
• Arroz con leche, me quiero casar en Chipre cuenta el caso de aquellas parejas que, por ser de distintas religiones o de creencias anti-religiosas no pueden o no quieren casarse en el rabinato en Israel y optan por viajar a Chipre para que los case allí un alcalde local.
• El libro que cambió la imagen del judío fue escrito con motivo del fallecimiento de León Uris, autor de Éxodo, libro publicado en 1958, que narra la creación del Estado de Israel. El libro, y la película que se basó en él, contribuyó a cambiar, entre los mismos judíos y también entre los no-judíos, la imagen del judío, de víctima perseguida, débil e indefensa, a héroe luchador. (Hoy, la imagen que tiene Europa de Israel, gracias a los medios de comunicación anti-israelí y pro-palestinos, es el de un país abusivo y prepotente. Pero ese ya es otro tema, harina de otro costal).
• Tregua con los palestinos, guerra con la BBC comenta los reportajes parcializados, bordeando en el antisemitismo, de la BBC de Londres.
• Tel Aviv, museo viviente de arquitectura Bauhaus explica porqué la UNESCO ha designado a la ciudad de Tel Aviv como patrimonio de la humanidad. No es un hecho muy conocido pero Tel Aviv tiene la más grande colección de casas edificadas por arquitectos en el estilo Bauhaus en la década de los años treinta. Este estilo, creado por Walter Gropius y Mies van der Rohe, se distingue por sus techos planos, fachadas lisas, formas cúbicas, ausencia de ornamentación, predominio de la funcionalidad.
Esta crónica de Israel fue escrita semana tras semana mientras se desarrollaban los acontecimientos, sin por supuesto saber lo que los siguientes días o semanas traerían consigo. El cronista no tiene la perfecta visión retroactiva del historiador, pero si tiene el mérito de ser testigo directo de la época y de sus eventos, vivirlos y ser afectado por ellos.
Las primeras páginas evidencian el temor y la ansiedad de que Saddam Hussein, quien en la primera Guerra del Golfo había amenazado destruir a Israel, esta vez tendría éxito en su propósito genocida. Eventualmente, la historia tuvo un final feliz de nuestro punto de vista. Saddam, desaliñado y piojoso, fue atrapado como una rata en un hueco en la tierra.
Hay una famosa maldición china que dice "¡Qué vivas en épocas interesantes!", y, para bien o para mal, ese ha sido el destino del pueblo judío desde Abraham hasta nuestros días. Nuestra milenaria lucha por sobrevivir se hará más llevadera y placentera si seguimos otro de los sabios consejos del Rey Salomón: "Come tu pan con placer y bebe tu vino con alegría. Y disfruta de la vida con la mujer que amas" (Eclesiastés 9:7-9).

x
Imprimir
   
Envíalo a un amigo
   
Añadir una nueva respuesta
   
Comentarios de los lectores
Suscripcion Gratis

GRATIS Inscribete en la lista para recibir Mi Enfoque semanalmente

Nombre:
País:
Correo electrónico*:
Me añado a la lista
Anulame de la lista - haz click aqui